La Opinión Popular
                  12:55  |  Miércoles 19 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Cantor que cante a los pobres / Ni muerto se ha de callar / Pues ande vaya a parar el canto / De ese cristiano / No ha de faltar el paisano / Que lo haga resucitar. COPLAS DEL PAYADOR PERSEGUIDO
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-03-2018 / 08:03
UN DÍA DE REBELIÓN CONTRA EL PATRIARCADO Y EL GOBIERNO

#8M: Paro y marcha de mujeres en todo el país, contra los despidos, el ajuste y por la legalización del aborto

#8M: Paro y marcha de mujeres en todo el país, contra los despidos, el ajuste y por la legalización del aborto
El movimiento de mujeres de Argentina dio el puntapié inicial cuando, en 2015, respondió a los femicidios y la violencia machista con la movilización por #NiUnaMenos que convocó a más de un millón de personas en todo el país. Esas movilizaciones siguieron desarrollándose y fueron gestando las asambleas de organizaciones y activistas feministas, sindicales y sociales, que organizaron este Paro Internacional de Mujeres.
Contra los despidos y el ajuste neoliberal del Gobierno de Macri, por el aborto legal seguro y gratuito, y para decirles basta a las violencias femicidas y travesticidas y a las violencias económicas y estatales que las sustentan.
 
Esas son las principales demandas -de una extensa lista- del Segundo Paro Internacional Feminista en la Argentina, que se cumplirá en articulación con más de cincuenta países, con distintas modalidades y multitudinarias movilizaciones.
 
En Argentina, comenzará con un ruidazo a partir de las 11 horas. Habrá cese de actividades en algunos lugares de trabajo, en otros, asambleas. Y por la tarde, cientos de marchas en diferentes ciudades: la principal está convocada a partir de las 16, de Plaza de Mayo al Congreso.
 
Los pañuelos verdes tendrán protagonismo. Serán 24 horas de desobediencia al patriarcado. "Rechazamos el uso oportunista de las licencias parentales y de la referencia a la brecha salarial por parte del Gobierno en el contexto de despidos masivos y de la reciente sanción de la reforma previsional neoliberal", se escuchará durante la lectura del documento, que coronará el cierre del acto.
 
Por primera vez, en un hecho histórico, todas las centrales sindicales junto a la CTEP y otras organizaciones de la economía popular y solidaria marcharán en una misma columna. Será un mensaje de unidad, sin precedentes. "Construimos una articulación para enfrentar el ajuste y las políticas antisindicales de este Gobierno", señaló Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA de los Trabajadores.
 
En la bandera de arrastre se resumirán los ejes centrales de la marcha: contra los despidos y el ajuste y por el aborto legal, seguro y gratuito. Despedidas, mujeres mapuches en conflicto por sus territorios, migrantes, y referentes de otros espacios que atraviesan o enfrentan distintas situaciones de vulnerabilidad, en el actual contexto político, tendrán un lugar destacado en la movilización.
 
"Hay un diagnóstico feminista de la crisis. Se logró hacer un mapa de la conflictividad social con una perspectiva feminista", resumió la investigadora del Conicet Verónica Gago, integrante del Colectivo Ni Una menos. Ese diagnóstico está contado en el extenso documento con el que se cerrará la movilización y será leído por la comunicadora feminista Liliana Daunes, junto a Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Las últimas palabras las dará Cortiñas.
 
El movimiento feminista, de esta forma, se le plantará al Gobierno macrista una vez más. Quedará en evidencia el proceso de acumulación política y organizativa que ha tenido en los últimos años.
 
La Opinión Popular

Opinión
 
Mercado de trabajo, un lugar de expresión de la desigualdad
 
Las desigualdades de género tienen una expresión muy clara y contundente en el campo de la economía. En particular, el mundo laboral es uno de los que expresa de forma más cabal estas asimetrías. Las mujeres solemos ganar menos, tener una menor tasa de actividad, un mayor grado de informalidad y accedemos a trabajos de menor calificación, entre otras cosas.
 
Existen distintas formas en la literatura para graficar estos problemas. Por ejemplo, el "techo de cristal" hace referencia a la dificultad que tenemos las mujeres para acceder a los cargos jerárquicos y gerenciales por el sólo hecho de nuestra condición de género.
 
La idea de "paredes de cristal", por su parte, describe la segregación laboral, esto es la baja tasa de feminización de ciertos sectores que en general suelen ser los más dinámicos y con mejores condiciones laborales.
 
Otro concepto es del de "pisos pegajosos" y apunta a la realidad que viven las mujeres de menores ingresos que acceden a trabajos de peor calidad, mayor informalidad, peores pagos y con poca capacidad de progreso en relación a la de los hombres.
 
Para ponerlo en números, en base a datos del Indec (Encuesta Permanente de Hogares-EPH): las mujeres ganamos aproximadamente un 30% menos que los hombres, lo que es explicado por factores observables (por ej. horas trabajadas) pero también por factores no observables, que se relacionan directamente con la discriminación de género.
 
Tenemos una mayor tasa de informalidad, que ronda el 37%, contra el 31% de los varones. Nuestra participación en el mercado laboral (tasa de actividad) es sensiblemente menor: 48% vs 69%. La subocupación horaria es del 13% en las mujeres y 9% en los hombres.
 
La tasa de desocupación alcanza el 9,5%, contra un 7,3% de los varones. Y en el caso de las mujeres jóvenes, la población más vulnerable, el número es alarmante: el 19,5% de la población económicamente activa no encuentra trabajo.
 
Una de las principales causas de estos fenómenos es la distribución desigual de las tareas domésticas o el "trabajo no remunerado". Según la única encuesta a nivel nacional realizada al respecto en el 2013, las mujeres en promedio dedicamos casi el doble de tiempo que los hombres a estas tareas (6,4 horas contra 3,4), que incluye el cuidado de personas, los quehaceres domésticos y el apoyo escolar.
 
Es justamente esta distribución desigual la que, entre otros elementos, nos restringe el acceso pleno al mercado laboral, y si lo hacemos, reduce las horas disponibles para dedicarle. Y esto, en general, implica que obtengamos trabajos más informales que se puedan ajustar a las limitaciones horarias mencionadas.
 
En el último informe publicado por el Observatorio de Empleo, Producción y Comercio Exterior (ODEP) de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) mostramos que estas desigualdades y brechas de género exhibieron indicios de empeoramiento durante la gestión del actual gobierno. Por ejemplo, la brecha salarial pasó de 26% a 32%, mientras que la informalidad laboral creció un punto más entre las trabajadoras mujeres que entre los varones.
 
Las diferencias aún no son de gran magnitud ya que los cambios en el mercado laboral suelen ser de largo plazo y estructurales. Sin embargo es esperable que, en situaciones de desmejora de las condiciones laborales, sea justamente la población más vulnerable (mujeres y, en particular, las jóvenes) las que muestren un mayor grado de empeoramiento. De hecho, es lo que confirman estos números: la precarización en el mercado laboral se acentuó particularmente para las mujeres en los últimos dos años.
 
En definitiva, hay mucho camino por recorrer hacia una real igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Y como muestran los datos, la esfera económica y el mercado laboral no son una excepción de las cuentas pendientes que como sociedad tenemos en la materia. Bienvenido el 8M y el paro de mujeres para darle visibilidad a estos temas y colocarlos con más fuerza en la agenda de debate.
 
Por Paula Español. Directora de Radar Consultora.
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
19-12-2018 / 09:12
Sin inversores dispuestos a prestarle a la Argentina, el Gobierno de Mauricio Macri suspendió todos los proyectos de infraestructura vial, energética, educativa y ferroviaria que pretendía financiar a través del régimen de Participación Público-Privada (PPP).
 
La virtual clausura del mercado voluntario de deuda, que expresa la disparada en el riesgo país, obligó a abortar el promocionado mecanismo de financiamiento para la obra pública. La infraestructura es el rubro del gasto más castigado por el programa de ajuste que adoptaron las autoridades para acceder al financiamiento del FMI. Los funcionarios macristas aseguraban hasta el mes pasado que las PPP permitirían amortiguar el efecto recesivo del ajuste.
 
El asesor presidencial Gustavo Lopetegui y el titular del Palacio de Hacienda, Nicolás Dujovne, bajaron la persiana al anunciar que la represa Portezuelo del Viento en Mendoza no será licitada bajo el esquema de financiamiento aprobado a fines de 2016 sino que se realizará bajo el esquema tradicional.
 
Al marcar 787 puntos, el riesgo país alcanzó ayer su máximo nivel desde que comenzó la presidencia de Macri. La cifra representa la sobretasa que debería pagar Argentina para financiarse en relación a un activo "libre de riesgo" como son los bonos del Tesoro de Estados Unidos.
 
Frente al escenario de creciente vulnerabilidad financiera que experimenta Argentina, la dificultad para impulsar obra pública a través de los esquemas de PPP es doble: las empresas privadas tienen dificultades para conseguir el financiamiento que les permita poner en marcha las maquinarias y el sector público no puede colocar bonos en el mercado para cancelar los avances de obra.
 
El gobierno de Macri pretendía financiar 40 proyectos de infraestructura por más de 21.000 millones de dólares en las áreas de energía, minería, transporte, comunicaciones, tecnología, agua y saneamiento, vivienda, salud, justicia y educación.
 
El esquema de PPP fue concebido para permitir que el gobierno se asocie con empresas privadas para realizar las obras. Las compañías que ganan la licitación son quienes quedan a cargo de la gestión del proyecto: subcontratan servicios, compran insumos y toman préstamos en el exterior.
 
Pero ahora no consiguen fondos en el mercado internacional. Los proyectos nacieron condenados a muerte, nadie le quiere prestar. El riesgo país se refleja en las altísimas tasas de interés que debería pagar Argentina pero el problema es que más allá de esos valores hoy no existen financistas dispuestos a prestarle al Gobierno.
 
No es la incertidumbre política de cara a las elecciones sino la creciente vulnerabilidad por la política económica: la recesión, las presiones cambiarias, la fuga de capitales y el elevado nivel de endeudamiento, lo que hacer caer las PPP.
 
La Opinión Popular

19-12-2018 / 08:12
La Corte Suprema no es hoy la que el Gobierno de Mauricio Macri imaginaba. No puede ejercer sobre ella el control que proyectaba cuando alentó el golpe interno para desplazar a Ricardo Lorenzetti de la presidencia. El poder de su sucesor, el ex abogado de Clarín, Carlos Rosenkrantz, es inestable.
 
Lo demuestran los dos grandes hechos ocurridos ayer: la firma de un fallo contrario a la Anses, a favor del jubilado Lucio Orlando Blanco y otros 150.000 en su misma situación, donde Rosenkrantz quedó en la más absoluta soledad, y la difusión de una acordada que limita en forma tajante sus facultades como presidente supremo, al impedirle tomar por su cuenta decisiones administrativas, de manejo presupuestario y de designación de personal.
 
Sobre su evidente soledad y su espíritu poco negociador, se impone una mayoría de tres -difícil de catalogar tan pronto como consolidada-, popularmente conocida como "mayoría peronista", integrada por Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, que toma ciertas decisiones adversas al macrismo y da señales de autonomía, sin llegar a poner en juego la gobernabilidad. 
 
El fallo favorable a Blanco estaba previsto y se conocía su rumbo, pero no deja de ser un llamado de atención severo hacia el Gobierno aunque no tenga gran impacto económico, teniendo en cuenta que se pagará en dos o tres años y que se ciñe al universo de jubilados que no aceptaron la reparación histórica y siguieron adelante con los juicios contra la Anses.
 
El efecto es político y acota el margen para instrumentar una nueva reforma previsional a medida de las condiciones del FMI. Blanco es un camionero jubilado que reclamaba el cálculo de su haber inicial en base al índice ISBIC (Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción).
 
La Corte no sólo le dio la razón sino que aclaró que la misma solución se aplicará automáticamente a los casos análogos: aquellos jubilados a quienes la Anses les impuso otro índice, el Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), que implicaba una reducción sustancial en el cálculo de sus jubilaciones, hasta 50%.
 
El alto tribunal ratificó el ISBIC, que ya había avalado en 2009 y declaró inconstitucionales de oficio las resoluciones de la Anses que lo reemplazaban por el Ripte, por considerar que se arrogó facultades del Poder Legislativo. El fallo pide que el Congreso que dicte una ley con un nuevo índice, algo que difícilmente ocurra.
 
El escenario desconcierta al Gobierno de Macri, que cuando fogoneó la expulsión de Lorenzetti de la presidencia, pensaba en neutralizar su política de agitar las causas de Comodoro Py y conseguir aliados en el máximo tribunal.  Parecieran no conseguir, sobre los jueces supremos, la manipulación anhelada.
 
La Opinión Popular

18-12-2018 / 09:12
18-12-2018 / 09:12
El diputado salteño, Alfredo Olmedo, representante de la derecha más troglodita de la Argentina, se reunió en San Pablo con Jair Bolsonaro, quien encarna la consumación del golpe institucional en Brasil. Recordemos que Bolsonaro fue electo gracias a la prescripción que el Poder Judicial ordenó sobre Lula, que está preso y no permitieron que sea candidato.
 
Olmedo continúa con su peregrina idea de ser "el próximo presidente de Argentina", y ya comenzó a hacer campaña, por ahora en el exterior. Viajó a San Pablo para lograr una reunión, que fue breve, con Bolsonaro que asumirá la presidencia de Brasil este próximo 1° de enero. Las ideas reaccionarias, misóginas y homofóbicas los emparentan.
 
Tan es así que se dan el lujo de correr por derecha a Macri, en relación a las cuestiones de género. El presidente argentino dijo, demagógicamente (luego de la repercusión que tuvo la denuncia de violación a Thelma Fardin) que "el debate de género no tiene vuelta atrás".
 
Ambos derechistas, claro que con más poder por parte del golpista brasileño, opinan, según lo que se encargó de difundir por sus redes sociales el mismo Olmedo que "la familia es la base de la sociedad, el orden a Dios y el respeto".
 
Otro de los temas que tocaron, siempre según las versiones del salteño de la campera amarilla (la prenda de vestir que lo identifica), es sobre la militarización de las ciudades y la impunidad para las fuerzas represivas. En esto sí coinciden con el Gobierno de Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
 
Olmedo afirmó que parte de la conversación sobre este tema fueron elogios suyos a la política de atestar de militares las favelas. El halago del diputado por el partido Salta Somos Todos, que forma parte de la alianza Cambiemos, fue la descripción de esa militarización: "desde que ganó Bolsonaro hay guardias en todos lados, casi que te diría que las calles están militarizadas".
 
El diputado de Cambiemos ya había declarado "delincuente abatido, policía premiado". Desde el Ministerio de Seguridad de Argentina, Bullrich debió aplaudir enfervorizada esa frase.
 
Las políticas que el presidente, surgido del golpe institucional, pueda llevar adelante, dependerá principalmente de otros factores. La marcha de la economía internacional, la relación de dependencia colonial a los Estados Unidos y la resistencia del pueblo trabajador, que serán más determinantes que su pensamiento retrógrado.
 
La Opinión Popular

17-12-2018 / 11:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar