La Opinión Popular
                  15:39  |  Sábado 20 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es falso que si los combustibles aumentan en el mercado internacional tienen que hacerlo en el país. El petróleo que consumimos se extrae y se comercializa en la Argentina y debe estar atado a nuestros propios costos”. Pino Solanas
Recomendar Imprimir
Paraná - 10-01-2018 / 11:01
ASEGURÓ QUE LA NEGATIVA FORMÓ PARTE DE LA INTERNA DE LA CÁMARA

Daniel Ruberto confirmó el aumento para empleados de comercio a pesar de la desmentida de la CAME

Daniel Ruberto confirmó el aumento para empleados de comercio a pesar de la desmentida de la CAME
El secretario General del Sindicato de Comercio de Paraná, Daniel Ruberto, aseguró que el acuerdo por la ejecución de la cláusula gatillo acordado con la patronal está vigente. El dirigente sindical rechazó la desmentida de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y aseguró que esto se dio por cuestiones internas de la propia cámara. Foto: Blas García para La Opinión Popular
 
El secretario General del Sindicato de Comercio de Paraná, Daniel Ruberto, aseguró que el acuerdo por la ejecución de la cláusula gatillo acordado con la patronal está vigente. El dirigente sindical rechazó la desmentida de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y aseguró que esto se dio por cuestiones internas de la propia cámara.
 
El aumento retroactivo es del 6 por ciento a pagar en tres cuotas durante enero, febrero y marzo. Ruberto aseguró que dicho acuerdo "es razonable y no es nada fuera de lo común". El sindicato logró dicho aumento, argumentando la pérdida de valor real del salario por el crecimiento de la inflación por encima de lo previsto.
 
"El año pasado se acordó el 20 por ciento con una cláusula de revisión en octubre y en enero. Ahora se pautó, en presencia del ministro de Trabajo, el dos por ciento en enero, dos por ciento en febrero y dos en marzo, llegando al 26 por ciento de marzo (2017) a marzo (2018)", expresó Ruberto.

 
El secretario del Sindicato de Comercio de Paraná (SEC), Daniel Ruberto, dio casi por sentado el acuerdo para la aplicación de tres aumentos sucesivos del 2 por ciento en enero, febrero y marzo que, sumados al 20 por ciento del año pasado, totalizarían un 26. Ruberto adjudicó la desmentida de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) a cuestiones internas de esa entidad y dijo que lo pautado "es razonable y no es nada fuera de lo común".
 
Los trabajadores de comercio tendrán un aumento del seis por ciento como cierre de la paritaria 2017, por la aplicación de la cláusula gatillo o de revisión por inflación del acuerdo firmado en mayo y se firmó por el 20 por ciento.
 
Al superar la inflación ese monto, se pactó un monto compensatorio en tratativas que tuvieron el aval del ministro de Trabajo, Jorge Triacca.
 
"El año pasado se acordó el 20 por ciento con una cláusula de revisión en octubre y en enero. Ahora se pautó, en presencia del ministro de Trabajo, el dos por ciento en enero, dos por ciento en febrero y dos en marzo, llegando al 26 por ciento de marzo (2017) a marzo (2018)", indicó a Aim Digital el titular del SEC Paraná, Daniel Ruberto.
 
Sin embargo, desde CAME salieron a desmentir la existencia de un acuerdo y aseguraron que "no se ha definido cuál será el ajuste contemplado en la cláusula gatillo prevista en la paritaria vigente".
 
Ruberto adjudicó este planteo a cuestiones internas propias de esa entidad empresaria: "CAME tiene una cuestión institucional, en el sentido que hay una cierta crisis de representatividad pero bueno, estaba el ministro de Trabajo, además es razonable y no es nada fuera de lo común. No estamos hablando de un 40 por ciento", afirmó.
 
Por otro lado, el gremialista sostuvo que "el Gobierno dice -y hay toda una discusión dentro del sindicalismo- que no quiere cláusulas gatillo y quiere el 15 por ciento. Nosotros la vamos a pelear, porque consideramos que es legítimo y es legal".
 
Fuente: Análisis Digital
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-01-2018 / 12:01
19-01-2018 / 12:01
18-01-2018 / 12:01
15-01-2018 / 10:01
Pasivos entrerrianos expresaron su malestar por la modalidad instrumentada por la entidad financiera Banco de Entre Ríos, agente financiero de la provincia para el pago de salarios. Reclaman cobrar por ventanilla.
 
El uso de los medios de pago electrónicos y las extracciones de dinero por cajero automático siguen siendo una materia pendiente para quienes cruzan la barrera de los 60 años, y más todavía cuando pasan los 75. Dos de cada tres retiran el dinero por ventanilla, apenas 36% usa el cajero automático por sus propios medios.
 
El bajo uso de estos medios de pago y de acceso a la tecnología en general plantea un gran interrogante respecto de los resultados de medidas públicas puestas en marcha. Un factor para tener en cuenta es cuán amigable es un sistema tecnológico para las personas mayores.
 
Hay jubilados, en especial los muy mayores, que no alcanzan a ver la letra o que les parece que las operaciones son poco amigables. El sistema debiera ser más simple y con menos opciones.

 
El mayor riesgo está entre los mayores más vulnerables, justamente a quienes van destinadas estas medidas, ya que el acceso a la PC y al teléfono propio es mucho más bajo ahí que en hogares de ingresos más altos.
 
Los bancos han hecho esfuerzos para acercar a los jubilados al uso del cajero automático. ¿Por qué no se animan? Les da desconfianza, es un proceso invisible que hace que se tenga o no se tenga el dinero en la mano; piensan que al no verlo y al no haber humanos, nadie se hace responsable.

 
Los que no los usan es porque temen que la máquina los pueda estar "burlando". Manejar un cajero requiere de mucha atención y de ayuda para automatizar el procedimiento, no porque sean viejos, sino porque son de una legión muy alejada de la tecnología y del dinero digital. A esta generación hay que ayudarla.
 
Pero hay algo más. La ida al banco es una excusa mensual para entablar contacto con otros. No es una resistencia a las nuevas tecnologías, sino que se resisten a frivolizar ese contacto que les permite, al menos una vez al mes, modificar su rutina. Si los bancos se dieran cuenta de que los jubilados priorizan la humanización del servicio, deberían humanizar el cajero automático, que haya personas que ayuden a hacer las extracciones. No lo hacen o no son suficientes.
 
La Opinión Popular

14-01-2018 / 17:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar