La Opinión Popular
                  05:02  |  Miércoles 21 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 06-07-2018 / 17:07
EFEMÉRIDES POPULARES

El radical Arturo Umberto Illia gana las elecciones presidenciales viciadas

El radical Arturo Umberto Illia gana las elecciones presidenciales viciadas
El domingo 07 de julio de 1963, en Argentina, se celebran elecciones presidenciales viciadas y antidemocrática (ya que se encontraba proscrito el peronismo, que en las últimas elecciones libres había ganado con el 62 % de los votos): Arturo Umberto Illia, de la UCRP, obtiene el 25 % de los votos.
El domingo 07 de julio de 1963, en Argentina, se celebran elecciones presidenciales viciadas y antidemocrática (ya que se encontraba proscrito el peronismo, que en las últimas elecciones libres había ganado con el 62 % de los votos): Arturo Umberto Illia, de la UCRP, obtiene el 25 % de los votos, el exdictador militar Pedro E. Aramburu obtiene el 7 %, y los votos en blanco superan el 19,42 %, máximo de la historia electoral argentina.
 
Fueron organizadas por la dictadura cívico-militar encabezada por el radical José María Guido que había derrocado al presidente Arturo Frondizi el año anterior. Las elecciones se realizaron con el expresidente Frondizi preso e impedido de participar en las mismas y todos los ciudadanos peronistas proscriptos para presentar sus candidaturas, incluyendo también al expresidente Juan Perón que había tenido que exiliarse.
 
Con la reunión de los colegios electorales el 31 de julio, resultaron elegidos Arturo Illiacomo presidente de la Nación y Carlos Perette como vicepresidente, ambos del partido Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP), el ala civil del Partido Militar antiperonista.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
20-11-2018 / 17:11
20-11-2018 / 17:11
19-11-2018 / 20:11
19-11-2018 / 20:11
Juan Manuel de Rosas fue un gobernante que enfrentó situaciones muy difíciles y tuvo que gobernar en circunstancias excepcionales. Su asunción al poder fue recibida con aprobación por la gente humilde: los peones, mulatos y orilleros, que lo querían porque lo consideraban su defensor contra los abusos de los comerciantes y hacendados.

Durante su gobierno tuvo que enfrentar siete conflictos bélicos: dos con Francia, uno con Inglaterra, otro con la Confederación Peruano-Boliviana, otro permanente con la Banda Oriental (ya independizada), dos con Brasil (Caseros fue parte de la guerra con el Imperio brasileño).
 
En 1845, las dos potencias políticas, económicas y militares mundiales de la época: Inglaterra y Francia reclamaron la libre navegación de los ríos interiores argentinos para comerciar con Paraguay. Para ejemplificar el desatino pedido por los europeos, es como si se nos ocurriera navegar el Támesis o el Sena para ofrecer nuestros productos sin pagar aranceles o pedir permisos. No se la llevarían "de arriba".

El intento colonialista de invadirnos, fue enfrentado por las armas nacionales en  la Vuelta de Obligado, en una gran batalla contra el imperialismo británico. El 20 de noviembre es una fecha épica y memorable en la historia de nuestra dignidad nacional. Esta batalla, pese al resultado adverso, dio como consecuencia la victoria diplomática de la Confederación Argentina, debido al alto costo que demandó la operación "comercial". 

La valiente resistencia opuesta por el gobierno nacional, obligó a las potencias agresoras a reconocer la soberanía argentina sobre los ríos interiores: Inglaterra levantó el bloqueo en julio de 1847. Francia, en junio de 1848. Desde la caída de Rosas hasta hace algunos años esta fue una batalla ignorada por la historia oficial, a pesar que casi trescientos argentinos entregaron sus vidas defendiendo la Soberanía Nacional. Además, la batalla tuvo significancia internacional, porque en ella se dirimió el derecho de soberanía de los pueblos.

Porque defendió el territorio nacional y la Soberanía Nacional enfrentando a las máximas potencias del mundo, José de San Martín le legó su sable corvo "Como prueba de su satisfacción por la firmeza con que sostuvo el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla".

Escribe: Blas García

19-11-2018 / 19:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar