La Opinión Popular
                  11:38  |  Domingo 31 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Internacionales - 05-06-2019 / 20:06
EFEMÉRIDES POPULARES. EL DÍA D

A 75 años de la Operación Overlord: Desembarco en Normandía

A 75 años de la Operación Overlord: Desembarco en Normandía
El 06 de junio de 1944, en el marco de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a ejecutarse un gran desembarco en las playas de Normandía como estrategia de los aliados para reingresar al combate en Europa Occidental haciendo disminuir el dominio alemán.
Día D es un término usado genéricamente por los militares para indicar el día en que se debe iniciar un ataque o una operación de combate. Históricamente, se utiliza el término día D para referirse al 06 de junio de 1944 en la Segunda Guerra Mundial, día en el que comenzó a ejecutarse la denominada Operación Overlord.
 
Dicha operación consistía en llevar a cabo un gran desembarco en las playas de Normandía como estrategia de los aliados para reingresar al combate en Europa Occidental haciendo disminuir el dominio alemán.
 
La batalla de Normandía fue el acontecimiento que cambió el curso de la historia del mundo, ya que fue el comienzo de la derrota de Adolf Hitler y su régimen perverso. La reconquista de Europa, en poder del nazismo, fue, sin duda, el objetivo estratégico aliado más importante en esa etapa de la Segunda Guerra Mundial.
 
La Segunda Guerra Mundial, que arrastró a los pueblos de Europa y de Asia, criminalmente invadidos, a una sangrienta lucha de liberación, culminó en la derrota del nazismo, la formación del campo mundial del socialismo y la lucha por su soberanía de los pueblos coloniales y dependientes.
 
La Opinión Popular


A 75 años de la Operación Overlord: Desembarco en Normandía
 
Tras la batalla de Stalingrado, la invasión a Italia, las operaciones en los Balcanes y la posibilidad de abrir un segundo frente, como exigía Stalin, nada superaba las expectativas que hicieran pensar en una victoria sobre el Tercer Reich. Solamente las conquistas en el norte de África -El Alamein, en 1942 y Túnez, en 1943-, habían llevado algún alivio a los Aliados.
 
La Operación Overlord fue decidida el 6 de diciembre de 1943, entre Franklin D. Roosevelt y Winston S. Churchill. Acordaron, superando disidencias políticas y estratégicas, que el comandante de esa operación sería el general Dwight David Eisenhower.
 
La invasión de Normandía representó el esfuerzo supremo de los Aliados, que culminaría el 2 de mayo de 1945 con la caída de Berlín y la rendición de la Alemania nazi, y para tener una idea de la magnitud de esta batalla, basta mencionar que el Día D las Fuerzas Aliadas empeñaron 2.395 aviones de transporte, 867 planeadores que llevaban paracaidistas, 2.219 aviones de combate, 4.266 buques de guerra, incluidas las heroicas barcazas de desembarco. El total general, contabilizaban en el momento del inicio de la Operación Overlord, sumó 2.876.439 hombres: la más grande operación militar jamás imaginada.
 
Después de meses de planeamiento quedaron seleccionadas cinco zonas de desembarco en las playas de la costa norte de Francia, frente al Canal de la Mancha, bautizadas Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword. La selección del Día D e incluso la mejor hora para comenzar las hostilidades, tampoco fue fácil, ya que hasta último momento el día elegido era el 5 de junio. Finalmente, el mal tiempo de ese principio de mes borrascoso hizo que el general Eisenhower tomara la arriesgada decisión de lanzar la invasión el día 6.
 
Debieron considerar cuidadosamente no sólo las zonas de desembarco de las ingentes divisiones aliadas, sino que, también, tuvieron que tener en cuenta las fases de la luna, el clima y la evolución de las mareas, porque el flujo de éstas, que no se daba en forma simultánea en todos los puntos, impuso que se seleccionara una hora distinta para cada lugar de desembarco.
 
Eisenhower enfrentaba, al otro lado del Canal, al mariscal Karl von Rundstedt, que a principios de 1942 se había hecho cargo del sector occidental del frente alemán (Francia, Bélgica y Holanda). Los errores alemanes fueron muchos, pero los historiadores coinciden en que el mayor de todos fue que Hitler se arrogó el derecho de impartir órdenes directas a los subordinados de Rundstedt, lo que creó, con esta actitud, una crisis de autoridad y disciplina.
 
La batalla, que se inició el 6 de junio, se extendió por toda la Francia ocupada. Mientras Hitler reemplazaba comandantes por sospechas de traición, el 16 de agosto los canadienses ocuparon Falaise, y el general Patton entraba en Orleans; luego Chartres y un día después alcanzó Dreux. Las Fuerzas Aliadas habían logrado establecer una cabeza de puente sobre el río Sena, al noroeste de París. Con esto, su liberación estaba asegurada, sólo era cuestión de tiempo.
 
El 25 de agosto, la segunda división francesa, al mando del general Philippe Leclere, entraba victoriosa a París. La batalla de Normandía había llegado a su fin y el poder de Hitler se derrumbaba definitivamente, gracias al éxito de la Operación Overlord. La definitiva liberación de Europa y la paz mundial estaban cada vez mas cerca.
 
Por: Emilio Luis Magnaghi
 
Fuente: infobae.com

Agreganos como amigo a Facebook
A 75 años de la Operación Overlord: Desembarco en Normandía
El "Día D" en números: 156.000 soldados, 11.590 aviones y 6.939 buques para invadir Normandía y liberar Europa.
30-05-2020 / 21:05
30-05-2020 / 20:05
30-05-2020 / 20:05
30-05-2020 / 07:05
28-05-2020 / 11:05
En la última semana de mayo, las editoriales de los grandes medios de Chile refuerzan el discurso del gobierno de Sebastián Piñera, el "Macri" chileno, y ocultan el rol de sus nefastas políticas de "nueva normalidad" y "retorno seguro" que expusieron a millones a la pandemia, acelerando la cantidad de contagios, así como de muertos.
 
También los medios oficialistas se dedican a acompañar el ataque a los sectores populares que salieron a protestar por el hambre. Es que la derecha no puede tolerar la espontaneidad del hambre, o peor aún, la fuerza del hambre, y la que esta pueda provocar.
 
Es que las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemia de la COVID-19 son profundas. Aunque en Chile no haya habido en un principio una paralización masiva de actividades para reducir el número de contagios, igual tuvo un parate económico. A eso se le debe sumar que los servicios de salud se ven rebasados por el creciente número de casos. Y así se llega a graves consecuencias sociales.
 
La agencia Bloomberg señaló el caso de Chile, donde las protestas sociales que lo caracterizaron durante 2019 han vuelto a surgir en varias zonas, debido al mal manejo del gobierno ante la pandemia de COVID-19. En Santiago, el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva ya está cerca del 95 por ciento.
 
De acuerdo con Bloomberg, ya se han empezado a registrar protestas civiles, parecidas a las de 2019 en intensidad y números, pero ahora en plena pandemia. Hubo choques entre la policía y los habitantes más humildes de Santiago ante la falta de suministro de comida.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar