, degüellan a los 3.500 niños-soldados paraguayos (de 9 a 15 años) en la denominada masacre de Acosta Ñu, generando así un genocidio sin precedentes para la época. Las fuerzas invasoras tuvieron solo 46 muertos y 259 heridos.
 
La Opinión Popular


'/> Infame masacre de niños-soldados en Acosta Ñu / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  21:51  |  Domingo 22 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Estamos convencidos de que la elección no sucedió”. Mauricio Macri
Recomendar Imprimir
Internacionales - 15-08-2019 / 19:08
EFEMÉRIDES POPULARES

Infame masacre de niños-soldados en Acosta Ñu

Infame masacre de niños-soldados en Acosta Ñu
En la batalla del 16 de agosto de 1869, los esclavistas brasileños, al mando de Luis Filipe Gastão de Orléans Conde d'Eu, degüellan a los 3.500 niños-soldados paraguayos (de 9 a 15 años) en la denominada masacre de Acosta Ñu, generando así un genocidio sin precedentes para la época. Las fuerzas invasoras tuvieron 46 muertos y 259 heridos. En la imagen: niños-soldados paraguayos.
En Eusebio Ayala (Paraguay), se libra la Batalla de Campo Grande (llamada Batalla de los Niños o Batalla de Acosta Ñu por los paraguayos) fue un enfrentamiento que ocurrió durante la Guerra de exterminio de la Triple Alianza (1864-1870), donde, el 16 de agosto de 1869, 20.000 hombres de la Triple Alianza atacaron a fuerzas paraguayas constituidas por 500 soldados veteranos y 3.500 niños.
 
Los esclavistas brasileños, al mando de Luis Filipe Gastão de Orléans Conde d'Eu, degüellan a los 3.500 niños-soldados paraguayos (de 9 a 15 años) en la denominada masacre de Acosta Ñu, generando así un genocidio sin precedentes para la época. Las fuerzas invasoras tuvieron solo 46 muertos y 259 heridos.
 
La Opinión Popular


Infame Masacre de Acosta Ã'u
 
Acosta Ñú (aludida por Tasso Fragoso como batalla de Ñú Guazú - Campo Grande), fue una de las más terribles batallas de la historia militar del mundo, uno de los más sangrientos enfrentamientos de la "Guerra de la Triple Alianza" o "Guerra del Paraguay".
 
De un lado estaban las tropas de la alianza (mayoritariamente brasileñas) con veinte mil hombres. Del otro, en el medio de un círculo, los paraguayos con tres mil quinientos soldados de nueve a quince años, junto a quienes combatían quinientos veteranos comandados por el General Bernardino Caballero.
 
La batalla fue librada el día 16 de agosto de 1869, y fue necesaria para proteger la retirada de las tropas del Mariscal Francisco Solano López hacia Cerro Corá, luego de la derrota sufrida por sus tropas en el combate de Piribebuy.
 
La batalla comenzó por la mañana, en un campo abierto, cubierto de malezas.
 
Los paraguayos quedaron, como acentuó Tasso Fragoso, en un "círculo de fuego", mientras sufrían el ataque brasileño por los cuatro lados: por el norte, la caballería de Hipólito Ribeiro; por el este, las fuerzas del General Cámara; por el sur, los veteranos del General Resin; y, finalmente, por el oeste, atropellaban las fuerzas comandadas por el yerno del emperador, Luis Filipe Gastao de Orleans, Conde D'Eu.
 
En una terrible desproporción de fuerzas de cinco brasileños por cada paraguayo, la resistencia duró ocho horas.
 
 
Dice Julio José Chiavenatto (periodista brasileño):
 
Los niños de seis a ocho años, en el fragor de la batalla, despavoridos, se agarraban a las piernas de los soldados brasileños, llorando que no los matasen. Y eran degollados en el acto.
 
Escondidas en la selva próxima, las madres observaban el desarrollo de la lucha. No pocas agarraron lanzas y llegaron a comandar un grupo de niños en la resistencia. Finalmente, después de un día de lucha, los paraguayos fueron derrotados.
 
El conde D'Eu, el comandante de la guerra, después de la insólita batalla de Acosta Ñu, cuando estaba terminada, al caer la tarde, las madres de los niños paraguayos salían de la selva para rescatar los cadáveres de sus hijos y socorrer los pocos sobrevivientes, el conde D'Eu mandó incendiar la maleza, matando quemados a niños y madres.
 
Mandó hacer cerco del hospital de Piribebuy, manteniendo en su interior los enfermos -en su mayoría jóvenes y niños- y lo incendió. El hospital en llamas quedó cercado por las tropas brasileña que, cumpliendo las órdenes, empujaban a punta de bayoneta adentro de las llamas los enfermos que milagrosamente intentaban salir de la fogata. 
 
No se conoce en la historia de América del Sur por lo menos, ningún crimen de guerra más hediondo que ese.
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
22-09-2019 / 09:09
22-09-2019 / 09:09
20-09-2019 / 20:09
La crisis comenzó en el día 21 de septiembre de 1993 cuando el presidente Borís Yeltsin decretó la disolución del Congreso de los Diputados del Pueblo de Rusia y el Sóviet Supremo de Rusia, organismos que eran un obstáculo para su consolidación en el poder y la realización de la reforma neoliberal. El decreto de Yeltsin era ilegal al ir en contra de la vigente Constitución de la RSFS de Rusia de 1978.
 
El Congreso rechazó el decreto presidencial y aprobó la destitución del presidente Yeltsin mediante una apelación. El vicepresidente en vigor, Aleksandr Rutskói, fue nombrado presidente, tal y como mandaba la constitución. El 28 de septiembre las protestas públicas contra el gobierno de Yeltsin tomaron las calles en Moscú. En la represión de las mismas se produjeron varios muertos.
 
El ejército, bajo el control de Yeltsin, determinó el final de la crisis. Los diputados se encerraron en la Casa Blanca, edificio sede del Parlamento ruso, y se dispusieron a resistir el asedio de las fuerzas bajo control del depuesto presidente. La semana siguiente las protestas populares contra Yeltsin y en apoyo al Parlamento y al Soviet fueron creciendo. Alcanzaron el punto álgido el día 2 de octubre. Rusia se encontraba a las puertas de una guerra civil.
 
En ese punto, las cúpulas militares mostraron su apoyo al depuesto presidente y este ordenó el desalojo de la Casa Blanca a la fuerza. La orden de Yeltsin se materializó mediante el bombardeo, por carros de combate y artillería del edificio sede de la soberanía popular. La Casa Blanca fue destruida y muchos de sus ocupantes murieron en el ataque. El propio gobierno estimó el número de muertos en 187 y en 473 el de heridos.
 
La Opinión Popular


20-09-2019 / 20:09
20-09-2019 / 20:09
Anastasio Somoza García fue un militar, empresario, terrateniente y dictador nicaragüense, conocido por "Tacho", que fue presidente de Nicaragua de 1937 a 1947 y una segunda ocasión de 1950 a 1956, sumando en total dieciséis años de ejercicio pleno del cargo, además de mantener un grupo de gobiernos títeres entre sus dos períodos, sobre los cuales ejerció un poder dictatorial notorio.
 
De clase acomodada, era hijo del senador y hacendado Anastasio Somoza Reyes, se inició trabajando como empresario, ámbito en el que obtuvo poco éxito, para luego pasar a involucrarse en la política, tras la intervención de Estados Unidos en Nicaragua, a causa de las políticas antiimperialistas de José Santos Zelaya, pasando Anastasio Somoza a formar parte de la rebelión, logrando ganarse la confianza de los principales dirigentes yanquis en Nicaragua, ascendiendo rápidamente en la Guardia Nacional.
 
Somoza pasó a ocupar la presidencia de Nicaragua con el pleno apoyo de Estados Unidos, consolidando cada vez más su poder, mediante la persecución política y la represión, consiguiendo mantenerse al frente de Nicaragua durante casi dos décadas, al mismo tiempo que fue capaz de amasar una vasta fortuna que lo transformó a él y a su familia en una de las más acaudaladas de toda Latinoamérica, siendo Somoza catalogado, poco antes de morir, como el quinto hombre más Rico del Mundo.
 
Un patriota ejemplar, el poeta Rigoberto López Pérez, que se inmoló, ejecuta el tiranicidio del general Anastasio Somoza García, dictador de Nicaragua. Tras haber sido postulado para una nueva reelección, previa reforma constitucional, el 21 de septiembre de 1956 es atacado, muriendo pocos días después. Su hijo Luis Somoza Debayle lo sucedió en el poder como dictador.
 
La Opinión Popular



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar