La Opinión Popular
                  22:15  |  Jueves 24 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Con la quita de retenciones a la minería y a la soja se ha beneficiado a sectores que estaban en mejores condiciones de afrontar un ajuste y no a los jubilados o los trabajadores”. Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-02-2018 / 09:02
LAS TORTURAS A LOS CADETES DE LA RIOJA Y EL MODELO REPRESIVO CHOCOBAR

Volvemos a los valores de la dictadura militar

Volvemos a los valores de la dictadura militar
MANO DURA Y GATILLO FÁCIL. El discurso reaccionario de la política represiva macrista alcanza a muchos ámbitos y a la conciencia de muchas personas. La muerte del cadete Emanuel García (18), la internación en estado gravísimo de otro cadete, Luis Oropel (25), y la atención de otros 10 principiantes se produjeron en un marco de extrema violencia habilitada como mensaje desde la Presidencia de Mauricio Macri. El macrismo, en su construcción discursiva, no inventa nada. Simplemente hace un “cortar y pegar” de los alegatos político-ideológicos de la dictadura. En la imagen: la instructora Adriana Rodríguez aparece pateando a un cadete, obligándolo a mantener la cabeza bajo el agua en el río.
El modelo represivo que propugna el gobierno de Mauricio Macri no es un "cambio", es una vuelta al pasado. El concepto de seguridad nacional, que caracterizó a las dictaduras durante el pasado siglo, correspondiente a la división del mundo en dos bloques, y que identificaba al "enemigo interno" -entonces correspondiente al disidente político-, pasó a ser, luego del fin de la "guerra fría", la seguridad ciudadana y los nuevos enemigos son caracterizados como el "narcotráfico", el "terrorismo" y, en general, la "delincuencia".
 
Asistimos al reemplazo del concepto de seguridad nacional por el concepto de seguridad ciudadana, que permite todo y todo lo subordina a ella, predominando la idea de que el fin justifica los medios. Es lo que se conoce como "mano dura", que propugna dejar de lado las garantías constitucionales en aras de una supuesta "eficiencia" y que hace aparecer como si el tema de la seguridad se solucionara agravando penas y procedimientos y otorgando más facultades indiscriminadas a las fuerzas de seguridad.
 
Se incrementa la respuesta punitiva, ganando espacios de la mano de las campañas de "ley y orden". El Proyecto de ley de Hitler, que se llamó de Extraños a la comunidad, comprendía a marginados sociales, mendigos, vagos, ladrones, estafadores de poca monta, contra los que las SS querían proceder, eliminándolos. Se daba en ese proyecto el control total a la policía y se declaraba la guerra al enemigo interior.
 
En el discurso macrista, el "delito" se extiende a quienes ejercen el legítimo derecho a la protesta. En cambio el modelo democrático establece límites a la política criminal, fundada en los principios de legalidad y certidumbre, se trata de un ejercicio racional y limitado, basado en la dignidad humana y en el respeto de los derechos fundamentales.
 
Sólo "meter bala" es no tener plan de seguridad. El sentimiento de seguridad o de inseguridad y la propia seguridad de los ciudadanos, se construye o se destruye diariamente por la propia conducta de quienes conforman todo el sistema penal. Y su solución no pasa por una represión indiscriminada, propia de los estados autoritarios o policíacos.
 
¿Cómo se puede privar de la libertad a alguien sin un juicio previo? ¿Cómo se puede matar impunemente a alguien si la pena de muerte no existe en la Constitución? ¿Qué alguien puede ser considerado culpable sin que haya pruebas que lo establezcan? ¿Que la presunción de inocencia constitucional no existe? ¿Que cualquiera pueda denunciar a alguien por algo que no se sabe qué es, ni qué pruebas hay?
 
Conforma la seguridad el hecho de que los ciudadanos puedan tener la tranquilidad de no ser detenidos arbitrariamente, de no recibir imputaciones infundadas, de no ser privados de la libertad sin fundamento y de que, en caso de serlo, la justicia rápidamente responda a cualquier atropello, defendiendo las garantías que posibilitan vivir en un Estado de Derecho.
 
La Opinión Popular

 
LAS TORTURAS SUFRIDAS POR LOS CADETES DE LA RIOJA A CUATRO DÍAS DEL MODELO CHOCOBAR
 
Cuando el modelo termina como un boomerang
 
La muerte del cadete Emanuel García (18), la internación en estado gravísimo de otro cadete, Luis Oropel (25), y la atención de otros 10 principiantes se produjeron en un marco de extrema violencia habilitada como mensaje desde la Presidencia.
 
-¿Sabe a que llaman la sartén?
-¿La sartén?
-No, no sabe -dedujo el informante-. Hay una cancha de básquet. Es externa. Tiene piso de baldosas. A las dos de la tarde, en La Rioja, día de calor, imagínese. No hay sombra en ningún lado. La llaman la sartén porque si tiran un huevo se cocina.
 
El informante fue claro. Se refería al espacio de la Escuela de Policía donde, durante la instrucción, el lunes 5 de febrero, doce cadetes recién ingresados terminaron internados por deshidratación, y uno de ellos, Emanuel García de 18 años, falleció porque sus riñones no resistieron la deshidratación extrema a que fue sometido su cuerpo. Otro de los cadetes, Luis Oropel, se encuentra en terapia intensiva en una clínica de Córdoba, con diálisis y en grave estado.
 
El caso de la Escuela de Cadetes de Policía de La Rioja ocurrió cuatro días después de que Macri recibiera como un héroe al policía Luis Chocobar, procesado por haber baleado por la espalda a un adolescente en La Boca, en la misma fecha en que la ministra de Seguridad Patricia Bullrich comenzaba su alegato público en favor del cambio de doctrina que permitiera dejar a los policías libres de sospecha; y un día antes de que los efectos del Modelo Chocobar hicieran su efecto en las calles céntricas porteñas, con una jueza, un escribiente y un asaltante heridos por algunas del casi centenar de balas y múltiples esquirlas distribuidas a mano suelta por uniformados y asaltantes.
 
La tortura a la que fueron sometidos los cadetes el día 5 de febrero reconoce antecedentes habituales en el sistema de instrucción policial. Pero desde la convocatoria a la violencia policial instalada nada menos que por el Presidente, lo que estaba prohibido ahora es alentado.
 
Por la muerte de Emanuel García, la Justicia modificó la calificación del delito, de lesiones gravísimas a homicidio. Y detuvo a ocho policías entre comisarios jefes e instructores: Dardo Gordillo, Ramón Leguiza, Jorge Leguiza, Nadia Bravo, Elio Marcial, Marcos Miranda, Karina Luna y Adriana Rodríguez.
 
También fueron denunciados seis cadetes, de 1º a 3º año que participaron en una golpiza de bienvenida que sufrieron los principiantes. Además, fueron desplazados el secretario de Seguridad, Luis Angulo, y el jefe de Policía, Luis Páez.
 
Adriana Rodríguez es quien aparece en la foto de tapa pateando a un cadete, obligándolo a mantener la cabeza bajo el agua en el río. Por otro lado, circuló la imagen de una nota pegada en una puerta de la Escuela de Cadetes, con la firma de "crio. Rodríguez" y con una orden dirigida a la "oficial Bravo" en la que se comunica que "tiene todas las cadetes de 1º año femeninas a su disposición para darles instrucción destructiva por cochinas".
 
La sartén a la que hacía mención el informante, en concreto, se utiliza no exactamente para fritangas sino para cocinar los cuerpos de los cadetes. Deben arrojarse al piso a hacer ejercicios de todo tipo, en contacto directo con el calor ardiente. A veces, está tan caliente el piso que deben envolverse las manos con alguna vestimenta o con trapos, para soportar más tiempo.
 
"Los que no aguantan el tiempo que marca el instructor o se levantan, por ejemplo -describió el informante-, los mandan detenidos en castigo".
 
La información sobre la "sartén" de todos modos no se refiere específicamente a la instrucción del lunes 5, sino que se dio como dato habitual, una costumbre. No es lo mismo concentrar la lupa sobre un hecho, ocurrido un día, por una persona o un grupo, que un método conocido y repetido en el tiempo, con diferentes instructores y distintas autoridades.
 
Según la información recopilada por este cronista, la práctica supera con holgura la década y es presumible que sea bastante más antigua. De hecho, el informante llegaba casi a los 15 años de haber finalizado la instrucción. Pero la práctica estaba prohibida. Ahora es alentada por el Modelo Chocobar.
 
La sartén no es el único obstáculo con que son sometidos los cuerpos y mentes de los cadetes y suboficiales antes de su admisión en la policía. Están el raneo, la vara, escenarios dentro y fuera de la Escuela, como el que se desarrolla en el monte con una especie de carrera de supervivencia, y el del río próximo en el que son sometidos a asfixia bajo el agua.
 
"El raneo -describió el informante- es el salto en cuclillas, pero también es caminar de rodillas por las piedras del río Huaco, próximo a la Escuela. O ranear hasta un pozo lleno de agua y permanecer en esa posición durante toda la noche".
 
La vara es la herramienta de castigo, tal como se observa en la foto. Un instructor va caminando alrededor de los cadetes, que se encuentran en alguna posición de inmovilidad en el piso, y aquel que por falta de resistencia, se mueve o se siente obligado a levantarse es azotado con la vara.
 
Los métodos son diversos, todos utilizados por décadas, semejantes a los de la "colimba", prohibida luego de la muerte del soldado Omar Carrasco, durante el menemismo. Pero prohibidos o invisibles a la mirada del público. Ahora, el Modelo Chocobar habilitado desde la Presidencia liberó de amarras el sistema de la crueldad y el castigo.
 
Por Horacio Cecchi
Por Lucila Larrandart
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
24-05-2018 / 08:05
"Lo más difícil ya pasó", repitió, como un mantra, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien ayer presentó su informe de gestión en la Cámara de Diputados, donde defendió la decisión de acudir al FMI, ratificó el rumbo neoliberal del Gobierno de Macri y la convocatoria a un supuesto diálogo. La oposición disparó contra el ajuste, la deuda y remarcó las contradicciones macristas sobre la situación económica.
 
El jefe de Gabinete eligió una "actitud zen" dos semanas después del terremoto financiero que en un mes devaluó al peso en un 30% y que obligó a sacrificar US$8 mil millones de reservas del Banco Central. Sin autocríticas de ningún tipo, culpó por la a los "factores externos" e interpretó la vuelta al FMI como la recuperación de "la confianza del mundo", pese a que los mercados externos cerraron sus grifos a la Argentina y a que la anunciada "lluvia de inversiones" no aparece por ningún lado.
 
Para Peña, acorralado y escaso de respuestas, es hora de "lograr una mayor velocidad en nuestro camino hacia el equilibro fiscal". Lo que en otras palabras es: acelerar la reducción del déficit con menos empleados, menos salarios, menos gastos y menos obra pública.
 
Esa receta, se sabe porque lo admitió el propio Gobierno, impactará con más inflación y menos crecimiento. Pero el jefe de ministros, cínico como pocos, se jactó de unos invisibles "siete trimestres de crecimiento". Eso, dijo, permitió recuperar "la confianza que necesitábamos como país para que este camino gradual pueda ser financiado por aquellos que nos presten".
 
Desde la oposición arremetieron con todo contra la política económica del macrismo sobre la "apertura indiscriminada de importaciones", la "destrucción del mercado interno", "tarifazos" y "ajustes", además de  proclamar la "impericia" para manejar la crisis que devaluó la moneda y "saqueó" más de 11 mil millones de dólares de las reservas del Banco Central, "favoreciendo la timba financiera". También le apuntaron al ministro coordinador por la "represión" y "militarización" de los conflictos sindicales y sociales.
 
"La Argentina está por el camino correcto del desarrollo", intentó convencer Peña, en tono calmo. Y convocó a la conformación de una suerte de Gran Acuerdo Nacional que permitiera implementar las nuevas políticas de ajuste que se exigen desde el FMI.
 
Fue entonces que se cruzó con la dura réplica de la diputada Graciela Camaño: "Si nos invitan a un diálogo institucionalizado para defender el salario de los trabajadores, promover la educación pública, resolver los problemas de las pymes; si nos invitan a pensar en el desarrollo y el crecimiento nacional, cuente con nosotros. Pero no va a contar con nosotros para seguir ajustándole el bolsillo a los trabajadores".
 
La Opinión Popular

24-05-2018 / 07:05
Más de 200 mil maestros de todo el país se concentraron en la Plaza de Mayo para exigirle al gobierno neoliberal de Mauricio Macri que se haga responsable de la educación pública.
 
Con la consigna "la escuela argentina enseña, resiste y sueña", los gremios docentes, que recorrieron las provincias durante tres días con cinco columnas o caravanas antes de llegar a la Ciudad de Buenos Aires, reclamaron a la Casa Rosada que convoque a la paritaria nacional y destine más fondos a la inversión educativa.
 
Además, advirtieron que las políticas neoliberales que empobrecen las aulas de escuelas primarias, secundarias y universidades del Estado son un brazo de un modelo que Argentina ya conoció con la dictadura y los '90. "La discusión no es sólo por el modelo educativo: es por el modelo educativo y por el modelo de patria", definió Sonia Alesso, la titular de Ctera, en un discurso que cerró llamando a las demás organizaciones gremiales a convocar a un paro nacional para frenar el ajuste.
 
Resulta irónico, pero la consigna de la marcha repite varias de las demandas que los maestros plantearon en su primera edición hace 30 años: apertura de la discusión salarial que fija a nivel nacional el piso de negociaciones en todas las provincias, salarios dignos y el repudio a un acuerdo con el FMI que recorte el presupuesto educativo.
 
"Salarios dignos", "Paritaria Nacional Docente" y "No al FMI" fueron las banderas que levantaron los docentes en un nuevo reclamo para exigir mejoras laborales. La oferta salarial que hizo meses atrás el gobierno de Macri resulta ridícula, desfasada de la inflación corrida y de la que garantizan los tarifazos venidos y por venir. Este año se sumó el rechazo al cierre de los institutos superiores de formación docente y otras demandas en materia de educación pública como son servicio de comedores escolares, cargos y apertura de cursos.
 
El acto central, que se realizó cerca de las 15, estuvo encabezado por varias organizaciones gremiales que llegaron desde distintos puntos del país. Las columnas de miles de docentes estuvieron acompañadas por trabajadores del subte, profesionales de la salud y estatales de distintas ramas, quienes se sumaron al reclamo.
 
En el marco del acuerdo con el FMI, el Gobierno de Macri pretende imponer su política de ajuste y ataque a los derechos de los trabajadores. La marcha expresó el malestar social y la bronca de los cientos de miles que se movilizaron contra esa política neoliberal del Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

23-05-2018 / 09:05
23-05-2018 / 08:05
La oposición logró emitir dictamen del proyecto de ley que retrotrae los valores de las tarifas de servicios públicos a noviembre de 2017, en tanto el macrismo firmó otro dictamen para debatir un proyecto de ley que baja el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las boletas de electricidad, gas y agua para usuarios residenciales.
 
Tras seis horas de discusión en el plenario de las comisiones de Derechos y Garantías, de Presupuesto y Hacienda y de Minería y Energía, finalmente los proyectos quedaron habilitados para ser sometidos a votación en la sesión del 30 de mayo. 
 
La prioridad la tendrá el dictamen opositor, que logró la mayoría y que, de sancionarse, el gobierno de Mauricio Macri vetará pagando las consecuencias de ese costo político. Deberá hacerlo en soledad, pues el Ejecutivo sufrió ayer el primer plantazo, luego de que los gobernadores se ausentaran del debate en comisión, pese a que el oficialismo trató de convencerlos para que acompañaran.
 
Entonces, Cambiemos propuso incorporar las modificaciones solicitadas por Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti pero no encontró el eco esperado en el peronismo dialoguista, aunque logró marcarle una fisura importante al bloque de Ángel Pichetto, que tuvo que soportar que cuatro senadores -alineados con la estrategia de la Casa Rosada- votaran en disidencia.
 
Pichetto supo que Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador, se había ido a su despacho y lo mandó a buscar para que al menos firmara en disidencia. Lo mismo hicieron el jujeño Guilermo Snopek, el correntino Carlos Espínola y el catamarqueño Dalmaso Mera, primo del mandatario de Salta.
 
Si Cambiemos logra una alianza con los partidos provinciales, este cuarteto de senadores y algunos más de Argentina Federal podrían alcanzarle para impedir la sanción de la ley en la sesión del miércoles 30, un objetivo de Macri que hasta hace unas semanas se conformaba con vetar la ley. Pero luego entendió que era una pésima señal en medio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
 
Los dadores voluntarios de gobernabilidad, algunos senadores y gobernadores peronistas, los mismos que garantizaron los votos necesarios para la aprobación de la mal llamada reforma previsional, pueden ser la llave para que la imagen de Macri y del Gobierno en su conjunto no siga cayendo.
 
La Opinión Popular

23-05-2018 / 07:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar