La Opinión Popular
                  04:16  |  Sábado 25 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 14-05-2019 / 19:05
EFEMÉRIDES POPULARES. ANTECEDIÓ AL ROSARIAZO Y AL PRIMER CORDOBAZO

Hace 50 años se producía el Correntinazo y Juan José Cabral se convertía en mártir

Hace 50 años se producía el Correntinazo y Juan José Cabral se convertía en mártir
El día 15 de mayo, la FUNE convocó a una marcha al rectorado. La movilización fue violentamente reprimida. Desde un automóvil de la policía se abrió fuego directamente contra los estudiantes, resultando muerto Juan José Cabral y varios son heridos. Tras el brutal asesinato, las acciones de lucha callejera se intensificaron, constituyendo un hecho de masa conocido como Correntinazo.
El movimiento de protesta que incluyó manifestaciones y huelgas, conocido como el Correntinazo se produce en el marco de la lucha que llevan a cabo los estudiantes de Corrientes y Resistencia contra las medidas tomadas por el rector Carlos Walker, colocado en el cargo tras la intervención de las universidades nacionales decretada por el dictador militar Juan Carlos Onganía.
 
Al iniciarse el año 1969 el rectorado de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) privatizó el comedor universitario y se anunció un aumento de más del 100% en los precios. La medida ponía en riesgo la continuidad del estudio de muchos universitarios y despertó medidas de lucha. Se realizaron boicot al comedor, paros y acciones callejeras.
 
En este proceso, el movimiento estudiantil cobró vitalidad, se unificó en Coordinadoras por facultades y se estableció alianzas cada vez más sólidas y amplias con sectores sindicales, encabezando durante mayo de 1969 una fuerza anti dictatorial regional.
 
Con estas primeras acciones, los estudiantes correntinos y chaqueños se sumaron al proceso de movilización y organización que desde los primeros años de la dictadura de Onganía tuvo como epicentro las universidades de Buenos Aires en la "Noche de los Bastones Largos", la gran huelga estudiantil de Córdoba y las protestas en otras provincias.
 
"En Corrientes el rechazo a Onganía lo canaliza el estudiantado, porque tenía una alto nivel de conciencia", afirmaba Hugo "Tury" Perié, dirigente estudiantil del Integralismo en aquellos tiempos.
 
El 13 de mayo, la Policía del Chaco disuelve una asamblea masiva dentro del predio de la Universidad, en Resistencia. En respuesta, los gremios docentes y las organizaciones estudiantiles convocan a una movilización para el 15 en la ciudad de Corrientes.
 
El día 15 de mayo, la Federación Universitaria del Nordeste (FUNE) convocó a una marcha al rectorado. La movilización fue violentamente reprimida. Luego del mediodía, se reagruparon en la Plaza Sargento Cabral donde fueron interceptados por un automóvil de la policía que abrió fuego directamente contra los estudiantes, resultando muerto Juan José Cabral y varios son heridos.
 
Tras el brutal asesinato, las acciones de lucha callejera se intensificaron, constituyendo un hecho de masa conocido como Correntinazo. El movimiento mostró una gran fuerza batiendo a la policía en distintos enfrentamientos y movilizándose por la ciudad de Corrientes.
 
En los días siguientes la lucha estudiantil estallará en la provincia de Santa Fe dando lugar al primer Rosariazo. Estos acontecimientos abrieron una nueva etapa para el movimiento estudiantil nacional al que se unirá el movimiento obrero. El Cordobazo, a fines de mayo, marcará el comienzo de una nueva fase de ascenso de la lucha popular en la Argentina.
 
En mayo de 1969, las puebladas conmoverán a la Argentina. El Correntinazo, el Rosariazo y el Cordobazo encendieron la rebeldía obrero-estudiantil que buscaba terminar con la dictadura militar pro imperialista del general Onganía.
 

Propaganda macrista: De Goebbels a Durán Barba
Por Blas García


El Correntinazo: la lucha de los estudiantes del nordeste contra la dictadura de Onganía
 
El mes de mayo de 1969 no es un período más en la historia argentina. En plena dictadura de Juan Carlos Onganía al frente de la "Revolución Argentina", se dieron una serie de rebeliones obrero-estudiantiles que se iniciaron en la ciudad de Corrientes, con el llamado "Correntinazo", y terminaron en la ciudad de Córdoba, con el "Cordobazo"; pasando por "Rosariazo".
 
Los libros de historia coinciden en que la chispa que inició la rebelión en contra de la dictadura de Onganía, se prendió en la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) que cuenta con facultades en Corrientes y Resistencia.
 
Todo se precipitó con el aumento del ticket del comedor universitario en más del 100 por ciento, la suspensión del servicio de los domingos y feriados, y la privatización del mismo, dispuesto por el rector Carlos Walker. La medida puso en peligro la continuidad en sus estudios de muchos jóvenes del interior correntino, de provincias cercanas y países vecinos.
 
Los universitarios se encontraron con esta novedad al regreso de sus vacaciones. "Nuestra lucha no comenzó de golpe, se inició como comienzan las verdaderas luchas de masas. En nuestro caso desde los centros de estudiantes, pensión por pensión, juntando diez acá quince allá y así hacer asambleas pequeñas, y luego se iniciaron los exámenes, se eligieron delegados por curso y allí se iniciaron las manifestaciones al Rectorado para tratar de revertir la medida" recuerda Rafael Gigli, ex presidente de la FUNE.
 
Así se formó la Junta Coordinadora de Lucha (integrada por varias agrupaciones estudiantiles) con el fin de organizar la protesta en contra del aumento. El 8 y 9 de mayo se realizaron paros universitarios y el boicot contra el comedor privatizado.
 
Al mismo tiempo la CGT de los Argentinos de Corrientes, contraria al gobierno de Onganía, abrió sus pertas para que los estudiantes realicen una olla popular en su sede. Esto ocurrió luego de un arduo debate entre los 13 secretarios generales que integraban la central obrera. "Yo, por una cuestión de edad, era el más cercano a los estudiantes y junto a Félix Cayetano López, de SMATA, presionamos para que los estudiantes puedan ingresar a la CGT. Llegaron a comer cerca de 1.000 estudiantes por día" explicó Ramón Dinisio Cabrera, secretario general del Sindicato Gráfico.
 
A la sede de la CGT, comenzaron a llegar mercaderías de distintas partes de la Provincia. "La cantidad de comida era impresionante. Recuerdo que una vez llegó una camioneta de Goya llena de bolsas de frutas y verduras y debajo de todo una heladera" rememora César "Lolo" Espíndola, uno de los encargados estudiantiles de la comida.
 
Simultáneamente muchas casas de familias de la ciudad de Corrientes comenzaron a dar de comer a los estudiantes. La solidaridad de la población fue hacia los universitarios, esto comenzó a preocupar al gobierno militar provincial. Se estaba gestando la primera rebelión, de consideraciones, en contra de Onganía.
 
El día 7, luego de una marcha hacia el Rectorado, la Policía correntina, reprimió a los estudiantes y es herido con un disparo en la boca el alumno de Veterinaria Pedro Monzón. Hasta el 12 de mayo las manifestaciones se sucedieron hacia el Rectorado, pero los reclamos se fueron sumando al ticket, se agregó la proclama en contra del gobierno dictatorial de "Revolución Argentina"
 
"En Corrientes el rechazo a Onganía lo canaliza el estudiantado, porque tenía una alto nivel de conciencia" afirmó Hugo "Tury" Perié, dirigente estudiantil de Integralismo de aquellos años.
 
El 13 de mayo la Policía del Chaco, reprime ferozmente una asamblea estudiantil que se realizó en el aula magna de la Facultad de Arquitectura de Resistencia. Con gases lacrimógenos y a bastonazos, se desalojó a 900 estudiantes, hiriendo a varios y deteniendo a unos cuantos. Ese mismo día en Corrientes los estudiantes rechazan una propuesta del Rectorado que apunta "solo a escucharlos" y no tomar ninguna medida.
 
El 13 de mayo en Corrientes la FUNE organizó una movilización con carteles y cánticos de protesta que recorrieron las calles céntricas y se desconcentró frente al edificio de la CGT de Irigoyen y San Juan. Hubo cruces con la Policía mientras intentaban llegar al Rectorado, donde exigían un encuentro con Walker, lo que se terminaría concretando a la tarde.
 
También ese día en Resistencia una reunión de estudiantes en el predio del Campus fue reprimida por la Policía chaqueña.
 
En una asamblea se define marchar 24 horas después hacia el Rectorado para entrevistarse con el rector Walker. A media noche el jefe de la Policía coronel Roberto Gallino, concurre a la CGT y da su "palabra de honor" a los estudiantes allí reunidos que al día siguiente no habría represión, si se marchaba en orden al Rectorado.
 
El 14 nuevamente se registraron incidentes cuando los estudiantes quisieron llegar al Rectorado. En la Facultad de Medicina en tanto, uniformados desalojaron otra reunión.
 
Para el jueves 15 de mayo se había preparado una importante movilización obrera y estudiantil para ir al Rectorado y dialogar con Walker, que había prometido una reunión en la mañana pero la canceló de forma unilateral. La Policía, que ya había dado advertencias de lo que iban a hacer, actuó.
 
Cerca de las 11.30, mientras avanzaba la protesta sobre la calle Salta, en la esquina de Carlos Pellegrini desde una formación policial lanzaron gases lacrimógenos. Efectivos de la Infantería y la Montada de la Policía comenzaron a hacer un uso desmedido de la fuerza, que fue respondida por los obreros, estudiantes y por no pocos vecinos.
 
Las cachiporras, las embestidas de caballos, las granadas de gases y las balas de goma y plomo comenzaron a generar varios heridos entre los manifestantes. Fue una verdadera cacería por parte de las fuerzas de seguridad.
 
 
Juan José Cabral
 
Los manifestantes terminaron divididos en varios grupos y siendo objeto de ataques de la Policía, algunos se concentraron frente a la sede de la CGT, otros llegaron como pudieron a la plaza Cabral. Ya eran cerca de las 2 de la tarde y los cruces callejeros no cesaban.
 
Juan José Cabral era un estudiante de 22 años que había llegado desde Paso de los Libres para cursar la carrera de Medicina. Activo participante de las movilizaciones junto con otros compañeros deciden ir hasta la plaza sin saber lo que les esperaba al llegar.
 
Mientras cruzaban por la calle San Lorenzo, un automóvil con policías disparó contra la muchedumbre que se estaba organizando. Varias personas resultaron heridas, pero "Chelo", como le decían, se llevó la peor parte.
 
Una de las balas impactó de lleno en el pecho del estudiante quien se detuvo en seco. "Me mataron, chamigo", alcanzó a decirle a uno de sus compañeros. Cabral se formaba para salvar vidas, pero tristemente sus conocimientos y años de estudio le sirvieron para poder entender su destino.
 
Lo subieron a un automóvil particular para trasladarlo a una clínica que quedaba en calle España entre 9 de Julio y Junín donde nada pudieron hacer para salvarle la vida. Juan José pasó a ser parte de la historia, pero de esas partes tristes. El mártir de un reclamo social.
 
La noticia circuló rápidamente por la ciudad, generando tristeza y bronca en partes iguales. Corrientes, que no estaba tan acostumbrada a ese tipo de manifestaciones, menos lo estaba a los muertos.
 
Los comercios comenzaron a cerrar y los crespones negros a ocupar los frentes de las casas. La ola de repudios no se hizo esperar y casi todas las asociaciones profesionales, organizaciones sindicales y entidades de la sociedad civil se expresaron en esos términos.
 
Un muerto y más de 30 heridos terminaron siendo el saldo de la cruel represión de la Policía del 15 de mayo contra una movilización que reclamaba por los derechos de los estudiantes universitarios y que en ningún momento había sido violenta.
 
Esa misma noche una ambulancia trasladó a los restos de Cabral hacia su ciudad natal donde fue sepultado. Ninguna autoridad acompañó a la familia.
 
"Con balas no se hace justicia", rezaba el comunicado de los sacerdotes Raúl Marturet, Luis María Babín y Belisario Tiscornia. "Una vez más el pueblo contempla impotente cómo se depredan sus derechos y se envía a la lucha a las víctimas del mal Gobierno. Una vez más agentes de la Policía, parte castigada del pueblo, mal remunerada y crónicamente desamparada, son la mano ejecutora de la justicia legalizada. El pueblo contra pueblo en una lucha fratricida, en tanto los responsables permanecen en la sombra", decía la misiva.
 
Acorralado, Carlos Walker terminó renunciando al cargo de rector siendo ampliamente repudiado por todos los claustros y la sociedad correntina en general. También se rescindieron los contratos de privatización de los comedores de Corrientes y Resistencia, una victoria a medias.
 
A los pocos días ocurrió el Rosariazo, luego el Cordobazo. El Correntinazo de 1969 fue el puntapié inicial y antecedente directo de esas movilizaciones que terminaron minando el poder de Juan Carlos Onganía.
 
El crimen de Juan José Cabral terminó impune. Nadie fue condenado por tan brutal hecho del que hoy se cumplen 50 años.
 

La Opinión Popular


Fuentes: Diario Época y El Litoral

 

 

Agreganos como amigo a Facebook
Hace 50 años se producía el Correntinazo y Juan José Cabral se convertía en mártir
Mayo de 1969. La Argentina se encuentra sometida a la dictadura militar de Onganía, que pretende privatizar el comedor estudiantil de la Universidad del Nordeste, en la provincia de Corrientes. Inmediatamente, los estudiantes responden con movilizaciones que terminan en encarnizados enfrentamientos con las fuerzas policiales en las calles de la ciudad.
Hace 50 años se producía el Correntinazo y Juan José Cabral se convertía en mártir
Manifestaciones posteriores rememoran las jornadas de lucha del Correntinazo y evocan la figura de Juan José Cabral, el joven estudiante de medicina que fuera asesinado por la dictadura y cuya muerte continúa, hasta el día de hoy, impune.
24-05-2019 / 18:05
24-05-2019 / 18:05
En 1809, la Junta Central de Sevilla envió como nuevo virrey del Río de la Plata a Baltazar Hidalgo de Cisneros, quien ordenó la desmovilización de las milicias que habían defendido Buenos Aires de las invasiones inglesas de 1806 y 1807, además de exigir el restablecimiento del monopolio comercial español. Los criollos bonaerenses rechazaron ambas medidas.
 
Mantuvieron sus tropas armadas y presionaron por la tolerancia de comercio con Inglaterra, que ahora era aliada de la Junta Central de España en la guerra contra Napoleón. El virrey, consciente de la debilidad de sus fuerzas y sin esperanza de recibir ayuda de la metrópoli, aceptó las demandas de Buenos Aires.
 
Un grupo de criollos se reunía secretamente discutiendo diversos planes para derrocar al virrey. Los más activos eran los militares Cornelio Saavedra Miguel de Azcuénaga, los abogados Manuel Belgrano, José Castelli y Mariano Moreno, y los comerciantes Juan Larrea y Domingo Matheu.
 
El 17 de mayo de 1810 llegó una noticia que desencadenó la revolución. En España había caído la Junta Central, la que había nombrado virrey a Cisneros, y se había instalado un Consejo de Regencia, arrogándose la representatividad de España y las colonias. En los días siguientes, los conspiradores bonaerenses movilizaron las milicias y convocaron al pueblo a Cabildo Abierto y destituyeron al virrey, declarando que su autoridad era ilegítima, al no existir la Junta que le había otorgado el cargo.

La Revolución de Mayo inició el proceso de surgimiento del Estado Argentino sin proclamación de la independencia formal, ya que la Primera Junta no reconocía la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias, pero aún gobernaba nominalmente en nombre del rey de España, Fernando VII, quien había sido depuesto por las Abdicaciones de Bayona y su lugar ocupado por el francés José Bonaparte.
 
Aun así, dicha manifestación de lealtad, conocida como la máscara de Fernando VII, es considerada una maniobra política que ocultaba las intenciones independentistas de los revolucionarios, inspirados en la Revolución Francesa y la Independencia de Estados Unidos. Así, el 25 de mayo de 1810 tiene más valor simbólico que histórico. Valor simbólico de un hecho fundacional que todo pueblo necesita reconocer para afianzar su identidad.
 
No hubo violencia, que es una de las características ineludibles que tiene el vocablo revolución, ni hubo cambios radicales. No fue tampoco una gran movilización popular como lo fue la reconquista de Buenos Aires durante las invasiones inglesas. No fue un gesto imperativo de la masa sublevada como el 17 de octubre de 1945, pero tampoco una decisión tomada exclusivamente por los doctores y la "gente decente" como lo cuenta la historia liberal mitrista.
 
No declaró la independencia pues se hizo en nombre de Fernando VII. Destituyó un virrey, pero ese hecho ya tenía antecedentes con la destitución de Sobremonte cuando se eligió a Liniers. No existieron las escarapelas celestes y blancas que nos enseñó falsamente la historia oficial porque se repartían estampitas con la efigie de Fernando VII, con un tono rojizo como el de la bandera española.
 
Por último, aunque parece evidente que no puede asignarse a un día y a un hecho puntual la carga simbólica de la independencia y constitución de la Argentina libre y soberana, hay quienes consideran el 9 de julio, fecha de la declaración de la Independencia, como ícono del nacimiento del país, y otros, a la fecha del 25 de mayo.
 
Uno de los motivos del debate tiene que ver con el hecho de que hay quienes consideran que la Revolución de Mayo fue un acontecimiento protagonizado solo por Buenos Aires mientras que la Declaración de la Independencia fue un acto que contó con la activa participación de las provincias. Parece claro, eso sí, que la Revolución de Mayo es la celebración del inicio de una serie de acontecimientos que desembocaron en la formalización de la independencia en 1816.
 
La Opinión Popular



24-05-2019 / 18:05
El Club Atlético River Plate es un club deportivo de la ciudad de Buenos Aires. Es el equipo que ganó más campeonatos locales de índole profesional en la Argentina. Fue fundado, de acuerdo a la versión oficial del club, el 25 de mayo de 1901.
 
Originalmente instalado en el barrio de La Boca, luego se mudó al barrio de Palermo, donde tenía su propio estadio, pero con el paso de los años el club creció en popularidad y tuvo que trasladarse en 1938 al barrio de Belgrano, al norte de la ciudad de Buenos Aires, donde se ubican sus instalaciones, aunque generalmente se relaciona la ubicación del club con el barrio de Núñez. Su histórico rival es el Club Atlético Boca Juniors, con quien disputa el llamado Superclásico del fútbol argentino.
 
Es el club más ganador del profesionalismo, con 56 títulos. En el plano nacional, ostenta el récord de haber ganado 36 campeonatos de Primera División (1 durante el amateurismo y 35 en el profesionalismo), lo que lo hace el máximo campeón del fútbol argentino. Además, también alcanzó el título de campeón en 8 copas nacionales oficiales (1 en la era amateur y 7 en la profesional) y 2 títulos de Segunda División (1 en la era amateur y 1 en la era profesional).
 
El club también posee 15 títulos internacionales oficiales de mayores,16 entre los que se cuentan una Copa Intercontinental, tres Copas Libertadores, una Copa Interamericana, una Copa Sudamericana, una Supercopa Sudamericana, una Recopa Sudamericana y una Copa Suruga Bank, todos ellos organizados por la Conmebol.
 
La Opinión Popular

24-05-2019 / 18:05
24-05-2019 / 17:05
Néstor Carlos Kirchner fue una figura política decisiva en la  Argentina de los últimos tiempos. Asumió como presidente el 25 de mayo de 2003 y su gobierno generó un estilo que rescató la política del descrédito en que había caído, privilegió la militancia y jerarquizó la figura presidencial y su autoridad, degradada después de la crisis de 2001.
 
Significó un cambio total respecto al nefasto modelo neoliberal que se implantó con el golpe militar de 1976, se profundizó en la década de los 90 con el menemismo, explotó con la crisis de 2001 y terminó con el gobierno radical de la Alianza.
 
Hoy todos debemos reconocer los logros concretos de su gestión, como: el crecimiento económico; el desarrollo de la industria nacional y la importante contracción de la tasa del desempleo; las mejoras salariales en la mayoría de las actividades, que han superado las proyecciones inflacionarias; el auge del consumo y el crédito; la ampliación de los beneficios jubilatorios para personas que no habían hecho aportes; la función activa del Estado desplazando al "mercado".
 
Además, el discurso reivindicativo, nacional y popular, frente a las grandes corporaciones empresariales y a organismos internacionales como el FMI; la renovación de la Corte Suprema; el desendeudamiento con el Fondo Monetario Internacional; la política de Derechos Humanos y la nulidad de las leyes de obediencia debida: la integración regional... Por todo esto, ya tiene un lugar en la historia, con toda justicia.
 
El oficialismo quiso construir un mito con la figura de Néstor Kirchner, para que cumpla una función unificadora de los K, corriendo el riesgo de transformarlo en fábula. Antes de convertirlo en mito, sus seguidores deberían darle la oportunidad de ser juzgado sin pasiones, simplemente como un hombre de su tiempo.  
 
Lo real es que Néstor Kirchner ha marcado un antes y un después. Es parte fundamental en la realidad argentina, vive en el corazón de su pueblo, porque puso nuevamente en marcha un proyecto político peronista transformador que forjó nuevos derechos, en la pelea por la igualdad de oportunidades y la equidad social, en la lucha permanente de la causa nacional y popular por: la Soberanía Política, la Independencia Económica y la Justicia Social.
 
Transcribimos aquí su discurso completo en la asunción presidencial en la Asamblea Nacional.
 
Por Blas García

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar