Luciano Benjamín Menéndez.
 
El silencio de la Unión Cívica Radical contrastó con el rechazo de sus dirigentes históricos. "La gente salió a la calle para defender la democracia, si eso para él es chiquito", lamentó el ex ministro Horacio Jaunarena. "No se puede minimizar el alzamiento carapintada por más tiempo que haya transcurrido", afirmó Julio Cobos. Ricardo Alfonsín lo acusó directamente de "falsear la historia" y "agraviar a los argentinos".
 
Antes de que algún funcionario de primera línea se viera interpelado Aguad difundió un comunicado en el que sugirió que fue "malinterpretado" y explicó que "reitera(ba)" lo que no había dicho: su "repudio histórico (sic) al levantamiento carapintada".
 
El ñato Rico, consultado sobre su pasado golpista, aseguró que "en las mismas condiciones lo volvería a hacer" y aclaró que como "antikirchnerista" respalda al gobierno de Cambiemos.
 
'/> Oscar Aguad minimizó el alzamiento carapintada que puso en vilo la democracia en el gobierno de Alfonsín / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  02:56  |  Sábado 07 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vamos a levantarnos una vez más". Alberto Fernández y Eduardo Duhalde
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-07-2019 / 13:07
ALDO RICO, QUE HOY RESPALDA A CAMBIEMOS, ASEGURÓ QUE “LO VOLVERÍA A HACER”

Oscar Aguad minimizó el alzamiento carapintada que puso en vilo la democracia en el gobierno de Alfonsín

Oscar Aguad minimizó el alzamiento carapintada que puso en vilo la democracia en el gobierno de Alfonsín
El ministro de Defensa, Oscar Aguad, minimizó los alzamientos carapintada encabezados por Aldo Rico, que pusieron en vilo la democracia durante el gobierno de Alfonsín. Sus propios compañeros radicales lo criticaron duramente y Rico, que hoy respalda a Cambiemos, aseguró que “lo volvería a hacer”.
El ministro de Defensa, el macrista radical Oscar Aguad, minimizó los levantamientos carapintadas contra el gobierno de Raúl Alfonsín y se vio obligado a rectificarse ante el rechazo que sus dichos generaron en organismos de derechos humanos y entre dirigentes radicales.
 
El exabrupto del funcionario de la alianza antiperonista Cambiemos se produjo mientras defendía el "derecho a desfilar" de Aldo Rico el Día de la Independencia.
 
La asonada militar contra el gobierno radical "fue un acontecimiento chiquito", sugirió el cordobés que en los '90 solía compartir palcos con el militar genocida Luciano Benjamín Menéndez.
 
El silencio de la Unión Cívica Radical contrastó con el rechazo de sus dirigentes históricos. "La gente salió a la calle para defender la democracia, si eso para él es chiquito", lamentó el ex ministro Horacio Jaunarena. "No se puede minimizar el alzamiento carapintada por más tiempo que haya transcurrido", afirmó Julio Cobos. Ricardo Alfonsín lo acusó directamente de "falsear la historia" y "agraviar a los argentinos".
 
Antes de que algún funcionario de primera línea se viera interpelado Aguad difundió un comunicado en el que sugirió que fue "malinterpretado" y explicó que "reitera(ba)" lo que no había dicho: su "repudio histórico (sic) al levantamiento carapintada".
 
El ñato Rico, consultado sobre su pasado golpista, aseguró que "en las mismas condiciones lo volvería a hacer" y aclaró que como "antikirchnerista" respalda al gobierno de Cambiemos.
 

 
El ex carapintada desfiló el martes con boina verde por la avenida Libertador entre los ex combatientes de Malvinas. El presidente Mauricio Macri ya había abandonado el palco, desde donde lo aplaudieron la vicepresidenta Gabriela Michetti, el jefe de Gabinete Marcos Peña, el senador Federico Pinedo, los ministros Aguad y Patricia Bullrich, y los actuales jefes de las fuerzas armadas, entre otros.
 
La presencia de Rico ya había generado rechazo en el primer desfile militar de la era Cambiemos, en 2016, cuando lo acompañó el por entonces impune ex teniente coronel Emilio Nani, preso por delitos de lesa humanidad.
 
"Es veterano de Malvinas y tiene derecho a desfilar", lo defendió Aguad a primera hora. "Lo de Aldo Rico con los carapintadas es historia vieja, no creo que hay que sacarlo a eso, pasó", lo minimizó.
 
"Fue un acontecimiento chiquito en la historia y no tuvo ninguna implicancia. Yo no creo que haya puesto en jaque a la democracia", opinó el ministro en una entrevista radial. Ante la insistencia periodística, agregó que "fue un movimiento como consecuencia de algo que venía de antes" pero "la democracia lo superó, no dejó que evolucionara, no le daría tanta trascendencia", pidió.
 
Alineado con el guión electoral de Cambiemos, Aguad consideró que "es importante reconstruir el sentimiento patriótico en la Argentina" porque "es un país que necesita de la unidad para salir adelante" y, ya consciente de estar metido en un berenjenal, sugirió que "Aldo Rico no existe en esta parte de la historia". "Si quiere desfilar que desfile. ¿Podemos perder este tiempo hablando de Aldo Rico en este momento que estamos viviendo?", planteó.
 
Si bien el pronunciamiento oficial de la UCR nunca llegó, varias boinas blancas manifestaron su rechazo.  Jaunarena, que era ministro de Defensa al momento del alzamiento, confesó no saber "qué quiso decir Aguad con que el levantamiento carapintada fue chiquito".
 
"Recuerdo que en la Casa de Gobierno estaba toda la dirigencia política respaldando al gobierno nacional, también el movimiento sindical, la gente salió a la calle para defender la democracia", recordó por Radio La Red. "Si para el ministro esto fue chiquito, no lo fue para la gente ni para la dirigencia política que respaldó a Raúl Alfonsín. No comparto lo que dijo", afirmó.
 
"No es cierto que haya sido un hecho menor", coincidió Juan Manuel Casella ante la consulta de PáginaI12. "Fue un levantamiento que tenía la intención de poner en riesgo al gobierno democrático, que generó una emergencia institucional. Disminuir la importancia de los hechos es un error", sentenció el ex ministro de Trabajo de Alfonsín, quien intentó explicar la presencia de Rico en el desfile no por su actuación en Malvinas sino porque "fue hace muchos años legislador e intendente por el peronismo".
 
Ricardo Alfonsín etiquetó a Aguad en un mensaje de Twitter. "Con todo respeto, tus dichos no hacen otra cosa que ofender a cuantos lucharon por la democracia y su consolidación, por la paz y contra la violencia", lo repudió el hijo del ex presidente. "No tenés derecho a falsear la historia de esa manera, ni a agraviar así a los argentinos", cuestionó al ministro.
 
El senador Julio Cobos, consultado por este diario, destacó que "no se puede minimizar el alzamiento carapintada por más tiempo que haya transcurrido" y recordó que "fue un hecho que puso en riesgo la democracia y tuvo en vilo al país".
 
Jesús Rodríguez, también ex funcionario alfonsinista, recordó que "Semana Santa y los otros dos levantamientos militares se propusieron jaquear la democracia" y remarcó que se trata de "una verdad histórica que no admite dos opiniones".
 
El ex diputado Manuel Garrido explicó que "lo que cometió Rico es un delito contra la Constitución". "Su presencia en el desfile y, peor, su minimización por el ministro de Defensa es un pésimo mensaje institucional, especialmente hacia las generaciones que no vivieron lo que ocurrió en ese momento en que las instituciones democráticas estuvieron en jaque", reflexionó ante PáginaI12.
 
Ante la ola de repudio, Defensa difundió un comunicado para informar que "reitera su repudio histórico al levantamiento carapintada ocurrido en 1987 en Campo de Mayo y rechaza cualquier alteración del orden democrático o comportamiento que atente contra la institucionalidad". Ya con la boca cerrada, Aguad sugirió por escrito que sus dichos "fueron mal interpretados" y elogió a Alfonsín porque "llevó adelante un enorme trabajo para conservar el orden institucional".
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Oscar Aguad minimizó el alzamiento carapintada que puso en vilo la democracia en el gobierno de Alfonsín
Oscar Aguad justificó a Aldo Rico y dijo: "Lo de los carapintadas fue un acontecimiento chiquito".
06-12-2019 / 09:12
La pobreza trepó al 40,8% de la población y afecta a 16 millones de personas. También aumentó la indigencia, que saltó al 8,9% de la población, es decir, 3,6 millones de personas. En ambos casos se trata de los registros más altos de la década, según se desprende del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), correspondiente al tercer trimestre de 2019.
 
Hace 4 años, la tasa de pobreza era del 28,5%, con 11 millones de afectados, por lo que en la gestión Cambiemos la pobreza se incrementó en 12 puntos porcentuales y 5 millones de personas. La disparada es mayor en el caso de la indigencia, que casi se duplicó, dado que en 2015 era del 4,5%.
 
"Las reiteradas devaluaciones, el aumento de la inflación, el estancamiento, el aumento del desempleo y las medidas de ajuste acordadas con el FMI explican el deterioro", según detalla la UCA. Las cifras trascienden a 5 días del final del gobierno de Macri, que había pedido que se evaluara su gestión por su capacidad o no de reducir la pobreza.
 
La pobreza afecta con más intensidad en los niños y adolescentes de 0 a 17 años, ya que asciende al 59,5% de la población. Esto es, aproximadamente 7 millones de niños en hogares pobres. Hace dos años, antes de la crisis financiera, esa cifra era del 44%. "Una vez más, las estimaciones reflejan la persistente infantilización de la pobreza en la Argentina urbana", detalla el informe.
 
En cuanto a la indigencia, la insuficiencia de ingresos para cubrir la canasta básica alimentaria (tasa de indigencia) se encuentra fuertemente asociada al estrato económico-ocupacional del principal sostén del hogar. La indigencia por ingresos fue más elevada en las unidades domésticas cuyo principal sostén pertenece a la clase trabajadora informal. En estos casos, alcanza el 22,1% de la población.
 
Además, la indigencia afecta con más intensidad a niños y adolescentes: mientras a nivel general alcanza al 8,9% para el tercer trimestre 2019, en el grupo de 0 a 17 años asciende a 14,8%. Esto es, hay más de 1,5 millones de niños en hogares indigentes. Hace dos años esa cifra no alcanzaba el 10%.
 
La evolución de los datos muestra que los últimos índices de pobreza e indigencia son los más altos de toda la década. Este deterioro tiene diversas causas: la retracción del mercado interno y de las capacidades productivas del sector informal tuvo un efecto regresivo en el ingreso de los hogares, por un deterioro en el poder adquisitivo de los salarios, las jubilaciones y las prestaciones sociales.
 
De cara al traspaso de gobierno, un cambio de rumbo estructural no solo necesita inversiones e impulso a las exportaciones, sino políticas públicas que sean redistributivas y busquen el desarrollo hacia el mercado interno y el sector informal. "La economía vinculada al sector externo no derrama hacia los sectores menos dinámicos", enfatiza.
 
La Opinión Popular

06-12-2019 / 08:12
Termina como empezó. Lejos de la verdad, abrazado al dispositivo de la mentira planificada buscó instalar un insólito balance sobre su gestión. El saldo económico de estos cuatro años desmiente el desvarío de Mauricio Macri de que deja "bases sólidas para empezar un ciclo de crecimiento". Más inflación, más desempleo, más deuda, FMI, desindustrialización, destrucción del salario real, megadevaluación, más pobreza. Es una herencia pesadísima para Alberto Fernández.
 
Macri construyó en 2015 su campaña para ganar las elecciones con ofertas seductoras a la población, que no cumplió cuando fue gobierno. Durante los cuatro años de gestión se dedicó a prometer un futuro venturoso que, una y otra vez, no llegó. El engaño y la distorsión de la realidad fue su estrategia política preferida. La utiliza hasta el final.
 
El discurso de Macri, a pesar de reconocer algunas "dificultades", celebró lo principal de su desastrosa gestión. Fue realizado por una cadena nacional que siempre demonizó, en otra exhibición de la realidad paralela que maneja, quien, después de cuatro años, culmina como el peor gobierno desde la restauración de la democracia.
 
Un breve balance de la economía neoliberal macrista es fulminante en términos del bienestar general, a saber: El salario real de los trabajadores registrados acumuló una caída del 18,5 %. Las jubilaciones perdieron 20 puntos en términos reales en relación a 2015. Según el último informe de la UCA, al tercer trimestre de este año el 32,1% de los hogares y el 40,8% de las personas se encuentran en la pobreza. 

La tasa de inflación del último año de la administración macrista será del 50 al 60 % anual. Y la desindustrialización macrista fue una máquina de destruir empleos de calidad. Se perdieron 158.600 puestos de trabajo, desde noviembre de 2015 a septiembre de 2019. Equivalente a la pérdida de 13 de cada 100 empleos del sector en menos de cuatro años.
 
Tres de las cuatros años fueron en recesión. La apertura a las importaciones, los tarifazos, las fuertes devaluaciones, las tasas de interés altísimas y el derrumbe del mercado interno, por el castigo a los ingresos reales de trabajadores y jubilados, determinaron la permanente caída de la actividad. El PIB per cápita disminuirá como mínimo el 11 % durante la economía macrista. En un ciclo vertiginoso de emisión de deuda, en pesos y en dólares, en los mercados local e internacional, en apenas dos años, la economía macrista terminó en un nuevo default.
 
La pieza de marketing, en una cadena nacional, no modificará que este saldo, independientemente de eslóganes, mentiras y distorsiones expuestos por Macri en su despedida, sea recordado como una de las crisis más devastadoras de la economía argentina moderna.
 
La Opinión Popular

05-12-2019 / 08:12
Mauricio Macri no cumplió prácticamente nada de lo que prometió, y así lo dejó ver un trabajo periodístico realizado por Chequeado en el que detallan que el presidente saliente incumplió un 90% de las cosas que anunció durante su campaña de 2015.
 
Así las cosas, Macri fue entonces uno de los presidentes que más prometió pero que menos cumplió, cosa que se reflejó en las urnas el 27 de octubre, cuando la gente, al darse cuenta que lo que predicaba no iba en sintonía con lo que practicaba, lo sacaron con votos de la Casa Rosada.
 
A pocos días que Macri deje la presidencia de la Argentina un trabajo de periodismo de datos e investigación reveló que el saliente mandatario nacional solo cumplió con 2 de sus 20 promesas que anunció en su campaña para ser presidente en 2015. La lista completa de las promesas chequeadas y sus resultados:
 
1. Los trabajadores no van a pagar impuesto a las ganancias. Incumplida
2. Construir 3000 jardines de infantes. Incumplida
3. Crear el Plan Primer Empleo. Incumplida
4. Extender la Asignación e incluir a los hijos de monotributistas. Cumplida
5. Crear trabajo, cuidando los que tenemos. Incumplida
6. Lanzar el Plan Belgrano, con US$16 mil millones de inversión en infraestructura para el Norte del país. Incumplida con avances
7. Enfrentar al narcotráfico. Incumplida con avances
8. Lograr una Argentina con Pobreza Cero. Incumplida
9. Crear una Agencia Nacional de Lucha contra el Crimen Organizado. Incumplida con avances
10. Crear centros de primera infancia y centros CONIN por todo el país. Incumplida con avances
11. Bajar la inflación a un dígito. Incumplida
12. Generar un millón de créditos hipotecarios a treinta años. Incumplida
13. Poner en marcha el plan de infraestructura más importante de la historia. Incumplida con avances
14. Instalar radares y escáners. Incumplida con avances
15. Crear una policía judicial. Incumplida
16. Crear centros de tratamiento integral de las adicciones. Incumplida con avances
17. Implementar la computadora en primer grado. Incumplida con avances
18. Implementar un sistema electoral más transparente, con boleta electrónica. Incumplida
19. Profesionalizar las fuerzas policiales. Incumplida con avances
20. Impulsar la ley del arrepentido. Cumplida

05-12-2019 / 08:12
El salto a otro bloque de tres diputados del PRO desató la histeria en Juntos por el Cambio. Enfrentado con otros legisladores rebeldes, Mauricio Macri busca evitar más fugas: los acusó de traidores, les exigió que devolvieran sus bancas y lanzó una campaña de trolls en las redes sociales para escarmentarlos.
 
Los diputados Pablo Ansaloni (Buenos Aires), Beatriz Ávila (Tucumán) y Antonio Carambia (Santa Cruz), se fueron a un interbloque provocando la ira presidencial que le reclamó las bancas a través de las redes sociales. "El sinvergüenza de Macri habla de 'valores' después de haber sobornado a Panqueque Pichetto", tuiteó Juan Grabois. Un claro caso de doble vara.
 
El presidente Macri abandonó cualquier simulacro de buenas formas y, ante la salida de su bloque de tres diputados, pasó a tratarlos públicamente de traidores y a exigirles que devuelvan sus bancas. Lo hizo en la previa de un encuentro en la Quinta de Olivos con todo el interbloque de Juntos por el Cambio, a quienes les rogó no sacar los pies del plato.
 
La decisión de salir con tanta furia contra los que lo abandonan estuvo acompañada por una campaña de los trolls de Marcos Peña en las redes en contra de los legisladores y tiene como objetivo, más que escarmentarlos, dar un mensaje hacia el resto de la tropa para que no se va nadie más.
 
A los lamentos del presidente le siguió el jefe de bloque PRO Cristian Ritondo: "No hay lugar para un Borocotó, para estafar con el voto". La reprimenda no cayó bien entre los sectores más disconformes, vinculados a Emilio Monzó.
 
Beatriz Ávila fue la primera en responder y lo acusó de ser el presidente que "causó la mayor angustia traicionando la esperanza de todo el pueblo argentino y que manejó a sus votantes con slogans publicitarios vacíos de de contenido, hoy se preocupa por mi relación con nuestros votantes".
 
Sergio Massa, el nuevo presidente de la Cámara de Diputados, apuntó contra el mandatario saliente por el antecedente similar de Piccheto: "Tiene doble estándar y memoria frágil", dijo. "Cree que es dueño de la voluntad de las personas. Funciona como un patroncito de estancia", concluyó.
 
A menos de una semana del cambio de gobierno, la alianza antiperonista Cambiemos atraviesa una grave crisis y se muestra más debilitada que nunca. En el Congreso, los tres integrantes que decidieron abandonar la fuerza se sumarán a un interbloque de espacios provinciales. Además, esta acción representa la pérdida de la mayoría que tenían frente a los 121 que reunió el Frente de Todos.
 
La Opinión Popular

04-12-2019 / 10:12
La gobernadora de salida de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, realizó una particular rendición de cuentas de lo que fue su gestión. Ignorando la brutal crisis y las desastrosas consecuencias que provocó el modelo económico neoliberal macrista en su provincia, Vidal aseguró que dejará una provincia con menos déficit y menos deuda que la que recibió en 2015.
 
Incluso se atrevió a adelantar que a partir del año que viene el Fondo del Conurbano será actualizado por el índice de inflación y que dejará en las arcas del Estado 25 mil millones de pesos. Para Sebastián Galmarini, director del Banco Provincia de Buenos Aires, esa afirmación "es una verdadera mentira".
 
Galmarini expresó que "Vidal siempre privilegió su acuerdo partidario con (Mauricio) Macri al bienestar de los bonaerenses y por eso cuando firmó el pacto fiscal cometió el peor error que fue resignar el reclamo de la provincia por el fondo de coparticipación y del conurbano".
 
Luego, Galmarini agregó que "por eso ahora está escondiendo deuda, pedaleando proveedores, y dice que deja plata en caja. Pero lo cierto es que quiere que el banco reperfile un bono por 5.200 millones el 6 de diciembre y ni hablar de la falta de insumos y de servicios básicos que existen hoy en la provincia".
 
La también integrantes del directorio del banco, Juliana Di Tullio, expresó su rechazo a través de las redes: "¿Si tiene 25 mil millones por qué quiere manotear de forma ilegal y a través del Directorio, el patrimonio del Banco Provincia con un canje de títulos de deuda de la Provincia de más de 4 mil millones que vence el 6 de diciembre?".
 
El acto en el que Vidal hizo su balance de gestión se llevó a cabo en el partido de Vicente López, cuyo intendente es Jorge Macri, y no en la Capital de la Provincia. La gobernadora estuvo acompañada por todo su gabinete y en su discurso reiteró la importancia de la "recuperación del Fondo del Conurbano".
 
Según el informe "Deuda Pública: la pesada herencia de Cambiemos en PBA" realizado por el Instituto para el Desarrollo Económico y Social de Buenos Aires (Idesba), la deuda de la provincia de Buenos Aires pasó de ser de 122 mil millones de pesos en 2015, a 660 mil millones en 2019.
 
Además, el informe detalló que la provincia se ha endeudado, sobre todo, en moneda extranjera, lo cual es un problema ya que para funcionar necesita pesos. Por otra parte, los datos que arrojó Idesba muestran que 81 de cada 100 pesos que deben los bonaerenses corresponden al ciclo de endeudamiento emprendido durante el gobierno de Vidal.
 
En cuanto al anuncio de Vidal en el que adelantó que el Fondo del Conurbano será actualizado por el índice de inflación, Galmarini sostuvo que "no sé de dónde sacó eso porque es una decisión del gobierno entrante y no de ella. Vidal se adjudica cosas que posiblemente vaya a hacer el gobierno próximo que además es de otro color político".
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar