La Opinión Popular
                  17:19  |  Viernes 15 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Nacionales - 27-06-2018 / 10:06
“SEGUNDO SEMESTRE” CON RECESIÓN + INFLACIÓN

Cuando el Estado es más fuerte que los negocios hay Patria, cuando los negocios toman de rehén al Estado, hay Colonia

Cuando el Estado es más fuerte que los negocios hay Patria, cuando los negocios toman de rehén al Estado, hay Colonia
Dentro de unos días comienza un “segundo semestre” muy diferente al que pregonaba el presidente Mauricio Macri: no sólo el vector de la economía dejó de apuntar hacia arriba, sino que empezó un ciclo recesivo con alta inflación inercial. Los nuevos ministros de la Producción y Energía ya empezaron a compartir reuniones sectoriales para atajarle al IPC todos los penales que puedan, aunque la goleada en contra esté asegurada.
Dentro de unos días comienza un "segundo semestre" muy diferente al que pregonaba el presidente Mauricio Macri: no sólo el vector de la economía dejó de apuntar hacia arriba, sino que empezó un ciclo recesivo con alta inflación inercial. Los nuevos ministros de la Producción y Energía ya empezaron a compartir reuniones sectoriales para atajarle al IPC todos los penales que puedan, aunque la goleada en contra esté asegurada.
 
Por su parte, Javier Iguacel procura que petroleros y distribuidores se conformen por este año con indexar y posterguen la recuperación del tercio en las tarifas que según ellos falta aún para llegar al objetivo comprometido. Así mismo, Dante Sica instó a la Unión Industrial Argentina y la Cámara de Comercio "no hacer abusivos traslados de la devaluación a los precios". En ambos casos, la codicia de los grandes empresarios no deja demasiado margen para el optimismo.
 
Argentina es hoy un país donde  los rojos que las cuentas públicas se acumulan en todos sus balances. En ese contexto, ayer se hizo público el déficit de cuenta corriente de la balanza de pagos, que mostró durante el primer trimestre del año un déficit de u$s9.623 M, lo que marcó un empeoramiento de u$s2.465 M respecto del año previo, donde un 46% corresponde a intereses de la deuda, un 18% déficit comercial y un 36% turismo (y otros servicios).
 
El dato es preocupante: en los últimos cuatro trimestres, el saldo negativo de la cuenta corriente asciende a -5,3% del PBI (u$s34.000 M), el déficit más alto desde la salida de la convertibilidad, rojo que fue resuelto a través de la toma de deuda en moneda extranjera, que trepó 28% en el primer trimestre del año, y donde el sector público (Gobierno y BCRA), incrementó sus pasivos en u$s40.000 M respecto de los primeros meses de 2017.
 
Hoy la producción se desploma, un gran número de pymes han desaparecido y las que sobreviven están asfixiadas, las economías regionales agonizan. A su vez, las grandes empresas monopólicas que administran la energía y que jamás apostaron al país, están haciendo estragos en la industria y castigan al ciudadano de a pie con los tarifazos.
 
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que el paro general de este lunes generó una pérdida de unos 29 mil millones de pesos a la economía, cifra que resulta imcomprobable. Lo que no dice y oculta este Gobierno es que entre mayo y lo que va de junio, ya se fugaron casi el triple de ese monto de las reservas del Banco Central para contener la corrida del dólar, que a su vez, es fomentada desde sectores especuladores privados muy cercanos a los funcionarios macristas. Cuando el Estado es más fuerte que los negocios hay Patria, cuando los negocios toman de rehén al Estado, hay Colonia.
 
La Opinión Popular

 
El flamante ministro de la Producción, Dante Sica, debutó en la cartera con un trato directo con las cámaras empresarias y con un anuncio que dejó atónitos a colegas del gabinete, como el titular de Trabajo, Jorge Triaca: la reapertura de las paritarias, al haber quedado sepultado por la inflación el tope salarial del 15% que se firmó en muchas de ellas.
 
Llamó la atención, sin embargo, que el anuncio de la reapertura de paritarias haya provenido del representante del Gobierno ante las patronales y no del colega laboral. Es que los convenios firmados con tope del 15% contienen cláusula gatillo, lo cual virtualmente los indexa hacia fin de año, y se cree que sentar a los gremios a discutir la aplicación, en medio de una recesión y amenazas a la estabilidad de los empleos, podría rebanar algunos puntos, tomando como referencia el cierre de camioneros al 25%.
 
Los empresarios aducen que el traslado a precios de la devaluación tendrá un freno natural en la desaceleración de la economía, pero al continuarse con el cronograma de ajuste en las tarifas y al ser controlados los mercados que abastecen a la canasta básica por formadores de precios y cadenas comerciales monopólicos, el IPC tiene asegurada su retroalimentación. Y si a fin de año rebota aunque sea un poco la economía como esgrimió Sica, ¿quién parará las remarcaciones que se mantuvieron en el molde?
 
En el edificio de Leandro Alem venían deshojado la margarita sobre si homologar o no el 25% acordado en Camioneros, previo al paro general impulsado por los propios líderes del gremio, la familia Moyano, pero los representantes del sector privado que suscribieron convenios con cláusula gatillo ven en un arreglo como ése un mal menor, ya que ateniéndose a la letra a fin de año tendrían que reconocer una diferencia por la indexación que hasta podría duplicar aquella pauta inflacionaria que el viento se llevó.
 
Este martes 26/06, la Administración Macri hasta admitió ante el Fondo Monetario Internacional que sería deseable un IPC, al cabo de 2018, del 27%, que se queda corto frente al Relevamiento de Expectativas Macroeconómicas (REM), que proyecta 30%.
 
Sica, que hasta su designación como funcionario era uno de los más conspicuos proveedores de consultoría del empresariado, se encargó de anunciar la reapertura de las paritarias, a sabiendas per se, y por recoger las inquietudes sectoriales por línea privada (como se dice en los reportajes radiales) de que la economía entró de nuevo en recesión y ese será el condicionante de cualquier renegociación para las cláusulas gatillo.
 
En la reunión que acaba de mantener con las cúpulas de la Unión Industrial Argentina (UIA) liderada por Miguel Acevedo, y de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), que encabeza Jorge Di Fiori, estuvieron hablando de las tasas, de las cadenas de pagos, pero de lo difíciles que serán los próximos meses de baja actividad si se trasladan los mayores costos por tarifas y devaluación a los precios "en forma abusiva".
 
Se mencionó la existencia de la ley de Defensa de la Competencia, que aumenta las multas a las empresas hasta $ 4.000 millones e impone la figura de la "clemencia" para empresarios que delaten a sus pares en maniobras de cartelización, pero en la práctica el ex director de Abeceb ratificó en el cargo de secretario de Comercio al cuestionado primo del jefe de Gabinete, Marcos Peña, el supermercadista Martín Braun, quien en todo este tiempo asistió impávido al festival de remarcaciones por hache o por ve y creía en la competencia importada como reguladora de la estructura de precios relativos. Queda también donde lo había puesto Francisco Cabrera el secretario de Industria, Fernando Grasso
 
Sin embargo, desde la Cámara de Comercio transmitieron la tranquilidad de que no será posible trasladar la devaluación a los precios porque sería peor el remedio que la enfermedad si se aumentan con la demanda retraída.
 
Coincide con esta postura Federico Furiase, del Estudio Eco/Go, para quien "el traslado a precios va a ser más moderado que en 2014 y 2016 porque estás en un contexto recesivo y la tasa en pesos al 40%. Entonces las empresas van a tener menos margen y habrá incentivos para desarmar inventarios, priorizando su participación en un mercado debilitado por la caída en el poder adquisitivo y el mayor costo en la cadena de crédito", teorizó.
 
 
La canasta básica no descansa
 
Como desmentida temprana a un supuesto freno recesivo a los incrementos en el costo de vida y del resto del aparato productivo, en los últimos 20 días los alimentos y productos de higiene personal y limpieza se encarecieron hasta un 13% como consecuencia de la apreciación del dólar en ese lapso, del 10,68%, desde los u$s 25,48 el 30 de mayo hasta los u$s 28,20 el 18 de junio, , según un estudio realizado por Focus Market en 515 puntos de venta en todo el país a través de Scanntech (lector de scanner).
 
Los viejos analistas dirían que es consecuencia de la demanda inelástica, pero la verdad hay que buscarla en la concentración de la oferta y la distribución, que es donde se forman los precios.
 
Consultado por BAE Negocios, el economista Salvador Di Stéfano enumeró la corrección en combustibles y tarifas tras el salto de la divisa para seguir recortando subsidios y el "efecto dominó" que tiene sobre la economía, las subas salariales luego de las paritarias "que se trasladan a precios porque no va a haber aumento en la producción" que permita compensar los mayores costos en energía y sueldos, así como la carrera que juega el billete verde con el valor de los productos, que varían con la cotización de la moneda norteamericana.
 
Desde la consultora LCG asumen que "no se suspenderán los aumentos que, hacia finales de año, implican la reducción gradual de los subsidios", pero por otro lado Di Stéfano alerta sobre que, como ya se transita un contexto mucho más recesivo que en 2014 ó 2016 debido a la sequía y su impacto en la cosecha de soja y maíz, el índice del consumidor encontró un techo en la crisis en el sector del ganado vacuno, que por la sequía no tiene cómo alimentar a los animales, acelerando la liquidación y así se contuvo el precio de la carne roja, afectando también a las de origen porcino y aviar.
 
De modo que, según el IPC porteño de mayo, subió 1,4% contra un 3,2% que se encarecieron los alimentos y bebidas en general, explica.
 
"Esto por ahora te tira abajo el índice de precios, pero va a aumentar de manera importante a fin de año porque "el productor ya no va a estar apurado a vender", adelantó el experto en producción agropecuaria.
 
En consecuencia, la mala noticia sería que, de concretarse el optimista pronóstico del gobierno de que para fin de año la economía volverá a la senda del crecimiento, empujada sobre todo por los sectores exportadores que ahora cuentan con el alivio que les generó la fuerte devaluación del peso, como ratificó Sica ante la UIA y la CAC, la inflación podría cortar amarras.
 
Para entonces, la perspectiva indicaría, de acuerdo con una de las líneas de análisis, que los precios probablemente aumenten 37% en 2018, con un dólar a $28, que implicaría una suba del tipo de cambio del 50%. La TIR de los títulos con tasa Badlar cerraría al 45% anual la de los que ajustan por CER, del 8%.
 
La delegación de la UIA que concurrió al Palacio de Hacienda, integrada además del presidente Acevedo por los vices Luis Betnaza, Daniel Funes de Rioja, Cristiano Rattazzi, Adrián Kaufmann, Eduardo Nougués, Alberto Sellaro, el vicepresidente Pymi, Miguel Ángel Rodríguez, y el secretario de la entidad, Alberto Álvarez Saavedra, aprovechó para reiterarle a Sica lo que su antecesor en el cargo, Francisco Cabrera, hacía caso omiso: la posibilidad de que haya desvíos de comercio, en momentos en que Estados Unidos y China parecen encaramarse a una guerra comercial. Y que sea restablecido el informe de Aduana sobre importaciones que el ex titular de AFIP, Alberto Abad, ordenó dejar de publicar.
 
Fuente: Urgente24
 

Agreganos como amigo a Facebook
Cuando el Estado es más fuerte que los negocios hay Patria, cuando los negocios toman de rehén al Estado, hay Colonia
La actividad económica cayó 0,9% en abril y marca el inicio de la recesión. Por la sequía, la actividad agropecuaria se contrajo 30%, según el EMAE del Indec.
Cuando el Estado es más fuerte que los negocios hay Patria, cuando los negocios toman de rehén al Estado, hay Colonia
El déficit de cuenta corriente subió un 34% a u$s9.600 M y alcanzó un nuevo récord. La deuda externa del Tesoro alcanzó u$s153.000 Millones.
15-02-2019 / 11:02
El presidente Mauricio Macri volvió a ser cacheteado por el INDEC. Luego de asegurar -otra vez- que "la inflación está bajando", contra todos los pronósticos del Gobierno la inflación en lugar de caer volvió a acelerarse.
 
El Indec reconoció una suba del 2,9%, muy por encima del 2,6% de diciembre. Si se toman los últimos doce meses, llega a 49,3%, la más alta desde enero de 1992. Los alimentos empujaron la escalada. En la Ciudad de Buenos Aires, la suba de los precios minoristas fue de 3,8 por ciento en enero.
 
La inflación de enero fue impulsada por alimentos y bebidas, servicios públicos, comunicación y turismo. En alimentos y bebidas, que compone el centro de la canasta básica, el aumento de los precios en los últimos doce meses es del 53%, lo cual explica el fuerte aumento de los indicadores de pobreza e indigencia en la última parte del año pasado.
 
La inercia inflacionaria de 2018, junto a los aumentos de costos derivados de la devaluación que todavía no se trasladaron a los precios minoristas y la catarata de aumentos de servicios públicos determinan que la expectativa de inflación para este año no baje del 30%.
 
La inflación de 2,9% en enero es sorprendente en una economía en donde el consumo interno está muy debilitado y el dólar no registró mucha movilidad en el marco de un profundo ajuste fiscal y monetario. Sin embargo, la suba del dólar de 120% el año pasado junto a los grandes tarifazos sobre una economía cuyos precios se movía al 25 % anual antes de la crisis cambiaria multiplicó la inercia inflacionaria.
 
Esto quiere decir que los actores económicos incorporaron la indexación de los precios con números cada vez más grandes. Además, todavía existe una brecha de 20 puntos entre la suba que registran los precios mayoristas y el incremento de los minoristas.
 
El dato del 49,3% es horrible porque pone en tela de juicio el sentido del enorme sacrificio que Macri le pide a la sociedad, con el único objetivo visible de equilibrar el déficit para bajar la inflación. Sería difícil esperar que febrero muestre un incremento de precios menor al de enero. Este mes empezaron a regir nuevos aumentos en el transporte, la luz, las prepagas y la garrafa social. También se preparan nuevos aumentos en el gas (de 35 %).
 
Aunque los medios afines al gobierno se empeñan en pronosticar para el año una inflación por debajo de 30 %, las decisiones oficiales le meten fuerte presión a los precios. Según transcendidos periodísticos, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne le advirtió a Macri que no va a bajar hasta mayo pero, ¿si tampoco baja en mayo?
 
La Opinión Popular

14-02-2019 / 10:02
14-02-2019 / 10:02
Una multitud marchó "contra el hambre y los tarifazos" del gobierno de Mauricio Macri, convocada por los movimientos sociales y organismos sindicales. Frente al Ministerio de Desarrollo Social y en manifestaciones en distintas provincias, reclamaron alimentos para los comedores populares y aumentos en los salarios sociales y en la Asignación Universal por Hijo.
 
Ante el despacho de Carolina Stanley, los movimientos populares protestaron por la crítica situación social. "Hay hechos dramáticos, difíciles de contar. Miles de Pymes están bajando la persiana: son los principales lugares de empleo y cierran. Si las tarifas se volvieron imposibles de pagar para la clase media, imaginen qué pasa con nuestros compañeros en los barrios de la periferia..."
 
"La única salida que tenemos es engancharnos de la luz y eso nos pone en el lugar de la marginalidad", acusó, durante el acto frente al Ministerio de Desarrollo Social, el titular de la CTEP, Esteban Castro. La jornada se realizó con la consigna "contra el hambre y los tarifazos". En la víspera, la ministra Stanley, que acusó a los movimientos de usar "métodos extorsivos", admitió que el índice de pobreza del Indec volverá a subir en marzo.
 
El reclamo fue convocado por "los cayetanos", la Coordinadora de Trabajadores de la Economía Popular, Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa, el Frente Darío Santillán y el Frente de Organizaciones en Lucha.
 
Son el conjunto de organizaciones sociales que hoy concentran la mayor capacidad de movilización y, al mismo tiempo, de negociación con el Gobierno a través de la Mesa de Diálogo, una instancia abierta a inicios de la gestión de Cambiemos con la intermediación de la Iglesia católica, que funciona más o menos espasmódicamente.
 
Desde ahí, por ejemplo, el Ministerio de Desarrollo Social motorizó el salario social complementario como reemplazo de los programas de empleo del gobierno anterior. O decidió, sobre finales del año, un bono para los beneficiarios de planes sociales, que en cambio no llegó a los jubilados.
 
Las denuncias sobre la brutal situación del pueblo trabajadores que se hicieron durante la marcha y desde el palco son correctas, pero la política de "los cayetanos" tiene además otros objetivos. Por un lado, organizar y contener a los sectores más precarizados de la clase trabajadora, que hoy sobreviven con planes de 6000 pesos o son directamente desocupados. Esa política tiene la bendición del Papa Francisco.
 
Por otro, que más allá de las movilizaciones, la bronca contra el ajuste sea canalizada a través de un amplio frente "anti Macri" que se exprese en las urnas a fin de año. Es lo que discuten las organizaciones junto a la CGT, gobernadores y las distintas alas del peronismo.
 
La Opinión Popular

13-02-2019 / 11:02
13-02-2019 / 08:02
Como consecuencia del modelo neoliberal de Mauricio Macri, casi la mitad de las maquinarias industriales se mantuvieron inactivas durante diciembre. La Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII) fue de 56,6%, lo que implicó una caída interanual de 7,4 puntos. Fue el peor mes del gobierno de Macri en lo productivo y el peor diciembre desde que el Indec publica datos, desde el 2002.
 
Gracias a las políticas de ajuste de Macri y del FMI, la industria automotriz mantuvo al 74,4% de sus líneas completamente desactivadas y la textil usó sólo el 32,3%. Por el lado de la demanda, la caída del consumo interno siguió golpeando, e incluso se intensificó y fue la principal explicación del desplome de la automotriz y de la textil y de la contracción de las alimenticias, entre otras.
 
La propia recesión fabril golpeó a otros sectores como la siderurgia, que llevó a las metálicas básicas a una caída interanual de 4 puntos de su uso de la capacidad instalada hasta una de 69,4%. También tiró para abajo a la química, que se contrajo 2,5 puntos en la comparación interanual.
 
Para colmo, el ajuste fiscal desactivó al componente de la demanda que había traccionado durante el cierre del 2017: la construcción. La fortísima caída de 20,5% en ese sector, que es a la vez un gran demandante de distintos productos fabriles, fue la causa principal de la mayor cantidad de maquinarias apagadas en rubros como los minerales no metálicos, que sufrieron un desplome extraordinario de 15,2 puntos. También golpeó a la metalmecánica, que contrajo en 12,8 puntos su uso de capacidad instalada.
 
Los datos del desplome productivo se suceden a la par de ciertos tímidos festejos de Cambiemos que genera la caída relativa de la tasa de interés, que aun así sigue generando un acceso prohibitivo al crédito productivo, con una tasa de 51,85% para los adelantos en cuenta corriente. Hoy la prioridad del Gobierno es estabilizar y por eso las tasas y el gasto le ponen más freezer a la economía.
 
La pregunta es hasta qué punto podrán seguir achicándose las fábricas sin verse obligadas a cerrar. Este nivel de uso de la capacidad instalada es más que crítico ya, de cierre de empresas. En diciembre crecieron las paradas programadas, por el escaso nivel de actividad. Hacia adelante la perspectiva tampoco es muy positiva. Durante este primer trimestre la dinámica no va a cambiar porque ninguna de las palancas de la economía, desde la oferta o la demanda, permiten avizorar un repunte.
 
Para el Gobierno, desde el segundo trimestre el escenario más optimista es uno de estabilidad cambiaria y recesión. Y el escenario pesimista es uno de inestabilidad y que sigan cayendo el poder adquisitivo y la inversión. Es el resultado de la lógica financiera sobre la productiva. La conclusión es clara: difícilmente llegue una lluvia de inversiones si de las maquinarias ya existentes sólo se está usando la mitad.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar