La Opinión Popular
                  02:14  |  Domingo 16 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Internacionales - 03-09-2018 / 21:09
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 04 DE SEPTIEMBRE DE 1970 EL PUEBLO CHILENO LO ELIGE PRESIDENTE

Salvador Allende es electo presidente de Chile por la Unidad Popular

Salvador Allende es electo presidente de Chile por la Unidad Popular
El 04 de septiembre de 1970 el pueblo chileno elige presidente a Salvador Allende. El Banco Mundial suspende inmediatamente todos los préstamos y el mismo día comienza la conspiración para derrocarlo. Desde Washington, el canciller Henry Kissinger explica: "No veo por qué tendríamos que quedarnos de brazos cruzados, contemplando cómo un país se hace comunista debido a la irresponsabilidad de su pueblo". En la imagen: Celebraciones por el triunfo de Allende en las elecciones de 1970. Manifestación frente a la Universidad Católica en la Alameda en Santiago.
El 04 de septiembre de 1970 el pueblo chileno elige presidente a Salvador Allende. El Banco Mundial suspende inmediatamente todos los préstamos y el mismo día comienza la conspiración para derrocarlo. Desde Washington, el canciller Henry Kissinger explica: "No veo por qué tendríamos que quedarnos de brazos cruzados, contemplando cómo un país se hace comunista debido a la irresponsabilidad de su pueblo".
 
Pocas veces se advierte la inmensa estatura que ha alcanzado la figura histórica del presidente Allende. Su nombre se encuentra en las más diversas latitudes, en diversas ciudades del planeta. En Chile, todavía hoy, se insiste en la burda caricatura con que la propaganda de derechas estigmatizó al que fuera el líder de una de las primeras revoluciones democráticas en el mundo entero.
 
La experiencia chilena mostró que el reclamo por justicia social puede conjugarse con los cánones de una democracia. Esta idea fundamental, que no ha perdido en absoluto su pertinencia en América Latina, se adelantó varias décadas a los debates de las izquierdas en las postrimerías de la ex Unión Soviética y a los aportes teórico-políticos del llamado "euro-comunismo".
 
La Opinión Popular

Salvador Allende
 
Por Álvaro Cuadra
 
Se ha pretendido escindir la figura del presidente Allende en la de un demócrata tradicional, senador de la república, de aquella de un revolucionario apasionado. Dos rostros que,- como el dios Jano - no obstante, coexisten en una misma cabeza, sin advertir que allí radicó, precisamente, la profunda lozanía y novedad de la experiencia chilena.
 
El desafío que planteó el doctor Allende a la sociedad chilena, y por el que dio su propia vida, no es otro que insuflar de su pleno sentido el concepto de "democracia", una tarea que sigue pendiente en nuestro país.
 
Construir un orden social más justo en que la dignidad humana sea la medida de todas las cosas y no el lucro y la codicia. Construir un orden social y político plural, diverso, en que todos encuentren su lugar. Tal como señaló Salvador Allende en un palacio presidencial bombardeado y envuelto en llamas: "La historia la hacen los pueblos"
 
En la actualidad, las nuevas generaciones de estudiantes, trabajadores, hombres y mujeres, conscientes o no de ello, vuelven sobre un camino que es, paradojalmente, distinto y sin embargo, el mismo: Construir una democracia amplia e inclusiva en que la educación, la salud y la previsión social no estén sometidas a la lógica del dinero, castigando a la clase media y a los más pobres.
 
Cada generación es convocada a protagonizar su historia, retomando la senda hollada por el sufrimiento de tantos. Los chilenos de hoy están convocados a escribir su historia, una nueva constitución que deje atrás los decretos militares redactados en los sótanos de una dictadura.
 
Cada marcha en las calles, cada pancarta y cada grito testimonia en el "ahora" de esta historia, los ecos de un "otrora" acallado por mucho tiempo. La voz de Salvador Allende resuena hoy como la de un hombre digno que contrasta con las miserias de la política contemporánea.
 
Como toda figura histórica universal, su propia estatura minimiza aquella de sus verdugos y detractores interesados. Finalmente, en la perspectiva de la historia es su voz valiente la que se hace eterna y silencia para siempre la de quienes en nombre de sus sórdidos intereses encarnaron la infamia, la mentira y la traición.
 
Fuente: Bolpress

Agreganos como amigo a Facebook
15-06-2019 / 17:06
La Revolución húngara de 1956 fue un movimiento espontáneo de alcance nacional contra el gobierno comunista de la República Popular de Hungría y sus políticas impuestas desde la Unión Soviética, que duró desde el 23 de octubre hasta el 10 de noviembre de 1956.
 
El 23 de octubre de 1956, los estudiantes, en una manifestación masiva en Budapest, la capital del país, demuestran la solidaridad con Polonia, que exigen la independencia de la URSS y el retiro de las tropas del Ejército Rojo. Rápidamente se suman los obreros.
 
El presidente András Hegedüs, por radio prohíbe la manifestación, pero no hizo más que derramar aceite sobre el fuego. Los reclamos centrales eran libertad de prensa y el retiro de las tropas rusas del país. La multitud reunida frente al edificio de la radio para exigir que se transmitan sus reivindicaciones es recibida a los tiros por la AVH (policía política), convirtiendo lo que era una manifestación pacífica en el inicio de la revolución.
 
El ejército soviético movilizó 31550 soldados y 1130 tanques y el 4 de noviembre de 1956 invadió Budapest y otras regiones del país. La resistencia húngara continuó hasta el 10 de noviembre. Más de 2500 húngaros y 722 soldados soviéticos perecieron en el conflicto y unos 200000 húngaros huyeron en calidad de refugiados. Los arrestos masivos y las acusaciones continuaron por meses.
 
El ex Presidente del Consejo de Ministros de la República Popular de Hungría, Imre Nagy, fue ejecutado, junto con el líder militar de la Revolución, el general Pál Maléter y Miklós Gimes, tras ser sometidos a juicios secretos el 16 de junio de 1958. Sus cuerpos fueron ubicados en tumbas sin marcar en el Cementerio Municipal en las afueras de Budapest.
 
La Opinión Popular



15-06-2019 / 17:06
El 16 de junio de 1976, aproximadamente 15.000 estudiantes, de secundaria y de primaria, salieron a las calles de Soweto, (el mayor gueto de Sudáfrica, en Johanesburgo), para protestar porque el gobierno del apartheid pretendía hacer su educación completa en Afrikaans y no en inglés y contra la Bantú Education, establecida en 1953, basada en las palabras del que sería primer ministro de la Sudáfrica racista, Hendrik Verwoerd"el bantú (negro) no tiene espacio en nuestro país más allá de determinadas formas de trabajo. ¿Para qué enseñar a un niño bantú matemáticas cuando no podrá utilizarlas? Es absurdo".
 
Si el destino de la población negra era en la Sudáfrica racista ser burros de carga, no había que enseñarles a ser otra cosa. En 1976 el gobierno gastaba 46 euros en un estudiante blanco. En uno negro, cuatro.
 
Los estudiantes salieron a las calles con sus uniformes por miles. En los enfrentamientos con la policía ésta disparó a matar. Los primeros en caer: adolescentes y niños. La rebelión se extendió a otras ciudades y áreas rurales.
 
Cientos, sino miles, de escolares abandonaron el país y se unieron al Congreso Nacional Africano (ANC) o al Pan African Congress (PAC) en el exilio revitalizando las organizaciones guerrilleras que languidecían con sus líderes en prisión, mientras las sanciones internacionales contra el gobierno del Apartheid se reforzaban. La revuelta de Soweto marcó el principio del fin para el gobierno racista.
 
La Opinión Popular



14-06-2019 / 20:06
13-06-2019 / 18:06
El 14 de junio de 1995, un grupo de 80 a 150 guerrilleros chechenos liderados por Shamil Basáyev atacaron la ciudad rusa de Budiónnovsk, a unos 110 km de la frontera de la república rusa de Chechenia. Alrededor del mediodía asaltaron la comisaría, las oficinas del ayuntamiento y del Gobierno, con al menos 20 policías y soldados muertos y otros 21 heridos, tras lo cual fueron izadas banderas chechenas.
 
Tras varias horas, ante la llegada de refuerzos rusos, los separatistas se retiraron al distrito residencial y capturaron un hospital. En la ciudad y el hospital tomaron entre 1.500 y 1.800 personas como rehenes, la mayoría de los cuales eran civiles (incluyendo unos 150 niños y una cantidad de mujeres con recién nacidos).
 
Tras varios días de toma, las fuerzas especiales OZNAZ trataron de irrumpir en el recinto del hospital en la madrugada del cuarto día, pero encontraron una dura resistencia. Luego de muchas horas de lucha, durante las cuales más de 30 rehenes fueron asesinados, se acordó un cese al fuego y 227 rehenes fueron liberados.
 
Un segundo intento ruso por tomar el control del hospital pocas horas después también fracasó, así como uno posterior, lo que resultó en más bajas. Las autoridades rusas acusaron a los chechenos de usar a los rehenes como escudos humanos.
 
El saldo de la toma de rehenes, para el cese de las hostilidades en Chechenia fue: el asesinato masivo de 129 personas y 415 heridos. El alto al fuego y las conversaciones de paz entre las partes federales y separatistas en el conflicto, llevó a una crisis política importante en Moscú.
 
La Opinión Popular



12-06-2019 / 09:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar