La Opinión Popular
                  13:49  |  Domingo 21 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Macri es hoy un amontonamiento de promesas fracasadas, de frustraciones sin rumbo ni sentido, de soberbia mezclada con impericia, un nuevo gestor impostado en el imperio de la desesperanza”. Julio Bárbaro
Recomendar Imprimir
Internacionales - 08-05-2018 / 19:05
EFEMÉRIDES POPULARES

Comienza la Masacre de Changshiao, en que 30.000 civiles chinos fueron asesinados por el Ejército Japonés

Comienza la Masacre de Changshiao, en que 30.000 civiles chinos fueron asesinados por el Ejército Japonés
La matanza de Changjiao fue realizada por el Ejército Expedicionario Japonés en Changjiao. El general Shunroku Hata era su comandante. Durante cuatro días, 9-12 de marzo de 1943, más de 30.000 civiles murieron y fueron violadas miles de mujeres.
La segunda guerra chino-japonesa fue un conflicto militar entre la República de China y el Imperio de Japón que se libró entre 1937 y 1945, en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Comenzó cuando el ejército japonés, que ya controlaba Manchuria, inició la invasión del norte y el este de China. China luchó contra Japón con apoyo económico de la Unión Soviética y los Estados Unidos.
 
La guerra fue el resultado de la política imperialista japonesa que se extendió durante décadas destinada a ampliar su influencia política y militar con el fin de garantizar el acceso a reservas de materias primas y otros recursos económicos de la zona, en particular los alimentos y el trabajo, en un contexto de militarismo agresivo.
 
A partir de 1941, los japoneses comenzaron a eliminar núcleos de resistencia en el campo, pero nunca llegaron a someterlo y tuvieron que contentarse con realizar sucesivas campañas punitivas. También fueron incapaces de derrotar a las fuerzas comunistas chinas, que realizaban operaciones de sabotaje contra los japoneses utilizando tácticas de guerra de guerrillas.
 
En ese marco, el 09 de mayo de 1943, comienza la masacre de Changjiao. Fue un asesinato en masa realizado durante cuatro días, hasta el 12 de mayo de 1943, por el Ejército Imperial Japonés contra la población civil china en la ciudad de Changjiao (provincia de Hunan). Más de 30.000 hombres, mujeres y niños fueron violados y asesinados. La masacre fue ordenada por el general japonés Shunroku Hata, quien al final de la guerra fue condenado a cadena perpetua.
 
La matanza de Changjiao, durante la Guerra de Resistencia contra el Japón, fue la segunda más grande después de la Masacre de Nanjing, la tragedia más cruel en la Guerra del Pacífico, donde hubo entre 100.000 y 300.000 asesinatos, torturas y violaciones con armas de fuego, katanas y bayonetas, desde diciembre de 1937 a febrero de 1938. Se calcula que unos veinte millones de personas, la inmensa mayoría civiles, perdieron la vida en esta guerra.
 
La Opinión Popular

Segunda guerra chino-japonesa como parte de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra Civil China
 
La segunda guerra chino-japonesa fue un conflicto militar entre la República de China y el Imperio de Japón que se libró entre el 7 de julio de 1937 y el 9 de septiembre de 1945, en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Comenzó cuando el ejército japonés, que ya controlaba Manchuria, inició la invasión del norte y el este de China. China luchó contra Japón con apoyo económico de la Unión Soviética y los Estados Unidos.
 
Después del ataque japonés a Pearl Harbor en 1941, la guerra se fundió en el gran conflicto de la Segunda Guerra Mundial como un frente importante de lo que se conoce como la guerra del Pacífico. La segunda guerra chino-japonesa fue la mayor de Asia en el siglo XX y causó más del 90 % de las víctimas de la guerra del Pacífico. Se calcula que unos veinte millones de personas, la inmensa mayoría civiles, perdieron la vida en ella. La invasión concluyó con la rendición de Japón el 9 de septiembre de 1945.
 
La guerra fue el resultado de las consecuencias de la primera guerra chino-japonesa de 1894-1895, así como de una política imperialista japonesa que se extendió durante décadas destinada a ampliar su influencia política y militar con el fin de garantizar el acceso a reservas de materias primas y otros recursos económicos de la zona, en particular los alimentos y el trabajo, y comprometer la guerra con otros en un contexto de política del militarismo agresivo modernizado en la región Asia-Pacífico, particularmente con la Asociación de Apoyo al Régimen Imperial del gabinete de Hideki Tōjō y con el orden del emperador Shōwa.
 
La invasión japonesa de 1937 tenía como objetivo la conquista de la capital china, Nankín, y la expulsión de los nacionalistas de la región del bajo Yangtsé, la más desarrollada del país.
 
Como la conquista y devastación de la capital no bastó para obligar al Gobierno chino a rendirse, la guerra prosiguió, primero en torno a la nueva capital china de Wuhan y luego en los principales enclaves costeros del país y en algunas regiones rurales, donde habían aparecido guerrillas, principalmente comunistas.
 
Durante los primeros meses de la guerra, el avance japonés fue casi imparable: para finales de 1937, se habían apoderado de Pekín, Tianjin, Nankín, Shanghái, Qingdao, Taiyuan, Cantón, de Chahar y Suiyuan y de gran parte del norte de China.
 
A principios de 1938, la suerte de los combates pareció favorecer a los chinos, con la victoria de Li Zongren en Taierzhuang y la denodada resistencia de la nueva capital, Wuhan, pero para el otoño los chinos habían perdido esta, así como las provincias de Anhui y Jiangxi.
 
A finales de año, el frente se estabilizó hasta el último gran avance japonés de 1944, que tuvo lugar durante la Operación Ichi-Go, que permitió a los nipones unir los territorios que dominaban en el norte y en el sur del país.
 
Japón controlaba las ciudades más importantes del país -concentradas en el centro y este del territorio- y las principales vías de comunicación -fundamentalmente, líneas férreas-.
 
A partir de 1941, los japoneses comenzaron a eliminar núcleos de resistencia en el campo, pero nunca llegaron a someterlo y tuvieron que contentarse con realizar sucesivas campañas punitivas.
 
El millón de soldados japoneses consiguió sojuzgar las ciudades y líneas de comunicaciones más destacadas, pero no dominar el campo ni alcanzar la zona suroeste donde se había refugiado el Gobierno chino.
 
Inicialmente los japoneses lograron victorias importantes, como en Shanghái, y para finales de 1937 capturaron la capital china de Nankín. Después de no poder detener a los japoneses en Wuhan, el gobierno central de China se trasladó a Chongqing, en el interior del país.
 
En 1939, después de las victorias chinas en Changsha y Guangxi, y con líneas estiradas de comunicaciones profundas en los territorios del interior de China, la guerra llegó a un punto muerto. Los japoneses también fueron incapaces de derrotar a las fuerzas comunistas chinas en Shaanxi, que siguieron para realizar operaciones de sabotaje contra los japoneses utilizando tácticas de guerra de guerrillas.
 
El 7 de diciembre de 1941, los japoneses atacaron Pearl Harbor y, al día siguiente (8 de diciembre 1941), los Estados Unidos declararon la guerra a Japón. Estados Unidos comenzó a apoyar a China a través del envío de ayudas aéreas sobre el Himalaya después de la derrota de los aliados en Birmania, que cerró la carretera de Birmania.
 
En 1944 Japón lanzó una invasión masiva y conquistó Henan y Changsha. Sin embargo, esto no pudo llevar a cabo la rendición de las fuerzas chinas.
 
A pesar de seguir ocupando territorio chino, Japón finalmente se rindió el 2 de septiembre de 1945 a las fuerzas aliadas después de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki y la invasión soviética de Manchuria.
 
El resto de las tropas de ocupación japonesas en China (con exclusión de Manchuria) fueron entregadas formalmente el 9 de septiembre de 1945 con el siguiente Tribunal Penal Militar Internacional para el Lejano Oriente, que se reunió el 29 de abril de 1946.
 
En el resultado de la Conferencia de El Cairo celebrada del 22 al 26 noviembre de 1943, los aliados de la Segunda Guerra Mundial decidieron frenar y castigar la agresión de Japón mediante la restauración de todos los territorios que Japón se anexó en China, incluyendo Manchuria, Formosa y las islas Pescadores, a la República de China, y de expulsar a Japón de la península de Corea.
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
21-10-2018 / 09:10
21-10-2018 / 08:10
19-10-2018 / 20:10
19-10-2018 / 20:10
15-10-2018 / 19:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar