La Opinión Popular
                  04:54  |  Viernes 22 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-03-2018 / 08:03
UN DÍA DE REBELIÓN CONTRA EL PATRIARCADO Y EL GOBIERNO

#8M: Paro y marcha de mujeres en todo el país, contra los despidos, el ajuste y por la legalización del aborto

#8M: Paro y marcha de mujeres en todo el país, contra los despidos, el ajuste y por la legalización del aborto
El movimiento de mujeres de Argentina dio el puntapié inicial cuando, en 2015, respondió a los femicidios y la violencia machista con la movilización por #NiUnaMenos que convocó a más de un millón de personas en todo el país. Esas movilizaciones siguieron desarrollándose y fueron gestando las asambleas de organizaciones y activistas feministas, sindicales y sociales, que organizaron este Paro Internacional de Mujeres.
Contra los despidos y el ajuste neoliberal del Gobierno de Macri, por el aborto legal seguro y gratuito, y para decirles basta a las violencias femicidas y travesticidas y a las violencias económicas y estatales que las sustentan.
 
Esas son las principales demandas -de una extensa lista- del Segundo Paro Internacional Feminista en la Argentina, que se cumplirá en articulación con más de cincuenta países, con distintas modalidades y multitudinarias movilizaciones.
 
En Argentina, comenzará con un ruidazo a partir de las 11 horas. Habrá cese de actividades en algunos lugares de trabajo, en otros, asambleas. Y por la tarde, cientos de marchas en diferentes ciudades: la principal está convocada a partir de las 16, de Plaza de Mayo al Congreso.
 
Los pañuelos verdes tendrán protagonismo. Serán 24 horas de desobediencia al patriarcado. "Rechazamos el uso oportunista de las licencias parentales y de la referencia a la brecha salarial por parte del Gobierno en el contexto de despidos masivos y de la reciente sanción de la reforma previsional neoliberal", se escuchará durante la lectura del documento, que coronará el cierre del acto.
 
Por primera vez, en un hecho histórico, todas las centrales sindicales junto a la CTEP y otras organizaciones de la economía popular y solidaria marcharán en una misma columna. Será un mensaje de unidad, sin precedentes. "Construimos una articulación para enfrentar el ajuste y las políticas antisindicales de este Gobierno", señaló Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA de los Trabajadores.
 
En la bandera de arrastre se resumirán los ejes centrales de la marcha: contra los despidos y el ajuste y por el aborto legal, seguro y gratuito. Despedidas, mujeres mapuches en conflicto por sus territorios, migrantes, y referentes de otros espacios que atraviesan o enfrentan distintas situaciones de vulnerabilidad, en el actual contexto político, tendrán un lugar destacado en la movilización.
 
"Hay un diagnóstico feminista de la crisis. Se logró hacer un mapa de la conflictividad social con una perspectiva feminista", resumió la investigadora del Conicet Verónica Gago, integrante del Colectivo Ni Una menos. Ese diagnóstico está contado en el extenso documento con el que se cerrará la movilización y será leído por la comunicadora feminista Liliana Daunes, junto a Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Las últimas palabras las dará Cortiñas.
 
El movimiento feminista, de esta forma, se le plantará al Gobierno macrista una vez más. Quedará en evidencia el proceso de acumulación política y organizativa que ha tenido en los últimos años.
 
La Opinión Popular

Opinión
 
Mercado de trabajo, un lugar de expresión de la desigualdad
 
Las desigualdades de género tienen una expresión muy clara y contundente en el campo de la economía. En particular, el mundo laboral es uno de los que expresa de forma más cabal estas asimetrías. Las mujeres solemos ganar menos, tener una menor tasa de actividad, un mayor grado de informalidad y accedemos a trabajos de menor calificación, entre otras cosas.
 
Existen distintas formas en la literatura para graficar estos problemas. Por ejemplo, el "techo de cristal" hace referencia a la dificultad que tenemos las mujeres para acceder a los cargos jerárquicos y gerenciales por el sólo hecho de nuestra condición de género.
 
La idea de "paredes de cristal", por su parte, describe la segregación laboral, esto es la baja tasa de feminización de ciertos sectores que en general suelen ser los más dinámicos y con mejores condiciones laborales.
 
Otro concepto es del de "pisos pegajosos" y apunta a la realidad que viven las mujeres de menores ingresos que acceden a trabajos de peor calidad, mayor informalidad, peores pagos y con poca capacidad de progreso en relación a la de los hombres.
 
Para ponerlo en números, en base a datos del Indec (Encuesta Permanente de Hogares-EPH): las mujeres ganamos aproximadamente un 30% menos que los hombres, lo que es explicado por factores observables (por ej. horas trabajadas) pero también por factores no observables, que se relacionan directamente con la discriminación de género.
 
Tenemos una mayor tasa de informalidad, que ronda el 37%, contra el 31% de los varones. Nuestra participación en el mercado laboral (tasa de actividad) es sensiblemente menor: 48% vs 69%. La subocupación horaria es del 13% en las mujeres y 9% en los hombres.
 
La tasa de desocupación alcanza el 9,5%, contra un 7,3% de los varones. Y en el caso de las mujeres jóvenes, la población más vulnerable, el número es alarmante: el 19,5% de la población económicamente activa no encuentra trabajo.
 
Una de las principales causas de estos fenómenos es la distribución desigual de las tareas domésticas o el "trabajo no remunerado". Según la única encuesta a nivel nacional realizada al respecto en el 2013, las mujeres en promedio dedicamos casi el doble de tiempo que los hombres a estas tareas (6,4 horas contra 3,4), que incluye el cuidado de personas, los quehaceres domésticos y el apoyo escolar.
 
Es justamente esta distribución desigual la que, entre otros elementos, nos restringe el acceso pleno al mercado laboral, y si lo hacemos, reduce las horas disponibles para dedicarle. Y esto, en general, implica que obtengamos trabajos más informales que se puedan ajustar a las limitaciones horarias mencionadas.
 
En el último informe publicado por el Observatorio de Empleo, Producción y Comercio Exterior (ODEP) de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) mostramos que estas desigualdades y brechas de género exhibieron indicios de empeoramiento durante la gestión del actual gobierno. Por ejemplo, la brecha salarial pasó de 26% a 32%, mientras que la informalidad laboral creció un punto más entre las trabajadoras mujeres que entre los varones.
 
Las diferencias aún no son de gran magnitud ya que los cambios en el mercado laboral suelen ser de largo plazo y estructurales. Sin embargo es esperable que, en situaciones de desmejora de las condiciones laborales, sea justamente la población más vulnerable (mujeres y, en particular, las jóvenes) las que muestren un mayor grado de empeoramiento. De hecho, es lo que confirman estos números: la precarización en el mercado laboral se acentuó particularmente para las mujeres en los últimos dos años.
 
En definitiva, hay mucho camino por recorrer hacia una real igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Y como muestran los datos, la esfera económica y el mercado laboral no son una excepción de las cuentas pendientes que como sociedad tenemos en la materia. Bienvenido el 8M y el paro de mujeres para darle visibilidad a estos temas y colocarlos con más fuerza en la agenda de debate.
 
Por Paula Español. Directora de Radar Consultora.
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-06-2018 / 19:06
21-06-2018 / 11:06
Así lo señaló en una entrevista por Radio Mitre. "Esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario", agregó el nuevo titular del Banco Central. Para Luis Caputo "no hay mal que por bien no venga". El actual titular del Banco Central y ex ministro de Finanzas está hablando de la corrida bancaria que generó una importante devaluación. Lo que el ex ministro festeja implica, para la clase trabajadora, una persistente caída en su nivel de vida.
 
En una entrevista defendió las medidas que se vienen tomando y "festejó" haber terminado atando la suerte del país a un acuerdo con el FMI. "En el corto plazo estas cosas tienen costo, pero yo creo que de mediano y largo plazo no hay mal que por bien no venga, es lo mejor que nos pudo haber pasado, esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario y esto da mucho mayor certidumbre particularmente con el financiamiento, porque dependemos del financiamiento externo", señaló Caputo.
 
El funcionario también ensayó una suerte de "autocrítica" light. "Hubo algunos errores propios, también hubo problemas políticos", indicó. Renglón seguido agregó que su prioridad "es desarmar la gran pelota de Lebac". Precisamente, esa "gran pelota" fue construyéndose desde el mismo gobierno de Macri y la administración del Banco Central que impulsó la bicicleta financiera a través de ese mecanismo.
 
El titular del Central señaló además que "siempre tuvimos claro que, de alguna manera, había que acelerar más el ritmo fiscal. Lo que pasa es que, como dicen, la política es el arte de lo posible. Entonces, cuando vos tenés minoría en ambas cámaras y no tenés todo el poder necesario, hacés lo que podés".
 
La definición del funcionario confirma que el llamado "gradualismo" fue un resultado de la debilidad política del gobierno para impulsar abiertamente sus brutales planes de ajuste. Lo que el ministro considera un motivo para "alegrarse" implica una creciente caída en el nivel de vida de amplias capas de la población.
 
La devaluación del peso -que ya superó el 50 % en lo que va de 2018- se traslada crecientemente a los precios, golpeando sobre el bolsillo de la clase trabajadora. El titular del Central vuelve a demostrar la "sensibilidad" de banquero y gran empresario. Lo que es una "buena noticia" para él y los millonarios funcionarios del Pro, significa el empobrecimiento creciente para trabajadores y jubilados.
 
La Opinión Popular

21-06-2018 / 10:06
El Día de la Bandera nos dejó un sabor muy, pero muy, triste. El día fatal llegó. Ayer, el directorio del organismo internacional dio el visto bueno final para el acuerdo Macri-FMI y envió los primeros USD 15.000 millones a las arcas del Gobierno de los CEOs. Esto es lo que nos va a llevar a una situación de dependencia total hacia el Fondo Monetario Internacional, que de ahora en más dictará la política económica para la Argentina. Resignamos nuestra soberanía.
 
Pero, de los USD 32.000 millones, que se supone que el FMI nos va a dar desde acá hasta que el mandato de Mauricio Macri finalice, casi la mitad de ellos, los USD 15.000 millones otorgados ayer, están puestos exclusivamente para empezar a saldar las cuentas. Porque es claro: las deudas que tiene la Argentina superan holgadamente los USD 32.000 millones.
 
Este dinero va a ir exclusivamente al mercado cambiario, a la especulación,como si esto fuera lo más importante, y será direccionado para pagar las deudas que éste Gobierno generó, llamadas Lebacs, llamadas compromisos externos, como lo son los bonos que no eran ni son buenos para el país. Aquí también brilló por su ausencia, lamentablemente, el crecimiento, el trabajo y la producción.
 
Por otra parte, Morgan Stanley Capital International (MSCI), la empresa dedicada a calificar los mercados financieros del mundo, le otorgó la etiqueta de "Economía emergente" a la Argentina y, de este modo, nuestro país dejó de ser un mercado "de frontera", una categoría a la cual se había caído en 2009, cuando el gobierno de Cristina dispuso restricciones al movimiento de capitales externos.
 
Sin embargo, aunque la mona se vista de seda, mona queda. Esto, por su sólo sello, no significa que los "brotes verdes" y la tan esperada "lluvia de inversiones" vayan a llegar a nuestro país. Si la Argentina pretende que el dinero entre a las arcas nacionales las variables tienen que ser claras: mercado robusto e impuestos y tarifas racionales.
 
Por ello, y a la luz de los eventos más recientes que afectan la situación cambiaria del país, el MSCI aclaró que revisará su decisión de reclasificación si las autoridades argentinas introdujeran cualquier tipo de restricciones de acceso al mercado, como el control de capitales o de divisas.
 
Por último, aunque Macri no es muy patriota que digamos, el hecho que no fue ayer a un acto tan importante, como el Día de la Bandera, muestra que este acuerdo neocolonial con el FMI es absolutamente impopular. Macri le tiene miedo a su pueblo. Teme sentir la bronca popular, aunque sería bueno que lo percibiera para entender que tiene que cambiar el rumbo neoliberal en vez de haber tratado de solucionar, con la dependencia del FMI, la crisis de la Argentina.
 
Tal vez, el clamor de tantas marchas, de los paros y de los reclamos, despierte al arco político opositor. Esperemos que no sea tarde, porque 18 meses para elegir un nuevo Presidente no es mucho tiempo, pero sí es mucho para quienes padecen necesidades.
 
La Opinión Popular

21-06-2018 / 10:06
20-06-2018 / 10:06
La agenda oficial del presidente conservador Mauricio Macri marcaba que hoy a las 9 participaría en el Monumento a la Bandera del tradicional acto en conmemoración a Manuel Belgrano. Sin embargo, a último momento, el titular del PRO de Santa Fe, Federico Angelini, anunció que el mandatario no asistirá para evitar las protestas en su contra.
 
Angelini eligió decir que "se priorizó cuidar la paz". El discurso de Macri hubiera sido el primero tras los cambios en el equipo económico, que no frenaron la corrida ni la devaluación del peso frente al dólar. "Querían empañar el Día de la Bandera. No queremos darle margen a los violentos", fruteó el dirigente del PRO santafecino, al confirmar el faltazo del presidente, que debería haber compartido el acto con la intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lifschitz.
 
Luego la noticia fue confirmada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio: "Con motivo de haber recibido notificaciones de los responsables de la seguridad presidencial y del Gobierno de Santa Fe donde se indicaba que se debían reforzar las medidas de seguridad para evitar la posibilidad de que se generen disturbios en las calles de Rosario de organizaciones políticas, se suspenderá mañana la asistencia del Presidente".
 
Las protestas estaban organizadas por sectores que se movilizan y reclaman contra las medidas antipopulares que lleva adelante el gobierno de Macri. Además se preveía la movilización de organizaciones sociales y políticas. Solo dos muestras, entre muchas otras posibles, de rechazo al ajuste en curso que implementa el actual Poder Ejecutivo a favor del gran empresariado y en contra de los trabajadores.
 
El Gobierno de los Ricos viene atravesando tensos episodios, el último que se viralizó, fue la entrega de una banana al jefe de Gabinete, Marcos Peña, tras ser bautizado como "El Gorila del año", lo mismo pasó en el mundial de Rusia, en donde la hinchada argentina realizó cánticos con referencia al precio del dólar.
 
Por supuesto, para evitar este tipo de protestas o "escraches", en un ambiente "poco feliz" que se respira en las últimas semanas por los efectos de la política neoliberal: inflación, tarifazos, acuerdo neocolonial con el FMI, pérdida del poder adquisitivo, etc., el Gobierno de los CEOs decidió "por razones de seguridad", que Macri no viaje a Rosario.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar