La Opinión Popular
                  08:51  |  Viernes 18 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Si la fuerza material está monopolizada por el régimen, las fuerzas morales, los valores que no se afincan en lo material están de nuestro lado, del lado del pueblo, y la militancia los transformará en fuerza avasalladora”. John W. Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-02-2018 / 09:02
LAS TORTURAS A LOS CADETES DE LA RIOJA Y EL MODELO REPRESIVO CHOCOBAR

Volvemos a los valores de la dictadura militar

Volvemos a los valores de la dictadura militar
MANO DURA Y GATILLO FÁCIL. El discurso reaccionario de la política represiva macrista alcanza a muchos ámbitos y a la conciencia de muchas personas. La muerte del cadete Emanuel García (18), la internación en estado gravísimo de otro cadete, Luis Oropel (25), y la atención de otros 10 principiantes se produjeron en un marco de extrema violencia habilitada como mensaje desde la Presidencia de Mauricio Macri. El macrismo, en su construcción discursiva, no inventa nada. Simplemente hace un “cortar y pegar” de los alegatos político-ideológicos de la dictadura. En la imagen: la instructora Adriana Rodríguez aparece pateando a un cadete, obligándolo a mantener la cabeza bajo el agua en el río.
El modelo represivo que propugna el gobierno de Mauricio Macri no es un "cambio", es una vuelta al pasado. El concepto de seguridad nacional, que caracterizó a las dictaduras durante el pasado siglo, correspondiente a la división del mundo en dos bloques, y que identificaba al "enemigo interno" -entonces correspondiente al disidente político-, pasó a ser, luego del fin de la "guerra fría", la seguridad ciudadana y los nuevos enemigos son caracterizados como el "narcotráfico", el "terrorismo" y, en general, la "delincuencia".
 
Asistimos al reemplazo del concepto de seguridad nacional por el concepto de seguridad ciudadana, que permite todo y todo lo subordina a ella, predominando la idea de que el fin justifica los medios. Es lo que se conoce como "mano dura", que propugna dejar de lado las garantías constitucionales en aras de una supuesta "eficiencia" y que hace aparecer como si el tema de la seguridad se solucionara agravando penas y procedimientos y otorgando más facultades indiscriminadas a las fuerzas de seguridad.
 
Se incrementa la respuesta punitiva, ganando espacios de la mano de las campañas de "ley y orden". El Proyecto de ley de Hitler, que se llamó de Extraños a la comunidad, comprendía a marginados sociales, mendigos, vagos, ladrones, estafadores de poca monta, contra los que las SS querían proceder, eliminándolos. Se daba en ese proyecto el control total a la policía y se declaraba la guerra al enemigo interior.
 
En el discurso macrista, el "delito" se extiende a quienes ejercen el legítimo derecho a la protesta. En cambio el modelo democrático establece límites a la política criminal, fundada en los principios de legalidad y certidumbre, se trata de un ejercicio racional y limitado, basado en la dignidad humana y en el respeto de los derechos fundamentales.
 
Sólo "meter bala" es no tener plan de seguridad. El sentimiento de seguridad o de inseguridad y la propia seguridad de los ciudadanos, se construye o se destruye diariamente por la propia conducta de quienes conforman todo el sistema penal. Y su solución no pasa por una represión indiscriminada, propia de los estados autoritarios o policíacos.
 
¿Cómo se puede privar de la libertad a alguien sin un juicio previo? ¿Cómo se puede matar impunemente a alguien si la pena de muerte no existe en la Constitución? ¿Qué alguien puede ser considerado culpable sin que haya pruebas que lo establezcan? ¿Que la presunción de inocencia constitucional no existe? ¿Que cualquiera pueda denunciar a alguien por algo que no se sabe qué es, ni qué pruebas hay?
 
Conforma la seguridad el hecho de que los ciudadanos puedan tener la tranquilidad de no ser detenidos arbitrariamente, de no recibir imputaciones infundadas, de no ser privados de la libertad sin fundamento y de que, en caso de serlo, la justicia rápidamente responda a cualquier atropello, defendiendo las garantías que posibilitan vivir en un Estado de Derecho.
 
La Opinión Popular

 
LAS TORTURAS SUFRIDAS POR LOS CADETES DE LA RIOJA A CUATRO DÍAS DEL MODELO CHOCOBAR
 
Cuando el modelo termina como un boomerang
 
La muerte del cadete Emanuel García (18), la internación en estado gravísimo de otro cadete, Luis Oropel (25), y la atención de otros 10 principiantes se produjeron en un marco de extrema violencia habilitada como mensaje desde la Presidencia.
 
-¿Sabe a que llaman la sartén?
-¿La sartén?
-No, no sabe -dedujo el informante-. Hay una cancha de básquet. Es externa. Tiene piso de baldosas. A las dos de la tarde, en La Rioja, día de calor, imagínese. No hay sombra en ningún lado. La llaman la sartén porque si tiran un huevo se cocina.
 
El informante fue claro. Se refería al espacio de la Escuela de Policía donde, durante la instrucción, el lunes 5 de febrero, doce cadetes recién ingresados terminaron internados por deshidratación, y uno de ellos, Emanuel García de 18 años, falleció porque sus riñones no resistieron la deshidratación extrema a que fue sometido su cuerpo. Otro de los cadetes, Luis Oropel, se encuentra en terapia intensiva en una clínica de Córdoba, con diálisis y en grave estado.
 
El caso de la Escuela de Cadetes de Policía de La Rioja ocurrió cuatro días después de que Macri recibiera como un héroe al policía Luis Chocobar, procesado por haber baleado por la espalda a un adolescente en La Boca, en la misma fecha en que la ministra de Seguridad Patricia Bullrich comenzaba su alegato público en favor del cambio de doctrina que permitiera dejar a los policías libres de sospecha; y un día antes de que los efectos del Modelo Chocobar hicieran su efecto en las calles céntricas porteñas, con una jueza, un escribiente y un asaltante heridos por algunas del casi centenar de balas y múltiples esquirlas distribuidas a mano suelta por uniformados y asaltantes.
 
La tortura a la que fueron sometidos los cadetes el día 5 de febrero reconoce antecedentes habituales en el sistema de instrucción policial. Pero desde la convocatoria a la violencia policial instalada nada menos que por el Presidente, lo que estaba prohibido ahora es alentado.
 
Por la muerte de Emanuel García, la Justicia modificó la calificación del delito, de lesiones gravísimas a homicidio. Y detuvo a ocho policías entre comisarios jefes e instructores: Dardo Gordillo, Ramón Leguiza, Jorge Leguiza, Nadia Bravo, Elio Marcial, Marcos Miranda, Karina Luna y Adriana Rodríguez.
 
También fueron denunciados seis cadetes, de 1º a 3º año que participaron en una golpiza de bienvenida que sufrieron los principiantes. Además, fueron desplazados el secretario de Seguridad, Luis Angulo, y el jefe de Policía, Luis Páez.
 
Adriana Rodríguez es quien aparece en la foto de tapa pateando a un cadete, obligándolo a mantener la cabeza bajo el agua en el río. Por otro lado, circuló la imagen de una nota pegada en una puerta de la Escuela de Cadetes, con la firma de "crio. Rodríguez" y con una orden dirigida a la "oficial Bravo" en la que se comunica que "tiene todas las cadetes de 1º año femeninas a su disposición para darles instrucción destructiva por cochinas".
 
La sartén a la que hacía mención el informante, en concreto, se utiliza no exactamente para fritangas sino para cocinar los cuerpos de los cadetes. Deben arrojarse al piso a hacer ejercicios de todo tipo, en contacto directo con el calor ardiente. A veces, está tan caliente el piso que deben envolverse las manos con alguna vestimenta o con trapos, para soportar más tiempo.
 
"Los que no aguantan el tiempo que marca el instructor o se levantan, por ejemplo -describió el informante-, los mandan detenidos en castigo".
 
La información sobre la "sartén" de todos modos no se refiere específicamente a la instrucción del lunes 5, sino que se dio como dato habitual, una costumbre. No es lo mismo concentrar la lupa sobre un hecho, ocurrido un día, por una persona o un grupo, que un método conocido y repetido en el tiempo, con diferentes instructores y distintas autoridades.
 
Según la información recopilada por este cronista, la práctica supera con holgura la década y es presumible que sea bastante más antigua. De hecho, el informante llegaba casi a los 15 años de haber finalizado la instrucción. Pero la práctica estaba prohibida. Ahora es alentada por el Modelo Chocobar.
 
La sartén no es el único obstáculo con que son sometidos los cuerpos y mentes de los cadetes y suboficiales antes de su admisión en la policía. Están el raneo, la vara, escenarios dentro y fuera de la Escuela, como el que se desarrolla en el monte con una especie de carrera de supervivencia, y el del río próximo en el que son sometidos a asfixia bajo el agua.
 
"El raneo -describió el informante- es el salto en cuclillas, pero también es caminar de rodillas por las piedras del río Huaco, próximo a la Escuela. O ranear hasta un pozo lleno de agua y permanecer en esa posición durante toda la noche".
 
La vara es la herramienta de castigo, tal como se observa en la foto. Un instructor va caminando alrededor de los cadetes, que se encuentran en alguna posición de inmovilidad en el piso, y aquel que por falta de resistencia, se mueve o se siente obligado a levantarse es azotado con la vara.
 
Los métodos son diversos, todos utilizados por décadas, semejantes a los de la "colimba", prohibida luego de la muerte del soldado Omar Carrasco, durante el menemismo. Pero prohibidos o invisibles a la mirada del público. Ahora, el Modelo Chocobar habilitado desde la Presidencia liberó de amarras el sistema de la crueldad y el castigo.
 
Por Horacio Cecchi
Por Lucila Larrandart
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
17-01-2019 / 08:01
En los mentideros cuyanos aún es motivo de comentarios el estupor que le causaron al presidente Mauricio Macri las encuestas que la semana anterior le alcanzó el gobernador Alfredo Cornejo al encuentro en el country Cumellén de Villa La Angostura.
 
Ahí se mostraba que los 13 intendentes mendocinos radicales llevan la delantera con holgura en la intención de voto dentro de cada uno de sus distritos, pero en cuanto nacionalizan la boleta, vaya quien vaya a la provincial, la mayoría pierde no menos de 20 puntos.
 
El caso más llamativo resultó ser el de Godoy Cruz, de donde es oriundo el titular de la Convención Nacional de la UCR: el alcalde correligionario, Tadeo García Zalazar, midió 72%, pero en sábana con el Presidente de la Nación bajaba a 40 puntos.
 
Ese tal vez fue el motivo que llevó a la Casa Rosada a replantear su estrategia y, en lugar de negociar elección unificada para apalancarle votos a Macri en primera vuelta, optar por desactivar la candidatura del intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi, para suceder a Cornejo, que propiciaba Marcos Peña, y dejarlo librado a la interna local.
 
La advertencia había sido: "Ojo que el titular del día siguiente podría enfocarse por el lado de que perdió el candidato de Macri", como sugiere una nota aparecida en el medio local Mendozapost.
 
En Buenos Aires ahora se conforman con que Cornejo se las arregle con su gente, pero que dé la cara como socio de Cambiemos encabezando la lista de diputados nacionales de la provincia.
 
Lo está pensando, pero igual en febrero seguramente lo tratará la convención nacional que preside, en la cual el partido de Alem tendrá que decidir hasta dónde acompañar la reelección de Macri y bajo qué condiciones, o si irá por afuera en las PASO.
 
Estarán expectantes de si el Pro mantiene a Daniel Salvador como vice en la provincia de Buenos Aires y si hay espacio para apoyar una tercera vía alternativa a la polarización con Cristina.
 
Hasta ahora, los nombres que se tiraron han sido Martín Lousteau, apadrinado por Ricardo Alfonsín, y Roberto Lavagna, como prenda de unidad, que le instalaron al círculo rojo.
 
Si bien se atribuye al ADN de la lealtad peronista el dicho de que "te acompañan hasta la puerta del cementerio pero no entran", por los últimos movimientos que se vieron en la coalición gobernante Cambiemos se nota que los radicales también lo incorporaron a su acervo en la relación con Mauricio Macri.

17-01-2019 / 08:01
Como dos viejos amigos (que no son), el derechista Mauricio Macri y el ultraderechista Jair Bolsonaro se mostraron sonrientes en su primer encuentro. La relación entre ellos comenzó con una fuerte desconfianza, entre otras cosas, porque los ministros brasileños aseguraron que ni la Argentina ni el Mercosur serían prioridad para el nuevo gobierno.
 
Con la asunción de Bolsonaro se confirma un nuevo eje de la derecha sudamericana. "Tenemos muchas coincidencias con Bolsonaro", dijo Macri al término de la reunión. Ambos presidentes buscarán redoblar sus ataques sobre el pueblo trabajador de la región. Reformas previsionales, entrega al capital financiero, ajustes fiscales, discriminación, privatizaciones en el caso de Brasil, y represión al pueblo, entre los principales lineamientos de ambos gobiernos.
 
A pedido del imperialismo yanqui, uno de los primeros focos de ataque del eje neoliberal conservador Bolsonaro-Macri es Venezuela. Al finalizar la reunión entre los dos presidentes, Macri afirmó que "estamos de acuerdo respecto a la crisis de Venezuela. No hay dudas respecto a que Maduro es un dictador".

De este modo, el golpista Bolsonaro, que reivindica la dictadura militar brasileña, y el presidente Macri, cuya familia hizo fortunas de la mano del genocidio dictatorial argentino, se arrogaron la potestad de dar clase de democracia y cuestionar el régimen político venezolano.
 
También coincidieron en mayores planes de entrega al capital financiero. A pesar de que la economía argentina está sumida en una profunda crisis, con recesión, récords de inflación, aumento de la pobreza y un default de deuda en el horizonte, Bolsonaro aseguró que Brasil ve "con interés y admiración los esfuerzos de Macri por levantar la economía argentina e integrarla al mundo".
 
También derrocharon demagogia en sus "luchas" contra la corrupción y la "inseguridad". "Combatir el narcotráfico, el crimen organizado y el lavado de activos", fue uno de los acuerdos de la reunión. De las delegaciones de ambos países participaron los polémicos Patricia Bullrich y Sergio Moro. A su vez, Bolsonaro viene hablando de la posibilidad de instalar una base militar yanqui en Brasil y la habilitación de portar armas como parte de su política de mano dura.
 
Por último, hay que señalar que Brasil es el principal socio de la economía argentina. Un 20% de los productos que exporta tienen ese destino. Sin embargo, lo que se habló de economía fue pura sanata. La balanza comercial entre los dos países tuvo un rojo de 4.648 millones de dólares en el 2018 en contra de Argentina.
 
Al parecer, de eso no se habló. Y si Macri hizo algún intento, fue rápidamente abortado por el brasileño que no está dispuesto a mantener el mismo trato de negociación y diálogo permanente que establecían los gobiernos anteriores para limar los problemas de asimetrías económicas.
 
La Opinión Popular

16-01-2019 / 09:01
16-01-2019 / 08:01
Primero, Mauricio Macri la canchereó, después la subestimó y luego se les fue de las manos. Y así la alianza Cambiemos se enfrenta ahora a cerrar el último año del mandato incumpliendo la promesa central de su discurso económico: no habrán podido tener ningún año de inflación bien por debajo de la que promedió Cristina Fernández.
 
"Que era lo más fácil de hacer porque dependía del gobierno", decía el presidente Macri o que abrir el cepo era gratis porque "los precios ya estaban a 15" como decía el primer ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, quedaron como ejemplos históricos del que sobra un problema nada menos que el costo de vida en Argentina.
 
Que "hay que mirar la inflación núcleo" porque ahí no hay impacto de tarifas, que "las metas no se cambian porque están para cumplirlas" y que "todos los países del mundo controlan la inflación con tasa de interés" son los regalos para los libros de la ilusión y el desencanto que dejaron los días de Federico Sturzenegger en el Banco Central.
 
Que "recalibramos las metas" del 12 al 15% para 2018 y "atrasamos un año" llegar al objetivo del 5% son los epígrafes que acompañarán por siempre la conferencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, del 28 de diciembre de 2017 que fue el punto de partida de la peor crisis desde 2002.
 
La inflación de 2018 fue la más alta en 27 años. Este martes el Indec dio a conocer la inflación del año pasado que llegó al 47,6%, y fue el nivel más elevado desde 1991 cuando la variación de precios fue del 84%. En diciembre la variación del índice de precios (IPC) fue del 2,6%.
 
Este "logro" del gobierno de Cambiemos no fue un acto de magia, sino que fue tejido en años previos en base a un deterioro cada vez más marcado de la situación externa que estalló en abril pasado, fue acompañado por tarifazos y falta de control de parte del Estado de precios sensibles para el bolsillo popular.
 
El estudio Eco Go calcula que si la luz, el gas y el transporte sólo se hubieran movido igual que la inflación (y no con subas del 1000% como tuvieron) el costo de vida acumulado de los tres años igual llega al 131,2%. Con los aumentos en pleno, da 158% hasta ahora. ¿Puede haber un número que resuma más el fracaso económico de Macri?
 
La contracara de la inflación es el brutal deterioro del poder adquisitivo de los salarios. Los trabajadores registrados del sector privado perdieron en noviembre de 2018 un 16 % de su poder de compra con respecto a noviembre de 2015. Los empleados públicos tuvieron una perdida mayor en los últimos tres años que alcanzó al 20 % en el mismo período. Mientras que los jubilados y todos los beneficiarios de asignaciones familiares, AUH, pensiones y otras prestaciones atadas a la movilidad, perdieron 23,7 % entre noviembre de 2015 y mismo mes de 2018.
 
La inflación produjo el hundimiento de la economía nacional, un deterioro generalizado de las condiciones de vida y es determinante en el giro del clima político en contra del incapaz Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

15-01-2019 / 09:01
Mauricio Macri ha realizado todos los deberes para el FMI, impulsó una batería de reformas estructurales neoliberales de la economía y buscó alianzas de dependencia estratégica con EE.UU., pero la "lluvia de inversiones" no llega.
 
Según Fundación Capital (FC), en el cuarto trimestre del 2018 la inversión tuvo una estrepitosa caída de 22,7% interanual. Así, para la consultora dirigida por el ex presidente del BCRA, Martín Redrado, ese componente clave de la demanda agregada marcaría un deterioro de 4,9% durante la totalidad del año pasado.
 
Si a ese derrotero se le suma la contracción del 10,5% que proyecta el Gobierno para el 2019, se acumulará un negativo de 15% durante el último bienio de la gestión y la inversión cerrará con niveles de formación de capital fijo tan bajos como no se veían desde la crisis global generada por las subprime.
 
Desde FC son un poco más optimistas que el Gobierno acerca de lo que ocurrirá en 2019 y esperan una caída 8%. En ese caso el bienio acumularía una contracción de "apenas" 12,6%. Pero para otros analistas incluso la proyección oficial de 10,5%, publicada en el Programa Financiero 2019 que salió a la luz la semana pasada, peca de optimista.
 
La inversión es un componente clave de la demanda agregada. Un PBI traccionado por ella garantiza a priori un crecimiento más sostenible y en base a una mayor productividad.
 
Las altas tasas de interés y a la vez la posibilidad de una devaluación holgada atentan hoy contra su despegue. A eso se le suma el parate en la obra pública, que es la base del acuerdo de ajuste con el FMI, y la fuerte caída del consumo, por la caída récord del salario real.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar