La Opinión Popular
                  14:57  |  Domingo 22 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“A los que les guste mucho la plata hay que correrlos de la política. Hay que buscar gente que viva con sencillez, con sobriedad, como la inmensa mayoría de la sociedad”. Pepe Mujica
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-12-2017 / 15:12
EVITÓ REFERENCIAS A HECHOS DE FUGA Y EVASIÓN QUE LO INVOLUCRAN A ÉL Y SUS FUNCIONARIOS Y AMIGOS

En el sermón de Macri sobre evasión, eludió los casos que lo involucran a él y su entorno

En el sermón de Macri sobre evasión, eludió los casos que lo involucran a él y su entorno
"Hay que andar bien con la AFIP, hay que pagar los impuestos", lanzó el presidente Mauricio Macri durante la presentación de una plataforma que pretende impulsar a los exportadores. Las declaraciones del mandatario apuntaron hacia las presuntas maniobras de evasión desarrolladas por los empresarios Cristóbal López del Grupo Indalo y Lázaro Báez de Austral Construcciones.
 
"Pregúntenle a algunos que están hoy en los diarios; no hay que apropiarse de los impuestos que no son propios", expresó el mandatario que figura entre los cinco líderes mundiales en funciones con sociedades offshore mencionados en los Panama Papers.
 
Familiares, socios, amigos y allegados a Macri blanquearon 132,5 millones de dólares durante el sinceramiento fiscal ofrecido por su Gobierno. El listado incluye al hermano del presidente, Gianfranco Macri; el mejor amigo del mandatario, Nicolás Caputo; el empresario Marcelo Mindlin, que adquirió la constructora Iecsa otrora controlada por el primo presidencial, Angelo Calcaterra; un primo del jefe de Gabinete, Alejandro Jaime Peña Braun, y un cuñado del secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Pablo Clusellas Zorraquín, entre otros.
 
Las irregularidades de los miembros prominentes de la familia Macri con el fisco se remontan, por lo menos, hasta 1993, cuando el mandatario era presidente de Sevel. La DGI denunció a la empresa por evadir una suma equivalente a 55 millones de dólares. 

 
Si bien la Justicia Federal no pudo demostrar la existencia de maniobras de lavado de dinero, la causa donde se investiga la posible evasión fiscal asociada a las empresas no declaradas en Bahamas y Panamá donde Macri figura como director siguen abiertas.
 
Sin avances significativos también están en curso pesquisas por abusos tributarios y financieros canalizados a través de la red global de guaridas fiscales por el primo del presidente e intendente de Vicente López, Jorge Macri, y su ex ministro de Hacienda e intendente de Lanús, Néstor Grindetti.
 
Un cable de la agencia oficial de noticias indicó que las afirmaciones del mandatario en Tecnópolis estaban referidas a un documento de la AFIP difundido a través del diario La Nación. De acuerdo al artículo publicado ayer la autoridad fiscal sostiene que el ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, habría ocultado a la Justicia que Báez le adeudaba 1700 millones de pesos en concepto de impuestos impagos.
 
El informe enfatiza que el ex funcionario validó que el holding encabezado por López acumule una deuda tributaria por 8000 millones. "Hay que pagar los impuestos; no hay que apropiarse de los impuestos que no son propios. ¿No es cierto, doctor Abad?", indicó Macri al dirigirse al titular de la AFIP, Alberto Abad.
 
Al enfocar las acusaciones sobre evasión contra ex funcionarios kirchneristas y empresarios considerados afines a sus antecesores, el Gobierno ignora las maniobras de evasión desplegadas por las principales empresas que operan en el país, así como el extenso repertorio de irregularidades fiscales vinculadas a la familia presidencial.
 
PáginaI12 reveló a fines de septiembre que familiares, socios, amigos y allegados a Macri blanquearon 132,5 millones de dólares durante el sinceramiento fiscal ofrecido por su Gobierno. El listado publicado en este diario incluye al hermano del presidente, Gianfranco Macri; el mejor amigo del mandatario, Nicolás Caputo; el empresario Marcelo Mindlin, que adquirió la constructora Iecsa otrora controlada por el primo presidencial, Angelo Calcaterra; un primo del jefe de Gabinete, Alejandro Jaime Peña Braun, y un cuñado del secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Pablo Clusellas Zorraquín.
 
Por su parte, la moratoria impositiva prevista en la misma ley que habilitó el blanqueo de capitales le permitió al grupo Techint ahorrarse alrededor de 250 millones de pesos en impuestos que la AFIP le reclamaba desde 2012.
 
El monto exigido a Siderar por abusar de un acuerdo fiscal firmado en pleno auge privatizador entre Argentina y España rondaba los 450 millones de pesos. La siderúrgica montó una estructura de sociedades que le permitieron evadir el pago del impuesto a los bienes personales para las participaciones accionarias y societarias.
 
Las irregularidades de los miembros prominentes de la familia Macri con el fisco se remontan, por lo menos, hasta 1993, cuando el mandatario era presidente de Sevel. La DGI denunció a la empresa por evadir una suma equivalente a 55 millones de pesos/dólares.
 
Las autoridades tributarias acusaron a Sevel de enviar autopartes a Uruguay bajo el régimen de exportaciones definitivas, con las cuales habrían armado coches que después habrían sido importados a la Argentina, cobrando los reintegros correspondientes. El caso llegó a la Corte Suprema que ordenó el sobreseimiento de Mauricio Macri y del resto de los directivos de la empresa.
 
Una investigación publicada este año por el World Institute for Development Economics Research, que depende de Naciones Unidas, reveló que la pérdida de ingresos fiscales en Argentina como consecuencia de las técnicas de evasión utilizadas por las grandes corporaciones asciende hasta el 4,42 por ciento del PIB.
 
Las estimaciones de Alex Cobham y Petr Janský refieren a los abusos en los precios de transferencia en las operaciones intrafirma y la falsificación en la facturación del comercio. La pérdida ronda los 21.400 millones de dólares al año.
 
Con ese guarismo, la Argentina ocupa el quinto lugar en el ranking de evasión en términos absolutos, solo superado por Estados Unidos, China, India y Japón. Los recursos que dejan de ingresar todos los años por los abusos corporativos son equivalentes a casi cuatro veces el "ahorro fiscal" que pretende lograr el Gobierno con la modificación en la fórmula de actualización de los haberes jubilatorios en 2018.
 
 Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-04-2018 / 17:04
21-04-2018 / 10:04
Un nuevo recorte de personal en el Estado, llevado a cabo esta vez por el Ministerio de Agroindustria, se cobró ayer 330 puestos de áreas sensibles, como agricultura familiar, comercio exterior y estatus fitosanitario. Se dispuso el jueves, mientras se completaba la tanda de telegramas, asueto general en la sede de Paseo Colón y Azopardo y encargó un operativo policial para custodiar el edificio central.
 
Desde el organismo que conduce el ex titular de la Sociedad Rural, el oligarca Luis Miguel Etchevehere, confirmaron que esa cifra corresponde apenas a las áreas dependientes de la administración nacional. "Los despidos involucran un 50 por ciento de trabajadores de Capital Federal y otro 50 por ciento del Interior del país", señaló un vocero de Agroindustria.
 
El Ministerio ya había reducido en los últimos dos años en 700 puestos su plantilla de personal y ahora se sumó una poda sobre casi el 10 por ciento de la nómina actual (3500 empleados).
 
Los gremios advierten que la misma suerte correrían trabajadores de organismos descentralizados (INTA, Senasa, Inase-Inidep y el Instituto Nacional de Vitivinicultura), pudiendo elevarse la cifra de despedidos a 958, y se declararon "en estado de alerta y movilización".
 
La decisión de Etchevehere de decretar asueto hasta el lunes, cercar con policías el acceso a la sede del Ministerio y rechazar los pedidos de reunión con los delegados sumó tensión a la situación. "Lejos de calmar los ánimos y llevar tranquilidad, parecen estar empeñados en echarle más nafta al fuego", criticó ATE a través de un comunicado.

21-04-2018 / 09:04
Frente al descenso inevitable de su imagen, producido por la crisis de la economía que generaron las medidas del gobierno de Mauricio Macri, la Casa Rosada renueva su arsenal con algunas apuestas que se empiezan a vislumbrar.
 
Hay una expectativa exagerada en el macrismo por el funcionamiento de la obra pública bajo el mecanismo de Participaciones Público-privadas (PPP) por las que las corporaciones constructoras ya comprometieron seis mil millones de dólares de inversión para los primeros cuatro años.
 
En estas licitaciones, las empresas se comprometen a conseguir el financiamiento internacional, pero es el Estado el que sale como garante. Constituye una forma de endeudamiento encubierto, porque las que toman el dinero son las empresas y el riesgo lo toma el Estado.
 
Los contratos garantizan a los financistas la posibilidad de litigar en tribunales extranjeros. Esta modalidad ha levantado polémica en Europa porque los PPP son muy restrictivos para los Estados y porque el riesgo que recae en los gobiernos resulta excesivo.
 
Entre la espada y la pared por su enorme deuda, en Grecia los PPP se convirtieron en una vía desesperada de financiamiento. Se calcula que con ese mecanismo cada kilómetro de ruta nueva costó 70 por ciento más de lo presupuestado.
 
Las PPP, que involucran a las principales corporaciones locales, encabezadas por la flamante SACDE, que es la ex IECSA del grupo Macri, iban a ser anunciadas esta semana y se postergaron para el próximo martes con la esperanza de utilizar también su lanzamiento para neutralizar el mal clima creado por los tarifazos.
 
Las PPP serán el corazón de la estrategia del macrismo para reactivar una economía que está en plena crisis, con indicadores macro muy negativos y con el augurio nefasto de una magra cosecha de granos por las inundaciones.
 
Así como las PPP se lanzan en estos días para tratar de reavivar la economía y sostener la imagen alicaída del gobierno, también en estos días se conoció el dictamen de la jueza María Servini para intervenir el Partido Justicialista y designar como interventor a Luis Barrionuevo.
 
La práctica oficial de judicializar la política a través de la manipulación de los jueces ha sido una marca del macrismo. La intervención a un PJ que no había trasgredido ninguna norma es una maniobra que busca demonizar al adversario y frustrar la posibilidad de que el peronismo construya una sola candidatura para el 2019.
 
La intervención está destinada al fracaso. Pero con el sello del PJ y la complicidad de las corporaciones mediáticas se convertirán en propaladores de un  mensaje destinado a entorpecer el proceso de unidad que buscarán por otro lado las corrientes peronistas más representativas. 

20-04-2018 / 16:04
20-04-2018 / 10:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar