la demora de los juicios" por delitos de lesa humanidad y se condenó "el desmantelamiento de las políticas públicas de Memoria, Verdad y Justicia en áreas del Estado".
 
El documento tuvo un tono muy crítico contra el gobierno conservador de Macri por difundir "un discurso negacionista" sobre los delitos de lesa humanidad y los desaparecidos. También se hizo referencia a la complicidad empresaria con la última dictadura, como el caso de la familia Macri, y se reclamó la pronta conformación de una comisión bicameral para que investigue este tema.
 
Cerca de las 15, en las inmediaciones del Congreso se concentraron las columnas de los organismos, agrupamientos y partidos que marchan en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia. En esta convocatoria participaron las fuerzas políticas de la izquierda, El documento leído marcó una clara crítica no solo hacia el gobierno de Macri sino también hacia el conjunto de los gobernadores -entre ellos los peronistas- que aplican las mismas políticas de ajuste que Cambiemos.
 
La Opinión Popular
'/> El pueblo argentino gritó: Nunca más impunidad, ajuste y represión / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  23:05  |  Viernes 20 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Nacionales - 25-03-2018 / 09:03
DURO DOCUMENTO DE LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS CONTRA MACRI EN EL ACTO CENTRAL

El pueblo argentino gritó: Nunca más impunidad, ajuste y represión

El pueblo argentino gritó: Nunca más impunidad, ajuste y represión
A 42 años del golpe, masivas movilizaciones dijeron no a la impunidad, el ajuste y la represión. Como cada 24 de marzo, la Plaza de Mayo se convirtió en el centro de reunión de miles de personas que llegaron hasta ese espacio porteño para recordar, en el Día de la Memoria, el comienzo de la última dictadura militar. El encuentro también expuso -otra vez- la pésima relación entre el Gobierno de Macri y los organismos de Derechos Humanos.
Organismos de derechos humanos, agrupaciones sociales y políticas  participaron en Plaza de Mayo de una multitudinaria manifestación para evocar los 42 años del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, en la que Estela de Carlotto reclamó que no haya "retroceso en las políticas de memoria, verdad y justicia, ni un genocida suelto".
 
Como ocurre cada 24 de Marzo, las calles se vieron sacudidas por decenas de miles de personas que se movilizaron para rechazar las políticas de impunidad macrista y la represión actual. Córdoba, Rosario, Paraná, Mendoza, Neuquén y el resto de las principales ciudades del país fueron otros tantos escenarios de importantes concentraciones.
 
La calle respondió a los intentos de avanzar en la liberación para más un centenar de genocidas con la prisión domiciliaria. Intento derechista impulsado por el gobierno de Mauricio Macri, al que tildaron de "basura" y cómplice de la dictadura. El contexto estuvo también marcado por la avanzada represiva que implica la llamada "doctrina Chocobar", discurso gubernamental que habilita el gatillo fácil.
 
Como ocurre desde hace más de una década, nuevamente hubo dos movilizaciones en el aniversario del golpe. Más temprano, apenas pasado el mediodía empezaron a concentrarse los organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, sindicales y políticas que se identifican más marcadamente con el peronismo.
 
La Asociación Madres de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S., la APDH y el CELS, entre otras entidades, junto con grupos ligados al kirchnerismo organizaron un primer acto que comenzó cerca de las 14.
 
En esa manifestación se leyó un documento que reivindicó la lucha de los militantes de los años '70, se denunció "la demora de los juicios" por delitos de lesa humanidad y se condenó "el desmantelamiento de las políticas públicas de Memoria, Verdad y Justicia en áreas del Estado".
 
El documento tuvo un tono muy crítico contra el gobierno conservador de Macri por difundir "un discurso negacionista" sobre los delitos de lesa humanidad y los desaparecidos. También se hizo referencia a la complicidad empresaria con la última dictadura, como el caso de la familia Macri, y se reclamó la pronta conformación de una comisión bicameral para que investigue este tema.
 
Cerca de las 15, en las inmediaciones del Congreso se concentraron las columnas de los organismos, agrupamientos y partidos que marchan en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia. En esta convocatoria participaron las fuerzas políticas de la izquierda, El documento leído marcó una clara crítica no solo hacia el gobierno de Macri sino también hacia el conjunto de los gobernadores -entre ellos los peronistas- que aplican las mismas políticas de ajuste que Cambiemos.
 
La Opinión Popular

 El pueblo argentino gritó: Nunca más impunidad, ajuste y represión 
Estela de Carlotto.
 
DURO DOCUMENTO DE LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS EN EL ACTO CENTRAL
 
"Un atropello de los derechos básicos"
 
En el aniversario número 42 del golpe militar del 24 de marzo de 1976, cientos de miles de personas que llenaron las calles desde el Congreso Nacional a la Plaza de Mayo avalaron la advertencia hecha al gobierno de Mauricio Macri en el sentido de que los organismos de derechos humanos no permitirán "ni un retroceso en las políticas de memoria, verdad y justicia" para condenar a los responsables militares y civiles de los crímenes de lesa humanidad.
 
Primero desde el escenario montado junto a la Pirámide de Mayo, y luego en declaraciones a la prensa, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, fue muy dura con el gobierno de Cambiemos: "Es un grupo nefasto y Mauricio Macri no nos quiere".
 
Por su parte, Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, sostuvo que la marcha fue también "contra el ajuste, la represión y la impunidad y por una democracia sin presos políticos como Milagro Sala".
 
La multitud saludó con aplausos la presencia en la manifestación de Carlos Zannini y de Luis D'Elía, liberados pocas horas antes por decisión de la Justicia. Zannini, acompañado por Máximo Kirchner, fue ovacionado por la multitud cuando subió al escenario.
 
Desde antes del mediodía, la Avenida de Mayo se fue llenando de manifestantes, recibidos a lo largo de la marcha por una serie de afiches colgados por la organización villera La Poderosa: "30.000 no pudieron venir, la columna de Cambiemos tampoco", "Afuera (Patricia) Bullrich, adentro (de la cárcel) genocidas" o "Las víctimas de los vuelos de la muerte no se ahogaron, Santiago Maldonado tampoco", eran algunos de los mensajes.
 
Una de las primeras columnas en llegar fue la de la Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino, conformada por hinchas de clubes que participan en los torneos de primera división y en los del ascenso. La organización, que se formó en noviembre del año pasado, participó por primera vez en una marcha por el 24 de marzo. Está integrada por simpatizantes de más de quince clubes, entre ellos San Lorenzo, Ferro Carril Oeste, Temperley, Nueva Chicago y Racing.
 
Frente al Hotel Castelar, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), montó una radio abierta por la que pasaron dirigentes gremiales como Hugo Yasky, de la CTA, y trabajadores de la TV Pública, Radio Nacional y de la agencia de noticias Télam, que denunciaron la política de vaciamiento de esos medios estatales.
 
Guillermo Mastrini, especialista en comunicación, afirmó que "si algo logró el gobierno de Cambiemos en materia de medios públicos es que nadie los mire ni los escuche, que nadie los consuma". Los trabajadores de Télam difundieron distintos materiales referidos a la marcha del 24 de marzo, mientras que la agencia publicó una breve nota de cartelera sobre el acontecimiento periodístico más importante del día.
 

El pueblo argentino gritó: Nunca más impunidad, ajuste y represión

La marcha hacia la Plaza de Mayo se hizo dificultosa, por la presencia multitudinaria de columnas que marchaban por la Avenida de Mayo, por Hipólito Yrigoyen, Rivadavia, y por las diagonales Sur y Norte. La primera parte del acto comenzó con la llegada al escenario de los organismos de derechos humanos, encabezados por las Madres y Abuelas.
 
Se leyó un documento en el que se hizo una reivindicación de la lucha de los militantes de los años setenta, se criticó "la demora en los juicios por crímenes de lesa humanidad" desde que asumió el actual gobierno y se condenó "el desmantelamiento de las políticas públicas de Memoria, Verdad y Justicia en las áreas que dependen del Estado".
 
Desde el escenario se hizo referencia a los 44 tripulantes del ARA San Juan, desaparecido en el Atlántico Sur desde el 15 de noviembre pasado, y se le exigió al Gobierno que "diga la verdad" sobre lo ocurrido con la nave y que se condene a los eventuales responsables. Al mismo tiempo, se reclamó el esclarecimiento de las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. En el acto se hicieron presentes los familiares de Maldonado y de algunos de los tripulantes del submarino desaparecido.
 

El pueblo argentino gritó: Nunca más impunidad, ajuste y represión

Antes de subir al escenario, Carlos Zannini, quien había recuperado la libertad por la mañana por disposición del Tribunal Oral Federal 8, dijo que estaba satisfecho por poder estar "en la plaza de la lucha" y recordó que cuando salió de la cárcel en 1978 "estaba solo, ahora en cambio tengo el cariño de un montón de compañeros que me están acompañando".
 
Cerca de las 16 comenzó la lectura del documento firmado por los organismos de derechos humanos, en el cual se subrayó que a "42 años del Golpe Cívico Militar Eclesiástico, nos encontramos en estado de movilización permanente", cada vez que el gobierno nacional  "avanza en contra de los principios de Memoria, Verdad y Justicia".
 
Resaltaron que en los últimos años "hemos sido testigos del atropello sistemático de los derechos más básicos de las personas, la fragmentación de los poderes institucionales, la criminalización y represión de la protesta social, la utilización de sectores del Poder Judicial y de las fuerzas de seguridad para perseguir y escarmentar a los trabajadores, militantes, dirigentes y cualquier actor que se contraponga a las medidas regresivas que el presidente (Mauricio) Macri y la gobernadora (María Eugenia) Vidal lanzan para imponer el plan neoliberal del hambre, la violencia y la miseria".
 
En ese marco, "todos los sectores vinculados al bienestar y desarrollo social han sido vulnerados". El Gobierno "sustentado por los grandes grupos económicos que financiaron la dictadura", con el aval de "una importante cantidad de gobernadores" trazó una política que incluye "metodologías planificadas, en las que combina la utilización de los medios de difusión más poderosos, el sector más reaccionario de la justicia, el propio estado y las fuerzas represivas, para asesinar por la espalda si cometes un delito menor, ser desaparecido para aparecer flotando en un río si te animas a una protesta contra los grupos concentrados y en defensa de los pueblos originarios" o "permanecer detenido de manera ilegal si encarnas la protesta social y la reivindicación de los derechos básicos".
 
Describieron una "realidad dramática" en la cual "la educación pública y sus trabajadores no son más que un "blanco legítimo" de la mal llamada "modernización", la salud pública sólo es un costo que debe ser paulatinamente eliminado y los entes fundamentales para el desarrollo de país como la Anses, el Conicet, INTI, INTA y otros similares se encuentran con parte del personal despedido o en vías de ello".
 
Los únicos beneficiados son "las grandes concentraciones económicas que reciben día a día la brutal transferencia del esfuerzo de todo el pueblo argentino". Respecto de la política de derechos humanos, se afirmó que este gobierno "se burla de manera macabra y no se conforma con intentar generar una amnistía encubierta con el fallido 2×1, sino que presiona al Poder Judicial para enviar a cientos de genocidas a sus casas".
 
En el documento se sostuvo que el gobierno "intenta banalizar el espanto, tergiversa la realidad con su propaganda y miente, miente, miente sabiendo que algo quedará". La política oficial busca "devolver favores a los asesinos, que al servicio de los mismos grandes intereses que hoy encarnan este proceso neo liberal, hace más de 40 años perpetraron la mayor persecución y matanza de la historia".
 
Los organismos de derechos humanos advirtieron que "jamás permitiremos que éstas políticas siniestras tengan éxito y seguiremos movilizando y multiplicando esta resistencia en cada calle de cada ciudad o pueblo hasta ponerle fin a tanto atropello y tanta injusticia". Por ello exigieron "el fin del encubrimiento político judicial a dos miembros nefastos de la justicia local, como son el Juez Pedro Federico Hooft y el fiscal general Fernández Garello, quienes representan y encarnan la permanencia y perpetuidad del aparato judicial de la dictadura militar en nuestros días".
 
Por Carlos Rodríguez
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
El pueblo argentino gritó: Nunca más impunidad, ajuste y represión
Cerca de las 15 h, en las inmediaciones del Congreso Nacional se concentraron las columnas de los organismos, agrupamientos y partidos que marchan en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.
El pueblo argentino gritó: Nunca más impunidad, ajuste y represión
Hijos e hijas de represores marcharon a Plaza de Mayo por el 24 de marzo. Por primera vez como agrupación, familiares de los genocidas asistieron a la conmemoración por el golpe de Estado del que sus parientes fueron protagonistas.
20-07-2018 / 13:07
20-07-2018 / 10:07
La esperanza del gobierno de Mauricio Macri está cifrada en repetir la secuencia de 2016 y 2017: un año de caída después de la "normalización" y otro de recuperación, coronado por un triunfo electoral.
 
Pero el razonamiento hace abstracción de que ya no es tan fácil echar culpas y de que esta crisis se sentirá más, porque la devaluación fue mayor, las supertasas de interés que frenan una suba mayor del dólar ahogan el consumo y el poder adquisitivo ya viene golpeado.
 
En 2016, además, el macrismo tenía el crédito internacional abierto y aún transitaba un romance con la mitad de la sociedad y todo el establishment. Lo único que sigue intacto es la dispersión opositora.
 
Anoche, en el aniversario de la Bolsa de Comercio, el aplauso que coronó el discurso del Presidente en el viejo recinto fue tibio. No había ni rastros del entusiasmo del año pasado.
 
Y no fue solo por los millones que perdieron los operadores con menos reflejos a la hora de bajarse de la bicicleta financiera junto a los grandes fondos globales. Faltaban mística y futuro. Como en la conferencia de prensa de anteayer en Olivos, no había anuncios para hacer ni horizontes que trazar.
 
El mundo de los negocios sabe que la dialéctica de las crisis económica y política que atraviesa el Gobierno de los CEOs adquirió un ritmo vertiginoso. La interna sin cuartel que disparó el caso de los cientos de aportantes truchos a la campaña bonaerense de Cambiemos recién empieza a mostrar sus consecuencias.
 
Cuando Christine Lagarde abandone el país, el lunes, quizá se precipiten nuevos cambios de figuritas. Mientras tanto, Macri pidió tener la fiesta en paz.

20-07-2018 / 09:07
El hecho que el gobierno de Mauricio Macri haya arriado las velas para atravesar lo que definió como una "tormenta" no convenció a la Confederación General del Trabajo (CGT), que ayer le reclamó a la Casa Rosada "modificar el rumbo económico en forma urgente" y sostener el interés colectivo, el progreso social y el desarrollo sustentable.
 
En ese marco, los triunviros advirtieron, durante una conferencia de prensa, que la definitiva realización del acuerdo entre la alianza Cambiemos y el Fondo Monetario Internacional (FMI) "va a abrir un frente de conflicto infinito" por el ajuste que implica en "un país ya paralizado y en recesión". Si bien los triunviros no hablaron de un plan de lucha tampoco lo descartaron.
 
El anuncio tuvo un doble destinatario, Macri y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. Con el ceño fruncido, Juan Carlos Schmid rechazó de plano la imagen que el gobierno intenta darle al FMI y por eso aseguró que "no es amigable" aunque  no se hable de programa de ajuste sino de diseño. Para Schmid el organismo multilateral siempre plantea ordenar las variables económicas y financieras para recién avanzar en la búsqueda de un crecimiento que, advirtió el triunviro, "no se distribuye".
 
Es por eso que el líder de Dragado y Balizamiento aseguró que si el FMI "viene a buscar el consenso social que había pedido tiene que saber que no va a contar con el aval de los trabajadores organizados y que una situación de esta naturaleza va a abrir un conflicto infinito".
 
Como para que no quedaran dudas agregó que "un programa de ajuste es inviable en un país en recesión". Al respecto, el triunviro indicó que "la CGT no acepta el ajuste" y recordó que si bien el Presidente ratificó el rumbo del programa económico "debe entender que su palabra está más devaluada que el peso argentino".
 
En la misma línea, Héctor Daer también rechazó el ajuste que se profundizará a partir del acuerdo con el FMI. Es más, el triunviro y jefe del gremio de Sanidad consideró que las políticas del gobierno "representan la génesis de la crisis y la espiral inflacionaria" que provocó que tras más de dos años de gobierno el Presidente recurra al Fondo "que tendrá las mismas consecuencias que generaron la crisis".
 
A este círculo vicioso Daer le agregó "la ceguera del Gobierno de no ver la crisis alimentaria, la crisis en salud, cultura y educación" y que solo "le preocupa reducir el déficit fiscal y no se plantean bajo ningún punto de vista el déficit de los problemas sociales".
 
A su turno, Carlos Acuña no se quedó atrás y aseguró que "este gobierno defraudó a toda la sociedad porque mintió y lo sigue haciendo". Y le pidió a la alianza antiperonista Cambiemos "que no se equivoquen siempre para el mismo lado, siempre lo hacen en contra de los trabajadores".
 
La Opinión Popular

19-07-2018 / 11:07
Explotó el escándalo de los aportantes falsos a la campaña de Cambiemos en la Provincia de Buenos Aires y que tiene a la gobernadora María Eugenia Vidal en el ojo de la tormenta. Anunció que le pidió la renuncia a Fernanda Inza, su amiga personal, secretaria de Legal y Técnica y a la que hace menos de una semana decidió blindar con el cargo de Contadora General.
 
Entonces, ya había estallado la polémica por la campaña "trucha", entonces se sabía que Inza había sido la tesorera de la campaña, entonces Inza ya estaba denunciada por la supuesta utilización de nombres de personas de bajos recursos para truchar aportes, para presuntamente lavar dinero.
 
Entonces, la Gobernadora -presidenta del PRO bonaerense- guardó silencio durante varios días, desdeñó la investigación por "kirchnerista", pese a que entre quienes la acusan se encuentra Margarita Stolbizer, la dirigente política que más denunció a Cristina y sus funcionarios.
 
La imagen de Mariu cayó. Y, sobre ella, la sospechosa tierra de la corrupción empezó a cubrirla. La realidad le pidió que dijera algo: "Acá estoy, para dar la cara", dijo por fin ayer. Luego, defendió a la mujer a la que bendijo con varios cargos: "Confío en ella y no tengo ningún elemento que demuestre su culpabilidad en este caso pero haberle pedido la renuncia responde a demostrar que no somos todos lo mismo".
 
Por último, reconoció que "la ley actual" de financiamiento de partidos políticos "tiene lagunas", por lo que trabaja en un nuevo proyecto. La advertencia, tardía, llega luego de dos elecciones en las que las presentaciones de gastos de campaña de Cambiemos estuvieron flojas de papeles.
 
No por su voluntad política, sino por un escándalo que la Gobernadora deberá aclarar. Porque fue ella la que decidió cada uno de los cargos de Inza. El último, el de Contadora, se publicó en el Boletín Oficial el martes. Apenas un día después, el fusible saltó. 
 
¿De dónde viene la plata que pasaron con los aportantes truchos? ¿Qué empresas o corporaciones pusieron sumas suculentas para que el gobierno de Macri logre más bancas en el congreso para votar, por ejemplo, el saqueo a los jubilados, o el presupuesto del FMI? ¿Será dinero de negocios ilegales, de interesados en tener protección política? ¿Qué sector, pese a la difícil situación económica y a las propias recomendaciones del Fondo, no tendrá que pagar más retenciones por las importaciones?
 
Muchas preguntas que deberá hacerse la Justicia, si es que es realmente independiente del poder de turno.
 
La Opinión Popular

19-07-2018 / 09:07
El Presidente realizó una conferencia de prensa en la cual no brindó ningún anuncio concreto e hizo gala de un estilo discursivo vacío y alejado de los padecimientos de la población. A dos años y medio de gestión de la alianza Cambiemos, el modo elegido de Mauricio Macri y sus funcionarios es el negacionismo de la realidad y la construcción de un discurso vacío, lleno de generalidades, para evitar responder de manera concreta las preguntas de los periodistas sobre la crisis.  
 
"Creo que claramente estamos enfrentando una tormenta, pero hemos sabido arriar las velas y fortalecernos", "cada vez tenemos más fortaleza para enfrentar los vaivenes de este mundo", fueron algunas de las frases más ilustrativas de discurso presidencial.
 
En medio de esa tormenta autogenerada, el gobierno de Macri es un barco que se sacude para todos lados, incontrolable. Los problemas lo zamarrean, lo perturban y agitan. Macri, capitán del buque Argentina, mueve con desesperación el timón. Se aferra a él. Los ojos se le desorbitan. La sonrisa canchera se le perdió en el último sacudón. La parsimonia budista se tiró al agua. La reelección no viaja ni de polizón.
 
Los especuladores yanquis se escapan en los botes salvavidas, los que apuestan al dólar, salen a flote. Meses antes, más desanimados, los peronistas se habían bajado cuando les auguraban que el timón no estaría en sus manos por mucho tiempo. Se adelantaron y ahora esperan en la costa y se frotan las manos, augurando el naufragio.
 
Cuando faltan 500 días para que concluya su mandato, Macri se aferra a la brújula del FMI, atormentado. Por eso, la palabra clave en la conferencia de prensa, repetida ocho veces en muchos casos de modo forzado, fue "tormenta", que reemplazó a "crisis".
 
Macri reflotó así el viejo truco de atribuir al clima exterior las catástrofes económicas que él mismo generó. Otras civilizaciones las atribuían a la bondad o cólera de los dioses, animismo, superstición... o negación de la responsabilidad que le corresponde al gobernante por su incapacidad o por sus propios errores.
 
La Argentina real, cuya crisis sufrimos todos, volvió a ser disfrazada ayer por el Presidente. Macri no se hizo cargo de ninguno de los problemas del país: o fueron culpa de la pesada herencia o de la tormenta exterior. Manifestó severos problemas de comprensión de la realidad y habló de un país de las maravillas que solo él ve. Apeló, otra vez, a las metáforas climáticas para decir que "estábamos bien", pero "nos golpeó una tormenta que devaluó la moneda".
 
Y como siempre que llovió, paró; después de la tormenta se vendría el gran futuro tantas veces prometido por este Gobierno: el "segundo semestre" con la anunciada "lluvia de inversiones". Será complicado engrupir con esto a los desocupados de los últimos meses, a quienes temen ser despedidos, a los que changuean menos o a los que notan que el sueldo no les alcanza.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar