La Opinión Popular
                  01:21  |  Martes 10 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vamos a levantarnos una vez más". Alberto Fernández y Eduardo Duhalde
Recomendar Imprimir
Internacionales - 16-09-2019 / 21:09
EFEMÉRIDES POPULARES

Un comando integrado por combatientes argentinos abate al exdictador nicaragüense Anastasio Somoza

Un comando integrado por combatientes argentinos abate al exdictador nicaragüense Anastasio Somoza
Anastasio Somoza DeBayle, militar, dictador y multimillonario empresario nicaragüense, fue asesinado el 17 de septiembre de 1980 en Asunción, Paraguay, por el grupo guerrillero argentino Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), encabezado por el revolucionario marxista Enrique Haroldo Gorriarán Merlo (alias Ramón). En la imagen: Así quedó el auto del ex dictador Anastasio Somoza.
Anastasio Somoza DeBayle fue un militar, dictador y multimillonario empresario nicaragüense. Fue presidente de Nicaragua entre 1967 a 1972, y de 1974 a 1979, manteniendo su poder autoritario y absolutista en el período intermedio bajo el cargo de Jefe Director de la Guardia Nacional. Derrocado por los Sandinistas del FSLN, había encontrado asilo bajo el dictador paraguayo Alfredo Stroessner.
 
Fue asesinado el 17 de septiembre de 1980 en Asunción, Paraguay, por el grupo guerrillero argentino Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), encabezado por el marxista revolucionario argentino Enrique Haroldo Gorriarán Merlo (alias Ramón).
 
Los guerrilleros dispararon sus fusiles de asalto M-16 contra la Mercedes Benz, sin blindaje, y después culminaron el hecho disparando un lanzacohetes RPG-2, disparado por el nicaragüense José Mendoza. El auto quedó completamente destruido y la explosión mató a Somoza, al ítalo-estadounidense Joseph Baittiner (su asesor financiero) y a César Gallardo (su chofer).
 
La Opinión Popular


Agreganos como amigo a Facebook
09-12-2019 / 06:12
09-12-2019 / 05:12
La Batalla de Ayacucho fue el último gran enfrentamiento dentro de las campañas terrestres de las guerras de independencia hispanoamericanas (1809-1826) y significó el final definitivo del dominio colonial español en América del sur. La batalla se desarrolló en la Pampa de Quinua o Ayacucho, Perú, el 09 de diciembre de 1824. Alrededor de 80 valientes Granaderos argentinos (los últimos de los 4.000 que cruzaron los Andes con José de San Martín) participaron en la victoria, junto a combatientes colombianos, venezolanos, peruanos y chilenos. Un ADN bien latinoamericano.
 
El general venezolano Antonio José de Sucre, a los 29 años, fue el protagonista central de la batalla, al mando de las fuerzas patrióticas, que acometieron directamente a la masa desorganizada de tropas colonialistas que, sin poder formar para la batalla, descendía en hileras de las montañas. Lo acompaña el intrépido general colombiano José María Córdoba, de 25 años, que alzando su sombrero blanco de jipijapa en la punta de su espada, entusiasma a sus hombres lanzándose al combate con el grito: "¡División! ¡De frente! ¡Armas a discreción y paso de vencedores".

La frase lanzada por el general Jacinto Lara al iniciar el combate es menos homérica pero más criolla. Los hombres de Lara eran hijos de los llanos venezolanos y "gente cruda". Su general les dirigió antes de la batalla la siguiente arenga: "¡Zambos del carajo! ¡Al frente están los godos puñeteros! El que manda la batalla es Antonio José de Sucre, que como  ustedes saben, no es ningún cabrón. Conque así, apretarse los cojones y ... ¡a ellos!".
 
Las fuerzas patriotas sumaban 5.780 hombres y los realistas, 9.310 soldados. La victoria americana fue completa. Cayeron prisioneros el virrey José de la Serna con todos sus generales, empezando por José de Canterac y Jerónimo Valdés, con más de 600 oficiales y dos mil hombres de tropa. Más de dos mil muertos (307 patriotas y 1800 realistas) quedaron sobre el campo de Ayacucho, donde concluía el poder colonial español en América.

La victoria de los revolucionarios independentistas supuso la desaparición del contingente militar realista español más importante que seguía en pie, sellando la independencia peruana con una capitulación militar que puso fin al Virreinato del Perú. Terminaron así las guerras de liberación en todo un continente, que habían comenzado medio siglo atrás, cuando los yanquis iniciaron las hostilidades contra los ingleses en Middlesex County, Massachusetts, el 19 de abril de 1775.

 
Presencia indestructible de Eva Perón 
Por Blas García



08-12-2019 / 10:12
07-12-2019 / 18:12
07-12-2019 / 18:12
El parcelamiento de la aldea Las Dos Erres, en Guatemala, fue fundado en 1978, en el contexto de la distribución gratuita de tierras fiscales por parte del Gobierno. La agencia gubernamental autorizó en distintos sitios de lotes de tierra. En este sitio de La Libertad dio permiso a repartir 100 caballerías de tierras fiscales a Federico Aquino Ruano y Marcos Reyes, para repartirlas en lotes de una, dos y cinco caballerías a quienes lo solicitaran.
 
A principios de 1982, varios miembros de la insurgente FAR (Fuerzas Armadas Rebeldes) realizaron actos de presencia en la zona. A mediados de ese año, en septiembre se produjo una emboscada a las unidades militares, asesinando a 17 soldados, confiscándole el armamento y equipo militar, lo hizo que se intensificara la presencia militar.
 
Ante esta situación, el ejército organizó la Patrulla de Autodefensa Civil en Las Dos Erres, pero con el objetivo de que patrullaran aldeas fuera de su comunidad, como la aldea Las Cruces - hoy municipio de Las Cruces - cercana a la comunidad de Las Dos Erres.
 
Ante la negativa de los habitantes de Las Dos Erres, que solo accedió a defender su propia comunidad, el ejército comenzó a difundir que los habitantes de esta aldea eran guerrilleros. Una de las pruebas aportadas eran las bolsas de frijoles con la marca FAR (Federico Aquino Ruano). Igualmente se corrió el rumor de que el ejército bombardearía la aldea, por lo que esta fue abandonada temporalmente por varias familias.
 
La Masacre de Las Dos Erres fue realizada por militares Kaibiles ('fuerzas de élite') de las Fuerzas Armadas de Guatemala -durante el gobierno del dictador Efraín Ríos Montt- el 06, 07 y 08 de diciembre de 1982, en que torturarán y asesinarán a toda la población de la aldea, más de 400 personas.
 
La Opinión Popular



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar