La Opinión Popular
                  07:49  |  Viernes 13 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vamos a levantarnos una vez más". Alberto Fernández y Eduardo Duhalde
Recomendar Imprimir
Internacionales - 03-01-2019 / 12:01
BOLSONARO BAJA EL SALARIO MÍNIMO Y AMENAZA CON REFORMAR POR DECRETO LAS JUBILACIONES

Brasil: asumió Paulo Guedes en Economía y prometió “privatizaciones aceleradas” y más ataques a trabajadores y jubilados

Brasil: asumió Paulo Guedes en Economía y prometió “privatizaciones aceleradas” y más ataques a trabajadores y jubilados
En Brasil, se siguen presentando los ministros del gabinete más derechista de los últimos tiempos y anuncian descaradamente los ataques que vendrán. Asumió Paulo Guedes en Economía y prometió “privatizaciones aceleradas” y más ataques a trabajadores y jubilados. Por su parte, Bolsonaro empezó a aplicar su plan de gobierno: recorte en la suba del salario mínimo y reforma en la definición de reservas indígenas.
Este miércoles asumió el nuevo ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, y en su primer discurso anunció que "los pilares" de su gestión serán la reforma del sistema de pensiones, "privatizaciones aceleradas", una profundización de la reforma laboral sancionada durante el gobierno del golpista Michel Temer, y la "simplificación tributaria".
 
Guedes dijo que las reformas estructurales que Bolsonaro propondrá al Congreso serán las "paredes de sustentación" del llamado "techo de gastos", un mecanismo instaurado por el Temer para "controlar y equilibrar las cuentas públicas".
 
El flamante ministro consideró que la reforma del sistema de pensiones será el "primer y mayor" desafío de su gestión. Intentando un falso discurso populista, dijo que "el sistema de jubilaciones es actualmente una fábrica de desigualdades. Quienes legislan tienen las mayores pensiones, quienes juzgan tienen las mayores pensiones. El pueblo brasileño, las menores". Pero la reforma que prepara es profundamente regresiva y perjudicial para jubilados y pensionados.
 
Guedes, un economista neoliberal ortodoxo formado en la nefasta Escuela de Chicago, asume como titular de un "Súper ministerio" en el que fueron fusionadas las carteras de Hacienda, Planificación e Industria y Comercio. Además, recibió una "carta blanca" de Bolsonaro para comandar toda la política económica.
 
En su discurso, también dijo que "libertará" a los brasileños desempleados y que "no contribuyen con el sistema de pensiones" y les dará "la opción" de contar con un régimen alternativo, sin derechos laborales donde los aspirantes a un empleo deberán negociar su contrato directamente con el empresario.
 
Esto rompería varios puntos de la actual legislación laboral brasileña, confirmando lo Bolsonaro defendió durante la campaña electoral: una profundización de la reforma laboral puesta en marcha a finales de 2017 por la administración de Temer. Bolsonaro llegó incluso a afirmar que los trabajadores tendrían que elegir "entre más derechos o más empleo".
 
Con una agenda antiobrera y antipopular, el economista ya es considerado "el hombre fuerte" en el nuevo gobierno ultra derechista. "Nadie va a arreglar los problemas de Brasil solo. Habrá una construcción conjunta, de los Tres Poderes, con la prensa, el cuarto poder", manifestó, en una descarada alusión a los grandes medios que junto al poder judicial, jugaron un rol fundamental para sostener y justificar el golpe institucional de 2016 y la inédita manipulación electoral llevada a cabo para encumbrar a los candidatos del establishment, primero Geraldo Alckmin y luego Bolsonaro.
 
La Opinión Popular

 
EL EX MILITAR EMPEZÓ A APLICAR SU PLAN DE GOBIERNO: RECORTE EN LA SUBA DEL SALARIO MÍNIMO Y REFORMA EN LA DEFINICIÓN DE RESERVAS INDÍGENAS
 
Bolsonaro baja el salario mínimo y amenaza con reformar por decreto las jubilaciones
 
En su segundo día como presidente de Brasil, Jair Bolsonaro empezó a aplicar su controvertido plan de gobierno y una de sus primeras medidas sería la firma de un decreto para aplicar una reforma del sistema de pensiones.
 
Según el diario Folha de S. Paulo, el nuevo ministro de Hacienda, el neoliberal Paulo Guedes, ya redactó un decreto ejecutivo para una reforma al sistema de pensiones que podría generar ahorros por hasta 50.000 millones de reales (12.900 millones de dólares) en la próxima década. Bolsonaro debería firmar el decreto en los próximos días.
 
La reforma al enorme sistema de pensiones de Brasil estará entre los principales desafíos de Bolsonaro, quien debe aún construir una base de apoyo en el Congreso. Para entrar en vigencia como una ley, los decretos necesitan ser aprobados por el poder legislativo. El Congreso comenzará a sesionar en febrero.
 
La reforma de jubilaciones y pensiones es uno de los grandes objetivos de la gestión de Bolsonaro para corregir los desequilibrios fiscales, ya que según los economistas consumen la mitad de los gastos obligatorios del gobierno de Brasil y crecen a un ritmo de 20 mil millones de reales por año. Los gastos obligatorios representan el 92% de los gastos totales.
 
La reforma del sistema de pensiones es una de las grandes exigencias del mercado al nuevo presidente. "La bomba de tiempo del sistema de pensiones es la reforma más urgente que el equipo de Bolsonaro debe asumir para detener el crecimiento del déficit de 33,500 millones de dólares", planteó Ricardo Lacerda, fundador y socio del banco de inversiones BR Partners.
 
Por otro lado, el ex militar también empezó a dejar su huella con la firma del primer decreto de su gestión que establece un recorte en el aumento del salario mínimo que se había calculado en los últimos días de la gestión de Michel Temer para 2019.
 
El decreto de Bolsonaro, firmado horas después de su investidura, fijó el salario mínimo en los 998 reales (unos 257,5 dólares) para 2019, lo que supone un aumento del 4,61 % con respecto al año pasado. Se trata de un aumento de 44 reales (11,3 dólares). No obstante, la cifra es inferior a los 1.006 reales (259,6 dólares) calculados por el Gobierno saliente y recogidos en los presupuestos de 2019.
 
El aumento del salario mínimo en Brasil se decide con una fórmula que considera la inflación, la tasa de crecimiento del año anterior y otras variables. La reducción entre el valor finalmente decretado por Bolsonaro y el reflejado en los presupuestos se debe a una disminución de las estimativas de inflación, de acuerdo a los nuevos funcionarios.
 
Otra de las primeras medidas de Bolsonaro establece que el Ministerio de Agricultura será el responsable por identificar, delimitar y crear nuevas reservas indígenas, una tarea que hasta ahora correspondía a la Fundación Nacional del Indio (Funai). La polémica surge porque a cargo de la cartera del agro está Tereza Cristina Correa, una hacendada que coordinaba la bancada de los propietarios rurales en el Congreso.
 
Bolsonaro prometió durante su campaña que no delimitaría nuevas reservas para los indios y que autorizaría las explotaciones mineras en las tierras indígenas. Brasil cuenta actualmente con 462 reservas indígenas que se extienden por un área equivalente al 12,2% del territorio nacional, en su mayoría en la Amazonía, destinada a los cerca de 900 000 indios del país.
 
El nuevo Presidente igualmente prometió defender a los propietarios rurales cuyas tierras son invadidas por campesinos y anunció que presentará a consideración del Congreso un proyecto de ley que criminaliza como terrorista a quien ocupa tierras de otras personas.
 
Fuentes: La Política Online y La Izquierda Diario
 

Agreganos como amigo a Facebook
12-12-2019 / 11:12
12-12-2019 / 11:12
11-12-2019 / 19:12
11-12-2019 / 19:12
10-12-2019 / 08:12
 
La Guerra de Invierno estalló cuando la Unión Soviética atacó Finlandia el 30 de noviembre de 1939, tres meses después del inicio de la Segunda Guerra Mundial. El 11 de diciembre empezaron a ser atacados por guerrilleros finlandeses, y debido a su despreocupado avance, sin proteger sus flancos, pudieron ser cercados por una fuerza menor.
 
La estrategia finlandesa sería una combinación letal de acciones de guerra regular e irregular, una fórmula que por esos años ya estaba probando con éxito Mao Tsé Tung en China y que en las décadas siguientes sería decisiva para las victorias de los revolucionarios vietnamitas contra Francia y los Estados Unidos.
 
Los finlandeses resistieron el masivo embate inicial del Ejército Rojo, comenzando luego a guiarse por un principio tan básico como efectivo: guerra de guerrillas contra grandes concentraciones de tropas enemigas cuando éstas se encontraran en espacios reducidos y sin posibilidades de maniobrar y guerra abierta frente a frente cuando existiera paridad de fuerzas o inferioridad del adversario.
 
La guerra duró 105 días, hasta el 12 de marzo de 1940. El enfrentamiento, desigual, dejó 25 mil bajas finesas contra 200 mil del Ejército Rojo. El resultado es complejo, ya que aunque la URSS logró satisfacer sobradamente sus demandas iniciales con la cesión por parte de Finlandia de los territorios de Petsamo, Salla y la mayor parte de Karelia, sus pérdidas para superar las defensas finlandesas fueron tremendas y no cumplieron con su objetivo de conquistar todo el país.
 
La guerra de Invierno fue un desastre militar para la Unión Soviética. Además, su posición internacional sufrió considerablemente y fue puesta en duda la capacidad combativa del Ejército Rojo tras las purgas políticas de Stalin, un hecho que contribuyó fuertemente a la decisión de Hitler de lanzar la Operación Barbarroja invadiendo la URSS.
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar