La Opinión Popular
                  07:19  |  Miércoles 21 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen". Mafalda
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-06-2019 / 09:06
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

La pobreza y la degradación de la calidad de vida no aparecen en la campaña macrista

La pobreza y la degradación de la calidad de vida no aparecen en la campaña macrista
En la ciudad de la nada se camina entre decenas de familias sin techo que duermen en las calles, mientras el discurso de la monstruosidad los estigmatiza como vagos, merecedores de ese destino argentino, de actores de una conspiración política. Un gobierno que tuviera la mínima sensibilidad, no ya entre sus principales dirigentes, sino en sus segundas y terceras líneas, en su activismo, debería estar asustado, lelo o dolorido. Debería transmitir la conmoción que lo atraviese, enviar una señal de empatía con el dolor que causan sus políticas. No es el caso de Cambiemos.
Entre el desatino insólito del "creo que mi deber es no presentarme a declarar" de Carlos Stornelli y el anuncio desopilante de una moneda común con Brasil, Argentina se sumerge en las aguas muertas de "cualquier cosa puede pasar" y "cualquier cosa se puede decir" y así este país se convierte, junto con la palabra, en cualquier cosa, de la mano de Cambiemos.
 
Que un fiscal de la República se ampare en sus fueros cuando lo acusan, le quita autoridad cuando alguno de sus acusados haga lo mismo. Y su acusada preferida, Cristina Fernández, cuya persecución es la excusa para ampararse en sus fueros de fiscal, también tiene fueros pero, al revés que él, asiste cuando la convocan. Igual, resulta que el republicano es Carlos Stornelli y la ex presidenta la desacatada.
 
Como no tiene nada que anunciar después de una reunión estéril con el presidente argentino Mauricio Macri, Jair Bolsonaro sacó de la galera una imposible moneda única cuando ni siquiera pueden ponerse de acuerdo en un banco en común. "Ya les dije que no sé nada de economía", es su frase favorita en Brasil cuando le preguntan por la caída brusca del PBI.
 
Entre las manifestaciones del fiscal que fue declarado en rebeldía después de que se negó cinco veces a declarar en una causa donde hay muchas pruebas que lo acusan, y el anuncio hueco de Bolsonaro que, de realizarse implicaría cederle a Brasil la soberanía monetaria, hay un océano de nada que envuelve a los argentinos en un discurso enloquecedor porque masacra lo correcto, lo real y lo posible.
 
Mientras el gran fiscal se ufana de su repudio a la ley y dos presidentes anuncian algo que no existe, al mismo tiempo, en el primer cuatrimestre de este año, la ONG Defendamos Buenos Aires contabilizó en el área metropolitana 12.300 jóvenes que abandonaron el país en busca de un futuro que perdieron con la economía macrista.
 
Y el Observatorio de la Universidad Católica dice que el 51 por ciento de los niños argentinos son pobres, que el 35 por ciento tiene que asistir a comedores populares y que el 13 por ciento pasa hambre.
 
El discurso vacío y la nada por un lado y, por el otro, cifras que muestran un país que se desangra con la emigración de sus jóvenes y el hambre de sus niños y adolescentes. En ese contraste, lo vacío se convierte en perversión o en maldad pura. El discurso engañador reclama el sacrificio de los más vulnerables, los niños, y los jóvenes pobres mientras abre cuentas offshore en paraísos fiscales.
 
En la ciudad de la nada se camina entre decenas de familias sin techo que duermen en las calles, mientras el discurso de la monstruosidad los estigmatiza como vagos, merecedores de ese destino argentino, de actores de una conspiración política. Lo puede decir un taxista o la vendedora de un comercio que mañana serán expulsados a ese lugar con el que se ensañan. La degradación de la palabra acompaña la degradación de las relaciones humanas.

 
El trance llega a su punto crítico. La política de degradación de la palabra y virtualización de la realidad fue diseñada para sofocar la protesta contra la aplicación de las políticas neoliberales. Es el punto de inflexión en la hegemonía de ese discurso silenciador.
 
Y llega cuando se desata el proceso electoral. Ese punto de inflexión puede ser el punto sin retorno, a partir del cual será difícil un cambio del humor social.
 
Catástrofe social y elecciones han ido pocas veces de la mano, aunque la mayoría ha desembocado en elecciones después de grandes protestas.
 
El Gobierno camina sobre una fina capa de hielo que es la paciencia de la gente y sus límites ante la miseria y el hambre. Si la situación se agrava, puede provocar el desborde antes de las elecciones. El 35 por ciento de los niños y adolescentes se alimenta en comedores populares a los que todos los días se les reduce la dieta y el otro 13 por ciento ya no tiene por dónde achicar.
 
Un gobierno que tuviera la mínima sensibilidad, no ya entre sus principales dirigentes, sino en sus segundas y terceras líneas, en su activismo, debería estar asustado, lelo o dolorido. Debería transmitir la conmoción que lo atraviese, enviar una señal de empatía con el dolor que causan sus políticas. No es el caso de Cambiemos.
 
El Gobierno está enfocado en las consecuencias que está produciendo la crisis en sus expectativas electorales. No mira hacia el dolor que ha producido, sino hacia las elecciones provinciales, las PASO de agosto y las elecciones de octubre. No hay deliberación por la pobreza que han traído sino sobre los efectos de esa pobreza en sus aspiraciones políticas. Es lo que le importa y lo que siente.
 
No se ven medidas de contención ni solución. Se ve un gobierno que delibera sobre el plan "V" de Vidal, que disputa espacios de poder entre el PRO y los radicales, que elucubra posibles vices para Macri y que no termina de acomodar el lanzamiento de la fórmula opositora de los Fernández en Nación y de Kicillof-Magario en el distrito bonaerense.
 
Una fuerza que fue técnica y fría en elecciones anteriores en este principio de las presidenciales lanza operaciones mediáticas elementales, desmentibles con rapidez y en esencia inoperantes. En elecciones anteriores fue una máquina fría ante el triunfalismo después frustrado del peronismo-kirchnerismo.
 
Son operaciones que no trascienden más allá de las 24 horas. Parecen movidas de aficionados y no mecanismos diseñados por profesionales pagados por multimillonarios. Hay por lo menos tres que se pueden enunciar.
 
La más conspicua fue prohibir por decreto las listas colectoras para evitar la confluencia de diferentes corrientes peronistas. Y al poco tiempo, buscó la forma de anular ese decreto presidencial para permitir posibles alianzas con la gobernadora María Eugenia Vidal. El mismo que las anuló por decreto ahora busca anular ese decreto. No es una imagen ganadora.
 
Movida mediática: cuando la información fue capturada por las negociaciones de los Fernández con Sergio Massa y otras corrientes, todos al mismo tiempo, como se estila, salieron a decir que Juan Manuel Urtubey, Roberto Lavagna y Massa estaban negociando con Vidal y que ya estaba en danza la posibilidad de confluir a través de colectoras. Eso fue un día. Al siguiente los protagonistas tomaron distancia y desmintieron.
 
Si el efecto que buscaban era hacerla intervenir a Vidal en ese flujo informativo, lo lograron nada más que por 24 horas. Porque al día siguiente lo que quedó tras esa operación mediática tan pobre fue la imagen de una Vidal solitaria sin margen de alianzas posibles. Tampoco es una imagen ganadora.
 
Y la tercera fue la versión de que le habían ofrecido ocho millones de dólares a Roberto Lavagna para que bajara su candidatura. Pero con esa movida consiguieron todo lo contrario y el ex ministro se apresuró a presentarse como candidato. El que filtró esa versión buscaba de hecho ese resultado que le resta más votos al oficialismo que a la oposición.
 
La nota de Clarín sobre la falsa trombosis pulmonar de Alberto Fernández genera, en cambio, dudas sobre la salud del candidato. Pero lo hace sobre la base de una fake news, una noticia falsa, igual que los 32 llamados de Cristina Fernández de Kirchner a su secretario de Seguridad, Sergio Berni, el día que se descubrió el suicidio del fiscal Alberto Nisman. La noticia puede ser verdadera, porque es lógico que la presidenta hiciera esas llamadas, pero se le da una connotación falsa.
 
Los operadores mediáticos quedan cada vez más expuestos. La sincronía de tiempos y contenidos en la difusión de falsas grabaciones ilegales de los presos políticos puso en evidencia la cadena de repetidores que se origina en la AFI. La pobreza y la degradación de la calidad de vida no aparecen en esas campañas de los servicios de inteligencia destinadas a la difamación de candidatos y dirigentes opositores.
 
Pero esa realidad que ocultan terminará por devorar la imagen virtual que tratan de sostener casi con desesperación. Los pibes que emigran no son una metáfora literaria, la pobreza no es una cifra abstracta que se transmite por televisión, el hambre no es un concepto. Para millones de personas, esa es la vida desde donde miran televisión cuando pueden. En la televisión se come bien. Afuera ya no.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-08-2019 / 10:08
Mauricio Macri vive la agonía de su gobierno, el objetivo es no salir por la ventana. Este martes asume Hernán Lacunza en reemplazo del "che pibe" del FMI, Nicolás Dujovne, al frente del Palacio de Hacienda, el único fusible dentro del gabinete que hasta ahora saltó como respuesta a la fuerte derrota en las urnas que recibió el oficialismo el domingo de la semana pasada en las PASO.
 
El pase de Lacunza, quien se desempeñaba como ministro de Economía bonaerense, no recibió la bienvenida que el gobierno esperaba en los mercados. Pese al feriado local, en los Estados Unidos los bonos y acciones argentinas se desplomaron hasta un 15,8 por ciento y el riesgo país trepó 13,6 por ciento para cerrar a 1883 puntos básicos, sobretasa que debería pagar la Argentina para acceder a financiamiento externo.
 
En el transcurso del fin de semana Lacunza, que debió volver de sus vacaciones en Villa Langostura, se reunió con el ministro saliente y con el titular del Banco Central, Guido Sandleris. El lunes la reunión estuvo encabezada por el presidente Macri y participaron otros funcionarios en la quinta privada del mandatario, Los Abrojos.
 
Tras la dura derrota electoral en las primarias, el Gobierno de los Ricos anunció un paquete de medidas de alivio para algunos sectores afectados por la crisis económica, pero la mayoría de los actores políticos y económicos dan por finalizado el proceso macrista, lo que imposibilita la aplicación de cualquier medida de carácter discrecional (que no provenga de un consenso).
 
En el cónclave se analizaron algunos parches que podría seguir aplicando el Gobierno y que se sumarían al congelamiento de las cuotas de los créditos hipotecarios UVA hasta fin de año, de las naftas por tres meses, bonos salariales y quita del IVA a productos de primera necesidad, un paquete insuficiente frente a una suba del dólar cercana al 25 por ciento en la última semana.
 
La jura como ministro será a las 8.30 y fuentes de Hacienda confirmaron que a las 9 horas ofrecerá una conferencia de prensa. El motivo del adelantamiento estuvo relacionado con la filtración de la foto de un apunte del propio funcionario. Cuando Lacunza se detuvo a hablar con la prensa sin bajar de su auto, las cámaras captaron un papel que llevaba consigno donde podían leerse una serie de supuestos bajo distintos escenarios macroeconómicos denominados: "ganar", "perder" y "por la ventana".
 
En este último se hace referencia a una inflación de 100 por ciento, un tipo de cambio (TC) de 200 (no aclara si pesos o porcentaje) y un nivel de pobreza de 50 (se entiende que este sí es un porcentaje). En el manuscrito también se hace referencia al traspaso directo de la devaluación a precios con distintos escenarios de tasa de interés y a que no existe margen para "medidas de alivio". La circulación de estos escenarios podría presionar sobre el tipo de cambio.
 
La Opinión Popular

19-08-2019 / 09:08
Aunque el Gobierno de la alianza Cambiemos insiste y tiene fe en que en las venideras elecciones de octubre se puede 'dar vuelta todo', una encuesta reveló que la brecha entre el candidato presidencial Alberto Fernández (Frente de Todos) y Mauricio Macri (Juntos por el Cambio) es cada vez más amplia e irremontable.
 
Y es que según un estudio que realizó el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), los 15.57 puntos que sacó Alberto a Macri en las elecciones PASO, se convertirían hoy en, como mínimo, 19 puntos. "Pero si se realiza un reparto de los que aún están indecisos, la diferencia a favor del binomio del Frente de Todos treparía a 20,4 puntos, con FF llegando a más del 53% de los votos", reza el estudio.
 
Los números de la encuesta de CEOP son sobre un total de 1.800 personas entrevistadas por el sistema llamado CATI, Computer-Assisted Telephones Interviewing, que consiste en que una computadora realiza los llamados, pero la encuesta la hace un operador dialogando con el entrevistado. Permite un mejor abordaje y mayor precisión en los datos.
 
La encuesta también reflejó que sólo un 35,2% opina bien o muy bien del presidente Macri, lo que significa una especie de techo a su crecimiento. Es muy difícil que alguien consiga votos de quienes opinan mal o muy mal, que en este caso el número alcanza el 62,8%. Además, sólo el 27,9% de los entrevistados cree que las cosas pueden mejorar de aquí a fin de año, frente a un 64,4% que piensa que va a empeorar.
 
"La imagen positiva de Macri disminuyó algo más de tres puntos; también se fue para abajo la aprobación de su equipo de gobierno; la confianza en lo actuado por el Ejecutivo también bajó un par de puntos. No son indicadores alentadores: le fijan un tope que predice, al menos hasta el momento, problemas de crecimiento (y hasta cierta tendencia a la baja) en el potencial caudal de votos", detalla el informe de la CEOP.
 
La encuesta de CEOP indica también que la esperanza del macrismo referente a los votantes que no se presentaron, y de esta forma, cambiar el resultado para lograr un ballotage, tampoco es factible para el oficialismo, ya que según el estudio, con los 11 millones de sufragios del domingo más los 2 millones que no se presentaron pero se presentarían en octubre, igual la fórmula FF llegaría al 45%.
 
"Macri se impone a los Fernández en una sola categoría, la de los mayores de 60", detalla el estudio. Y es que entre las personas mayores de 60, el peronismo no suma tantos votos como esperaba: el estudio detalla que consigue el 38% sobre 50% de la totalidad de la población de esa edad, que han sido de los que más sufrieron al macrismo.
 
Por su parte, a Fernández lo prefiere la juventud: El Frente de Todos consiguió el 47% de los votos, pero en los jóvenes de 16 a 25 años llega al 61%. Del mismo modo, la CEOP reveló que el mayor respaldo a la fórmula FF proviene de los pobres. "La fórmula del Frente de Todos consigue el 55% de la intención de voto entre los humildes", detallan.
 
La Opinión Popular

18-08-2019 / 10:08
En la entrevista con el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, que le realizó el multimedio ultra macrista Clarín, en su departamento en Puerto Madero, este afirmó: "Lo que nosotros necesitamos es que la grieta se termine. No se puede vivir en una sociedad de los unos contra los otros, es imposible", dice el ex jefe de Gabinete de los Kirchner.
 
-¿Usted se ve a sí mismo como un dirigente kirchnerista?
-Si, yo soy un dirigente kirchnerista. Yo fundé el kirchnerismo con Néstor. Pero también fui crítico de otra etapa del kirchnerismo. Nosotros somos algo nuevo, somos mucho más que kirchnerismo. Es el reencuentro de un movimiento que alguna vez estuvo junto y otra vez se separó. Nosotros somos un tiempo de reencuentro, donde el kirchnerismo es una parte muy importante.
 
-O sea que no sería el candidato del kirchnerismo.
-Quiero ser el candidato de los argentinos, eso es lo que quiero. Terminemos de ponernos rótulos.
 
-Usted suele decir que el 80 por ciento de votos que tuvo originalmente son de Cristina Kirchner.
-Son de Cristina, y eso es verdad. Fue la gran base de sostén. Sigue siéndolo. Cristina es muy valorada por un número importante de argentinos. Y el resto es el peronismo, es Sergio Massa, es Vicky Donda, es Claudio Lozano y De Genaro. El resto es Pino Solanas e independientes como Lammens. Y el resto es Alberto Fernández. Parece estar siendo suficiente, porque la verdad es que nos da un número importante para pensar en la victoria.
 
-¿Es más que el peronismo?
-El espacio es más que el peronismo. Yo diría que somos el frente del encuentro, del reencuentro, de los que alguna vez estuvimos juntos y alguna vez nos distanciamos y supimos superar la grieta. Si ustedes quieren buscar un modelo de resolución de la grieta, piensen en Cristina y en Alberto Fernández. Lo que nosotros necesitamos es que la grieta se termine. No se puede vivir en una sociedad de los unos contra los otros, es imposible.

17-08-2019 / 11:08
Si tal como indica la lógica electoral, Mauricio Macri pierde las elecciones de octubre contra Alberto Fernández y deja la presidencia, se descuenta que verá complicado su frente judicial. Desde que llegó a la Casa Rosada, el actual primer mandatario sumó decenas de denuncias en su contra en las que también están involucrados muchos de sus millonarios funcionarios.
 
La gran mayoría de las acusaciones prosperaron y derivaron en causas judiciales. Y, se sabe, muchos de los expedientes comienzan a moverse en los tribunales de Comodoro Py cuando el acusado pierde el poder. Algunas de las causas emblemáticas contra Macri que podrían empezar a moverse tras la dura derrota en las PASO son las siguientes:
 
Deuda del Correo Argentino. El juez federal Ariel Lijo investiga si funcionarios del Gobierno cometieron algún delito en la negociación de la deuda del Correo -propiedad de la familia Macri- con el Ejecutivo. Hay muchos elementos que comprometen al actual Presidente, como la serie de reuniones que mantuvo con abogados de Correo.
 
Aportantes truchos. La causa en que se investiga las campañas electorales de Cambiemos alcanza, en última instancia, a Macri (y salpica a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal).
 
Parques Eólicos. Macri y distintos funcionarios nacionales fueron acusados en 2018 de favorecer de "manera ilegal" al grupo empresario de la famiglia presidencial en negocios vinculados a concesiones de parques eólicos. Según la acusación, el grupo obtuvo ganancias por casi u$s50 millones en pocos meses gracias a una maniobra fraudulenta.
 
Termoeléctricas. Se investiga al Poder Ejecutivo y a las empresas Iecsa (ahora Sacde) e Isolux por un supuesto pago del Gobierno, en carácter de resarcimiento, para que abandonasen la construcción y explotación de las centrales termoeléctricas Ensenada Barragán y Brigadier López.
 
Peajes. Denunciaron penalmente a Macri por los delitos e irregularidades que surgen del proceso de renegociación integral del contrato de concesión concluido en 2018.
 
Blanqueo de capitales. El hermano del Presidente, Gianfranco Macri, blanqueó 35,5 millones de dólares o, en pesos al momento de los hechos, 622 millones. Hubo varios familiares de funcionarios que ingresaron a la moratoria.
 
Otros casos que se suman: Un expediente poco conocido es el de las Energéticas, otro es el D'Alessiogate por espionaje ilegal. Allí se investiga el rol de la AFI, que están al mando del íntimo amigo del Presidente, Gustavo Arribas. La causa por el Soterramiento del Tren Sarmiento podría complicar al primo del Presidente, Angelo Calcaterra, que había sido excluido del procesamiento de forma escandalosa. Ya Presidente, Macri avaló que se pagase  una cifra millonaria para impulsar esa obra, que era objeto de análisis judicial por fuertes sospechas de corrupción en la adjudicación de la misma. Y siguen las causas...

17-08-2019 / 10:08
Carlos Heller fue clarito. El Banco Central estaba vendiendo 800 millones de dólares por día para frenar el dólar hasta el viernes anterior a las PASO y a partir del lunes vendió la mitad de esa cifra y salió tarde al mercado.
 
El ex titular del BC, Martin Redrado, afirmó en declaraciones radiales que "el Presidente dijo el día lunes 'que el dólar se vaya a donde se tenga que ir de manera tal que los argentinos aprendan a quién votaron'".
 
La decisión delincuencial de soltar un dólar que durante los cuatro años de macrismo nunca dejó de subir hasta el infinito y más allá, le robó más del 20 por ciento al salario de los trabajadores. Macri ha sido un gobernante desastroso y peor perdedor.
 
El mago sin trucos ya no tiene nada para mostrar. Empobreció al país, saqueó el bolsillo de los trabajadores, de la clase media, de pequeños y medianos empresarios y a varios de los grandes, como Techint que perdió millones por la caída de sus acciones en Wall Street, o Arcor que se declaró en concurso de acreedores igual que cientos de otras empresas.
 
Pero Arcor y Techint impulsaron desde AEA la demolición del gobierno K para instalar el actual.
 
La historia, con su falta de piedad, ahora se está devorando a Macri y a los empresarios que lo impulsaron por su propia avaricia. Por no dar algo, quisieron todo y casi perdieron hasta los calzones.
 
Salvo las privatizadas, las petroleras y mineras, más los bancos, los grandes exportadores de soja y los amigos de Macri, los demás miraron con la ñata contra el vidrio cómo ese grupo se enriquecía.
 
Varios lo siguen apoyando inmolándose en las mentiras que ayudaron a engendrar. Los más vuelven la mirada hacia el peronismo y tratan reacomodarse antes de retomar una nueva disputa por el poder.
 
Alberto Fernández se ha reunido con el señor Mercado libre, Marcos Galperín, y recibió el respaldo del constructor Alberto Costantini y hasta hubo versiones  sobre una reunión con el mismísimo señor Clarín Magneto.
 
El urnazo del domingo produjo una semana de versiones tormentosas. Se dijo que rodaba la cabeza del responsable de la campaña macrista, el jefe de Gabinete, Marcos Peña y que lo mismo pasaría con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el "che pibe" del FMI.
 
El chimento tenía sentido. Las derrotas tienen un costo. El jefe de campaña derrapó mal y la causa de la derrota fue una crisis en la economía frente a la que el gobierno se mostró incompetente. Sonó fuerte el jueves, pero al otro día ya había sido desmentida.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar