La Opinión Popular
                  16:53  |  Domingo 19 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Tenemos inflación, recesión, desempleo, endeudamiento y riesgo de default. Todo gracias a Macri, que en vez de resolver los problemas de la década K, los potenció. Y encima debemos bancarnos al FMI”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 25-04-2018 / 20:04
EFEMÉRIDES POPULARES

Alfredo Astiz se rinde sin pelear y entrega a los ingleses las Islas Georgia

Alfredo Astiz se rinde sin pelear y entrega a los ingleses las Islas Georgia
El 25 de abril de 1982, efectivos británicos desembarcaron cerca de Puerto Leith. Astiz fue rodeado por tropas enemigas. Tras los primeros disparos, las fuerzas británicas instaron a Astiz a rendirse pero este se negó. Fue ante una segunda intimación por parte del enemigo que Astiz depuso rápidamente las armas. El represor Astiz rindió cobardemente a su tropa al enemigo, sin efectuar la debida resistencia y se entregó ante las fuerzas armadas británicas. Muy bravo con las monjitas francesas indefensas y muy gonca con los soldados ingleses.
El 2 de abril de 1982 las fuerzas armadas argentinas ocuparon las Islas Malvinas dando origen a la guerra del Atlántico Sur. El excapitán de fragata de la Armada Argentina, Alfredo Ignacio Astiz, fue destinado a las Islas Georgias del Sur al frente de un grupo comando llamado Los Lagartos.
 
Pocos días después, el 25 de abril, efectivos británicos desembarcaron cerca de Puerto Leith. A las pocas horas Astiz, al mando de 15 hombres y 39 operarios civiles, fue rodeado por tropas enemigas. Tras los primeros disparos, las fuerzas británicas instaron a Astiz a rendirse pero este se negó. Reiniciado el ataque, Los Lagartos soportaron una nueva andanada de proyectiles, en tanto los efectivos de la Compañía M del 42 Comando de los Royal Marines estrechaban el cerco.
 
Fue ante una segunda intimación por parte del enemigo que Astiz depuso rápidamente las armas. El represor Astiz rindió cobardemente a  su tropa al enemigo, sin efectuar la debida resistencia y se entregó ante los capitanes Pentreath y Barker de las fuerzas armadas británicas. Muy guapo con las monjitas francesas indefensas y muy cagón con los soldados ingleses.
 
El genocida Astiz quedó detenido como prisionero de guerra. Francia y Suecia reclamaron su extradición para juzgarlo por secuestro y asesinato. Pero Gran Bretaña, gobernada por Margaret Thatcher, invocó la Convención de Ginebra, para negar la extradición y lo devolvió a la Argentina al finalizar la guerra.
 
La Opinión Popular 

 
Pidieron sumariar a Astiz por rendirse en Georgias sin pelear pero la cúpula de la Armada lo protegió
 
La comisión Rattenbach lo había pedido con todas las letras: abrir un sumario contra el entonces teniente de navío Alfredo Astiz por haberse rendido sin combatir en Puerto Leith, ubicado en las islas Georgias.
 
"El Angel Rubio" había sido mandado al frente un grupo de "lagartos" (comandos) con la intención de limpiar su carrera, luego de su sangriento paso como agente encubierto de la ESMA en las Madres de Plaza de Mayo.
 
Pero el 17 de mayo de 1982, un joven Astiz de barba firmó el acta de rendición a bordo del buque británico Plymouth (ver foto). En ese momento, Suecia y Francia pedían la extradición del marino por las desapariciones de la joven Dagmar Hagelin y las monjas francesas Léonie Duquet y Alice Domon. Pero luego Gran Bretaña lo devolvió a la Argentina como prisionero de guerra.
 
Este pedido de un sumario para un delito militar grave como rendirse sin combatir había sido borrado de la versión del informe que se publicó en 1983 en la revista "Siete Días" y había merecido, más tarde, una queja del propio Rattenbach.
 
A fojas 277 se puede leer que Astiz " rindió su tropa al enemigo, sin efectuar la debida resistencia . No se tiene conocimiento de que, en forma similar a lo indicado (con su colega el teniente Luna que estaba a cargo de otro grupo de comandos), el comando en jefe de la Armada haya ordenado la instrucción de un sumario". El accionar de Astiz fue informado por el capitán de navío César Trombeta.
 
El diferente tratamiento que tuvo Luna muestra una protección política desde la cúpula de la Armada quien, a pesar de este antecedente, siguió ascendiendo de grado hasta fines del gobierno del presidente Carlos Menem.
 
La participación de Astiz en el conflicto había comenzado el 2 de abril cuando la fragata "Guerrico" llevó a sus comandos a las Georgias porque 22 marines y 13 civiles británicos estaban hostigando a los obreros argentinos que habían izado una bandera argentina en Georgias donde estaban desmantelando instalaciones balleneras. Este episodio desencadenó la guerra. El desembarco de los militares argentinos dejó un saldo de 3 muertos y 7 heridos. Luego se mandó al teniente Luna con 40 hombres a custodiar Grytviken y a Astiz y 10 hombres a Puerto Leith, junto con los obreros argentinos contratados por el empresario Constantino Davidoff. Más tarde la "Guerrico" y el "Bahía Paraíso" regresaron al continente con los 35 británicos que se habían rendido.
 
Ambos se rindieron sin combatir y así se dejó asentado en el informe final. Pero en 1983, Rattenbach se enteró que la versión publicada faltaban las páginas referidas a Astiz y otros jefes militares y se quejó ante sus superiores.
 
Por el faltante de estas hojas, tanto el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y luego la Cámara Federal porteño no condenaron a Astiz por su actuación en Malvinas. Recién el año pasado, el tribunal oral federal 5 condenó a Astiz a prisión perpetua pero por crímenes de lesa humanidad como miembro del grupo de tareas de la ESMA.
 
Fuente: Clarín
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-08-2018 / 19:08
18-08-2018 / 19:08
16-08-2018 / 18:08
Oscar Alfredo Gálvez nació en Caballito el 17 de agosto de 1913. Fue Campeón en Turismo de Carretera y en Pista (en 1947 y 1948); y en TC en 1953, 1954 y 1961. Adhirió fervorosamente al peronismo.
 
Escribió parte de la historia del automovilismo argentino, junto con su hermano Juan, y el menor Roberto, aunque éste último sólo asomó a este deporte. Hijos de una familia porteña, en que el padre era mecánico, desde chicos sintieron su pasión por los fierros, lo que hizo que Oscar se sintiera "mecánico", y dejara la escuela primaria, después de intentar tres veces cursar el 4º grado.
 
Los hermanos Gálvez fabricaban sus propios autos, rígidos, duros, cuadrados, pesados, prepararon el auto para que Oscar corriera en 1937 las Mil Millas Argentinas, y Juan logró acompañarlo, modificando su documento, pues era todavía menor de edad, y el anecdotario señala que perdieron el segundo puesto por perder tiempo en cambiar la correa que ataba el capot (que se cortaba por ser un cinturón común de pantalones).
 
En 1939 participaron en el Gran Premio Getulio Vargas, en que los Gálvez rompieron el diferencial, lo ataron con alambre y continuaron, pero sobre el final volcaron, se reacomodaron y llegaron segundos, atrás de Juan Manuel Fangio.
 
En 1940 tuvieron un tremendo vuelco al caer a un precipicio, y decidieron comenzar a usar casco. Oscar -lo que son las épocas- consiguió uno de paracaidista y Juan otro de los que usan en los tanques de guerra.  Esos eran los tiempos con anécdotas pintorescas de los pioneros de esta actividad.
 
La Opinión Popular

16-08-2018 / 18:08
16-08-2018 / 18:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar