La Opinión Popular
                  09:09  |  Viernes 18 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Si la fuerza material está monopolizada por el régimen, las fuerzas morales, los valores que no se afincan en lo material están de nuestro lado, del lado del pueblo, y la militancia los transformará en fuerza avasalladora”. John W. Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 04-11-2018 / 10:11
EL ESCENARIO PREVISTO ES DE FUERTES MANIFESTACIONES EN CONTRA

Preparativos para el G20: Macri destinó $1.500 millones para el plan anti globalifóbicos de Bullrich

Preparativos para el G20: Macri destinó $1.500 millones para el plan anti globalifóbicos de Bullrich
La ministra Patricia Bullrich cree que los recientes incidentes en Congreso -donde aparecieron sospechosos volquetes repletos de piedras el día previo a la sesión- fueron parte de una gimnasia preparatoria protagonizada por un supuesto complot turco-madurista-anarco-trosko-cristinista-villero, que hasta ahora no pudo ser probado.
Agentes de inteligencia, policías, autos blindados, cámaras de seguridad, aeropuertos cerrados, radares, lanchas rápidas surcando el río, helicópteros sobrevolando la Ciudad y jueces con el teléfono abierto las 24 horas.
 
Esos serán algunos de los recursos de los que dispondrá el gobierno de Mauricio Macri para la cumbre del G20, que entre el próximo 30 de noviembre al 1° de diciembre convertirá el paisaje urbano en una fortaleza sitiada por 20.000 efectivos por aire, mar y tierra.
 
Para Macri, el evento será una situación excepcional: le servirá para pelear el título de líder regional y revalidar el compromiso de encarar su demorada agenda de reformas económicas neoliberales.
 
Hacia adentro, apuntará a disuadir las protestas que amenazan con calentar el clima previo a diciembre, mediante un operativo de seguridad inédito con más de 20.000 efectivos y las fuerzas armadas vigilando el espacio aéreo sin participar de la seguridad interior, según aseguraron fuentes militares.
 
Del mismo participarán las cuatro fuerzas federales (Gendarmería, Policía de Seguridad Aeronáutica, Prefectura y Policía Federal) junto con policía de la provincia de Buenos Aires y la de la Ciudad, con una brigada de respuesta rápida.
 
La ministra Patricia Bullrich cree que los recientes incidentes en Congreso -donde aparecieron sospechosos volquetes repletos de piedras el día previo a la sesión- fueron parte de una gimnasia preparatoria protagonizada por un supuesto complot turco-madurista-anarco-trosko-cristinista-villero, que hasta ahora no pudo ser probado.
 
En el predio de Costa Salguero, que será sede del evento, Macri recibirá a los mandatarios más poderosos del planeta, como Donald Trump (Estados Unidos), Angela Merkel (Alemania), Emmanuelle Makron (Francia), Vladimir Putin (Rusia), Xi Jinping (China) y Michel Temer (Brasil), quien será acompañado por el presidente electo Jair Bolsonaro.
 
El despliegue en marcha ya generó la reacción de organismos de derechos humanos como el CELS y Correpi, que ven en la política de seguridad señales preocupantes de "militarización" de la seguridad interior, junto con la "criminalización" de la protesta social. 

 
Bajo la premisa de desarrollar un G20 "austero", el Gobierno realizó dos licitaciones para cubrir los gastos por un total de casi $1.500 millones. El primer contrato, de $437 millones, fue destinado a las 55 reuniones de los grupos de afinidad y representantes ministeriales realizadas entre el año pasado y 2018.
 
El segundo, concretado el del 4 de mayo pasado, contempló $750 millones a la organización de la cumbre, aunque el último 8 de octubre se amplió un 35%, con fondos adicionales por $262 millones.
 
El objetivo es garantizar la logística y la seguridad a las delegaciones de 19 países que participarán del evento en Argentina, a cargo de la presidencia del grupo de países.
 
El escenario previsto es de fuertes manifestaciones como las de junio del año pasado en Hamburgo, Alemania, en donde se realizó la última cumbre.
 
Con el fin de interiorizarse más, el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco, visitó ese país para obtener información sobre los grupos que protagonizaron en la ciudad germana violentos enfrentamientos con la policía, que terminaron con destrozos, allanamientos y detenciones a lo largo y ancho de Europa.
 
"Hubo protestas, va a haber protestas, y muchos líderes sociales y sindicales anunciaron protestas; el tema es que no rompan nada", explicaron a iProfesional fuentes de la Unidad del G20, el área encargada de la organización a cargo de Hernán Lombardi.
 
Además de los grupos anarquistas y "globalifóbicos", entre los que se encuentran "Cierren el G20", "Bienvenidos al infierno" y "Bloque Negro" (Black Bloc), la mira de las autoridades estará puesta sobre los movimientos sociales, los partidos de izquierda y los sectores duros de la CGT, que exigen un paro general de 36 horas para el 27 de noviembre en la antesala del G20.
 
La relación con este arco de organizaciones locales se tensó con la represión a la protesta en rechazo al Presupuesto frente al Congreso, en donde luego de que un ignoto grupo arrojara piedras, las fuerzas de seguridad vaciaron la plaza del Congreso y protagonizaron una cacería por el centro con un saldo de 25 detenidos. Finalmente, al día siguiente, la Ley de leyes fue aprobada y el FMI amplió su préstamo con $5.631 millones adicionales.
 
Ahora, el Ejecutivo busca evitar incidentes similares el próximo 14 de noviembre cuando el Presupuesto se trate en el Senado, al igual que durante la semana del G20. Con ese fin, el ministro de Producción, Dante Sica, inició conversaciones con el ala dialoguista de la central obrera y empresarios en busca de un acuerdo social.
 
La preocupación oficial llevó a una disputa con la Conmebol para que River y Boca jueguen la final de la Libertadores antes del 28 de noviembre, ya que se necesitan efectivos en los preparativos de la cumbre.
 
Como parte del amplio operativo de seguridad, el Gobierno dispuso que el 30 sea feriado en la Ciudad y el cierre del aeroparque Jorge Newbery, que entre el jueves 29 de noviembre y el sábado 1 de diciembre será de uso exclusivo para las comitivas oficiales, en tanto que todos los vuelos de cabotaje pasarán al aeropuerto internacional de Ezeiza. Durante esos días también permanecerán cerrados los aeropuertos de El Palomar, Morón y San Fernando.
 
 
Gran Hermano
  
Los hombres de Macri no tienen recuerdo de un evento similar en la Argentina. El antecedente más cercano es la asamblea de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que el año pasado generó un caos de tránsito durante una semana por el cierre de calles y estaciones del subte.
 
Pero la cumbre tendrá una dimensión superior, con la convocatoria de 10.000 personas, entre líderes, funcionarios, custodios y periodistas, y un operativo de seguridad sin precedentes.
 
Agentes y funcionarios de Seguridad, Cancillería, Defensa, Modernización y el Poder Judicial asistieron a más de 10 cursos sobre organización, custodia, inteligencia y ciberseguridad en Australia, China, Francia, Israel, Estados Unidos y Reino Unido.
 
Todo ese dispositivo de seguridad estará a cargo del comando unificado, una suerte de "Gran Hermano" dirigido por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien durante esos días será "los ojos de Macri".
 
A través de las pantallas conectadas las 24 horas, la funcionaria tendrá acceso a las cámaras de toda la Ciudad, los municipios bonaerenses y recogerá información del evento y sus alrededores, mientras estará en contacto permanente con la "pata judicial", los jueces y fiscales federales que estarán preparados para actuar ante cualquier inconveniente.
 
En simultáneo, la Fuerza Aérea tendrá a su cargo la supervisión del espacio aéreo, que desde los atentados a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, es considerado un objetivo potencial de ataque. Su función será la de disuasión por medio de radares, misiles y una flota de 20 aviones de combate, integrada por A4Skyhawk, Super Etendard y el Pampa, de fabricación nacional.
 
Por otra parte, tal como adelantó semanas atrás iProfesional, la Fuerza Aérea también podrá disponer de personal capacitado en los aeropuertos de todo el país para evitar la interrupción de los servicios. Las medidas apuntan a estar preparados ante una posible "amenaza de bomba o a la seguridad".
 
Al despliegue militar, habrá que sumar el fuerte equipamiento de guerra con el que contarán Trump, Putin y Xi Jinping. En su última visita, Barack Obama vino custodiado por seis helicópteros de guerra Blackhawk.
 
En cuanto al control de la calle, una de las lecciones que dejó Hamburgo, en donde fueron detenidas 400 personas, fue la identificación por parte de las autoridades de "un nuevo nivel de violencia", superior al de otras protestas antiglobalización y aparentemente con meses de preparación.
 
Para limitar posibles desmanes, el plan oficial es que haya una especie de "protestódromo", una zona delimitada dentro de la Ciudad en donde estarán habilitadas las manifestaciones "sin violencia" y bien alejado de Costa Salguero.
 
El predio de 40.000 metros cuadrados fue elegido por su ubicación estratégica: es de difícil acceso y está pegado al río, una vía posible de escape. Para llegar al perímetro, habrá que sortear tres anillos de seguridad y solo estarán habilitados vehículos oficiales. "No vamos a permitir caras tapadas, ni mochilas con piedras", dijo la ministra en los últimos días.
 
El centro de prensa funcionará en Parque Norte y estará preparado para recibir unos 2.500 periodistas de medios, incluidos agentes encubiertos, según fuentes cercanas a la organización. El uso de dicho espacio fue fruto de las gestiones del titular del sindicato de Comercio, Armando Cavalieri, quien intercedió para cancelar las reservas hechas con meses de anticipación en los enormes salones del Golden Center, el centro de conferencias que el gremio concesiona a una empresa privada.
 
 
La agenda de Macri
 
Detrás de bambalinas, de los apretones de mano y de las sonrisas ante los flashes, sin embargo, el encuentro será escenario de los cortocircuitos entre las principales economías del mundo, enfrentadas por las medidas proteccionistas, los coletazos financieros de la suba de tasas en Estados Unidos, y las diferencias sobre cómo lidiar con el cambio climático, entre otros asuntos variados y espinosos.
 
En esa puja se inscriben la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que pelean por expandir su influencia en América Latina. Uno, mediante su liderazgo en materia de seguridad en las misiones y tratados de cooperación, y el otro, a través de la compra de materias primas y créditos millonarios a obras de infraestructura, entre ellas 16 proyectos en Argentina.
 
El G20 estará cruzado, además, por las dificultades entre Merkel y Makron para encausar a Trump en una redefinición de la alianza militar trasatlántica (OTAN), la creciente reacción antiinmigratoria de los gobiernos y el giro pro mercado más marcado en la región, con el ascenso de Bolsonaro que opacó el del progresista Manuel López Obrador en México.
 
En medio de ese fárrago de disputas y tironeos, Macri tendrá su primera reunión con el mandatario electo de Brasil, cuyo equipo ya inició contactos con la Argentina, luego de advertir que ni el país ni el Mercosur eran su prioridad.
 
El otro punto clave de la agenda oficial será el frente financiero. En pocos días vendrá una nueva misión del FMI a la Argentina para monitorear la economía, que todavía despierta dudas entre los inversores.
 
Por Juan Manuel Barca
 
Fuente: iProfesional
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-01-2019 / 08:01
Gracias a la política económica neoliberal del inepto gobierno de Mauricio Macri, la inflación mayorista fue de 73,5% en 2018, las más alta desde la crisis de 2002, explicadas ambas por el impacto directo e indirecto de la devaluación de la moneda en sus respectivos momentos.
 
Según informó ayer el Indec, el aumento interanual en el índice de precios mayoristas del año pasado fue consecuencia de la suba de 104,8% de los productos importados, una cifra casi calcada al alza del dólar en 2018, y del incremento de 71,2% en los precios de los bienes nacionales.
 
Así, alcanzó su nivel más alto desde 2002, cuando a la salida de la convertibilidad marcó 77,1%. Entre los rubros relevados que más subieron el año pasado se destaca el petróleo crudo y gas, con el 105,5 por ciento, empujados por el alza del dólar y la cotización internacional de esos commodities.
 
La dolarización de tarifas impactó en manufacturados y energía eléctrica, con un aumento de 67,6%, mientras que la industria automotriz dejó en evidencia la alta participación de componentes importados y unidades terminadas del exterior, dado que los precios de este segmento aumentaron 90,6% promedio.
 
El costo de la construcción, por su parte, fue de 44,8%, impulsado casi en su totalidad por la remarcación en materiales.
 
Esta semana se conoció la cifra oficial de inflación minorista del año pasado, la cual se ubicó en 47,6%, el mayor registro en 27 años, producto de la duplicación en el precio del dólar, los tarifazos y la desregulación de precios sensibles al bolsillo. Sin embargo, el aumento de la inflación mayorista fue 25,9 puntos porcentuales superior que la registrada al público.
 
Esta diferencia se explica por la decisión de absorber márgenes empresarios de algunos sectores, en los que aún había sido posible, para no trasladar todo el aumento ante el actual escenario de recesión económica.
 
No todos los precios fueron trasladados, primordialmente porque, por ejemplo al almacenero, se le cayó la demanda y hay menos poder adquisitivo. Si sube los precios, no vende.
 
Conclusión: en este 2019, existirá una fuerte inercia inflacionaria. La brecha entre inflación mayorista y minorista deja un arrastre de precios que se irá trasladando a los bolsillos de pueblo y que se sumará a los brutales tarifazos anunciados por el Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

17-01-2019 / 08:01
En los mentideros cuyanos aún es motivo de comentarios el estupor que le causaron al presidente Mauricio Macri las encuestas que la semana anterior le alcanzó el gobernador Alfredo Cornejo al encuentro en el country Cumellén de Villa La Angostura.
 
Ahí se mostraba que los 13 intendentes mendocinos radicales llevan la delantera con holgura en la intención de voto dentro de cada uno de sus distritos, pero en cuanto nacionalizan la boleta, vaya quien vaya a la provincial, la mayoría pierde no menos de 20 puntos.
 
El caso más llamativo resultó ser el de Godoy Cruz, de donde es oriundo el titular de la Convención Nacional de la UCR: el alcalde correligionario, Tadeo García Zalazar, midió 72%, pero en sábana con el Presidente de la Nación bajaba a 40 puntos.
 
Ese tal vez fue el motivo que llevó a la Casa Rosada a replantear su estrategia y, en lugar de negociar elección unificada para apalancarle votos a Macri en primera vuelta, optar por desactivar la candidatura del intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi, para suceder a Cornejo, que propiciaba Marcos Peña, y dejarlo librado a la interna local.
 
La advertencia había sido: "Ojo que el titular del día siguiente podría enfocarse por el lado de que perdió el candidato de Macri", como sugiere una nota aparecida en el medio local Mendozapost.
 
En Buenos Aires ahora se conforman con que Cornejo se las arregle con su gente, pero que dé la cara como socio de Cambiemos encabezando la lista de diputados nacionales de la provincia.
 
Lo está pensando, pero igual en febrero seguramente lo tratará la convención nacional que preside, en la cual el partido de Alem tendrá que decidir hasta dónde acompañar la reelección de Macri y bajo qué condiciones, o si irá por afuera en las PASO.
 
Estarán expectantes de si el Pro mantiene a Daniel Salvador como vice en la provincia de Buenos Aires y si hay espacio para apoyar una tercera vía alternativa a la polarización con Cristina.
 
Hasta ahora, los nombres que se tiraron han sido Martín Lousteau, apadrinado por Ricardo Alfonsín, y Roberto Lavagna, como prenda de unidad, que le instalaron al círculo rojo.
 
Si bien se atribuye al ADN de la lealtad peronista el dicho de que "te acompañan hasta la puerta del cementerio pero no entran", por los últimos movimientos que se vieron en la coalición gobernante Cambiemos se nota que los radicales también lo incorporaron a su acervo en la relación con Mauricio Macri.

17-01-2019 / 08:01
Como dos viejos amigos (que no son), el derechista Mauricio Macri y el ultraderechista Jair Bolsonaro se mostraron sonrientes en su primer encuentro. La relación entre ellos comenzó con una fuerte desconfianza, entre otras cosas, porque los ministros brasileños aseguraron que ni la Argentina ni el Mercosur serían prioridad para el nuevo gobierno.
 
Con la asunción de Bolsonaro se confirma un nuevo eje de la derecha sudamericana. "Tenemos muchas coincidencias con Bolsonaro", dijo Macri al término de la reunión. Ambos presidentes buscarán redoblar sus ataques sobre el pueblo trabajador de la región. Reformas previsionales, entrega al capital financiero, ajustes fiscales, discriminación, privatizaciones en el caso de Brasil, y represión al pueblo, entre los principales lineamientos de ambos gobiernos.
 
A pedido del imperialismo yanqui, uno de los primeros focos de ataque del eje neoliberal conservador Bolsonaro-Macri es Venezuela. Al finalizar la reunión entre los dos presidentes, Macri afirmó que "estamos de acuerdo respecto a la crisis de Venezuela. No hay dudas respecto a que Maduro es un dictador".

De este modo, el golpista Bolsonaro, que reivindica la dictadura militar brasileña, y el presidente Macri, cuya familia hizo fortunas de la mano del genocidio dictatorial argentino, se arrogaron la potestad de dar clase de democracia y cuestionar el régimen político venezolano.
 
También coincidieron en mayores planes de entrega al capital financiero. A pesar de que la economía argentina está sumida en una profunda crisis, con recesión, récords de inflación, aumento de la pobreza y un default de deuda en el horizonte, Bolsonaro aseguró que Brasil ve "con interés y admiración los esfuerzos de Macri por levantar la economía argentina e integrarla al mundo".
 
También derrocharon demagogia en sus "luchas" contra la corrupción y la "inseguridad". "Combatir el narcotráfico, el crimen organizado y el lavado de activos", fue uno de los acuerdos de la reunión. De las delegaciones de ambos países participaron los polémicos Patricia Bullrich y Sergio Moro. A su vez, Bolsonaro viene hablando de la posibilidad de instalar una base militar yanqui en Brasil y la habilitación de portar armas como parte de su política de mano dura.
 
Por último, hay que señalar que Brasil es el principal socio de la economía argentina. Un 20% de los productos que exporta tienen ese destino. Sin embargo, lo que se habló de economía fue pura sanata. La balanza comercial entre los dos países tuvo un rojo de 4.648 millones de dólares en el 2018 en contra de Argentina.
 
Al parecer, de eso no se habló. Y si Macri hizo algún intento, fue rápidamente abortado por el brasileño que no está dispuesto a mantener el mismo trato de negociación y diálogo permanente que establecían los gobiernos anteriores para limar los problemas de asimetrías económicas.
 
La Opinión Popular

16-01-2019 / 09:01
16-01-2019 / 08:01
Primero, Mauricio Macri la canchereó, después la subestimó y luego se les fue de las manos. Y así la alianza Cambiemos se enfrenta ahora a cerrar el último año del mandato incumpliendo la promesa central de su discurso económico: no habrán podido tener ningún año de inflación bien por debajo de la que promedió Cristina Fernández.
 
"Que era lo más fácil de hacer porque dependía del gobierno", decía el presidente Macri o que abrir el cepo era gratis porque "los precios ya estaban a 15" como decía el primer ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, quedaron como ejemplos históricos del que sobra un problema nada menos que el costo de vida en Argentina.
 
Que "hay que mirar la inflación núcleo" porque ahí no hay impacto de tarifas, que "las metas no se cambian porque están para cumplirlas" y que "todos los países del mundo controlan la inflación con tasa de interés" son los regalos para los libros de la ilusión y el desencanto que dejaron los días de Federico Sturzenegger en el Banco Central.
 
Que "recalibramos las metas" del 12 al 15% para 2018 y "atrasamos un año" llegar al objetivo del 5% son los epígrafes que acompañarán por siempre la conferencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, del 28 de diciembre de 2017 que fue el punto de partida de la peor crisis desde 2002.
 
La inflación de 2018 fue la más alta en 27 años. Este martes el Indec dio a conocer la inflación del año pasado que llegó al 47,6%, y fue el nivel más elevado desde 1991 cuando la variación de precios fue del 84%. En diciembre la variación del índice de precios (IPC) fue del 2,6%.
 
Este "logro" del gobierno de Cambiemos no fue un acto de magia, sino que fue tejido en años previos en base a un deterioro cada vez más marcado de la situación externa que estalló en abril pasado, fue acompañado por tarifazos y falta de control de parte del Estado de precios sensibles para el bolsillo popular.
 
El estudio Eco Go calcula que si la luz, el gas y el transporte sólo se hubieran movido igual que la inflación (y no con subas del 1000% como tuvieron) el costo de vida acumulado de los tres años igual llega al 131,2%. Con los aumentos en pleno, da 158% hasta ahora. ¿Puede haber un número que resuma más el fracaso económico de Macri?
 
La contracara de la inflación es el brutal deterioro del poder adquisitivo de los salarios. Los trabajadores registrados del sector privado perdieron en noviembre de 2018 un 16 % de su poder de compra con respecto a noviembre de 2015. Los empleados públicos tuvieron una perdida mayor en los últimos tres años que alcanzó al 20 % en el mismo período. Mientras que los jubilados y todos los beneficiarios de asignaciones familiares, AUH, pensiones y otras prestaciones atadas a la movilidad, perdieron 23,7 % entre noviembre de 2015 y mismo mes de 2018.
 
La inflación produjo el hundimiento de la economía nacional, un deterioro generalizado de las condiciones de vida y es determinante en el giro del clima político en contra del incapaz Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar