La Opinión Popular
                  23:52  |  Miércoles 18 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Estamos convencidos de que la elección no sucedió”. Mauricio Macri
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-09-2019 / 11:09
ARRANCA LA CAMPAÑA OFICIAL PARA LAS PRESIDENCIALES: DEBATES, TÁCTICAS, POLÍTICA ARTESANAL Y POCA PLATA

Mauricio Macri y Marcos Peña intentan inyectar optimismo, pero en Cambiemos ya empezó la ceremonia del adiós

Mauricio Macri y Marcos Peña intentan inyectar optimismo, pero en Cambiemos ya empezó la ceremonia del adiós
Comenzó oficialmente la segunda campaña, signada por el resultado rotundo de las Primarias Abiertas (PASO). Contendrá dos debates entre candidatos a la presidencia, el 13 y 20 de octubre. Se van discutiendo temario, tiempos, formatos, hasta los conductores televisivos.
Comenzó oficialmente la segunda campaña, signada por el resultado rotundo de las Primarias Abiertas (PASO). Contendrá dos debates entre candidatos a la presidencia, el 13 y 20 de octubre. Se van discutiendo temario, tiempos, formatos, hasta los conductores televisivos.
 
Viene a cuento recordar el sostenido entre el presidente Mauricio Macri y su rival Daniel Scioli. Sirve como consumo irónico: es imbatible la cantidad de mentiras y promesas falsas que profiere un Macri mucho más joven, mejor guionado que hace dos años, dispensado de responder por casi cuatro años de gestión devastadora.
 
Con Alberto Fernández como favorito, la nueva etapa está signada por la explosión del modelo económico. Era inevitable; solo quedaba por saberse cuándo sucedería.
 
El Gobierno chantajea a Fernández, le exige que avale todas las medidas de Hacienda o del Banco Central (BCRA). La semana pasada presionaba para que bendijera el proyecto de ley sobre reperfilamiento de la deuda. Omitía una sutileza: el proyecto de ley no estaba enviado, lo que se ocultaba bajo el eufemismo "falta conocer la letra chica".
 
Tampoco estaba "la letra grande", el texto original que sería defendido en el Congreso por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. Desde entonces, el proyecto dormita. El cheque en blanco que tenía que firmar Fernández es una entelequia.
 
El Presidente y el Jefe de Gabinete se muestran convencidos de que se puede revertir el resultado electoral. Mientras, en silencio, los funcionarios se preparan para una derrota y proyectan un futuro en el sector privado
 
El estado de ánimo de Macri es cambiante. Delante de sus ministros y secretarios, busca mostrarse seguro de que es posible revertir la derrota de las PASO. Él y Marcos Peña aparecen como los más optimistas.
 
Macri hace lo que puede para tratar de contagiar entusiasmo. Entre los funcionarios, en cambio, predomina el pesimismo y ya parecen haber comenzado a despedirse del poder.
 
En el Gobierno se ha vuelto frecuente escuchar conversaciones -con el único cuidado de no hacerlo nunca cerca del Presidente- sobre lugares paradisíacos en los que planean unas largas vacaciones o ambiciosos proyectos laborales en la actividad privada. Es el adiós.
 
La Opinión Popular

 
Old fashion is beautiful
 
El Frente de Todos (FT) emprendió campañas austeras para las PASO. Incidieron cuidarse de provocar sospechas sobre aportantes ilegales, la mala onda del empresariado VIP, la tremenda limitación de poderío respecto del PRO que gobierna Nación, Ciudad Autónoma (CABA), y Buenos Aires.
 
Mediaron asimismo definiciones tácticas: Axel Kicillof recorrió la provincia en giras a su imagen y semejanza. Modo austero, artesanal, cuerpo a cuerpo, sin caretear ni fingir ser otro.
 
Alberto Fernández es un dirigente de carrera que formateó una campaña en consonancia. "Hicimos política", autorretratan y celebran.
 
Pocos días antes del urnazo un columnista del diario La Nación se burlaba de las estrecheces financieras del FT, insinuaba que le faltaría plata para bancar fiscales. Subestimó añejas sabidurías militantes: hay instancias en que corazón mata billetera.
 
En la segunda etapa, lo que parecía castigo es beneficio: los candidatos del FT "no le deben nada a nadie" que no sea el pueblo soberano. Ni el más implacable de los inquisidores mediáticos tiene elementos para decir que Fernández, Kicillof y Matías Lammens son los "pollos" de tal o cual corporación económica.
 
A Macri lo apoyaron con armas, petates y fortunas grandes jugadores que ahora toman distancia, reclaman pactos patrióticos.
 
Ayer nomás pedían carta blanca para despedir a mansalva y sin indemnización, acusaban de mafioso al sindicalista Sergio Palazzo en una cultura donde ese mote es un password para habilitar una denuncia en los tribunales federales.
 
Hasta Paolo Rocca, CEO de Techint (uno de los contados empresarios de primer nivel que tiene pensamiento propio y buenas lecturas), descubre que los argentinos quieren empleo y no plata. De modo tácito desmiente a la narrativa macrista: no son parásitos que viven de quienes pagan impuestos... son laburantes en un país que cometió un industricidio quizá sin precedentes.
 
 
Bilardismo y retoques
 
Equipo que va ganando no se toca, en el fútbol y la política. Fernández peregrinó por radios y canales. Se prestó a esgrimas interesantes o a ataques de periodistas que se pusieron la camiseta amarilla PRO y pegaron como Blas Giunta en sus buenos tiempos.
 
La movida persiguió un abanico de objetivos. "Instalar" al candidato, mucho menos conocido que Macri o que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Demostrar voluntad de conversar aún con interlocutores sesgados y agresivos. Aunque la Vulgata hegemónica lo oculte, se diferenció de Macri quien solo juega de local en los medios, como hizo desde diciembre de 2015.
 
Fernández puede ahora dosificar sus intervenciones porque ha probado su punto y debe precaverse de saturar al espectador-ciudadano.
 
De cualquier modo, se ha transformado en una noticia en sí mismo. Cámaras de televisión lo acompañan en clases para un puñado de alumnos, una novedad en las coberturas electorales.
 
Nunca tan asombrosa como las presentaciones del libro de Cristina, un hallazgo. Muchos colegas ex presidentes publican memorias, sin ir más lejos el francés François Hollande.
 
Vende bastante, en un tramo cuenta que el presidente ruso Vladimir Putin le regaló unas cartas de Napoleón compradas a un coleccionista (remembranza que comprueba la veracidad del episodio parecido contado por CFK). Pero el texto no le sirve a Hollande como recurso para congregar muchedumbres, afianzar el voto propio.
 
Las presentaciones de "Sinceramente", además, le dejan cancha libre a la campaña más clásica y al protagonismo de Alberto Fernández.
 
 
Entre la dispersión y la xenofobia
 
La victoria, así sea en el estadio intermedio y anómalo de las PASO, fortifica y activa sinergia. La derrota divide, azuza cuestionamientos, centrifuga. La disciplina cambiemita en campaña estalló el 11 de agosto. Cada candidate busca salvar la ropa propia lo que, para demasiades, equivale a despegarse de Macri.
 
Las promesas presentes se reducen a mantener la cotización del dólar recontra alto. La inflación escala, Macri pide perdón... poca cosa para quienes no consiguen llegar a fin de mes. El mejor recurso del Gobierno es culpar al adversario, ahora no de la pesada herencia sino del presente.
 
El dirigente social Juan Grabois plantea la necesidad de una reforma agraria, está en su derecho a pensar como le parezca. Y nadie puede obligarlo a alinearse con la coalición que integra. De ahí a pedirle a Fernández y su equipo de economistas que absuelvan posiciones por los dichos de Grabois media un abismo: el oficialismo lo ignora, casi gozosamente. Enlodar a Alberto pinta como la única baraja disponible.
 
El senador Miguel Pichetto se especializa en fidelizar al núcleo duro del oficialismo: la derecha integral, no solo económica. Xenófobo, despectivo con una madre peruana que brega por volver a reunirse con sus hijos, casi soez. No debería asombrar en aliados de los presidentes Donald Trump y Jair Bolsonaro.
 
 
Entre México y Europa
 
Alberto Fernández conversa con el presidente español Pedro Sánchez y el primer ministro portugués António Costa. El embajador uruguayo en España, Francisco Bustillo, lo invita a su residencia. Trabaron amistad durante el conflicto internacional por las pasteras... una prueba de que el estilo negociador de Fernández no es un disfraz de ocasión.
 
En Buenos Aires, AF atiende en un local sencillo y recién pintado, en la calle México. Se hace moda periodística inquirir sobre quiénes integrarán el gabinete de quien no ganó aún la elección respectiva. Hipótesis, fantasías, apuestas, operaciones para instalar o "quemar" a decenas de personas...
 
Una nueva forma de gobernar supondrá algo distinto a una Ley de Ministerios. Fernández imagina y trabaja sobre un rediseño del Estado, sus funciones, su aggiornamento... no apenas retoques a su estructura burocrática. Se reencontró con Gustavo Beliz, ex ministro durante la presidencia de Néstor Kirchner, quien tiene elaboradas ideas e iniciativas al respecto.
 
El candidato encuentra ratos para pensar en cómo gobernar. Las designaciones, queda dicho, se verán después.
 
Entre tanto, los partidos que representan a la mayoría de quienes votaron en las PASO promueven la ley de emergencia alimentaria. Quedará para después de diciembre pensar cómo se potencian e institucionalizan las experiencias solidarias de organización popular, de economía y comercialización social.
 
Fueron creciendo en la malaria, desprotegidas o hasta agredidas desde el Estado. Si mediara un cambio de signo político deberían formar parte de un nuevo modelo económico, opina este cronista sin mayor originalidad pero con firme convicción.
 
Por Mario Wainfeld
 
 Fuente: pagina12.com.ar  
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-09-2019 / 09:09
El viernes 9 de agosto, dos días antes de las PASO, se produjo una manipulación del mercado con motivo electoral, la cual fue generada por el propio Mauricio Macri. La misma consistió en alzar artificialmente el precio de papeles y acciones que cotizan en bolsa, lo que la Comisión Nacional de Valores (CNV) debería haber investigado.
 
Días después de las PASO, esos valores se derrumbaron y Martín Redrado, ex titular del Banco Central, manifestó: "El Presidente dijo que el dólar se vaya a dónde se tenga que ir y que los argentinos aprendan a votar" y que, según él, habría ordenado a la autoridad monetaria no intervenir para contener el valor de la divisa.
 
Ahora, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral ordenó que, el Banco Central y el Ministerio de Hacienda, entreguen las agendas y registro de viajes de sus funcionarios para determinar si el Gobierno dejó que el dólar subiera un 30% después de la aplastante derrota de Macri en las PASO, por casi 17 puntos, ante Alberto Fernández.
 
Producto de la mega devaluación provocada por Macri tras las PASO, la inflación mayorista de agosto se disparó por encima del 11%, lo cual generará un impacto directo en el segmento minorista en las próximas semanas. En términos interanuales, el aumento superó el 60%.
 
Esta devaluación provocó un aumento de la inflación. De acuerdo al último informe del INDEC, el índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró una suba de 11,2% respecto del mes anterior. Este aumento se explicó como consecuencia de la suba de 9,9% en los "Productos nacionales" y de 28,2% en los "Productos importados". En la retrospectiva con agosto de 2018, la suba de precios alcanzó el 62,9%. 

Según el documento oficial, el nivel general del índice de precios básicos del productor (IPP) registró un incremento de 11,3% en el mismo período, como consecuencia del aumento de 7,1% en los "Productos primarios" y de 13,2% en los "Productos manufacturados y energía eléctrica".
 
La semana pasada, la inflación minorista fue del 4% en agosto, y se espera que septiembre muestre aumentos mayores. Justamente, el pronunciado ascenso en el rubro mayorista deberá traspolarse a las góndolas en el mediano plazo.
 
La estampida preanuncia que la inflación minorista en septiembre marcará un nuevo record de la desastrosa gestión de la alianza Cambiemos. La consecuencia será que más argentinos quedaran sumergidos en la pobreza y que a todos se deterioraran los ingresos.
 
La Opinión Popular

17-09-2019 / 09:09
El Gobierno de Mauricio Macri prevé que en el 2020 la totalidad del sector público nacional logre ahorrar $405.252 millones, de la mano de una fuerte caída en el gasto de obra pública, en las transferencias a las provincias y en los subsidios a la energía.
 
Como contrapartida, el 82,6% de ese ahorro será destinado al pago de deuda externa. Los datos surgen del proyecto de Ley de Presupuesto 2020 presentado ayer por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. El documento realizó algunas proyecciones macro extraordinarias.
 
Algunos de los datos más llamativos surgieron del cálculo publicado en el cuadro Ingresos y gastos de la administración nacional. Ahí se observó en primer lugar que el resultado primario estimado por Hacienda para el 2019 es un déficit de apenas 0,5% del PBI, tal como el que permitía el acuerdo con el FMI y sus ajustadores.
 
Desde los privados hay discrepancias: la consultora Elypsis prevé un rojo primario de 1% este año. El grueso de los analistas, de hecho, proyecta que habrá incumplimiento de un acuerdo con el Fondo que, de todas formas, está en renegociación.
 
En segundo lugar se vio que para el 2020 Hacienda proyecta un superávit de $250.939 millones. Es decir un ahorro de $374.414 millones, si se lo compara con el rojo de $123.475 millones previsto por el Gobierno para el 2019, muy discutido por las consultoras privadas.
 
Lo extraordinario en este caso es que de esos $374.414 millones que se ahorran, el 82,6% será destinado al pago de intereses generados por la deuda externa contraída.
 
Y eso porque en 2020, a la par de ese recorte esperado de los gastos primarios, el pago de intereses crecerá 42,5%. Es decir: el año que viene se gastará un extra de $309.320 millones en partidas generadas por la política de endeudamiento externo.
 

17-09-2019 / 09:09
Si hubiera una metáfora deportiva para comparar el eventual resultado electoral de la elección de octubre, según la nueva encuesta que se conoció por estas horas -al igual que otras publicadas la semana pasada-, sería goleada...
 
No hay muchas incertidumbres de cara a octubre: Alberto Fernández se consolida como el candidato más votado y hasta superaría el 50% de los votos. Mauricio Macri, por su parte, perdería algunos puntos desde las PASO (un 5,9% cambiaría su voto a su favor, pero un 8,2% dice que lo votó y no lo va a volver a votar).
 
En efecto, la consultora Gustavo Córdoba & Asociados realizó un relevamiento nacional en el que Fernández obtiene el 54,5 por ciento de la intención de voto, mientras que Macri queda lejos, muy lejos con el 31,8 por ciento.
 
El trabajo sostiene que se manifiesta una consolidación de la diferencia entre el candidato del Frente de Todos y el Presidente de la Nación, entrando "en una inercia en la que ya casi no quedan incertidumbres sobre el posible resultado de las elecciones de octubre".
 
Casi 23 puntos de ventaja que muestran una fuerte polarización entre las dos principales fórmulas y, es casi ocioso recordar, deja a la dupla de Juntos por el Cambio lejos, muy lejos de un eventual balotaje.
 
El sondeo realizado sobre 1.200 casos pone al resto de los candidatos presidenciales con porcentajes casi marginales: Roberto Lavagna con el 6,1 por ciento; Nicolás Del Caño con el 2,2; José Luis Espert con el 1,4, y Juan José Gómez Centurión con el 0,7 por ciento.
 
Además, la mitad de los encuestados sostuvo que las medidas económicas tomadas por el gobierno después de las PASO fueron "tardías e inoportunas". Casi el 30%, por otro lado, considera que "ayudan a pasar el mal momento". Solo un 9% cree que pueden solucionar la crisis económica.
 
La Opinión Popular

16-09-2019 / 10:09
El sermón en la misa de cuerpo presente es la que se dice estando el cadáver del difunto expuesto y preparado para llevarlo después al entierro. Es lo que escuchó el Presidente en la fiesta del Señor y la Virgen del Milagro en Salta.
 
Fue al finalizar la ceremonia, que se hizo en el atrio de la céntrica Catedral Basílica de Salta, de cara a una multitud ubicada en la plaza 9 de Julio, cuando el arzobispo de Salta, Mario Cargnello, tomó el micrófono y se dirigió a Macri.
 
"Usted dijo que se había sentido golpeado y en el clima de ese golpe quiso venir aquí. Ha venido a un buen lugar, ha venido a encontrarse con el señor", dijo monseñor mirando al presidente. Y citó su promesa de terminar con la pobreza: "Usted dijo que iba a luchar por la pobreza cero. ¿Qué puede decir Salta de la pobreza?, le da rostro a la pobreza".
 
Al respecto, utilizó el ejemplo de los peregrinos de La Puna que trabajan en las minas y que caminan durante una semana más de 200 kilómetros para llegar a la Catedral. "Son gente humilde que trabaja en condiciones de inclemencias climáticas para darle riqueza a la República", los definió Cargnello.
 
"Los pobres no son una molestia, son una oportunidad, son maestros", agregó el sacerdote, que luego retomó el ejemplo de los mineros: bajan desde La Puna en peregrinación "el dueño de la mina, el gerente y el último minero, todos juntos, y provocan una nueva sociedad en Salta", dijo.
 
"¿No es posible venir juntos caminando por la historia? ¿Por qué debe hacerse la historia desde la pelea?", preguntó Cargnello y rescató que eso es lo que enseñan los pobres, en este caso los mineros. "Por eso Mauricio, hablaste de la pobreza, llévate el rostro de los pobres, son dignos, son argentinos, son respetuosos y merecen nos pongamos de rodillas ante ellos", concluyó el religioso.
 
Pero hubo más críticas desde la Iglesia. Luego de que el sacerdote Raúl Méndez, uno de los hombres fuertes de la Iglesia salteña, calificara de inoportuna la visita de Macri, se refirió al tema monseñor Dante Bernacki, otro de los referentes de la institución.
 
"Me da la impresión que no le dio resultado la Pachamama y viene a ver si el Señor del Milagro le tira un voto más", manifestó en declaraciones a FM Aries. Igualmente aclaró que por protocolo siempre se invita al presidente, aunque esta es la primera vez en muchos años que un mandatario nacional aceptó venir.
 
La Opinión Popular

15-09-2019 / 10:09
La narrativa macrista niega la existencia de la lucha de clases; sin embargo su praxis la radicalizó. El macrismo desechó el gradualismo en sus primeros cien días. Cimentó en ellos la redistribución regresiva de los ingresos, el poder y las oportunidades.
 
Sentó las bases para que prosperaran la Banca, los especuladores, el capital financiero, los exportadores agropecuarios, los fondos buitres, las concesionarias de servicios públicos. Favoreció a los medios concentrados. Definió a los ganadores (por goleada) y a los perdedores del modelo. Implantó la persecución judicial a opositores, mediante la doctrina Gerardo Morales- Irurzun.
 
El gobierno de clase se propuso bajar los salarios y presionar a los trabajadores con el cruel dilema: aceptar sueldos de hambre o quedar en la calle. Dicho objetivo se concretó en buena medida, limitado en parte por la movilización social, por la cultura resistente de los argentinos y por la red de protección social creada o consolidada por el peronismo.
 
Otra ambición animaba al macrismo: instalar una hegemonía político-cultural que le garantizara poner fin al populismo y perpetuarse en el poder. Fracasó ese designio, tan ajeno a la historia nacional.
 
Si, como todo lo indica, se ratifica su derrota en el todavía lejano 27 de octubre dejará un país asolado, endeudado hasta el tuétano.
 
La herencia del macrismo moviliza a los cuerpos de sus candidatos y líderes territoriales. Todos se alejan de Mauricio Macri, reniegan de su existencia y de su legado que incluye legislación regresiva, doctrina Chocobar y otras lindezas.
 
Todas maquilladas bajo el seudónimo "republicano", adoptado por la derecha nativa que ni siquiera tiene la franqueza de reconocer su propia identidad.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar