La Opinión Popular
                  00:29  |  Sábado 08 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 14-09-2019 / 09:09
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

El estallido político y social

El estallido político y social
En escenarios complicados, puestos entre la espada y la pared, los más golpeados reaccionan en forma espontánea o eligen la vía más expeditiva para encontrar alimento. En la sugerencia de Alberto Fernández subyace la desconfianza que se ha ganado el macrismo por su desprecio a las reglas de juego y su mínimo apego republicano, pese a sus permanentes declaraciones públicas en sentido contrario.
Para Mauricio Macri, el resultado de las PASO explica la disparada del dólar y el vacío de poder. No es novedad que los procesos se dan al revés de como los cuenta el presidente. Porque las PASO evitaron el estallido social al que irremisiblemente se dirigía el país empujado por una crisis de inflación y vacío de poder causada por el gobierno.
 
A diferencia de otras situaciones explosivas, esta vez surgió de las PASO la confirmación de una alternativa política, lo que generó esperanza de una salida pacífica y alivió la tensión. El mismo Alberto Fernández sugirió a las organizaciones que lo mejor era no estar en las calles hasta diciembre, lo cual, tanto lo exprese el candidato como los dirigentes de los movimientos sociales, no deja de ser más que una expresión de deseos ante el descalabro acelerado.
 
En estos escenarios, puestos entre la espada y la pared, los más golpeados reaccionan en forma espontánea o eligen la vía más expeditiva para encontrar alimento. En la sugerencia de Alberto Fernández subyace la desconfianza que se ha ganado el macrismo por su desprecio a las reglas de juego y su mínimo apego republicano, pese a sus permanentes declaraciones públicas en sentido contrario.
 
Un temor difundido es que una movilización popular en este momento podría convertirse en la excusa del macrismo para desatar una fuerte represión, como ha sido su rutina, y provocar hechos de violencia. El cuadro podría justificar así una maniobra de postergación de unas elecciones que la mayoría en el gobierno da por perdidas.
 
Es una especulación que se basa en antecedentes concretos de este gobierno que difamó y persiguió a la oposición más firme, se encarnizó con sus dirigentes y con los medios críticos, al mismo tiempo que hablaba de "diálogo", "pluralismo" y "tolerancia".
 
Pero esa línea de suposiciones no puede explicar qué haría Mauricio Macri si lograra posponer las elecciones. No tiene más recursos, no tiene credibilidad ni respaldo. Los operadores económicos y las centrales de trabajadores no lo escuchan y hasta el Fondo Monetario prefiere hablar con Fernández.
 
El dispositivo perfecto de inflación y fuga de capitales fue puesto en marcha la misma semana que asumió Macri cuando subieron diez puntos las tasas de las Lebacs y se quitó el "cepo". Con el levantamiento inmediato de las retenciones y la dolarización de las tarifas, de la nafta y del transporte, nunca más pudo frenar la inflación que duplicó a la que había recibido, igual que la especulación y la fuga de capitales.
 
El gobierno de Cambiemos estaba terminado a mediados del año pasado y hubiera explotado en ese momento si no recibía el auxilio del Fondo Monetario. Es una máquina de inflación y fuga que se alimenta con la deuda como combustible.
 
Lo que está pasando ahora, hubiera pasado antes de las internas obligatorias y abiertas. Por el contrario, las PASO aportaron un factor de esperanza y alivio ante el desconcierto y la ineptitud del macrismo desbordado por la crisis.

 
Perdido en los números macro, el oficialismo no prestó atención a los efectos de la crisis en los sectores más vulnerables. Las expresiones de algunos de los miembros de la bancada de Cambiemos en el debate que aprobó la emergencia alimentaria confirmaron su grado de insensibilidad.
 
"El hambre es una sensación que depende de quién la tenga" se escuchó en el recinto, o "los piqueteros (que serían los hambrientos) son una minoría de la sociedad". El secretario de Cultura Pablo Avelluto denunció que hablar de hambre era hacer campaña electoral y la inefable Ministra de Seguridad Patricia Bullrich hizo su aporte: "el que tenga hambre, que vaya a los comedores".
 
Finalmente la emergencia alimentaria fue aprobada en Diputados y la semana próxima se discutirá en el Senado. Y después habrá que reglamentarla y finalmente aplicarla. Se trata de incrementar la asistencia a comedores populares y escuelas y a todos los programas relacionados con alimentación.
 
No hubiera hecho falta la movilización que apuró el trámite, ni la ley, si el gobierno hubiera tomado motu proprio esta decisión tan obvia por necesaria. La prioridad es atenuar el drama humanitario, pero aportará también a la estabilidad institucional. Encerrado en su clasismo de chicos ricos, el gobierno ni siquiera puede darse cuenta que lo favorece.
 
Las PASO no hicieron saltar el dólar ni generaron el vacío político. Lo que sí produjeron fue el efecto del "rey está desnudo", como en el cuento. Toda la construcción de propaganda y mentiras que propalaron los medios y periodistas del oficialismo y sobre la que se asentó su "superioridad moral" se disipó cuando la crisis prendió la luz.
 
Y tuvo ese efecto de derrota moral y simbólica porque fue Cristina Kirchner, la más difamada, insultada, perseguida y hostigada durante los cuatro años del gobierno macrista, la que diseñó la propuesta que ganó respaldo masivo. Y en esa propuesta, ella misma, tiene un papel relevante hacia el futuro.
 
Todo lo que dijeron medios y periodistas, lo que actuaron los funcionarios judiciales del oficialismo, fue despreciado en un instante en el cuarto oscuro. Sin eso, lo único que les quedó ha sido la imagen de una banda de millonarios mediocres que hicieron grandes negocios al tiempo que hundían al país.
 
En el oficialismo reconocen que están de salida. Están los resignados y los están los que sufren contando los días que faltan. Tienen un voto que todavía los respalda, pero ya no son hegemónicos, se convirtió en un voto callado, vergonzoso. Las encuestas los sitúan en los 35 puntos y a los Fernández superando los 50.
 
Como tienen la obligación de llegar hasta octubre y después hasta diciembre, la estrategia de Cambiemos se orientará a que la fórmula del Frente de Todos no alcance los 45 puntos, lo que achicaría la diferencia y así podrían pasar a un ballotage en el que suponen que lograrán más apoyos.
 
En la otra punta, Alberto Fernández buscará pasar los 50 puntos porque necesitará un respaldo contundente para sobrellevar los primeros meses y la dura negociación con el Fondo.
 
Las cifras pueden bajar. Macri hace campaña solo. El viernes tenía que inaugurar un tramo de la autopista Pilar-Pergamino. Estaba solamente Javier Martínez, el intendente de Pergamino. Nicolás Ducoté, prominente figura de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, e intendente de Pilar quedó boyando a dos aguas después que circuló un video donde algunos de sus seguidores mostraban cómo cortar boleta para votar a Alberto Fernández.
 
La gobernadora María Eugenia Vidal tampoco fue de la partida. Prefirió concentrarse en Mar del Plata, donde su candidato Guillermo Montenegro compite con Fernanda Raverta, del Frente de Todos. Según sus colaboradores la idea de Vidal es convertir a Mar del Plata en un baluarte del PRO (si gana) desde donde reconstruir la fuerza provincial de Cambiemos.
 
Es un momento de inversión de la fuerza del ciclo neoliberal en Suramérica. El opositor venezolano Juan Guaidó, al que Macri y Estados Unidos reconocieron ilegalmente como presidente de Venezuela, apareció en fotografías con narcos colombianos. El diario El Mercurio de Chile publicó una solicitada para reivindicar el golpe de Pinochet que provocó una ola de repudios en Chile y en otros países.
 
En la entrevista con PáginaI12, Lula adelantó que las privatizaciones que se propone Jair Bolsonaro, el pirómano de la Amazonia, serán más profundas que las del menemismo en Argentina. "Vamos a privatizar todo, incluso Petrobrás" afirmó su ministro de Hacienda, Paulo Guedes, pero la gestión de Bolsonaro se incendió con la Amazonia, no tiene consenso internacional.
 
El ciclo neoliberal en Suramérica cede a ritmo acelerado, no solamente pasa con Macri en Argentina. Lo mismo sucedió con Lenin Moreno en Ecuador, al tiempo que Rafael Correa recuperó espacio. Apunta a ser un ciclo corto. Pero la destrucción que dejará incluye presos políticos, deudas calamitosas, destrucción de riquezas que son irrecuperables y un rescoldo ideológico retrógrado y autoritario. El daño ha sido grande y la reconstrucción no será fácil.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
07-08-2020 / 10:08
Aunque hace tiempo que nadie en el poder se lo toma demasiado en serio ni le pide opinión, Guillermo Moreno pudo haber sido la excepción que confirmara la regla. El acuerdo que enhebró Martín Guzmán con los acreedores privados para aplazar y aliviar los pagos de la deuda jamás haría desdecirse al pintoresco exsecretario de Comercio, quien semanas atrás vaticinó que fracasaría porque le faltaba "haber pateado más la calle".
 
En el mundo empresario, entre los apostadores bursátiles y entre los consultores más cotizados de la City, en cambio, no hubo ningún reparo para la pirueta: hasta quienes le pedían el mes pasado a Alberto Fernández que lo eche -en público y en privado- se vistieron de guzmanistas de la primera hora. Todos salieron a gritar el gol que añoraban tanto la hinchada como el técnico, aun cuando está lejos de haber definido el partido.
 
Puertas adentro de la coalición, el primero en cantarlo fue Sergio Massa, quien no solo había convocado varias veces durante abril y mayo a su propio gabinete económico para interconsultas sino quien además entabló diálogos paralelos con Wall Street que obligaron al Presidente a avisar en tres ocasiones que el único interlocutor oficial era Guzmán.
 
Pasado pisado: tanto se apuró el jefe de Diputados en sacar pecho por el entendimiento que incluso primereó a Fernández. Pidió disculpas.
 
El recorrido de Guzmán antes del cierre de las negociaciones reflejó fielmente el equilibrio de fuerzas en el Frente de Todos
 

07-08-2020 / 10:08
En plena recesión y en medio del proceso de flexibilización de las restricciones por la pandemia, el debate sobre cómo sería la recuperación de la economía toma vigencia. ¿Cómo será? ¿Un dibujo en V? ¿Será acaso más apaisada? ¿O la Argentina estará condenada a convivir con una L, en el mejor de los casos, castigada por la crisis permanente?
 
Ese debate se mezcla con la política. María Eugenia Vidal, por caso, levantó el perfil público el jueves por la mañana en un "zoom" en el que planteó -en base a su economista de cabecera, Hernán Lacunza, que la economía caerá este año un 12%, pero que en 2021 no podrá recuperar lo perdido.
 
Más optimista, el economista Emmanuel Álvarez Agis -cercano ideológicamente a la Casa Rosada- cree que la actividad se recuperará pero para asegurarlo reclama una mayor y decisiva participación del Estado, a través del gasto público.
 
"Ahora que arreglamos con los acreedores llegó el momento de gastar. En la pandemia, hay que gastar más. El Estado argentino gasta la mitad que su par de Chile o Perú. Y mucho menos que Brasil", argumenta Agis.
 
Desde Economía se aboga por un ordenamiento fiscal, de cara a las inminentes negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Pero no sólo por eso. Martín Guzmán demostró desde un primer momento que valora la cautela a la hora de programar el gasto público, lo que quedó a la vista cuando se suspendió la actualización automática de las jubilaciones.
 
En el Gobierno creen que esta semana fue la mejor desde que Alberto Fernández se puso la banda presidencial.
En el equipo económico sospechan que la buena onda perdurará. Y no lo avalan por una cuestión de fe religiosa. Los funcionarios comparten algunos de los datos positivos de la actividad, que los sorprendió gratamente a ellos mismos.
 
Juzgan, sin temor a hacerlo con premura, que se trata de los primeros indicios de una recuperación veloz. Incluso destacan la "V corta" de la palabra "veloz".
 

06-08-2020 / 11:08
La valiente fiscal Gabriela Boquin, quien llevó adelante la acusación contra la familia Macri en la causa Correo Argentino, denunció este miércoles ante una comisión bicameral que una empleada de su fiscalía "le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa al diputado (del Pro) Pablo Tonelli" y que al denunciar esa situación ante su superior, el Procurador interino, Eduardo Casal, "no tomó ninguna medida al respecto".
 
Boquin expuso este miércoles ante la comisión bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público. La semana pasada, Casal, quien asumió como jefe de los fiscales durante la gestión de Cambiemos, le inició un sumario administrativo por supuesto maltrato y mobbing laboral a ex empleados de la fiscalía.
 
La comisión bicameral tiene previsto volver a reunirse en diez días para tratar una serie de denuncias y pedidos de juicio político contra Casal por supuestas arbitrariedades en traslados y medidas disciplinarias contra fiscales que investigaban al macrismo.
 
En su presentación, la fiscal Boquin, que interviene en una de las causas más complicadas para el ex presidente y su familia, dijo: "Es falaz decir que se retiraron de mis dependencias por maltratos o pidieron traslados. Esto no existió. Es más, a una de las testigos el traslado lo pedí yo".
 
Y amplió Boquin que realizó ese pedido "por falta de confianza" de la empleada de su fiscalía tras "descubrir que le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa Correo Argentino al diputado Pablo Tonelli".
 
"Esa documentación que le pasaba y que le iba comunicando los pasos del expediente a Tonelli estaban relacionados con su propia vinculación en la causa porque cuando yo denuncié el vaciamiento, estaban las facturas de Tonelli por millones de pesos retirando dinero de Correo Argentino", agregó la fiscal. 
 

06-08-2020 / 10:08
"La cúpula de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) impartió órdenes a un grupo de agentes orgánicos e inorgánicos quienes se dedicaron a realizar tareas de inteligencia y espionaje ilegal consistentes en llevar a cabo vigilancias, observaciones, obtener información, producir inteligencia, almacenar datos y generar informes sobre distintas personas por el solo hecho de su pertenencia político-partidaria, social, sindical y/o cultural".
 
Con estas frases contundentes, el juez federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Augé, procesó a los directores de la AFI macrista, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, por espionaje ilegal, abuso de autoridad y falsificación de documentos. La suma de los delitos establece penas de hasta 12 años de prisión. Al mismo tiempo, el juez les prohibió la salida del país, retuvo sus pasaportes y los embargó por dos millones de pesos. Y Mauricio Macri, ¿para cuándo?
 
Eso sí, no ocurrió como en los cuatro años anteriores: no los fueron a buscar a sus casas a la medianoche o a la madrugada, no les pusieron chaleco antibalas ni casco ni convocaron a las cámaras de televisión, pese a que los delitos prevén penas como las señaladas, superiores a las previstas en las causas contra los ex funcionarios y empresarios detenidos en tiempos de Macri.
 
Como ocurre en casi todas las causas que tienen imputados macristas, la defensa principal consiste en tratar de llevar el expediente a los tribunales de Comodoro Py, donde juegan de locales. Es a lo que apuestan las ex autoridades de la AFI. Se sabe que en el edificio de Retiro encuentran cobijo judicial-mediático-político aunque sea para empantanar las cosas por unos años.
 

05-08-2020 / 13:08
Cada vez que alguna selección argentina, del deporte que sea, llega a la final de algún torneo importante, la televisión se llena de especialistas en. Los argentinos fueron especialistas en rally dakar, rugby, handball, judo. También en ciencia forense con el caso Nisman y en infectología con la covid-19.
 
En el día del cierre del acuerdo de deuda  entre el gobierno y los tenedores de bonos en dólares bajo legislación extranjera, muchos argentinos, los funcionarios que participaron de un gobierno que endeudó al país por 96.602 millones de dólares, pasando de representar un 52 al 81 por ciento del PBI, también se animaron a opinar.
 
Sin ninguna vergüenza, miembros del equipo económico de Mauricio Macri, que lideraron el mayor ciclo de endeudamiento de la economía argentina hasta desembocar en un default virtual, salieron a opinar de la negociación exitosa del ministro Martín Guzmán.
 
"Se podría haber logrado un acuerdo mejor. Como Ecuador: más rápido, mayor alivio de intereses, mayores plazos y quita de capital. Pero ya está: con acuerdo no alcanza; sin acuerdo no arranca. Ahora a ponerle todo el diálogo y toda la energía para salir de esta dolorosa recesión", twitteó el ex Ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay.
 
Puede que Prat-Gay quiera tomar de referencia la rapidez con la que cerró la negociación con los fondos buitre que, luego de haber litigado quince años contra la Argentina, se beneficiaron con una ganancia de 1600 por ciento gracias al acuerdo que alcanzó con el gobierno que a su vez implicó un endeudamiento para el país del orden de los 16.500 millones de dólares. "Chau default, arranca una nueva etapa", celebraba el flamante ministro en aquel entonces. Era verdad, empezaba en aquel entonces la etapa del presidente que más se endeudó de los últimos 50 años. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar