La Opinión Popular
                  06:32  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 17-01-2018 / 17:01
REPUDIA EL DECRETO QUE MODIFICA LA PARITARIA NACIONAL DOCENTE

AGMER alerta sobre un nuevo atropello contra los derechos de los docentes

AGMER alerta sobre un nuevo atropello contra los derechos de los docentes
El decreto antidemocrático de Macri apunta a cerrar definitivamente la posibilidad de que el Gobierno convoque a una paritaria nacional, al establecer formalmente que el salario mínimo docente "no podrá ser inferior al 20% por encima del salario mínimo vital y móvil vigente". Es el mismo argumento que utilizó el año pasado para no convocarla, aunque ahora queda formalizada.
La Comisión Directiva Central de AGMER repudia en todos sus términos el intento mediante un nuevo decretazo - el 52/18- por parte del gobierno de Mauricio Macri, para de manera inconsulta, unilateral y arbitraria intentar modificar las condiciones de la Paritaria Nacional Docente refrendadas en la Ley 26.075 de Financiamiento Educativo.
 
En un nuevo ataque a las Organizaciones Sindicales Docentes el Gobierno de Macri avanza con el desmantelamiento de la instancia de negociaciones colectivas a nivel nacional, modificando de manera unilateral los acuerdos que habían establecido los Sindicatos Docentes con representatividad reconocida como CTERA, SADOP, CEA, AMET, y UDA.
 
De esta manera se pretende limitar las discusiones salariales a cada jurisdicción, sin tener la posibilidad de que se discuta a nivel nacional el piso mínimo ni las condiciones generales para un proceso de recomposición salarial del sector. Es decir, se pretende generar un sistema con más desigualdad entre las provincias y con derechos diferenciales al interior del conjunto de los trabajadores.
 
La Opinión Popular

 
Recordemos que el gobierno se ha encargado de ignorar la Paritaria Docente y de incumplir la ley negándose a convocar a la CTERA y a los otros sindicatos nacionales a discutir salarios, condiciones de trabajo y formación docente.
 
De esta manera, buscan producir una nueva intromisión en los acuerdos entre las organizaciones sindicales docentes CTERA -a la cual pertenece AGMER-, SADOP, UDA, AMET y CEA.
 
Esta medida sin duda afectará la discusión salarial en nuestra provincia, ya que nuevamente busca impedir que se fije un piso salarial docente en las jurisdicciones, dejando a cada una de ellas a una situación económica frágil, donde el nuevo Pacto Fiscal agravará sus finanzas; profundizando la desigualdad salarial entre las provincias y afectando seriamente la idea de un país federal e igualitario.
 
En el caso de Entre Ríos aún no se ha explicado como compensará los millones de pérdida al dejar de coparticipar Nación lo correspondiente al Impuesto al Cheque.
 
Esto en un contexto de ajuste generalizado y donde el techo salarial del 15% de recomposición que anuncia el gobierno nacional como imposición lejos está de contener el costo real de vida que año a año viene registrando el aumento de la canasta familiar y los tarifazos.
 
Desde AGMER respaldamos la denuncia que presentará la secretaria general de la CTERA, Sonia Alesso, junto al compañero Hugo Yasky como secretario general para América Latina de la Internacional de la Educación ante la Organización Internacional del Trabajo, OIT; en defensa de todos los trabajadores de la educación y de la instancia donde debe discutir la patronal con nuestros sindicatos: salarios, condiciones de trabajo y formación docente. Ese espacio es la Paritaria Nacional Docente.
 
La lucha sindical y los derechos de los docentes se discuten en ámbitos democráticos.
 
No se decretan con el autoritarismo y la soberbia.
 
Marcelo Pagani - Secretario General
Ana Delaloye - Secretaría General Adjunta
Guillermo Zampedri - Secretario Gremial
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-05-2018 / 12:05
15-05-2018 / 16:05
15-05-2018 / 09:05
14-05-2018 / 21:05
El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó lo que ya se daba por descontado. El préstamo stand-by que le ofrece al gobierno de Mauricio Macri (cuyos montos y detalles son guardados bajo siete llaves) está atado a una serie de conocidas instrucciones que deberán inexorablemente cumplir.
 
Estas son reducción del déficit fiscal, disminución de empleados públicos, reducción de jubilaciones y planes sociales, disminución de las transferencias a las provincias y municipios, mayor apertura comercial a las importaciones, liberalización financiera y profundización de las reformas laborales: abaratando el despido, fomentando el empleo temporario y limitando las negociaciones paritarias.
 
Qué decir que ya no se sepa. Esta política de paulatina pérdida de la soberanía y de manos libres al FMI para intervenir en nuestros asuntos internos es una calesita que nos lleva a los viejos lugares del fracaso. Otra vez la sensación de "esto ya lo vivimos": devaluación, inflación más recesión, sin crecimiento y destrucción del aparato productivo. El "mercado" -ese conjunto de atorrantes- manda en el reino de la especulación, mientras comercios, pymes e industrias bajan sus persianas. Es el esplendor de la mala praxis neoliberal.
 
Cuando estaban ensoberbecidos por los focus groups, que los mostraban ganadores hasta 2027 no le daban bola a nadie. De pronto, como una espada de Damocles, aparece el fantasma de la crisis de 2001. La palabra "corralito", tímida, se cuela en las conversaciones y hasta su ideólogo, Domingo Cavallo, vuelve a la fama en los canales de televisión afines al Gobierno.
 
Ahora, ante la crisis, Macri se acordó de los gobernadores del PJ y los convocó, le pidió apoyo o silencio respecto del acuerdo con el FMI. En la reunión, mediante una sutil presión política, sobrevoló el chantaje del recorte de los recursos financieros de la Nación. Pero también la zanahoria de la obra pública y la promesa de "no entorpecer" las aspiraciones reeleccionarias de aquellos gobernadores que aspiran y pueden seguir en su cargo en 2019.
 
Los gobernadores del PJ lo escucharon y comprometieron apoyo, pero ninguno de ellos lo hizo luego en público al retirarse de la Casa Rosada. Ese silencio es político: busca evitar que el Presidente les traslade el costo ante la sociedad de haber recurrido al sometimiento del país a la voluntad absoluta del Fondo Monetario, que equivale prácticamente a la supresión formal del derecho de autodeterminación de nuestro pueblo.
 
Así las cosas, el gobierno de Macri no ha podido articular un nuevo "relato" que le permita recuperar algo de terreno político y de imagen perdida que reflejan todas las encuestas. Lo que ha hecho es: minimizar la crisis, minimizar la duración, minimizar el impacto social y minimizar las exigencias que impondrá el FMI. Un verdadero disparate.
 
La Opinión Popular

13-05-2018 / 10:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar