La Opinión Popular
                  13:14  |  Miércoles 19 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Cantor que cante a los pobres / Ni muerto se ha de callar / Pues ande vaya a parar el canto / De ese cristiano / No ha de faltar el paisano / Que lo haga resucitar. COPLAS DEL PAYADOR PERSEGUIDO
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-03-2018 / 11:03
PANORAMA POLÍTICO

El Día de la Geisha

El Día de la Geisha
Macri ni debe saber que se eligió el 8 de Marzo para conmemorar a las 120 obreras textiles que murieron al incendiarse la fábrica donde trabajaban en 1857, en Nueva York cuando acompañaban un conflicto de miles de obreras que reclamaban una jornada laboral de diez horas. Y el 8 de marzo de 1917, las obreras textiles de Rusia decretaron una huelga que fue el prolegómeno de la Revolución de Octubre.
En el Día de la Mujer, Mauricio Macri agradeció "a todas las mujeres que me han hecho feliz" como si se tratara del Día de la Geisha. Desde la marcha del 8M, las "geishas" le respondieron con el hit del verano: MMLPQTP.
 
Macri ni debe saber que se eligió el 8 de Marzo para conmemorar a las 120 obreras textiles que murieron al incendiarse la fábrica donde trabajaban en 1857, en Nueva York cuando acompañaban un conflicto de miles de obreras que reclamaban una jornada laboral de diez horas. Y el 8 de marzo de 1917, las obreras textiles de Rusia decretaron una huelga que fue el prolegómeno de la Revolución de Octubre.
 
La marcha del jueves fue multitudinaria. Desde la primera del Ni una menos, las marchas feministas del 8M han crecido y ya forman parte del calendario de lucha, como el acto del 24 de marzo o del primero de mayo. El gran triunfo del feminismo ha sido instalar sus reivindicaciones en la agenda nacional.
 
Cuando Macri anunció que liberaría el debate, -que hasta ese momento había obstaculizado- para la despenalización del aborto, es cierto que estaba tratando de utilizarlo para tapar la crisis económica, pero también es cierto que en ese intento debía utilizar un tema que estuviera instalado en la sociedad. Y ese lugar había sido ganado por el movimiento feminista.
 
Es otro paso en un largo camino. La masividad del 8M, la presencia de decenas de miles de chicas jóvenes y las columnas de trabajadoras lo convirtió en otro acto en un país muy movilizado, en un proceso revulsivo en ascenso por el bombardeo de medidas antipopulares.
 
Pero aún así, el acto se realizó en la ciudad de Buenos Aires, donde el gobierno conservador se sostiene por la gran mayoría de los votos. Con menos diferencia, pero de la misma manera fue votado el gobierno nacional que mantiene una presa política como Milagro Sala, cuya libertad estuvo entre los puntos del reclamo de todas las marchas.
 
Muchas de las mujeres que asistieron seguramente han votado por las listas de Cambiemos que ahora plantea una especie de política igualitaria entre hombres y mujeres sobre la base de una concepción meritocrática que al mismo tiempo sirve para justificar la desigualdad desde el punto de vista social.
 
Mauricio Macri envió una ley que supuestamente trata de expresar el reclamo de "mismo salario a igual tarea", pero al mismo tiempo sus políticas económicas tienden a enriquecer al rico y bajar los salarios. Iguala para abajo a hombres y mujeres trabajadoras.
 
Desde el primer Ni una menos hasta ahora se ha mantenido el altísimo índice de femicidios y de violencia de género, en una sociedad que tiende a negar esta realidad de esencia muy machista y se considera civilizada y cosmopolita. Hay una distancia muy grande entre la percepción que tiene de este problema el activismo feminista, y el que percibe el resto de las mujeres y el resto de la sociedad, incluyendo a los hombres. Y hay una distancia incluso generacional. No será un problema que se resuelva con una ley. 

 
El feminismo surge de las sufragistas socialistas y fundamentalmente de las filas anarquistas obreras, como la argentina-uruguaya Virginia Bolten, directora de La Voz de la Mujer, el primer periódico feminista argentino.
 
"La mujer proletaria  -decía Bolten a principios del siglo pasado- esclava del hombre, esclava del esclavo mismo, se halla hoy gracias a la civilización salvaje de que tanto alardean las clases cultas, relegada a la categoría de un mueble que se arroja al montón de lo inservible, cuando nos cansamos de su uso; pero ella debe luchar a la par del hombre y reclamar imperiosamente sus derechos; sí!" Bolten estaba casada, tenía varios hijos y fue una figura importante en los movimientos obreros y feministas de Argentina y Uruguay.
 
Por eso, las columnas sindicales que concurrieron este jueves a la marcha forman parte esencial de la lucha feminista. Es el corazón de donde surgió la lucha contra el patriarcado como sistema de poder y se amplió a derechos más abarcadores que los laborales, como el derecho a decidir sobre sus cuerpos.
 
Es paradójico porque muchos de los derechos que reclamaron las mujeres anarquistas y socialistas fueron llevados a la realidad por el peronismo, más precisamente por Evita que, sin definirse como feminista, tenía muy claro el potencial de las mujeres: "Tenemos, hermanas mías -dijo en su discurso tras la aprobación del voto femenino que había impulsado- una alta misión que cumplir en los años que se avecinan. Luchar por la paz".
 
"Pero la lucha por la paz es también una guerra. Una guerra declarada y sin cuartel contra los privilegios de los parásitos que pretenden volver a negociar nuestro patrimonio de argentinos. Una guerra sin cuartel contra los que avergonzaron, en un pasado próximo, nuestra condición nacional. Una guerra sin cuartel contra los que quieren volver a lanzar sobre nuestro pueblo la injusticia y la sujeción".
 
Algunas feministas le critican a Evita su devoción pública y permanente por Perón. Seguramente en la intimidad podría ser así. Pero hacerlo tan explícito tenía un sentido político porque se daba cuenta de que la única garantía de avanzar en esas luchas era fortalecer el liderazgo de Perón frente a la presión de la embajada norteamericana, la oligarquía, la Iglesia y los militares. Y al mismo tiempo, ella, que proyectaba una imagen tan potente, tenía que ser taxativamente clara de que no competía con su pareja por ese liderazgo.
 
Desde sectores que reclaman la ortodoxia peronista se ha criticado también a Cristina Kirchner como "socialdemócrata" por enfocarse en políticas de ampliación de derechos, como la ley de matrimonio igualitario, las políticas de género y demás. Como si fuera una desviación del eje excluyente de la lucha por la justicia social, la soberanía política y la independencia económica.
 
Pero el peronismo siempre actuó en temas de ampliación de derechos, como fue la ley del voto femenino, la jubilación y los derechos de la ancianidad y los derechos de la niñez. Con su tosquedad y su estilo más plebeyo (como han sido siempre los avances sociales), el peronismo siempre estuvo en esas luchas junto a un sector del radicalismo alemista-irigoyenista-alfonsinista y de la izquierda en general que contó con feministas como Alicia Moreau de Justo o Fanny Edelbaum.
 
La ley de despenalización del aborto, por ejemplo, facilitará la solución, pero después habrá que enfrentar las situaciones "normales" de represión familiar, el machismo en la pareja o el conservadurismo de los médicos.
 
Hay problemas de representación política que no son ajenos. A pesar de la fuerte oposición de Mauricio Macri y la mayoría de Cambiemos a la ley de matrimonio igualitario, esa fuerza recibió el respaldo de gran parte del voto gay. Y lo mismo sucede con el voto femenino.
 
La ley de matrimonio igualitario no acabó con la discriminación, aunque fuera un hito en ese camino. Y su impacto favorable, al igual que la despenalización del aborto, está relacionado con el nivel socioeconómico.
 
La sociedad capitalista tiene 250 años y sin embargo sus valores tienen profundas raíces y no se le ha encontrado la vuelta. La sociedad patriarcal sobre la que se asienta el femicidio, la violencia de género, la discriminación política y laboral de las mujeres, tiene milenios y muchos de sus valores subsisten naturalizados sin ser percibidos por los hombres o introyectados en las mismas mujeres.
 
Destruir el patriarcado como institución no es terminar con los hombres, sino con el machismo. Y feminizar a la sociedad. Son procesos culturales complejos. Hacer más femenina a una sociedad que debe dejar de ser machista, son temas de espacios físicos, culturales, de poder y de economía. En ese sentido, el debate sobre la participación de los hombres en la marcha no es alocado. En una sociedad patriarcal hasta en sus formas progresistas, es legítimo que se exprese con fuerza un espacio masivo y exclusivamente de la mujer, aún sabiendo que muchos hombres estén dispuestos a acompañar esa transformación.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 
 

Agreganos como amigo a Facebook
19-12-2018 / 09:12
Sin inversores dispuestos a prestarle a la Argentina, el Gobierno de Mauricio Macri suspendió todos los proyectos de infraestructura vial, energética, educativa y ferroviaria que pretendía financiar a través del régimen de Participación Público-Privada (PPP).
 
La virtual clausura del mercado voluntario de deuda, que expresa la disparada en el riesgo país, obligó a abortar el promocionado mecanismo de financiamiento para la obra pública. La infraestructura es el rubro del gasto más castigado por el programa de ajuste que adoptaron las autoridades para acceder al financiamiento del FMI. Los funcionarios macristas aseguraban hasta el mes pasado que las PPP permitirían amortiguar el efecto recesivo del ajuste.
 
El asesor presidencial Gustavo Lopetegui y el titular del Palacio de Hacienda, Nicolás Dujovne, bajaron la persiana al anunciar que la represa Portezuelo del Viento en Mendoza no será licitada bajo el esquema de financiamiento aprobado a fines de 2016 sino que se realizará bajo el esquema tradicional.
 
Al marcar 787 puntos, el riesgo país alcanzó ayer su máximo nivel desde que comenzó la presidencia de Macri. La cifra representa la sobretasa que debería pagar Argentina para financiarse en relación a un activo "libre de riesgo" como son los bonos del Tesoro de Estados Unidos.
 
Frente al escenario de creciente vulnerabilidad financiera que experimenta Argentina, la dificultad para impulsar obra pública a través de los esquemas de PPP es doble: las empresas privadas tienen dificultades para conseguir el financiamiento que les permita poner en marcha las maquinarias y el sector público no puede colocar bonos en el mercado para cancelar los avances de obra.
 
El gobierno de Macri pretendía financiar 40 proyectos de infraestructura por más de 21.000 millones de dólares en las áreas de energía, minería, transporte, comunicaciones, tecnología, agua y saneamiento, vivienda, salud, justicia y educación.
 
El esquema de PPP fue concebido para permitir que el gobierno se asocie con empresas privadas para realizar las obras. Las compañías que ganan la licitación son quienes quedan a cargo de la gestión del proyecto: subcontratan servicios, compran insumos y toman préstamos en el exterior.
 
Pero ahora no consiguen fondos en el mercado internacional. Los proyectos nacieron condenados a muerte, nadie le quiere prestar. El riesgo país se refleja en las altísimas tasas de interés que debería pagar Argentina pero el problema es que más allá de esos valores hoy no existen financistas dispuestos a prestarle al Gobierno.
 
No es la incertidumbre política de cara a las elecciones sino la creciente vulnerabilidad por la política económica: la recesión, las presiones cambiarias, la fuga de capitales y el elevado nivel de endeudamiento, lo que hacer caer las PPP.
 
La Opinión Popular

19-12-2018 / 08:12
La Corte Suprema no es hoy la que el Gobierno de Mauricio Macri imaginaba. No puede ejercer sobre ella el control que proyectaba cuando alentó el golpe interno para desplazar a Ricardo Lorenzetti de la presidencia. El poder de su sucesor, el ex abogado de Clarín, Carlos Rosenkrantz, es inestable.
 
Lo demuestran los dos grandes hechos ocurridos ayer: la firma de un fallo contrario a la Anses, a favor del jubilado Lucio Orlando Blanco y otros 150.000 en su misma situación, donde Rosenkrantz quedó en la más absoluta soledad, y la difusión de una acordada que limita en forma tajante sus facultades como presidente supremo, al impedirle tomar por su cuenta decisiones administrativas, de manejo presupuestario y de designación de personal.
 
Sobre su evidente soledad y su espíritu poco negociador, se impone una mayoría de tres -difícil de catalogar tan pronto como consolidada-, popularmente conocida como "mayoría peronista", integrada por Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, que toma ciertas decisiones adversas al macrismo y da señales de autonomía, sin llegar a poner en juego la gobernabilidad. 
 
El fallo favorable a Blanco estaba previsto y se conocía su rumbo, pero no deja de ser un llamado de atención severo hacia el Gobierno aunque no tenga gran impacto económico, teniendo en cuenta que se pagará en dos o tres años y que se ciñe al universo de jubilados que no aceptaron la reparación histórica y siguieron adelante con los juicios contra la Anses.
 
El efecto es político y acota el margen para instrumentar una nueva reforma previsional a medida de las condiciones del FMI. Blanco es un camionero jubilado que reclamaba el cálculo de su haber inicial en base al índice ISBIC (Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción).
 
La Corte no sólo le dio la razón sino que aclaró que la misma solución se aplicará automáticamente a los casos análogos: aquellos jubilados a quienes la Anses les impuso otro índice, el Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), que implicaba una reducción sustancial en el cálculo de sus jubilaciones, hasta 50%.
 
El alto tribunal ratificó el ISBIC, que ya había avalado en 2009 y declaró inconstitucionales de oficio las resoluciones de la Anses que lo reemplazaban por el Ripte, por considerar que se arrogó facultades del Poder Legislativo. El fallo pide que el Congreso que dicte una ley con un nuevo índice, algo que difícilmente ocurra.
 
El escenario desconcierta al Gobierno de Macri, que cuando fogoneó la expulsión de Lorenzetti de la presidencia, pensaba en neutralizar su política de agitar las causas de Comodoro Py y conseguir aliados en el máximo tribunal.  Parecieran no conseguir, sobre los jueces supremos, la manipulación anhelada.
 
La Opinión Popular

18-12-2018 / 09:12
18-12-2018 / 09:12
El diputado salteño, Alfredo Olmedo, representante de la derecha más troglodita de la Argentina, se reunió en San Pablo con Jair Bolsonaro, quien encarna la consumación del golpe institucional en Brasil. Recordemos que Bolsonaro fue electo gracias a la prescripción que el Poder Judicial ordenó sobre Lula, que está preso y no permitieron que sea candidato.
 
Olmedo continúa con su peregrina idea de ser "el próximo presidente de Argentina", y ya comenzó a hacer campaña, por ahora en el exterior. Viajó a San Pablo para lograr una reunión, que fue breve, con Bolsonaro que asumirá la presidencia de Brasil este próximo 1° de enero. Las ideas reaccionarias, misóginas y homofóbicas los emparentan.
 
Tan es así que se dan el lujo de correr por derecha a Macri, en relación a las cuestiones de género. El presidente argentino dijo, demagógicamente (luego de la repercusión que tuvo la denuncia de violación a Thelma Fardin) que "el debate de género no tiene vuelta atrás".
 
Ambos derechistas, claro que con más poder por parte del golpista brasileño, opinan, según lo que se encargó de difundir por sus redes sociales el mismo Olmedo que "la familia es la base de la sociedad, el orden a Dios y el respeto".
 
Otro de los temas que tocaron, siempre según las versiones del salteño de la campera amarilla (la prenda de vestir que lo identifica), es sobre la militarización de las ciudades y la impunidad para las fuerzas represivas. En esto sí coinciden con el Gobierno de Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
 
Olmedo afirmó que parte de la conversación sobre este tema fueron elogios suyos a la política de atestar de militares las favelas. El halago del diputado por el partido Salta Somos Todos, que forma parte de la alianza Cambiemos, fue la descripción de esa militarización: "desde que ganó Bolsonaro hay guardias en todos lados, casi que te diría que las calles están militarizadas".
 
El diputado de Cambiemos ya había declarado "delincuente abatido, policía premiado". Desde el Ministerio de Seguridad de Argentina, Bullrich debió aplaudir enfervorizada esa frase.
 
Las políticas que el presidente, surgido del golpe institucional, pueda llevar adelante, dependerá principalmente de otros factores. La marcha de la economía internacional, la relación de dependencia colonial a los Estados Unidos y la resistencia del pueblo trabajador, que serán más determinantes que su pensamiento retrógrado.
 
La Opinión Popular

17-12-2018 / 11:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar