La Opinión Popular
                  01:25  |  Viernes 29 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-05-2019 / 10:05
DEJA AL DESNUDO LA ESENCIA DE SU IDEOLOGÍA

El Gobierno de Macri propone un pobre acuerdo para un país con mucha pobreza

El Gobierno de Macri propone un pobre acuerdo para un país con mucha pobreza
Cada tanto el Gobierno de Mauricio Macri deja al desnudo la esencia de su ideología, ese concepto del cual ellos reniegan como contraposición al pragmatismo, pero que inconscientemente se revela con frecuencia. El ejemplo más inmediato son los diez puntos del acuerdo básico que pretenden establecer con la oposición, donde no figuran las palabras crecimiento, pobreza y desigualdad.
Cada tanto el Gobierno de Mauricio Macri deja al desnudo la esencia de su ideología, ese concepto del cual ellos reniegan como contraposición al pragmatismo, pero que inconscientemente se revela con frecuencia. El ejemplo más inmediato son los diez puntos del acuerdo básico que pretenden establecer con la oposición, donde no figuran las palabras crecimiento, pobreza y desigualdad.
 
Es obvio y bien sabido que el objetivo primordial de esa iniciativa es el último punto, el del compromiso de cumplir con las obligaciones con los acreedores, de forma tal de despejar las dudas que al respecto tiene buena parte del mundillo financiero local y extranjero, al establishment tradicional y a muchos de los economistas que los asesoran. Dudas que sin duda perturban la estabilidad cambiaria y macroeconómica.
 
Ni siquiera han tenido el reflejo de incluir en los anteriores nueve puntos objetivos tan fundamentales como el impulso al crecimiento y a la lucha contra la pobreza y la desigualdad.
 
Hay quienes pueden atribuir esas ausencias a una mera distracción propia de un gobierno en apuros, pero sería ingenuo no interpretarlo como síntoma ideológico.
 
Una idea que se ve reforzada al observar que el tema que encabeza el decálogo es el logro y mantenimiento del equilibrio fiscal. Y en el medio se cuelan las reformas laboral y previsional, que sin alcanzar la importancia de garantizar el pago de la deuda externa son cambios que contribuirían a regenerar confianza en los mercados a los que el gobierno les habla.
 
Las omisiones quedaron tan expuestas que desde la oposición fueron resaltadas con la rapidez de reflejos que el Gobierno viene perdiendo. Roberto Lavagna salió de inmediato a marcar que el documento no contemplaba una condición necesaria elemental como el crecimiento. Y Sergio Massa hizo extensiva la crítica a la omisión de temas como la pobreza, la desigualdad y la falta de empleo.
 
Lavagna y Massa no sólo rechazaron la invitación a refrendar lo que el Gobierno ya está haciendo y lo que haría en caso de ser reelecto, sino que además contraatacaron con sus respectivos diez puntos básicos, que en ambos casos incluyen lo que el Gobierno excluyó.
 

 
En los lineamientos del denominado Consenso 19 que pretende Lavagna con el fin articular un "gobierno de unidad nacional" están presentes el "crecimiento sustentable", el "mejoramiento en el nivel de vida de nuestro pueblo", "la necesidad de un Estado fuerte, activo y eficiente, puesto al servicio del progreso social y el bienestar general".
 
E incluso promueve una "reforma impositiva progresiva que reduzca la exorbitante presión fiscal que asfixia a la producción y al trabajo de los argentinos, debiendo ir hacia una carga que recaiga de manera virtuosa y efectiva sobre aquellos que más tienen y más ganan".
 
Y si bien titula uno de los diez capítulos con el vidrioso y equívoco concepto de "igualdad de oportunidades", lo fundamenta con argumentos inusuales en una plataforma política.
 
Porque pasando por alto que en una sociedad no hay posibilidad alguna de que exista igualdad de oportunidades en la medida que unos nacen en cuna de oro y muchos a la intemperie y que la educación a la que acceden los ricos es más y mejor que la del resto, al menos este documento propone como respuesta "encarar una verdadera revolución de la educación y el trabajo, que promueva las condiciones para que todas las personas puedan participar activamente de los beneficios científicos y tecnológicos de este nuevo tiempo".
 
El decálogo de Massa es menos detallado aunque tampoco omite lo que el acuerdo impulsado por Gobierno ignora en cuestiones de crecimiento, pobreza y desigualdad.
 
Pero es menos audaz en materia tributaria, insiste con una medida regresiva y a contramano de lo que ocurre en la mayoría de los países desarrollados o emergentes como ser la eliminación del impuesto a las Ganancias en beneficio de todos, e incurre en demagogia: la punitiva y pidiendo que se arancele la universidad para los extranjeros.
 
Es más audaz que Lavagna en relación a los jubilados, para los que propone que reciban un Haber 14 financiado por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses, y en relación al presupuesto educativo, que elevaría del actual 6 por ciento del Producto Bruto Interno establecido por ley a un 8 por ciento. Por otra parte se refiere expresamente a la necesidad de elevar el acceso a las redes de agua y cloacas, una de las características paradigmáticas de los más pobres.
 
 
Pobreza estructural
 
Al respecto, el Indec publicó esta semana la información más ilustrativa que existe acerca de la pobreza estructural en el informe sobre Indicadores de Condiciones de Vida de los Hogares. Algunos datos que muestran la gravedad de la situación que se vive en los 31 aglomerados urbanos donde habitan casi 28 millones de personas:
 
- 34,5 por ciento de las personas, es decir 9,6 millones, no tienen conexión con la red cloacal
- 34,7 por ciento, 8,7 millones de personas, no tienen gas por red
- 11,9 por ciento, 3,3 millones de personas carece de agua corriente
- 23,7 por ciento vive en hogares con calidad de materiales total o parcialmente insuficiente
- 13,4 por ciento, 3,7 millones, vive en zonas inundables
- 2,8 millones son ocupantes irregulares de sus hogares (ni dueños, ni inquilinos)
- 124.000 chicos de 4 a 14 años no asiste a la escuela, sobre un total de 4,5 millones
- 107.000 adolescentes de 15 a 17 años tampoco, sobre un total de 1,3 millones
 
El Gobierno que "olvidó" la pobreza en su propuesta de acuerdos básicos, sí reconoce que la pobreza por ingresos (los que no llegan a cubrir una canasta básica de consumo) empeoró mucho. Pero insiste en instalar la idea de que la pobreza estructural está disminuyendo de manera considerable.
 
El informe del Indec no avala semejante idea.
 
Por ejemplo, comparando el segundo semestre de 2018 con el del 2016 (que son los datos disponibles en el informe) se observa que la cantidad de personas que habitan viviendas sin conexión cloacal pasó de 34,7 a 34,5 por ciento, una variación ínfima, que considerando el aumento vegetativo anularía ese aumento mínimo.
 
El porcentaje de personas que viven en zonas inundadas no varió: se mantiene en el mismo 13,4 por ciento que dos años atrás.
 
No muy diferente es lo que sucedió con la falta de acceso a agua corriente, que bajó en esos dos años nada más que de 12,2 a 11,9 por ciento.
 
En cuanto al gas por red, la inaccesibilidad directamente subió del 34,3 al 34,5 por ciento.
 
Y si se toma en cuenta la proporción de personas que no acceden a al menos uno de esos tres servicios públicos básicos (agua, cloacas, gas), el porcentaje retrocede apenas del 50,6 al 50,3 por ciento.
 
En otras palabras, más de la mitad de la población urbana carece de al menos uno de esos tres servicios elementales.
 
Vale aclarar, además, que las leves mejoras no marcan puntos de inflexión respecto a lo que pasaba antes, sino que mantienen una tendencia.
 
Es en esta Argentina donde todas las fuerzas política más importantes (el jueves se sumó Cristina Fernández de Kirchner) hablan de acuerdos, consensos y pactos para modificar una realidad dramática para millones.
 
Millones que están al margen de esas discusiones que muy improbablemente lleguen a algún acuerdo que les cambie la vida.
 
Por Marcelo Zlotogwiazda
 
Fuente: Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-05-2020 / 11:05
Hay dos cosas seguras si Mauricio Macri está en el gobierno: la aplicación sin piedad del nefasto modelo neoliberal y las operaciones de espionaje a gran escala. Ahí están sus gestiones como jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y como presidente de la Nación para corroborarlo.
 
Si algún día fuera ungido nuevamente como gobernante -posibilidad que hoy aparece como muy remota pero que no debería descartarse definitivamente si se tiene en cuenta el caudal de votos que obtuvo el año pasado tras cuatro años de gestión calamitosa- podemos estar seguros de que esas dos facetas volverán a brillar en todo su esplendor.
 
Es imposible concebir a Macri, el que mandó a espiar a su hermana y su cuñado, sin tales atributos. La concentración de la riqueza -y su consecuencia directa: la multiplicación de la pobreza- y el espionaje como instrumento de coerción forman parte del ADN macrista por encima de cualquier otro rasgo.
 
"Te escuchaban los teléfonos, te leían los mails, te apretaban con la AFIP. Tenían un aparato del Estado, que pagábamos nosotros, para perseguir a los que pensaban distinto o a los propios que pudieran descarriarse. #SiSePuede", disparó el conductor televisivo Marcelo Tinelli, desde su cuenta en Twitter. No se salvaba nadie.
 
Ayer, la Comisión Bicameral de Inteligencia abrió un sumario para investigar delitos en la Agencia, una trama de espías, arrepentidos y amenazas en la AFI macrista. El plenario de la Comisión acordó investigar el caso revelado por un narco arrepentido, quien contó que actuó como sicario contratado por la Agencia Federal de Inteligencia en 2018. 
 

27-05-2020 / 12:05
27-05-2020 / 11:05
Como se sabe, los ricos no piden permiso. La conductora ultra macrista se encontraba realizando la cuarentena en la Ciudad de Buenos Aires, y según trascendió, el sábado, Susana Giménez violó el aislamiento social preventivo y obligatorio al viajar en un avión privado hacia la ciudad uruguaya de Montevideo. La propia Susana lo confirmó y hasta se quejó por los trámites. "Llené más papeles que si hubiera viajado a Rusia durante el comunismo", lamentó.
 
La decisión de Susana generó fuerte malestar en la gente, algo similar a lo ocurrido con el empresario millonario Nicky Caputo, que se fue con toda su familia a Estados Unidos en medio de la pandemia. Partió en un vuelo privado hacia Fort Lauderdale, en Florida. Para hacerlo, alegó la necesidad de repatriarse en Estados Unidos. Mauricio Macri se quedó sin su "hermano del alma".
 
Después de rajarse a Uruguay, la millonaria conductora se mostró muy preocupada porque sus perros no la reconocieron."Yo me sé cuidar sola, no preciso que me encierren en mi casa con llave, yo me cuido sola y sé muy bien lo que tengo que hacer", exclamó Giménez en declaraciones televisivas, y añadió: "Los presos están en la calle ¿nosotros vamos a estar presos? Es el año más espantoso que estamos viviendo, y el gobierno no sabe bien qué hacer", subestimando el poder legal constituido para intentar justificarse.
 
Luego, Susana 
tiró mierda pa' todos lados con una serie de definiciones insólitas en la que no solo comparó a Argentina con Venezuela, sino que también atacó "al populismo". Además, lanzó todo tipo de fake news, como que "había doctoras que decían que si te inyectás  vitamnias endovenosas te podés curár". Por otro lado, dijo: "Hoy escuché que si mezclas dos antibióticos van muy bien". Todas estas mentiras ante la pasividad de los periodistas que no le repreguntaron nada.



26-05-2020 / 11:05
26-05-2020 / 11:05
La militancia anticuarentena, que lidera el Grupo Clarín con sus diarios, radios y canales de televisión, seguido por La Nación, el Grupo América e Infobae, es tan irresponsable socialmente como mezquina en términos políticos e ignorante de la cuestión económica. Desprecian el destino sanitario de las personas mayores y de los grupos socioeconómicos vulnerables.
 
La controversia con la militancia social y periodística anticuarentena se parece a las discusiones delirantes con grupos terraplanistas y antivacunas. Con fake news y apelando a la angustia personal por la cuarentena, lo que hacen es una provocación abierta a una parte de la sociedad, atrapada por el cansancio, el miedo económico y la confusión.
 
Trabajan para que la mayoría de la sociedad acepte que los adultos mayores y pobres se mueran por coronavirus. Esto es lo que ha sucedido en Suecia, Italia, España, que han dejado morir a las personas mayores contagiadas porque sus respectivos sistemas sanitarios han colapsado; o en Estados Unidos y en Brasil, donde el coronavirus se concentra en pobres e inmigrantes.
 
El resultado sanitario de la opción anticuarentena es un desastre humanitario, fosas comunes, cementerios desbordados y, además, derrumbe económico. La sociedad argentina posee una larga historia de movilizaciones y resistencias social y política que no soportaría cantidades de contagiados y muertes como se anotan diariamente en Brasil, Chile, Perú, Italia, España, Gran Bretaña o Estados Unidos.
 
El objetivo político de los militantes anticuarentena es erosionar la elevada aceptación social y política que hoy tiene el gobierno de Alberto Fernández. La campaña la lideran grupos conservadores porque les irrita que Cristina y el kirchnerismo tengan un papel destacado en la alianza de gobierno.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar