La Opinión Popular
                  07:10  |  Martes 16 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Pocas veces he visto un gobierno con tanta capacidad de destrucción como éste gobierno de derecha de Macri”. Jorge Busti, ex Gobernador de Entre Ríos
Recomendar Imprimir
Nacionales - 05-08-2018 / 10:08

Coimas: el drama familiar que acecha a Macri

Coimas: el drama familiar que acecha a Macri
A Angelo Calcaterra lo mencionan en Argentina los cuadernos de Centeno y en Brasil los testimonios del Lava Jato. Calcaterra fue favorecido por Macri cuando, semanas después de la asunción, le otorgó cientos de millones para que terminara la obra del tren Sarmiento. ¿Qué hará ahora el Presidente con su conflictivo primo? En esa última pregunta se resume un drama político, humano y familiar. Mauricio Macri es un emergente privilegiado del sistema de poder corrupto que gobernó la Argentina durante las últimas décadas con los métodos consabidos. Macri debería soltar a su primo. Si eso ocurre, ¿cómo reaccionará Ángelo? ¿Confesará, como muchos sospechan, que solo es el testaferro de Mauricio?
La riqueza de la historia desatada esta semana radica en que su dinámica es absolutamente imprevista. Hasta aquí, era habitual que un juez procesara o encarcelara cada tanto a algún ex funcionario K o un empresario ligado a la órbita de poder K, como Cristóbal López o Lázaro Báez. La Justicia, en cambio, no apuntaba contra empresarios externos a ese círculo o contra personajes vinculados al poder actual.
 
Pero los problemas, esta vez, no quedan encerrados en la letra K. La detención de Javier Sánchez Caballero abre una seria pregunta sobre el rol que tuvo en el escándalo de las bolsas Ángelo Calcaterra, el dueño de la empresa en esos años y primo del Presidente.
 
El nombre de Calcaterra aparece mencionado también en los testimonios de los ejecutivos de la empresa brasileña Odebrecht sobre el reparto de sobornos por el soterramiento del tren Sarmiento. El cerco sobre él parece angostarse.
 
El viernes pasado, luego de mucha resistencia, la Procuración General firmó un acuerdo con la Justicia brasileña para recibir los testimonios de los ejecutivos de Odebrecht.
 
A Calcaterra lo mencionan en Argentina los cuadernos de Centeno y en Brasil los testimonios del Lava Jato. Calcaterra fue favorecido por Macri cuando, semanas después de la asunción, le otorgó cientos de millones para que terminara la obra del tren Sarmiento. ¿Qué hará ahora el Presidente con su conflictivo primo?
 
En esa última pregunta se resume un drama político, humano y familiar. Mauricio Macri es un emergente privilegiado del sistema de poder que gobernó la Argentina durante las últimas décadas con los métodos consabidos. Al mismo tiempo, llegó a la Casa Rosada con un discurso ético que expresaba las ansias de la mayoría de sus votantes.
 
Cuando la limpieza avanza, Macri se fortalece electoralmente, pero, al mismo tiempo, la Justicia llega hasta miembros destacados de su propia familia. Se trata de una pelea histórica entre Macri y Mauricio, que tienen intereses distintos: Macri protegería al primo. Mauricio debería soltarlo. Si eso ocurre, ¿cómo reaccionará Ángelo?
 
Hay personas que creen que es todo un show mediático señalan otros procederes: el financiamiento espurio de las campañas electorales de Cambiemos, el blanqueo de dinero de familiares del Presidente (gracias a un decreto con el que el mismo Macri modificó una ley que lo prohibía), los beneficios judiciales a la empresa de Correos de la familia presidencial, y la destitución de los funcionarios que se oponían a ello.
 
Hay quienes sostienen que Bonadío sobrevivió a una ofensiva brutal en los últimos años del kirchnerismo y ahora ejerce su poder propio como se le da la reverenda gana. Tal vez algo de eso haya. Otros lo describen como un títere de Mauricio Macri.
 
Macri no puede ser alguien limpio y puro que llega para limpiar lo que está sucio. Tal vez, con suerte, puede contribuir a desmontar aquello en lo que participó. ¿Lo hará? ¿Abandonará las prácticas que le permitieron ser quien es, a él y a su familia?

 
Coimas: el drama familiar que acecha al Presidente
 
Si el diario personal del chofer Oscar Centeno refleja, como todo parece indicar, los hechos tal como ocurrieron, el drama de la corrupción argentina se podría resumir en dos frases: "Dos ex presidentes de la nación -Néstor y Cristina Kirchner- recibían en su domicilio particular y en la residencia de Olivos bolsas con cientos de miles de dólares". "Algunas de esas bolsas eran entregadas por miembros muy destacados de la empresa familiar del actual presidente, Mauricio Macri".
 
La riqueza de la historia desatada esta semana radica en que su dinámica es absolutamente imprevista. Hasta aquí, era habitual que un juez procesara o encarcelara cada tanto a algún ex funcionario kirchnerista o un empresario ligado a la órbita de poder K, como Cristóbal López o Lázaro Báez. La Justicia, en cambio, no apuntaba contra empresarios externos a ese círculo o contra personajes vinculados al poder actual.
 
Lo que está ocurriendo en estos días traspasa esos límites. Ya están entre rejas empresarios clave de los grupos Macri, Pescarmona, Albanesi, y de las empresas BTU, Isolux. El viernes se entregó el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, tal vez el hombre clave de esta causa. Si Wagner se acogiera a la figura del arrepentido, caerían todos los hombres beneficiados por la obra pública de un lado y del otro del mostrador.
 
Fue allanado el poderosísimo grupo Techint. Los nombres de los empresarios presos manchan a todos los sectores políticos dominantes: en la misma situación están Gerardo Ferreyra, de la kirchnerista Electroingeniería, y Javier Sánchez Caballero, la mano derecha de Ángelo Calcaterra, el primo del Presidente.
 
Algo nuevo está ocurriendo. Las novedades judiciales vuelven a sacudir a la alicaída autoimagen kirchnerista como sucedió ya con el escándalo de Sueños Compartidos, la tragedia de Once o el episodio de los bolsos en el convento.
 
Para un sector del kirchnerismo -los actores, los militantes de base, los intelectuales e incluso muchos ex funcionarios- cada vez que se descorre el velo es un mazazo: muchos de ellos no participaron de la fiesta o lo hicieron solo por montos marginales, pusieron el cuerpo a disposición de sus ideales y se encuentran con que tienen que responder, una y otra vez, por esta vergüenza. Por alguna razón de orden psicológico no terminan de desprenderse de esa identidad que tantos disgustos innecesarios les han provocado y les seguirá provocando.
 
Las mismas características de la causa demuelen los argumentos clásicos de ese sector que, esta semana, esbozó el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, de regreso en el círculo cercano de CFK. Si esto lo armó la Casa Rosada, como sugieren, ¿cómo es que cae detenida una figura central del grupo Macri? Si, en cambio, se trata de una construcción de Jaime Stiuso, ¿cómo es que en la lista de imputados figura Javier Fernández, un miembro de su círculo íntimo?
 
Pero los problemas, esta vez, no quedan encerrados en la letra K. La detención de Javier Sánchez Caballero abre una seria pregunta sobre el rol que tuvo en el escándalo de las bolsas Ángelo Calcaterra, el dueño de la empresa en esos años.
 
El nombre de Calcaterra aparece mencionado también en los testimonios de los ejecutivos de la empresa brasileña Odebrecht sobre el reparto de sobornos por el soterramiento del tren Sarmiento. El cerco sobre él parece angostarse.
 
El viernes pasado, luego de mucha resistencia, la Procuración General firmó un acuerdo con la Justicia brasileña para recibir los testimonios de los ejecutivos de Odebrecht. A Calcaterra lo mencionan en Argentina los cuadernos de Centeno y en Brasil los testimonios del Lava Jato. Calcaterra fue favorecido por Macri cuando, semanas después de la asunción, le otorgó cientos de millones para que terminara la obra del tren Sarmiento. ¿Qué hará ahora el Presidente con su conflictivo primo?
 
En esa última pregunta se resume un drama político, humano y familiar. Mauricio Macri es un emergente privilegiado del sistema de poder que gobernó la Argentina durante las últimas décadas con los métodos consabidos. Al mismo tiempo, llegó a la Casa Rosada con un discurso ético que expresaba las ansias de la mayoría de sus votantes.
 
Cuando la limpieza avanza, Macri se fortalece electoralmente, pero, al mismo tiempo, la Justicia llega hasta miembros destacados de su propia familia. Se trata de una pelea histórica entre Macri y Mauricio, que tienen intereses distintos: Macri protegería al primo. Mauricio debería soltarlo. Si eso ocurre, ¿cómo reaccionará Ángelo?
 
Quienes simpatizan con el Gobierno tienen un argumento nuevo esta semana: con Macri caen hasta los ejecutivos de la empresa familiar. También están detenidos barras bravas muy poderosos, lo que ha reducido verticalmente la cantidad de asesinados en las canchas, sindicalistas de primer nivel, los capos de la economía en negro que manejaban La Salada, y ahora también miembros muy destacados del poder económico.
 
Son, sin duda, argumentos sólidos. Nadie parece tener garantizada la impunidad. Solo un necio no percibe que hay algo positivo que sucede. "Bajo mi gobierno se terminó la impunidad" sería un buen argumento de campaña.
 
Las personas que creen que es todo un show mediático señalan otros procederes: el financiamiento espurio de las campañas electorales de Cambiemos, el blanqueo de dinero de familiares del Presidente (gracias a un decreto con el que el mismo Macri modificó una ley que lo prohibía), los beneficios judiciales a la empresa de Correos de la familia presidencial, y la destitución de los funcionarios que se oponían a ello. Mauricio versus Macri.
 
Mientras tanto, entre tantas preguntas que dispara el affaire de los cuadernos, una de las más intrigantes apunta al rol de un hombre enigmático: el juez federal Claudio Bonadío. ¿Qué es lo que lo ha disparado a conmover al país de esta manera?
 
Una hipótesis sostiene que Bonadío sobrevivió a una ofensiva brutal en los últimos años del kirchnerismo y ahora ejerce su poder propio como se le da la reverenda gana. Tal vez algo de eso haya. Otra lo describe como un títere de Mauricio Macri. Es una percepción que hace las delicias del kirchnerismo y solo existe por eso: cualquiera que lo conozca sabe que no se trata de una marioneta.
 
La tercera versión lo ubica en un lugar funcional al peronismo no K, que necesita voltear la candidatura de la ex Presidenta para enfrentar a Macri en un ballotage. Tal vez: el alma humana suele ser indescifrable, y mucho más la de personajes como este.
 
A principios del milenio, el escritor español Javier Cercas publicó un hermoso libro llamado Anatomía de un instante. Allí se refirió a una categoría muy atractiva llamada "los héroes de la retirada".
 
Los definió así: "Frente al héroe clásico que es el héroe de la conquista y el triunfo, las dictaduras del siglo XX han alumbrado el héroe moderno, que es el héroe de la renuncia, el derribo y el desmontaje. El primero es un idealista de principios nítidos e inamovibles. El segundo, un dudoso profesional del apaño y la negociación. El primero alcanza la plenitud imponiendo sus decisiones. El segundo, abandonándolas, socavándose a sí mismo".
 
Cercas citaba tres ejemplos: Mijail Gorbachov, Wojciech Jaruzelski y Adolfo Suárez, que habían desmontado la Unión Soviética, la dictadura polaca y terminado con el régimen franquista, pese a que los primeros dos habían sido miembros del aparato estalinista y el otro, un niño mimado de la dictadura española.
 
Macri no puede ser un héroe de la conquista: alguien limpio y puro, con convicciones inamovibles, que llega para limpiar lo que está sucio. Tal vez, con suerte, puede contribuir a desmontar aquello en lo que participó.
 
¿Lo hará? ¿Abandonará las prácticas que le permitieron ser quien es, a él y a su familia? ¿Será, al menos, un héroe de la retirada? ¿O ni eso?
 
Por Ernesto Tenembaum
 
Fuente: Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-10-2018 / 16:10
15-10-2018 / 10:10
Este fin de semana la gobernadora María Eugenia Vidal le informo al presidente Mauricio Macri, a través de coincidentes trascendidos en los diarios, que hasta acá llego el amor. Se la puede acusar de demora, no de traición. Vidal pasó a ser víctima propiciatoria en la pirámide azteca del ajuste acordado con el FMI.
 
A principios de este año el ministro Nicolás Dujovne le impidió cerrar la paritaria docente apenas por arriba del 20 por ciento más cláusula gatillo. "Es 15 por ciento sin gatillo", fue la orden fulminante que recibió Federico Salvai, mano derecha de la gobernadora.
 
Luego vino la primera devaluación y el 25 por ciento que pedía Baradel casi sonaba tímido. Pero la inflexibilidad del ministro continuó. Después voló todo por el aire y Vidal terminará el 2018 con más de un mes de paro y probablemente la paritaria sin cerrar. Con este antecedente, nadie sabe en su gobierno como encarar esa negociación crucial en el 2019.
 
"Yo no manejo la macroeconomía", mastica Vidal. Aunque bien mirado el error no fue la indicación de Dujovne, sino su mansedumbre para aceptarla. Es una líder electa, no una funcionaria del Presidente. Pero, Macri dejó correr la denuncia por aportes ilegales contra Vidal e impuso a la provincia el grueso del ajuste.
 
Lo que había decidido -un acuerdo realista con los docentes- era prudente y hubiera ahorrado a los chicos de la provincia un año caótico. Para que se entienda, lo que hizo crisis en Vidal es el modelo de mejor alumna. Las leonas son cualquier cosa, menos buenas alumnas.
 
Entró por el aro y ahora se da cuenta que la política es algo más que hacer lo que quiere Mauricio. Su parábola no es la de colegiala ejemplar que se vuelve estrella del Punk Rock y toma por asalto la dirección del colegio.
 
Vidal se dio cuenta que pasó de niña minada de Macri a gobernadora del distrito que deberá cargar con el grueso del ajuste. En esa decepción se mezcla lo electoral: Un sector muy preciso del establishment la quiere de candidata a presidente.

15-10-2018 / 09:10
El 33º Encuentro de Mujeres realizó su marcha en Trelew, que vibró con una multitud de treinta cuadras (de calles anchas similares a una avenida) que transitó, con cantos y reivindicaciones, en un evento inédito en el lugar.
 
En escuelas, salones de usos múltiples (SUM) y sindicatos se alojaron 29.500 mujeres. Además, se abrió un Facebook solidario para alojamientos compartidos o en casas de familias y toda la disponibilidad hotelera o turística tenía carteles de camas agotadas.
 
La Gendarmería reviso micros y hubo treinta unidades que no dejaron avanzar en Bahía Blanca. Además, hubo pedreadas contra escuelas en las que se alojaban integrantes del Encuentro de Mujeres. Las piedras, en algunos casos, fueron arrojadas por niños y niñas. Pero no se trató de una travesura, sino de una manipulación hacia la infancia que podría provenir de sectores religiosos.
 
Por eso, el canto de la marcha surge como una victoria: "Qué momento, que momento, a pesar de todo, les hicimos el Encuentro". Las intimidaciones no terminaron ahí. Al final de la marcha, un grupo de manifestantes repudiaron a la Iglesia que estaba vallada y custodiado por uniformados con máscaras para tirar gases en el centro de Trelew.
 
El rechazo a la complicidad de la Iglesia católica con la dictadura y la participación y encubrimiento a los curas abusadores se expresaron en cantos. Al cierre, las fuerzas de seguridad tiraron gases lacrimógenos y balas de goma. Se produjeron incidentes en la Municipalidad y la Iglesia. Hubo detenciones.
 
Sin duda, la columna de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito fue una de las más numerosas. Y el reclamo, la gran consigna del feminismo en el 2018, fue reafirmado por el Encuentro Nacional de Mujeres.
 
El reclamo por la separación de la Iglesia y el Estado se hizo sentir más fuerte que nunca con pañuelos naranjas que se sumaron al verde de la Campaña por el aborto legal, seguro y gratuito y con cantos y pintadas contra la influencia de las iglesias en los derechos y deseos de las mujeres y cuerpos gestantes.
 
El glitter verde y violeta, con el brillo en el rostro, los ojos, la piel y los cuerpos multiplicados mostró a las mujeres más que nunca, unidas, diversas, plurales, movilizadas y con capacidad de llegar al sur y gritar tan fuerte que el desierto no puede hacer desaparecer el grito.

14-10-2018 / 11:10
14-10-2018 / 10:10
Por primera vez Chubut es sede del Encuentro Nacional de Mujeres, en su edición Nº 33. Durante la del sábado más de 50 mil mujeres llegaron a la Ciudad para participar del encuentro. "Ni la tierra ni las mujeres somos territorios de conquista", fue el grito que surgió en la apertura del Encuentro.
 
El discurso inaugural en Trelew, Chubut, estuvo marcado por la geografía y la historia patagónica en una clara huella de como la federalización del feminismo marca diferencias según cada punto cardinal desde donde se habla y se marcha.
 
Los puntos centrales del documento rechazaron la mega minería, el extractivismo, la represión a la protesta y los derechos de los pueblos originarios. También marcaron el aumento del desempleo y el impacto del ajuste sobre las mujeres. Y se pidió la aprobación del aborto legal, seguro y gratuito, la emergencia en violencia de género y el cupo laboral trans.
 
A partir de la mañana se abrió la discusión en setenta y tres talleres a los que se sumaron, este año, el de futbol y mujeres por la libre autodeterminación de los pueblos. Uno de los puntos fuertes en un año donde la campaña por el aborto motorizó la demanda en el Congreso, es reclamar por el derecho a decidir.
 
Los sectores anti derechos quisieron infiltrar los talleres, práctica que tiene una larga tradición de religiosas mandadas a quebrar los mandatos de las discusiones, pero no llega a ser masiva. Y sí la confirmación que se reclama por la aprobación de la norma.
 
Se criticó el avance de la Iglesia Católica y de las evangélicas como un foco global de organización conservadora contra los derechos sexuales y reproductivos y la disidencia sexual. Por eso se reclamó que no haya injerencia del evangelismo y el catolicismo en las políticas públicas y que no se subsidie a escuelas y actividades religiosas con fondos del Estado. También se criticó la reducción del Ministerio de Salud a Secretaría y se reclamó por la falta de anticonceptivos e insumos.
 
En medio del desierto patagónico, con la tierra entrando en los ojos y la garganta, con la sed en los poros y el horizonte como un fondo de estepas con el cielo abierto de horizonte, la convocatoria festejo: "Acá estamos: reunidas, empoderadas, politizadas, autopercibidas, rebeladas, organizadas, apasionadas, liberadas, abrazadas, encendidas, entusiamadas, emocionadas, encontradas".
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar