Fernando "Pino" Solanas y Octavio Getino.
 
Su primera película fue realizada en 1968 y titulada El camino hacia la muerte del viejo Reales, donde representó la explotación los trabajadores de la caña de azúcar. Perseguido por la dictadura de OnganíaVallejo se exiló a Roma y terminó la película allí.
 
A pesar de que la película ganó varios premios en el extranjero, fue censurado en Argentina en 1972, y se difundió en las redes clandestinas. Sólo reapareció legalmente debido a un decreto aprobado por Juan Perón después de su regreso en 1973 a la Argentina.
 
Vallejo regresó del exilio después del regreso de Perón, pero se vio obligado de nuevo al exilio después de una bomba colocada por el Anticomunista Argentina Alianza (AAA) explotó en su casa en diciembre de 1974. Se exiló en Panamá, y más tarde a España, debido al peligro que corría en su país durante la última dictadura argentina.
 
En 1979 creó en Madrid una escuela de cine por la que pasaron 150 alumnos durante los tres años que estuvo abierta. Durante ese período escribió "Un camino hacia el cine".
 
Lo importante es que Gerardo sigue vivo no sólo en el recuerdo sino por sus inolvidables imágenes.
 
La Opinión Popular
'/> Gerardo Vallejo, de Cine Liberación / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  21:29  |  Martes 23 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen". Mafalda
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 06-02-2019 / 21:02
EFEMÉRIDES POPULARES

Gerardo Vallejo, de Cine Liberación

Gerardo Vallejo, de Cine Liberación
El 07 de febrero de 2007, fallece en Buenos Aires, Gerardo Vallejo. Fue un director y guionista argentino de cine. Estuvo muy relacionado con el cine argentino tanto como director como guionista, actor, productor, etc. Había iniciado su carrera a mediados de los '60 en el grupo Cine Liberación, junto a Fernando "Pino" Solanas y Octavio Getino. En la imagen: Gerardo Vallejo, Pino Solanas, Juan Domingo Perón y Octavio Getino en Puerta de Hierro, Madrid, 1970.
El 07 de febrero de 2007, a los 65 años, a causa de un cáncer pulmonar, fallece en Buenos Aires, Gerardo Vallejo. Fue un director y guionista argentino de cine.
 
En 1965 se recibió de director de cine documental en el Instituto de Cinematografía de la Universidad Nacional del Litoral, que dirigía Fernando Birri. Estuvo muy relacionado con el cine argentino tanto como director como guionista, actor, productor, etc. Había iniciado su carrera a mediados de los '60 en el grupo Cine Liberación, junto a Fernando "Pino" Solanas y Octavio Getino.
 
Su primera película fue realizada en 1968 y titulada El camino hacia la muerte del viejo Reales, donde representó la explotación los trabajadores de la caña de azúcar. Perseguido por la dictadura de OnganíaVallejo se exiló a Roma y terminó la película allí.
 
A pesar de que la película ganó varios premios en el extranjero, fue censurado en Argentina en 1972, y se difundió en las redes clandestinas. Sólo reapareció legalmente debido a un decreto aprobado por Juan Perón después de su regreso en 1973 a la Argentina.
 
Vallejo regresó del exilio después del regreso de Perón, pero se vio obligado de nuevo al exilio después de una bomba colocada por el Anticomunista Argentina Alianza (AAA) explotó en su casa en diciembre de 1974. Se exiló en Panamá, y más tarde a España, debido al peligro que corría en su país durante la última dictadura argentina.
 
En 1979 creó en Madrid una escuela de cine por la que pasaron 150 alumnos durante los tres años que estuvo abierta. Durante ese período escribió "Un camino hacia el cine".
 
Lo importante es que Gerardo sigue vivo no sólo en el recuerdo sino por sus inolvidables imágenes.
 
La Opinión Popular

Filmografía
 
"El camino hacia la muerte del viejo Reales", 1968
"Testimonios de Tucumán" 1972/74. Serie de 24 cortometrajes para Canal 10.
"Reflexiones de un salvaje", 1978. España.
"El rigor del destino", 1985. Rodada en Tucumán.
"Con el alma", 1995. Rodada en Tucumán.
"El inocente" (inconclusa), sobre una novela de Julio Ardiles Gray, 2000
"Martín Fierro, el ave solitaria", 2006
 
 
Pino Solanas habla de Gerardo Vallejo
 
Yo recuerdo a Gerardo como compañero y militante de aquellos años de resistencia, de nuestros años jóvenes en el cine, lo recuerdo como amigo hermano, y lo recuerdo como el gran realizador que fue.
 
Lo conocí a través de su talento cinematográfico.
 
El había cursado en la Escuela Documental de Santa Fe y desembarcó en Buenos Aires con un cortometraje notable llamado Las cosas ciertas.
 
Ahí nace nuestra relación y nuestra amistad.
 
Lo invité a integrarse al proyecto que en ese momento estaba poniendo en marcha, que era La hora de los hornos, y junto con él, Octavio Getino, Tito Ameijeiras, Jorge Díaz, Rubén Salguero, Carlos Mazar, Cacho Taborda y Juan Carlos Desanzo, entre otros, conformamos el Grupo Cine Liberación que nació con el proyecto de este largo documental.
 
Aquellos años fueron de un gran desafío y de una ética extraordinaria porque no sólo hacíamos un film contra todas las prohibiciones.
 
Recordemos que era la época de la dictadura de Onganía.
 
Producimos La hora de los hornos y después El camino hacia la muerte del Viejo Reales, que fue el primer documental de Gerardo. Es un largometraje basado en una familia de trabajadores del azúcar en Acheral.
 
Notable y para mí una de las grandes películas argentinas de los años '70, reconocido con dos grandes premios internacionales: el de Pésaro (Italia) y el de Mannheim (Alemania).
 
Esta película es uno de los grandes antecedentes del cine testimonial social, donde el documental y la ficción se entrecruzan.
 
También Gerardo realizó una tarea de cineasta militante muy importante en Tucumán con una serie llamada Testimonios de Tucumán, que eran testimonios sociales muy importantes.
 
Después incursionó, ya de lleno en la ficción, en España y luego en la Argentina.
 
Vallejo le ha aportado al cine argentino una mirada de una gran sensibilidad social, pero sobre todo una mirada crítica desde el interior del país, fiel a la tradición iniciada por Birri con Tire Die.
 
En Gerardo se mezcla la fina mirada de un gran documentalista junto a una fuerte imaginación poética.
 
El Vallejo militante, del compromiso social, de los años duros de la dictadura, pagó un alto precio porque eso le costó la persecución y el exilio y ser agredido con una bomba en su casa de Tucumán. Y en el año '75 comienza su exilio yendo a Panamá y filmando, inclusive, con Torrijos.
 
Su gobierno le abre las puertas y filma varios documentales en Panamá. El exilio lo lleva luego a España, donde transcurre la mayor parte. Allí enseña y hace dos largometrajes.
 
La vida de Gerardo fue muy sufrida, porque su compromiso social expresado en el cine lo pagó con todos esos exilios y persecuciones.
 
Tampoco le fue fácil el regreso.
 
Al Gerardo amigo y compañero todos lo recordaremos por su generosidad, por su afecto, y su permanente humor tucumano.
 
Su permanente humor tucumano luchando con su fuerte carga melancólica: pensemos que Gerardo en las últimas décadas vivió fuera de su Tucumán natal.
 
Ha sido un gran padre, con cinco hijos.Y estaba ya enfermo desde hacia varios meses.
 
Hablé la semana anterior a su muerte con él y Gerardo de ninguna manera imaginaba que sus días estaban contados. También lo llamó Fernando Birri desde Roma y a los dos nos dio la impresión de que todavía había Gerardo para rato. Yo le dije:
 
-Te quiero visitar porque tengo una buena botella vino.
 
-Esta semana no, vení la que viene y nos machamos -me contestó en broma.
 
Hicimos todo lo posible para cumplir el mayor deseo de Gerardo de poder reunirse con todos sus hijos. Es como si hubiera esperado la llegada de ellos, porque cuarenta y ocho horas después falleció.
 
Lo importante es que Gerardo seguirá vivo no sólo en el recuerdo sino por sus inolvidables imágenes.
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
23-07-2019 / 18:07
22-07-2019 / 20:07
El pacto Roca-Runciman, un verdadero "estatuto del coloniaje", obligada a la Argentina a dejar entrar las mercaderías inglesas sin pagar impuestos; a considerar a Inglaterra nación privilegiada, que controlaba el producto de exportación más importante, la carne y que fuese manejado por un trust íntimamente ligado al mercado británico.
 
Entre otras muchas medidas de saqueo imperialista, el acuerdo reservaba para los frigoríficos extranjeros (casi todos ingleses) el 85% de la cuota de exportación, mientras que el resto correspondería a empresas argentinas. Además, la totalidad de las divisas generadas por compras de los ingleses a la Argentina debía destinarse a compras de productos británicos.
 
El martes 23 de julio de 1935, el senador santafesino por el Partido Demócrata Progresista, Enzo Bordabehere, fue asesinado en la Cámara Alta de la Nación, al alcanzarle los disparos que Ramón Valdez Cora dirigió al senador Lisandro de la Torre debido a la denuncia de sobornos de la empresa frigorífica británica Swift, para tapar el escandaloso fraude contable para aumentar sus ganancias.
 
El ex comisario Valdez Cora, reconocido matón a sueldo del régimen conservador, policía corrupto y provocador profesional, disparó cuatro balazos, tres de los cuales dieron en el cuerpo del legislador. Bordabehere fue trasladado al hospital Ramos Mejía, pero morirá una hora más tarde a pesar de los esfuerzos del doctor Wibert y su equipo.
 
Una hora después los senadores volverán a reunirse en recinto y le tributarán la despedida al hombre de 44 años que había nacido en Montevideo en 1889, se había educado en Rosario y consideraba a Lisandro de la Torre como su maestro político. Como contrapartida, o como dato sugestivo, esa misma noche el presidente Agustín Justo asistirá a una función de gala en el Teatro Colón acompañado por su esposa.
 
El miércoles 24 de julio en la estación de trenes de Retiro se realizará un acto público para despedir al senador muerto, previo al traslado de sus restos a Rosario. Allí usaron de la palabra Lisandro de la Torre y Alfredo Palacios. Se habló del asesinato de un legislador y de la presencia del hampa en una de las máximas instituciones de la República. El público se enardeció y menudearon los insultos a los conservadores. Alguien propuso salir a la calle a protestar y la policía disolvió la manifestación.
 
La Opinión Popular



22-07-2019 / 20:07
22-07-2019 / 07:07
19-07-2019 / 18:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar