La Opinión Popular
                  16:13  |  Miércoles 15 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Tenemos inflación, recesión, desempleo, endeudamiento y riesgo de default. Todo gracias a Macri, que en vez de resolver los problemas de la década K, los potenció. Y encima debemos bancarnos al FMI”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-04-2018 / 09:04
META OFICIAL DEL 15%: ILUSIÓN QUE SE PIERDE EN EL OLVIDO

Fracaso de la política económica neoliberal: La inflación y su sociedad con el Gobierno de Macri

Fracaso de la política económica neoliberal: La inflación y su sociedad con el Gobierno de Macri
El nuevo dato de inflación confirmó lo que todos sospechaban: que la meta de 15% ya es un dato anecdótico. La duda está ahora en si, como dice el Gobierno, habrá un camino descendente o si por efecto de las subas salariales y el impacto de la sequía puede haber más presiones alcistas. Transcurridos cuatro meses de 2018 en los cuales salarios "viejos" convivieron con precios "nuevos", ahora llega el momento que los bolsillos se pongan al día con las paritarias. Esto trae aparejado la gran duda: ¿el esperado incremento del consumo traerá beneficios en el sentido de reactivar la economía? ¿O, como algunos en el Gobierno temen, puede implicar una presión inflacionaria adicional?
El Presidente, Mauricio Macri, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, se cansaron de asegurar que la inflación está bajando, pero el INDEC volvió a reflejar lo contrario. Este jueves anunció cuanto fue la inflación de marzo, entonces se ratificó lo que la mayoría de los economistas sospecha: La meta de inflación del Gobierno no se cumplirá.
 
En un trimestre ya se consumió casi la mitad de la meta anual del Gobierno. La inflación de marzo fue de 2,3% y acumula 6,7% en lo que va del año, lo que se resume en el fracaso de la política económica neoliberal del Presidente de la Nación. En la comparación interanual, la variación de precios llega al 25,4%, bastante por encima del nivel de inflación que registraba la economía argentina cuando Cambiemos asumió el Ejecutivo nacional.
 
El principal impulso a los precios provino de alimentos y bebidas, equipamiento del hogar, prendas de vestir y educación. Frente a 2017, los servicios públicos, impulsados por la política tarifaria, junto a prepagas y remedios y telefonía celular, son la primera causa de arrastre de los precios.
 
Macri ha prometido bajar la inflación del país, pero las encuestas describen que la gente "no le tiene fe" a la incumplida promesa, entonces, es probable que lo afecte considerablemente en las elecciones de 2019. La inflación preocupa a Macri, no sólo porque su credibilidad se debilita al no cumplir su palabra, sino que es más difícil poder tener el control del sindicalismo argentino, ya que ganan espacios los que cuestionan el modelo económico neoliberal.
 
La otra cara de la inflación, es que no termina siendo tan negativa para el Gobierno (depende de donde se le mire), y es que como pasaba en el período de CFK, pasa ahora con Macri: El Gobierno se beneficia de la inflación. Esto sucede porque el IVA es un impuesto que resulta un porcentual del precio final, y a más precio más recaudación.
 
El gobierno está impulsando incrementos en rubros que impactan fuerte en el nivel general de precios, mediante los tarifazos y los ajustes del tipo de cambio, realizados para complacer a los sojeros (que además se están beneficiando de una baja mensual de las retenciones a las exportaciones que también contribuye a recalentar los precios).
 
Con la inflación acumulada en los primeros meses del año, el poder adquisitivo de los trabajadores arranca perdiendo la carrera. El fenómeno de "precios nuevos, salarios viejos" que se da todos los años. Mientras en la mayoría de los convenios con clausula "gatillo", que se firmaron en 2017, esta se activó con lentitud, este año la cosa pinta aún peor, con la pauta de 15 % que se impone en la mayoría de los gremios, como exigió Macri.
 
La Opinión Popular

 
La inflación se mantiene en lo más alto del ranking de las preocupaciones de los argentinos, y es que todo indica que la promesa del Presidente de la Nación no va a poder ser. Según algunas consultoras del país, la mayoría de la gente considera que la suba del costo de vida es el "principal" problema del país y este problema se resume en el fracaso de la política económica del Gobierno.
 
"La inflación es una de las características más claras de los problemas de la economía y es comprensible porque trae distorsiones que hacen que la gente empiece a sentir que no gana lo suficiente. Los cambios que son producto de la inflación, como los ajustes salariales generalmente tienen defasajes y el salario queda atrasado, y eso genera mucha preocupación", detalló el director de encuestadora Taquión, Sergio Doval.
 
Y la preocupación no solo la tiene la gente, sino por supuesto el Presidente Mauricio Macri, la angustia de los argentinos puede vertirse en las venideras elecciones, en las que él tiene aspiraciones de alcanzar la reelección. Además, la suba de la inflación le "embarra la cancha" en cuanto a establecer alianzas con el "ultra" sindicalismo argentino, ya que ganan espacios cuestionando el modelo económico actual.
 
La inflación de marzo fue de 2,3% mensual informó este jueves 12/04el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INdEC) impulsado por los aumentos de precios en alimentos. Por su parte, la inflación núcleo volvió a acelerarse y marcó 2,6% mensual, por lo que alcanzó su valor más alto desde junio de 2016.
 
Por su parte, el economista Diego Giacomini cuestiona la política de metas de inflación fijadas por el Banco Central y hace un cálculo sobre cuánto tardaría el Gobierno de Macri aplicando este mismo sistema para poder llegar a la pauta de inflación de 5% anual. Para el especialista, recién en el 2023 el país en tema inflacionario pudiese mejorar y aseguró que para acabar con la inflación "hay que desarmar la bomba de las Lebac".
 
Según las encuestas, los más preocupados por la inflación son los hombres de entre 30 y 49 años, con estudios secundarios completos y del interior del país. "El Gobierno debe logar controlarla (la inflación) y poder trasmitir a la población una sensación de confianza, que es el primer elemento que termina de derruir la inflación, más allá los elementos técnicos. Hay una parte de lo construido a través de la sociedad que empieza a demostrar que hay bases muy lábiles para la confianza: casi 60% no creen en ningún de los representantes y la inflación es una expresión de eso", detalla el director de la consulta Taquión.
 
Sin embargo, para otros, la inflación es culpa de la "herencia maldita", así lo aseguró Domingo Cavallo.
 
El exministro de Economía Domingo Cavallo dijo: "Vivimos 4 años en medio de una estanflación, con un montón de inflación reprimida que termina dejando una herencia maldita al gobierno de Mauricio Macri".
 
La otra cara de la inflación se resume en la "sociedad" que mantiene con el Gobierno, y es que la historia se repite, porque ya pasó anteriormente el en mandato de CFK. La inflación beneficia al Gobierno. Esto sucede porque el IVA es un impuesto que resulta un porcentual del precio final, y a más precio más recaudación.
 
En cualquier caso, la inflación tiene impacto social porque acelera la puja por la riqueza; e impacto productivo porque modifica la estructura de costos; pero básicamente resulta que acumula consecuencias políticas porque Mauricio Macri se comprometió personalmente ante los ciudadanos a bajar drásticamente la inflación, y no lo ha conseguido.
 
Fuente: Urgente24
 

Agreganos como amigo a Facebook
Fracaso de la política económica neoliberal: La inflación y su sociedad con el Gobierno de Macri
Todos coinciden que se aleja la meta del 15%.
15-08-2018 / 10:08
En las provincias causó sorpresa y, en algunos casos, molestia la decisión unilateral del gobierno de Mauricio Macri de eliminar el Fondo Federal Solidario (Fofeso) a partir de este año y no del próximo, como habían acordado en las últimas reuniones.
 
Además, el anuncio de la modificación en las retenciones que hizo ayer el Gobierno volvió a encender alarmas y advertencias sobre los efectos de insistir en el rumbo de primarización de la economía. La harina y el aceite de soja, complicados por el freno a la reducción de retenciones, son dos de los tres productos del agro con mejor desempeño en las exportaciones.
 
El año pasado, la venta al exterior de harina de soja se ubicó en primer lugar con un monto de u$s9.300 millones, en tanto que el aceite se colocó tercero (detrás del maíz) con un total de u$s3.725 millones.
 
Los sectores de la industria afectados por esta medida descreen además del número que estima el Gobierno de u$s400 millones de ingresos extra este año y creen que se ubicará más cerca de los u$s200 millones. El maletar entre los sectores productivos no es nuevo, pero es cada vez más poderoso.
 
La consultora Synopsis midió que dos de las tres principales preocupaciones de la sociedad son el desempleo y la inflación. Como siempre, "es la economía, estúpido".
 
"The economy, stupid", fue una frase muy utilizada en la política yanqui durante la campaña electoral de Bill Clinton en 1992 contra George H. W. Bush (padre), que lo llevó a convertirse en presidente de los Estados Unidos. Luego la frase se popularizó y la estructura de la misma ha sido utilizada para destacar los aspectos que se consideran esenciales.
 
La Opinión Popular
15-08-2018 / 09:08
Las declaraciones de Carlos Wagner, ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción, abrieron una nueva etapa dentro de la causa de los cuadernos. Mal que le pese al Gobierno de Mauricio Macri, y seguramente a dos de sus laderos judiciales el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, se destapó lo que es un secreto a voces: el enorme negociado que hay alrededor de la obra pública y del que se benefician por igual funcionarios corruptos y empresarios.
 
Wagner dejo en orsai al resto de los "colaboradores imputados", conocidos como arrepentidos, al declarar que efectivamente existieron coimas. Y detalló que, desde el 2004 existía un mecanismo por el cual se "arreglaba" qué empresa se quedaba con cada licitación y que su vez, la empresa, una vez obtenida la licitación, debía "retornarle" a los funcionarios entre un 10 y 20% del total de la obra.
 
Y agregó que de este modus operandi formaron parte las siguientes empresas: "Perales Aguiar, Vial Agro, Biancalani, Losi, Fontana Micastro, Marcalba, Iecsa, Chediack, Equimac, Coarco, Cartellone y Vialco, entre otras".
 
En 2004, Iecsa era propiedad de Franco Macri y sus hijos (o sea también de Mauricio) y formaba parte del holding familiar. Fue recién en el 2007 que Franco decide "vender" dicha empresa, por un valor irrisorio a Ángelo Calcaterra, su sobrino y testaferro, quien a su vez la vende en el 2017 a Marcelo Mindlin, un amigo del presidente Macri, luego de quedar implicado por el Caso Odebrecht.
 
"¡Para, para, para! ¿Vos me estás diciendo que Franco y nuestro actual presidente Mauricio Macri, junto a los ex funcionarios K, formaron parte de un mecanismo delictivo para enriquecerse?", podría preguntar Alejandro Fantino en las medianoches de América. "Por supuesto que sí", sería la respuesta. Sin embargo, el juez "de la servilleta"  Bonadio y el fiscal Stornelli, muy cercano a Macri, no parecen haber reparado en este detalle.
 
Este mecanismo tiene un nombre: la "patria contratista" y no es un invento K. Aunque el Gobierno de Macri, con la ayuda de los grandes medios de comunicación y el Poder Judicial quieran transmitir esa idea.
 
Franco Macri y Aldo Roggio son los creadores de la "patria contratista". En 1976 se empezó a utilizar el concepto para definir a un grupo de poderosas empresas proveedoras del Estado que crearon un sistema para hacer negociados a gran escala con la obra pública, convirtiéndose en un sector prebendario del Estado. Macri y Roggio fueron altamente beneficiados por la dictadura militar que además de adjudicarles obras por todos lados, en 1982, les estatizó su deuda.
 
Ayer, el senador nacional Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur) denunció penalmente a Ángelo Calcaterra -primo del presidente Mauricio Macri-, Carlos Wagner y Aldo Roggio, entre otros empresarios, por los delitos de evasión fiscal y lavado de activos.
 
La Opinión Popular

14-08-2018 / 19:08
La oposición al Gobierno neoliberal de Mauricio Macri cuestionó la decisión oficial de eliminar el Fondo Federal Solidario (FFS) y advirtió que será un "duro golpe" para las provincias y municipios.
 
El senador nacional Alfredo Luenzo, del partido Chubut Somos Todos, expresó su repudio a las medidas del Poder Ejecutivo que eliminan el FFS, suspenden la baja de retenciones a los derivados de la soja y reducen los reintegros a la exportación.
 
"Esto va a agravar aún más la crítica situación por la que atraviesa la provincia del Chubut", dijo el senador nacional después de que el ministerio de Hacienda anunciara las tres medidas económicas.
 
La diputada provincial bonaerense por Unidad Ciudadana María Laura Ramírez opinó que la eliminación del FFS es una medida más de "ajuste contra el pueblo", afectando la infraestructura sanitaria, educativa, de vivienda y vial.
 
Hernán Ralinqueo, intendente peronista de la ciudad bonaerense de 25 de Mayo, cuestionó que el Gobierno nacional de Cambiemos "le quite" a su localidad "más de 6 millones de pesos anuales" que llegaban por el fondo sojero. "Es una de las medidas del FMI instrumentada por el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne. Estas son las recetas del nuevo FMI que buscan desfinanciar a los estados municipales", afirmó el jefe comunal.
 
El Bloque de diputados nacionales FPV-PJ expresó su "rotundo rechazo" a las tres medidas anunciadas por Hacienda.  "Ante este nuevo ajuste por más de 65.000 millones de pesos, el Gobierno de Cambiemos profundiza la inestabilidad económica y social del país. Empezó por los bolsillos de los argentinos y sigue por los presupuestos de las provincias y municipios", expresó el bloque en un comunicado.
 
Y agregó: "Macri está dispuesto a hacerle pagar las tristes consecuencias de su modelo neoliberal y centralista al pueblo trabajador argentino, dejando de lado el fin redistributivo y federal del Fondo Federal Solidario".
 
La Opinión Popular

14-08-2018 / 09:08
La política económica del Gobierno neoliberal de Maurico Macri volvió a exhibir ayer su fracaso, a naufragar en medio de la tormenta. El dólar cerró en un precio récord de $30,72, agravando la espiral inflacionaria y llevando más presión a los precios que se pagan en las góndolas.
 
Culparán en el gobierno de los CEOs al tsunami financiero global. Pero, ¿por qué si el resto del mundo estornuda el país pesca una pulmonía? Si la crisis turca y la guerra comercial de Donald Trump repercuten en el país es por la debilidad de la moneda, cada vez más devaluada, con menos poder de compra; por el enorme déficit fiscal y comercial;  por efecto de una economía que no exporta valor agregado y en cambio importa a granel.
 
Esto empuja a la desaparición de las industrias nacionales, asfixiadas como todos por tarifazos, aumentos en sus insumos a precio dólar, presiones impositivas; por un modelo de país que privilegia la especulación antes que la producción, que permite la entrada y salida descontroladas de capitales golondrinas.
 
En esa incertidumbre, sin garantías de nada ni seguridad jurídica, de repente se abrió la caja de Pandora que significaron los "cuadernos de las coimas". Un escándalo que sumó leña al fuego y que espantó más a los inversores que, despavoridos, huyen a refugiarse en el dólar.
 
Por eso ayer, ni los anuncios desesperados que realizó el "equipazo" económico del Presidente alcanzaron para calmar al mercado: no fue suficiente con la suba de la tasa de interés del 40 al 45% (que redundará en mayor recesión y más asfixia financiera para el sector productivo); ni con la suspensión de la subasta diaria de divisas ni con el nuevo cronograma de cancelación de Lebacs para intentar reducir la millonaria deuda del Banco Central.
 
Estas medidas (a pedir del FMI), que el mercado no "compró", resultan más dañinas que paliativas: además de la desbocada devaluación, las acciones argentinas continuaron desplomándose hasta un 11% en la bolsa de Nueva York; y el riesgo país (que a medida que sube encarece el financiamiento internacional, la deuda de todos, y espanta inversores) trepó a los 748 puntos, su mayor nivel en casi cuatro años.
 
Y una mayor devaluación quita más poder adquisitivo, congela el consumo, se frena la cadena de pagos, profundiza la recesión e incide negativamente sobre la inflación: suben los precios de los combustibles, y con ellos, el transporte, los alimentos y cualquier producto importado de los que se exhiben en las góndolas.
 
La posibilidad de un default, incluso con un acuerdo vigente con el FMI, ya no es considerada descabellada. Asistimos a un modelo de país que ya sufrimos en 2001: el de un Estado a merced de los ricos, una nación que se empobrece y se vuelve colonia. Una película vieja con la que ya sufrimos, que no queremos seguir viendo.  
 
La Opinión Popular

13-08-2018 / 16:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar