La Opinión Popular
                  20:55  |  Jueves 04 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 14-08-2019 / 10:08
LAMENTABLE MANIPULACIÓN DEL ESCRUTINIO PROVISORIO

El Gobierno de Vidal contó mal los votos en Provincia: Kicillof no ganó por 49,34% sino por 52,53%

El Gobierno de Vidal contó mal los votos en Provincia: Kicillof no ganó por 49,34% sino por 52,53%
Con esa cara de “mosquita muerta”, María Eugenia Vidal contó mal el escrutinio de los votos de las PASO en provincia de Buenos Aires. No debieron computarse los votos en blanco. Significa que Axel Kicillof no obtuvo 49,34% de los votos, tal como figura en la página web oficial de la Provincia sobre resultados provisorios, sino un 52,53%. En tanto que Vidal alcanza un 34,6%.
En otro patético capítulo de la administración de la alianza antiperonista Cambiemos, con esa cara de "mosquita muerta", María Eugenia Vidal contó mal el escrutinio de los votos de las PASO en ese distrito.
 
La confusión no es tal. La ley es clara. Mientras que la ley Nacional establece que el piso mínimo para participar en las elecciones generales es de 1,5 sobre los votos válidamente emitidos; la legislación provincial lo hace sobre los votos positivos válidamente emitidos.
 
En Nación, los votos blancos, al ser votos válidos, se computan para determinar el porcentaje final; mientras que en Provincia no. Es decir, la cuestionada empresa de cómputos Smartmatic encogió los resultados.
 
Esto significa que Axel Kicillof no obtuvo 49,34% de los votos, tal como figura en la Página web Oficial de la Provincia sobre resultados provisorios (https://eleccionespba2019.gba.gob.ar/enr#/), sino un 52,53%. En tanto que Vidal alcanza un 34,6%.
 
La Junta Electoral de la Provincia deberá realizar el escrutinio definitivo conforme la ley y publicar nuevamente el resultado final. Es decir que el candidato del Frente de Tod@s fue electo por el 52,53% de los ciudadanos de la provincia de Buenos Aires.
 
Según adelantó Jorge Landau, apoderado del Frente de Todos, no descartan realizar una presentación judicial para ampliar los amparos presentados en torno a las irregularidades planteadas sobre el escrutinio provisorio.
 
Desde el punto de vista político, el nuevo dato exhibe a Kicillof con un porcentaje demoledor, muy por arriba de la mitad de los votos positivos, y una ventaja aún más abrumadora que los 17 puntos computados el domingo.
 
Desde el punto de vista legal no hay mayores diferencias: para ganar la gobernación, en octubre, bastará con ganar por un voto y no parece probable que Vidal remonte la diferencia de 1.569.107 votos que le sacó Kicillof el domingo. A esta altura, no se puede descartar tampoco que las diferencias se estiren aún más.
 
La Opinión Popular
 

 
Exclusivo: el peronismo denuncia que el gobierno contó los votos en blanco y Kicillof se va a 52 puntos
 
La ley electoral de la provincia dice que sólo se deben contar los votos positivos, pero el Gobierno no lo hizo y por eso en el escrutinio provisorio el ex ministro apareció con 49%.
 
Por un error del gobierno, el escrutinio provisorio incluyó los votos en blanco, cuando deberían contarse sólo los positivos. Según el cálculo correcto, Axel Kicillof estaría superando los 52 puntos, María Eugenia Vidal llegaría a 34.6% y Eduardo Bucca, 6.2%.
 
El debate se suscitó porque la ley electoral bonaerense, que asimiló la ley electoral nacional que creó el sistema de las PASO, tiene una redacción distinta en el punto del recuento de votos de las primarias. En la provincia se habla de "votos positivos válidamente emitidos" y en la nacional de "votos válidamente emitidos".
 
La diferencia la hace la palabra "positivos" que implica que no hay que contar los votos en blanco y por tanto los porcentajes crecen, explicaron a LPO fuentes del PJ.
 
Así, mientras que la ley Nacional establece que el piso mínimo para participar en las elecciones generales es de 1,5 sobre los votos válidamente emitidos; la legislación provincial lo hace sobre los votos positivos válidamente emitidos. En Nación, los votos blancos, al ser votos válidos, se computan para determinar el porcentaje final; mientras que en provincia no.
 
Eso, trasladado a la elección significa que Kicillof, según el ordenamiento legal vigente en la provincia, no sacó 49,34% de los votos, tal como figura en la página web oficial de la provincia sobre resultados provisorios, sino un 52,53%.
 
"La Junta Electoral de la Provincia deberá realizar el escrutinio definitivo conforme la ley y publicar nuevamente el resultado final: Axel fue electo por el 52,53% de los ciudadanos de la provincia de Buenos Aires", explicaron a LPO las fuentes del PJ consultadas.
 
Luego que LPO publicara la primicia, los canales de televisión entrevistaron a los apoderados. "Nos acabamos de enterar de esto", dijo hace minutos el apoderado del PJ, Jorge Landau, a Crónica TV. Y agregó que "para gobernador nunca se cuentan los votos en blanco".
 
"Lo que no es correcto acá es aplicar una misma ley a dos situaciones distintas. Porque se trata de dos leyes diferentes", agregó el histórico apoderado del peronismo.
 
Desde el gobierno nacional explican que en la web que presentó los datos de la elección debía poder comparar todas las provincias. "Si tomábamos la particularidad de la provincia de Buenos Aires no se podrían comparar las provincias. Debíamos usar un mismo criterio", explicaron.
 
En diálogo con LPO, Frigerio aseguró que "en las últimas PASO se decidió contar los votos en blanco de todas las provincias porque de lo contrario se generarían desacoples con la particularidad de cada distrito".
 
"Esto no significa -agregó el ministro- que a la hora del escrutinio definitivo no se vaya a respetar la ley local que en el caso de la provincia de Buenos Aires establece que no se cuenten los votos en blanco". Además aclaró que en ese punto se consignó en la página web del ministerio del Interior.
 
Los artículos en discusión:
 
Según la Ley Nacional 26.571 DE DEMOCRATIZACION DE LA REPRESENTACION POLITICA, LA TRANSPARENCIA Y LA EQUIDAD ELECTORAL, art 45: Sólo podrán participar en las elecciones generales las agrupaciones políticas que para la elección de senadores, diputados de la Nación y parlamentarios del Mercosur por distritos regionales provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hayan obtenido como mínimo un total de votos, considerando los de todas sus listas internas, igual o superior al uno y medio por ciento (1,5 %) de los votos válidamente emitidos en el distrito de que se trate para la respectiva categoría. Para la categoría de presidente y vicepresidente y parlamentarios del Mercosur por distrito nacional, se entenderá el uno y medio por ciento (1,5 %) de los votos válidamente emitidos en todo el territorio nacional.
 
Según la Ley Provincial 14.086 de Elecciones Primarias, Simultaneas y Obligatorias, ARTÍCULO 10: Candidatos. Prohibición. Porcentaje mínimo de votos. Quienes se presentaren como candidatos en las elecciones primarias y no resultaren electos no podrán postularse en la elección general. Para poder participar en la elección general, los partidos políticos, agrupaciones municipales, federaciones y alianzas transitorias electorales, deberán obtener como mínimo el uno y medio por ciento (1,5%) de los votos positivos válidamente emitidos, aún en el caso de lista única. Los candidatos electos en la elección primaria no podrán postularse por otras agrupaciones políticas en la elección general. A estos efectos, la Junta Electoral de la Provincia implementará un registro de candidatos de las elecciones primarias.
 
Fuente: La Política Online
 

Agreganos como amigo a Facebook
04-06-2020 / 11:06
"Expresamos nuestra condena a los graves hechos de violencia institucional que se han suscitado en los últimos días en nuestro país y que son de conocimiento público", indicó el partido de la derecha en un comunicado que firmó el ex secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj, pero no la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien -como ministra de Seguridad- justificó el asesinato por la espalda de personas a manos de policías y prefectos.
 
Se entiende por qué la omisión: como ministra de Seguridad, Bullrich justificó cuanto acto de violencia institucional ocurrió durante su paso por el gobierno de Mauricio Macri. El mandatario, dicho sea de paso, recibió en Casa Rosada y felicitó al policía Luis Chocobar, mientras estaba siendo investigando penalmente por matar por la espalda al sospechoso de un delito.
 
Bullrich también justificó el asesinato del joven mapuche Rafael Nahuel por la espalda por parte de integrantes de la Prefectura. Antes de que siquiera comenzara la investigación penal, la ministra emitió un comunicado en el cual aseguró que los prefectos habían sido atacados por poco menos que un comando guerrillero.
 
Nunca se encontraron evidencias de esto, pero la entonces ministra jamás se retractó. De hecho, dijo que en casos de violencia institucional como ese "no necesitamos pruebas: le otorgamos el carácter de verdad a la versión de Prefectura". Lo mismo hizo a lo largo de las semanas y semanas que estuvo desaparecido Santiago Maldonado: defendió sin pruebas a los gendarmes y se negó a hablar de desaparición forzada (un término que, por suerte, ahora el PRO aprendió a usar en su comunicado).
 
La nueva posición del PRO despertó ironías y críticas en las redes, donde no dudaron de tildarlos de farsantes. 

04-06-2020 / 10:06
Comienza un proceso alentador en nuestro país, quizás oscurecido hoy por la contundente irrupción del Covid-19. La rescisión de los polémicos contratos de obras públicas realizados durante el macrismo bajo el sistema de Participación Público Privada (PPP), un modelo de contratación muy perjudicial para el Estado pero que no prosperó por la crisis financiera.
 
El gobierno de Alberto Fernández puso en marcha el proceso para la rescisión de los seis contratos de obras de corredores viales que habían sido adjudicados por Mauricio Macri bajo la cuestionada modalidad PPP en julio de 2018. Ya en plena crisis externa y con el país con el crédito externo cortado, salvo el acuerdo con el FMI, el gobierno de Mauricio Macri firmó contratos bajo una modalidad que sólo había provocado fracasos y sospechas en el mundo.
 
El programa PPP, participación público-privada, es un modelo por el cual las mismas concesionarias debían obtener el financiamiento y realizar las obras, a cambio de la explotación comercial de las rutas y autopistas licitadas. Es decir, las concesionarias contrataban una deuda que después debía pagar el Estado, mientras que aquéllas se quedaban con el negocio del peaje y de la renta de los espacios comerciales que se desarrollaran a lo largo de las rutas (estaciones de servicio, por ejemplo).
 
La marcha atrás con el modelo PPP es una buena noticia. Ese engendro ya había fracasado en Europa dejando un tendal de deudas siderales que debieron ser afrontadas por los Estados. Se trata de un sistema que, como todo producto "made in neoliberalismo", privilegia las finanzas por sobre la producción.
 
En este caso las grandes empresas constructoras -multinacionales muchas de ellas- se hacían cargo de las obras viales licitadas, de su financiamiento y, como frutilla del postre, de la futura explotación de las autopistas. Todo cotizado en dólares, con tasas de interés altísimas y, por supuesto, con el Estado como garante del negocio de los privados. 
 

03-06-2020 / 12:06
03-06-2020 / 11:06
02-06-2020 / 09:06
Las denuncias sobre la actividad ilegal de la Agencia Federal de Inteligencia en días de Mauricio Macri no provienen del oficialismo sino de la prensa que no es precisamente cercana al Frente de Todos. Esto le concede más credibilidad a la sospecha de que algo muy podrido estaba ocurriendo y cabe preguntarse cuál era el rol del ex Presidente en todo esto. Ya no hay posibilidades de culpar a Marcos Peña u otro funcionario por las conductas de Macri. Él queda en primer plano.
 
Obvio, porque Macri es el único con antecedentes: él fue el primer Presidente de la Nación que asumió procesado, y el delito era la interferencia de conversaciones y el seguimiento, todo ilegal, de personas -varios muy cercanos tales como su padre y su hermana, ambos hoy fallecidos-, a causa de disputas familiares.
 
Uno de los primeros Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que firmó Macri fue la transferencia de la oficina de escuchas telefónicas, de la Procuración a la Corte. Aunque no fue a la Corte, sino que se la mandó a los organismos de inteligencia manejados por su amigo personal y testaferro, Gustavo Arribas, para el espionaje ilegal.
 
En la lista de los "caminados" hay políticos del PRO, del Frente Renovador y peronistas. Un caso: un teléfono celular que funcionaba con la carga previa de la compra de una tarjeta de prepago correspondiente a Florencia Kirchner, estaba intervenido, de acuerdo con una fuente ligada a la investigación.
 
Pero hay cosas más graves. Como el seguimiento de la AFI de ciertas figuras de muy importantes del oficialismo de entonces. En primer lugar a Horacio Rodríguez Larreta, con fotografías en ámbitos de la vida pública y la vida privada. Le habían infiltrado una empleada doméstica en la casa a Larreta. También al macrista Emilio Monzó, ex presidente de la Cámara de Diputados de la Nación. El objetivo: conocer cada detalle de sus movimientos.
 
María Eugenia Vidal también fue espiaba. En ese tiempo, el ministro de Seguridad bonaerense era el actual diputado nacional Cristian Ritondo, quien sabía lo que hacían porque conocía a muchos de los hombres de la AFI y también a Silvia Majdalani, por haber compartido el espacio de "Peronistas" PRO.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar