La Opinión Popular
                  01:10  |  Viernes 29 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-11-2018 / 09:11
CAYÓ 11,5% EN SEPTIEMBRE: LO PEOR DE LOS ÚLTIMOS 16 AÑOS

La recesión macrista derrumbó la actividad industrial

La recesión macrista derrumbó la actividad industrial
La nefasta política económica neoliberal de Mauricio Macri impactó negativamente en la actividad industrial. El ajuste oficial, impuesto por el FMI, arrasa con la producción y el empleo, que se derrumbó en septiembre un 11,5 por ciento, la peor caída en los últimos 16 años. Los textiles, ligados al mercado interno, encabezan la debacle con una baja del 24,6 por ciento.
La desastrosa política económica neoliberal de Mauricio Macri impactó en la actividad industrial, que anotó un derrumbe histórico del 11,5% en septiembre respecto de igual mes del año pasado. Se trata de la mayor caída interanual desde julio de 2002, cuando hubo un retroceso del 12,2%. En lo que va del año, la industria acumula una baja de 2,1% respecto de igual período de 2017.
 
Los datos fueron informados ayer por el Indec y entregan un panorama más negativo de lo que había estimado el equipo económico. El FMI proyecta que este año la economía caerá 2,8%, en tanto que en 2019 la contracción será del 1,7%.
 
En el documento oficial se precisó que los sectores fabriles más afectados por la crisis económica fueron el textil, caucho y plástico, sustancias y productos químicos y refinación de petróleo, entre otros. Las perspectivas de las empresas no son optimistas. Una cada tres espera reducir personal antes de diciembre.
 
El desequilibrio de la economía afecta fuertemente a todos los sectores de la actividad. La rama manufacturera es una de las más comprometidas. La pérdida de producción de los distintos rubros fue notable.
 
El sector textil que produce esencialmente para la demanda interna computó en septiembre una pérdida inédita del 24,6 por ciento interanual, con una baja de 10,5% en nueve meses contra igual lapso de 2017. Otro sector mercado internista como edición e impresión bajó un 21,6%, al tiempo que la industria del tabaco cayó un 15,8, papel y cartón bajó 8%, y refinación del petróleo, el 11. 
 
En el sector automotor se registran pérdidas por las menores ventas en el mercado local, en tanto que la leve mejora en las exportaciones a Brasil no alcanza a compensar la evolución de la demanda interna. La devaluación y las elevadas tasas de interés en pesos son elementos claves para explicar el deterioro del sector.
 
Las caídas de la industria arrancaron a partir de mayo. Ese mes el retroceso había sido de 1,2% interanual, mientras que en junio fue de 8,1%, en julio de 5,7%, en agosto de 5,6 y en septiembre se alcanzó el pico de caída con 11,5. Para los referentes de la actividad la situación es crítica.
 
El 60,7% de las empresas espera una baja de la demanda en el último trimestre de 2018, mientras que 54,7% de las firmas no cree que aumente el ritmo de sus ventas de exportación. Esto lleva a las empresas a limitar sus planes de inversión porque no esperan consumo que les justifique ampliar la producción.
 
La encuesta de perspectivas del Indec deja en claros otros problemas estructurales. El principal está puesto en el mercado de trabajo. Una de cada tres firmas espera reducir su dotación de personal en el último trimestre de 2018. Los despidos y cierres de establecimientos productivos son una noticia corriente semana a semana.
 
La Opinión Popular

 
La industria se derrumbó casi 12% en septiembre, su peor caída en 16 años
 
La construcción, en tanto, mostró los peores resultados del año, con una fuerte caída del 4,2%., luego de haber estado estado amesetada durante tres meses
 
El derrumbe de la industria ya supera los peores pronósticos, mientras que la construcción, que durante los meses iniciales de 2018 había mostrado impetuosos "brotes verdes", hoy acusa también una grave caída.
 
Según información oficial del INDEC, la actividad del sector industrial tuvo una caída interanual de 11,5% en septiembre. Para llegar a una contracción tan fuerte de la producción manufacturera hay que retroceder a julio de 2002, cuando la medición interanual arrojó una baja del 12,2%.
 
En tanto, la construcción mostró un descenso del 4,2%, también en la comparación con el mismo mes del año pasado. Ambos índices son los peores del año para sendos rubros.
 
El Estimador Mensual Industrial (EMI) mostró una contracción interanual mayor al dato esperado por los analistas. Por ejemplo, un informe de FIEL había anticipado una caída de 8,7% para el período.
 
De esta manera, el acumulado del EMI en los primeros nueve meses, respecto de igual período del año previo, arroja una baja del 2,1%.
 
En la comparación de septiembre de 2018 con respecto al mismo mes de 2017, disminuyen la industria textil (-24,6%), la edición e impresión (-21,6%), la metalmecánica excluida la industria automotriz (-20,5%), los productos de caucho y plástico (-20,4%), la industria del tabaco (-15,8%), la industria automotriz (-15,7%), la refinación del petróleo (-11,0%), el bloque de papel y cartón (-8,0%), la elaboración de sustancias y productos químicos (-4,7%), la industria alimenticia (-3,2%) y los productos minerales no metálicos (-3,0%).
 
Por otra parte, se registra una suba en las industrias metálicas básicas (2,7%).
 
En este marco, el INDEC consultó a las empresas industriales sobre las perspectivas para el último trimestre de la demanda interna y reportó que el 60,7% de las compañías anticipó que habrá una baja; el 30,5% prevé un ritmo estable; y 8,8% espera un aumento.
 
En tanto, entre las firmas exportadoras, el 54,7% de los consultados no anticipa mayores cambios hasta diciembre inclusive; 28,6% espera una suba; 16,7% vislumbra una disminución.
 
Con todo esto, el 64,3% de las empresas industriales no espera cambios en la dotación de personal durante el cuarto trimestre; 29,8% anticipa una disminución; y 5,9% prevé un aumento.
 
 
Declive de la construcción
 
En cuanto a la actividad de la construcción, el 4,2% negativo de septiembre marca un quiebre importante con respecto al desempeño de meses anteriores. Desde enero a mayo este sector había crecido fuertemente. Luego, en entre junio y agosto mostró un amesetamiento, con 0% de variación en este último mes.
 
Debido al crecimiento de los meses iniciales del año, la construcción todavía lleva una suba de 6,4% en comparación a los primeros 9 meses del año pasado.
 
El INDEC consultó a empresas que se dedican mayormente a realizar obra pública y el 69,1% de los encuestados aseguraron que la actividad descenderá en el último trimestre del año, contra solo un 1,5% que anticipa un crecimiento, mientras que el 29,4% restante no prevé mayores cambios.
 
En tanto, entre los que mayormente realizan obra privado, el 48,8% de los consultados consideraron que la actividad estará en baja hasta diciembre, contra un 7,3% que prevé una suba y un 43,9% que no avizora mayores cambios.
 
La superficie a construir, autorizada por los permisos de edificación otorgados para la ejecución de obras privadas en una nómina representativa de 60 municipios, registró en septiembre una suba de 1,3% con relación a agosto, y del 6,1% en comparación a igual mes del año pasado.
 
Fuente: iProfesional
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-05-2020 / 11:05
Hay dos cosas seguras si Mauricio Macri está en el gobierno: la aplicación sin piedad del nefasto modelo neoliberal y las operaciones de espionaje a gran escala. Ahí están sus gestiones como jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y como presidente de la Nación para corroborarlo.
 
Si algún día fuera ungido nuevamente como gobernante -posibilidad que hoy aparece como muy remota pero que no debería descartarse definitivamente si se tiene en cuenta el caudal de votos que obtuvo el año pasado tras cuatro años de gestión calamitosa- podemos estar seguros de que esas dos facetas volverán a brillar en todo su esplendor.
 
Es imposible concebir a Macri, el que mandó a espiar a su hermana y su cuñado, sin tales atributos. La concentración de la riqueza -y su consecuencia directa: la multiplicación de la pobreza- y el espionaje como instrumento de coerción forman parte del ADN macrista por encima de cualquier otro rasgo.
 
"Te escuchaban los teléfonos, te leían los mails, te apretaban con la AFIP. Tenían un aparato del Estado, que pagábamos nosotros, para perseguir a los que pensaban distinto o a los propios que pudieran descarriarse. #SiSePuede", disparó el conductor televisivo Marcelo Tinelli, desde su cuenta en Twitter. No se salvaba nadie.
 
Ayer, la Comisión Bicameral de Inteligencia abrió un sumario para investigar delitos en la Agencia, una trama de espías, arrepentidos y amenazas en la AFI macrista. El plenario de la Comisión acordó investigar el caso revelado por un narco arrepentido, quien contó que actuó como sicario contratado por la Agencia Federal de Inteligencia en 2018. 
 

27-05-2020 / 12:05
27-05-2020 / 11:05
Como se sabe, los ricos no piden permiso. La conductora ultra macrista se encontraba realizando la cuarentena en la Ciudad de Buenos Aires, y según trascendió, el sábado, Susana Giménez violó el aislamiento social preventivo y obligatorio al viajar en un avión privado hacia la ciudad uruguaya de Montevideo. La propia Susana lo confirmó y hasta se quejó por los trámites. "Llené más papeles que si hubiera viajado a Rusia durante el comunismo", lamentó.
 
La decisión de Susana generó fuerte malestar en la gente, algo similar a lo ocurrido con el empresario millonario Nicky Caputo, que se fue con toda su familia a Estados Unidos en medio de la pandemia. Partió en un vuelo privado hacia Fort Lauderdale, en Florida. Para hacerlo, alegó la necesidad de repatriarse en Estados Unidos. Mauricio Macri se quedó sin su "hermano del alma".
 
Después de rajarse a Uruguay, la millonaria conductora se mostró muy preocupada porque sus perros no la reconocieron."Yo me sé cuidar sola, no preciso que me encierren en mi casa con llave, yo me cuido sola y sé muy bien lo que tengo que hacer", exclamó Giménez en declaraciones televisivas, y añadió: "Los presos están en la calle ¿nosotros vamos a estar presos? Es el año más espantoso que estamos viviendo, y el gobierno no sabe bien qué hacer", subestimando el poder legal constituido para intentar justificarse.
 
Luego, Susana 
tiró mierda pa' todos lados con una serie de definiciones insólitas en la que no solo comparó a Argentina con Venezuela, sino que también atacó "al populismo". Además, lanzó todo tipo de fake news, como que "había doctoras que decían que si te inyectás  vitamnias endovenosas te podés curár". Por otro lado, dijo: "Hoy escuché que si mezclas dos antibióticos van muy bien". Todas estas mentiras ante la pasividad de los periodistas que no le repreguntaron nada.



26-05-2020 / 11:05
26-05-2020 / 11:05
La militancia anticuarentena, que lidera el Grupo Clarín con sus diarios, radios y canales de televisión, seguido por La Nación, el Grupo América e Infobae, es tan irresponsable socialmente como mezquina en términos políticos e ignorante de la cuestión económica. Desprecian el destino sanitario de las personas mayores y de los grupos socioeconómicos vulnerables.
 
La controversia con la militancia social y periodística anticuarentena se parece a las discusiones delirantes con grupos terraplanistas y antivacunas. Con fake news y apelando a la angustia personal por la cuarentena, lo que hacen es una provocación abierta a una parte de la sociedad, atrapada por el cansancio, el miedo económico y la confusión.
 
Trabajan para que la mayoría de la sociedad acepte que los adultos mayores y pobres se mueran por coronavirus. Esto es lo que ha sucedido en Suecia, Italia, España, que han dejado morir a las personas mayores contagiadas porque sus respectivos sistemas sanitarios han colapsado; o en Estados Unidos y en Brasil, donde el coronavirus se concentra en pobres e inmigrantes.
 
El resultado sanitario de la opción anticuarentena es un desastre humanitario, fosas comunes, cementerios desbordados y, además, derrumbe económico. La sociedad argentina posee una larga historia de movilizaciones y resistencias social y política que no soportaría cantidades de contagiados y muertes como se anotan diariamente en Brasil, Chile, Perú, Italia, España, Gran Bretaña o Estados Unidos.
 
El objetivo político de los militantes anticuarentena es erosionar la elevada aceptación social y política que hoy tiene el gobierno de Alberto Fernández. La campaña la lideran grupos conservadores porque les irrita que Cristina y el kirchnerismo tengan un papel destacado en la alianza de gobierno.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar