La Opinión Popular
                  23:27  |  Sábado 07 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vamos a levantarnos una vez más". Alberto Fernández y Eduardo Duhalde
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 25-06-2019 / 19:06
EFEMÉRIDES POPULARES

Juana Manso, ejemplo de valentía de la mujer

Juana Manso, ejemplo de valentía de la mujer
El 26 de junio de 1819, en Buenos Aires, nace Juana Paula Manso, una mujer fuera de lo común. Enfrentada a los prejuicios y cánones de su época, promovió un modelo educativo integral asociado a la libertad y a la igualdad como motores de desarrollo social.
El 26 de junio de 1819, en Buenos Aires, nace Juana Paula Manso. Fue una escritora, traductora, periodista, maestra y precursora del feminismo en Argentina, Uruguay y Brasil. Hacia 1840, la familia Manso es exiliadas del periodo rosista y afincados en Montevideo. Allí Juana abrió en su casa el "Ateneo de Señoritas", una escuela privada para niñas. Entre 1852 y 1854 dirigió, en Brasil, O Journal das Senhoras, el primer periódico de Latinoamérica destinado al público femenino.
 
En 1854 funda, en Buenos Aires, Álbum de Señoritas, muy similar a a su contrapartida brasileña. En ambos, la temática se centraba en la moda, la literatura y el teatro. A lo largo de su vida se comprometió con el proyecto ilustrado de la educación popular y está considerada una iniciadora del movimiento de coeducación.
 
Feminista incansable, convencida de que la educación era clave en la emancipación, se ocupó de promover la escolarización en general y de manera particular la escolarización de la mujer. De carácter fuerte, que no se detenía frente a las adversidades, abogó por la educación popular, gratuita, metódica, mixta, científica y abierta a todas las clases sociales y se la considera iniciadora de un movimiento de coeducación como modalidad que parte del reconocimiento de igualdades entre varones y mujeres.
 
La Opinión Popular



HACIENDO HISTORIA
 
Juana Manso, más que una calle en Puerto Madero
 
Juana Paula Manso nació en Buenos Aires el 26 de julio de 1819. A los siete años fue inscripta en la escuela porteña de Monserrat, uno de los establecimientos para niñas regenteados por la Sociedad de Beneficencia.
 
En 1840, la familia se instaló en Montevideo. Juana comenzó a dar clases de francés y castellano. También en la otra orilla comenzó a publicar sus primeros poemas, con el seudónimo de Mujer Poeta, en periódicos antirrosistas. Pero al iniciarse el "Sitio Largo" de la ciudad, la familia se mudó a Río de Janeiro.
 
Allí Juana conoció al violinista portugués Francisco de Saá Noronha, quien en 1844 se convirtió en su marido y en padre de sus dos hijas, Eulalia y Herminia. De regreso a Río, en 1851 Juana publicó por entregas en el Jornal das Senhoras, su novela Los misterios del Plata. Justo cuando el éxito le hacía los primeros guiños, murió su padre. Su marido la abandonó por una amante. Juana decidió volver a Buenos Aires.
 
Aquí publicó en La Ilustración Argentina un artículo pionero titulado La emancipación moral de la mujer. Se ganó la vida dando clases particulares de inglés, francés e italiano, hasta que el 1º de enero de 1854 apareció el Álbum de Señoritas.
 
En 1859, a su regreso de una nueva estadía en el Brasil, José Mármol le presentó a Sarmiento, que estaba al frente de las escuelas bonaerenses. Se hizo cargo de los Anales de la Educación Común, órgano creado por Sarmiento para difundir su política educativa.
 
Desde sus páginas, Manso dio a conocer las ideas del pedagogo suizo Pestalozzi, que basaban la enseñanza en la observación y la reflexión, tomaban en cuenta los grados de maduración de los chicos y rechazaban la "pedagogía" que recurría a los castigos y el aprendizaje de memoria.
 
En 1864 escribió junto a Eduarda Mansilla, la sobrina de Rosas, en el semanario La Flor del Aire. Allí, bajo el seudónimo de Dolores, rescata el lado femenino de la historia en su columna Mujeres Ilustres de la América del Sud, dando a conocer las vidas de Juana Azurduy y Manuela Pedraza entre otras.
 
Por aquellos años publica La escuela de Flores, un durísimo alegato contra el desinterés de los gobiernos latinoamericanos por la educación popular.
 
La llegada de Sarmiento a la presidencia la devolvió a la actividad pública. En 1869 se convirtió en la primera mujer en integrar, como vocal, el Departamento de Escuelas, y dos años después, la Comisión Nacional de Escuelas. Fue la introductora de la enseñanza del inglés en las escuelas públicas y promovió los concursos por méritos y antecedentes en todos los niveles.
 
Desde todas partes arreciaban las presiones sobre Sarmiento para que la "renunciara". La respuesta fue: "La señora Manso no renunciará, porque ella no pertenece al gremio de los cobardes que se suicidan".
 
No paró de pelear un solo día de sus 55 años para que "los pueblos se encaminen a la emancipación moral, libres de la oprobiosa cadena de la ignorancia, la más vergonzosa de todas las esclavitudes, pues mancilla la criatura y contraria el destino de la humanidad".
 
Algunos amantes de las cadenas y de la ignorancia no pudieron disimular su alegría el 24 de abril de 1875, cuando Juana se fue de este mundo. No quiso que le dieran la extremaunción y por eso no la aceptaron ni en la Recoleta ni en la Chacarita. Tuvo que ser enterrada dos días después en el cementerio británico.
 
Sus restos fueron despedidos por Juana Manuela Gorriti, quien dijo: "Juana Manso, gloria de la educación, sin ella nosotros seríamos sumisas, analfabetas, postergadas, desairadas. Ella es el ejemplo, la virtud y el honor que ensalza la valentía de la mujer; ella es, sin duda, una mujer".
 
Por Felipe Pigna
 
Fuente: Clarín

Agreganos como amigo a Facebook
07-12-2019 / 18:12
La madrugada del 1 de diciembre de 1828, el general unitario Juan Lavalle tomó el Fuerte de Buenos Aires; derrocó al gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Manuel Dorrego; y reunió a miembros del partido unitario en la iglesia de San Francisco -como representación del pueblo- siendo elegido gobernador.
 
Juan Manuel de Rosas levantó la campaña contra los sublevados y reunió un pequeño ejército de milicianos y partidas federales, mientras Dorrego se retiraba al interior de la provincia para buscar su protección. Lavalle, con sus experimentadas tropas se dirigió a la campaña para enfrentar a las fuerzas federales de Rosas y Dorrego, a quienes atacó sorpresivamente en la batalla de Navarro, derrotándolos.
 
Debido a la disparidad existente entre las aguerridas y veteranas fuerzas sublevadas, que participaron en la guerra contra Brasil, bajo el mando de Lavalle, el federal Dorrego fue hecho prisionero. Lavalle, influido por el deseo de venganza de los ideólogos unitarios, ordenó su fusilamiento. De ese modo se generalizó la guerra civil en todo el país.
 
Lavalle envió ejércitos en todas direcciones, pero varios caudillos aliados de Rosasorganizaron la resistencia. Los jefes unitarios recurrieron a toda clase de crímenes para aplastarla, un hecho poco difundido por la historiografía de las guerras civiles argentinas.
 
Al frente del grueso de su ejército, Lavalle avanzó hasta ocupar Rosario. Pero, poco después, Estanislao López dejó sin caballos a Lavalle, que se vio obligado a retroceder. López y Rosas persiguieron a Lavalle derrotándolo en la batalla de Puente de Márquez, el 26 de abril de 1829.
 
El 24 de junio, Lavalle y Rosas firmaron el Pacto de Cañuelas, que estipulaba que se llamaría a elecciones, en las que sólo se presentaría una lista de unidad de federales y unitarios, y que el candidato a gobernador sería Félix de Álzaga. Pero los unitarios presentaron la candidatura de Carlos María de Alvear, y al precio de treinta muertos ganaron las elecciones.
 
Las relaciones quedaron rotas nuevamente, obligando a Lavalle a un nuevo tratado, el pacto de Barracas, del 24 de agosto. Pero, ahora más que antes, la fuerza estaba del lado de Rosas. A través de este pacto se nombró gobernador a Juan José Viamonte. Éste llamó a la legislatura derrocada por Lavalle, allanándole a Rosas el camino al poder.
 
La Legislatura de Buenos Aires proclamó a Rosas como 13º Gobernador de Buenos Aires el 6 de diciembre de 1829, honrándolo además con el título de "Restaurador de las Leyes e Instituciones de la Provincia de Buenos Aires". El 08 de diciembre de 1829, comienza el primer gobierno de Juan Manuel de Rosas.
 
La Opinión Popular



06-12-2019 / 17:12
Un 07 de diciembre como hoy pero de 1970, el Madison Square Garden se preparaba para corear el nombre del que fuera el boxeador más grande de toda su historia: Muhammad Alí. Del otro lado un pibe de Boedo que recién se estaba codeando con la fama americana:Ringo Bonavena.
 
Y se atrevió, por el honor, como lo hubieran hecho en su Buenos Aires natal. Y hasta calentó el ambiente. En el pesaje lo llamo "chicken" (gallina) y a pesar de la adversidad de las 20 mil personas que colmaron la arena, Ringo se paró.
 
Alí había prometido un nocaut en el noveno round, cosa que finalmente sucedió pero quien cayo a la lona fue él y no Bonavena, producto de un resbalón por la intensidad de los golpes de Ringo, que a esas alturas se la jugaba toda con una entrega y entereza que asombraron al mundo. Finalmente Alí salió a jugar todas sus cartas y Bonavena, después de caer fatigado tres veces, vio como el juez le daba la pelea al mejor boxeador del mundo.
 
Muhammad venía en pleno ascenso luego de vencer a Jerry Quarry luego del ostracismo por no haber ido a la guerra de Vietnam. En su franco ascenso por recuperar el titulo de los pesados, la historia marca que un luchador se le apareció en su camino. Ese era Ringo.
 
Los números también hablaron por si solos: mas de 80 puntos de rating (sí, 80) de la transmisión de Canal 13 paralizaron a todo un país. El acontecimiento esta guardado en la retina de cada uno de los que lo vieron. Abuelos, padres le contarán a sus hijos 'Yo vi pelear a Ali con Bonavena'.
 
"Guapié, no es cierto?" le pregunto Ringo a uno de sus colaboradores al finalizar la pelea. Y yo te digo "Si Ringo, siempre guapeaste, hasta el último día".


05-12-2019 / 18:12
Felipe Varela fue un militar argentino, líder del último pronunciamiento de los caudillos federales del interior contra la hegemonía política conquistada por la provincia de Buenos Aires en la batalla de Pavón. Contrario a la Guerra del Paraguay o Guerra de la Triple Alianza, fue apodado el Quijote de los Andes por el desafío que plantó al gobierno central con un reducido ejército de menos de 5.000 hombres, desde la región andina y cuyana durante varios años.
 
Acérrimo opositor al gobierno mitrista unitario de Buenos Aires, Varela señaló la impopularidad de la guerra del Paraguay y decidió tomar partido. Liquidó sus posesiones para equipar un par de batallones de exiliados, convocando a las montoneras residuales de otros caudillos federales muertos de todo el país, más combatientes latinoamericanos, Varela marchó portando bandera con la consigna de ¡Federación o Muerte!. En San José de Jáchal, provincia de San Juan, lanzó el 06 de diciembre de 1866 su proclama revolucionaria, su célebre Manifiesto a la Unión Americana, una de las expresiones más acabadas del ideario federal.
 
Varela se diferencia de los otros caudillos federales porque tuvo una lucidez política mayor para interpretar, evaluar y comunicar los alcances del movimiento, comprendiendo cabalmente del sentido de Patria Grande y la esencia de una política popular. También supo hacer, a la vez, una correcta lectura del carácter oligárquico y pro imperialista del gobierno de Mitre.
 
El intento revolucionario de Varela es uno de los estertores finales del país federal, con un programa de lucha americano, digno y nacional que ponen al caudillo en el panteón de los próceres del campo nacional y popular. Con Varela terminó "la Argentina de las lanzas", de las montoneras federales del interior del país, y faltaba mucho para que arribara "la Argentina de las alpargatas" con el peronismo.
 
Por Blas García



05-12-2019 / 17:12
04-12-2019 / 20:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar