La Opinión Popular
                  19:14  |  Viernes 21 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Macri sigue emitiendo deuda y se olvida de la Salud, la Educación, el Medioambiente y la Cultura. Le recorta los ingresos a los jubilados pero perdona al Grupo Macri su deuda con el Correo Argentino”. Pino Solanas
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 11-11-2017 / 09:11
EFEMÉRIDES POPULARES

La Pueblada del segundo Tucumanazo

La Pueblada del segundo Tucumanazo
Imágenes del Tucumanazo 2.
Las puebladas en Argentina entre 1969 y 1972 fueron una serie de insurrecciones populares sucedidas en ese lapso en varias ciudades del interior argentino.​ El país estaba por entonces bajo una dictadura autodenominada Revolución Argentina, promovida por EE.UU. bajo la influencia de la Doctrina de la Seguridad Nacional, en el marco de la Guerra Fría.
 
Se conoce como Tucumanazo cada una de las tres puebladas insurreccionales ocurridas en la ciudad de San Miguel de Tucumán. En la provincia de Tucumán, la industria azucarera había sido duramente golpeada por una serie de decisiones económicas que favorecieron la concentración en grandes empresas en detrimento de los pequeños productores y los obreros.
 
El 19 de marzo de 1969 se produjo una gran manifestación en defensa de un ingenio azucarero en Villa Quinteros, sin resultado; el 14 de mayo, obreros de otro ingenio que estaba siendo desmantelada sin pagar sueldos adeudados ocuparon la fábrica, y en los días siguientes se produjeron disturbios en San Miguel de Tucumán, en lo que se conoció como el primer Tucumanazo.
 
El segundo Tucumanazo se produjo en noviembre de 1970. Los sucesos ocurridos pueden ser divididos en 2 momentos, en relación al paro de la CGT:
 
> entre el 10 y el 11 de noviembre, cuyo epicentro estuvo en el comedor universitario -ubicado en pleno centro de la ciudad-, con una composición mayoritariamente estudiantil, con el apoyo y participación activa de dirigentes del movimiento obrero y la solidaridad de los vecinos del microcentro; y
 
> entre el 12 y el 13 de noviembre, coincidente con el paro de 36 horas decretado por la CGT, en donde el movimiento estudiantil empalmó con el conjunto del movimiento obrero. El epicentro estuvo en la zona de la FOTIA, y en la Plazoleta Dorrego. Además los manifestantes avanzaron hacia barrios del sureste de la ciudad, como en Villa Amalia y San Cayetano. Cuando la policía no pudo controlar la situación, solicitó la intervención del Ejército, a cargo del joven oficial Jorge Rafael Videla.
 
El tercer Tucumanazo o Quintazo se produjo en abril de 1972.
 
La Opinión Popular 

 
Antecedentes
 
El 21/08/1966, José Néstor Salimei -ministro de Economía de la Nación-, mediante Decreto N°16.926, anunció el cierre y desmantelamiento de 7 fábricas azucareras y la reducción de producción de azúcar. Al día siguiente, los ingenios Esperanza, Santa Ana, La Trinidad, Nueva Baviera, La Florida, Lastenia y Bella Vista, fueron intervenidos con el apoyo de la Gendarmería y de la Policía Federal.
 
33% de la mano de obra tuvo que migrar en busca de empleo. La provincia de Tucumán contaba hasta 1966 con 27 ingenios azucareros. El cierre de 11 de ellos produjo una verdadera crisis en la provincia.
 
El movimiento obrero, liderado por FOTIA (Federación Obrera Tucumana de la Industria del Azúcar), inició una lucha popular. En ese contexto ocurrieron insurrecciones iniciales en Tucumán.
 
El 12/01/1967 obreros, cañeros y sus familias realizaron una olla popular para los desocupados del ingenio Bella Vista y Santa Lucía. En aquella ocasión la policía asesinó a Hilda Guerrero de Molina, de la Rama Femenina Peronista, 36 años, lo que produjo la reacción inmediata de los pobladores obligando a retroceder a la policía que tuvo que encerrarse en la comisaría. Bella Vista quedo por algunas horas en manos de los pobladores.
 
Un par de meses después ocurrió la represión violenta de la policía a los pobladores de Villa Quinteros. Más de 500 obreros junto a sus mujeres e hijos habían decidido concentrase a la vera de la ruta 38 para interceptar al gobernador de facto que debería pasar por allí en su visita por la ciudad de Concepción.
 
La policía reprimió a los pobladores: 32 heridos. Esto produjo el repudio de todos los gremios obreros y centros de estudiantes, que realizaron varios actos de protesta en la ciudad. Los manifestantes llegaron a bloquear las vías del tren con durmientes y palos, para obstruir el paso a una formación que se dirigía al sur.
 
El 28/05/1969 frente al edificio de la FOTIA se realizó un masivo acto obrero-estudiantil convocado por la CGT de los Argentinos. En una nota del diario local, La Gaceta, se invitaba "...a la clase trabajadora, 'a la ejemplar y heroica juventud estudiosa y al pueblo todo de Tucumán', a un acto (...) para exigir la libertad de los presos políticos y gremiales y protestar en duelo militante por los estudiantes caídos."
 
En definitiva, ocurrieron 3 'tucumanazos':
 
> mayo de 1969,
> noviembre de 1970, y
> junio de 1972.
 
En el caso del que sucedió en 1970, debe recordarse que, desde su intervención federal en 1966, la provincia de Tucumán registró una fuerte presión del 'Onganiato', comenzando por el cierre de 11 ingenios y la intervención en la Universidad Nacional de Tucumán.
 
En definitiva, fue una de las provincias con mayor número de movilizaciones y alzamientos tanto urbanas como rurales, en una combinación de sectores que podría caracterizarse como una alianza obrero/estudiantil.
 
En la 2da. mitad del año 1970, la situación sociopolítica estuvo muy tensa. Durante los últimos días de octubre y el inicio de noviembre, los estudiantes participaron de diferentes actos de protestas, por ejemplo las que ocurrieron en una de las sedes del comedor universitario, en calle Muñecas al 200, centro de San Miguel de Tucumán.
 
Las 'ollas populares' y los 'actos relámpago', eran casi cotidianos. Lo que le fuerza al movimiento contestatario tucumano fue que no sólo los estudiantes protestaban, también se sumaron docentes, graduados, obreros y vecinos.
 
Imbaud autorizó la realización de 2 actos en conmemoración del 17/10/1970. Uno de ellos se realizó en la plaza Irigoyen, organizado por distintas agrupaciones peronistas en conjunto con la CGT de los Argentinos. Raimundo Ongaro cerró la concentración. La manifestación fue dispersada por la policía cuando intentaba llegar a la Plaza Independencia.
 
Una muestra significativa del grado de conflictividad en toda la provincia fue el 29/10/1970. Ese día ocurrieron 3 conflictos en simultáneo: 2 en el interior de la provincia -en los ingenios San Pablo y en Santa Lucía-, y el otro en la capital en la órbita de la universidad por problemas con el comedor universitario.
 
 
Tucumán, la pueblada
 
Con el correr de los días la situación empeoró. Centenares de estudiantes decidieron comer en la calle como forma de protesta uniendo sus reclamos por aumento de presupuesto para el comedor, pero también en apoyo al paro de los no docentes.
 
El 08/11/1970 los universitarios resolvieron realizar un paro activo con concentración en cada facultad para coordinar las acciones hasta tanto se resuelvan los problemas del comedor universitario y el escalafón de FATUN.
 
También decidieron apoyar el paro de los días 12 y 13, aclarando que el apoyo iba "...dirigido a las bases del movimiento obrero y de ninguna manera a sus direcciones y formar "piquetes" que garanticen el paro como así también una comisión para establecer contactos con todos los sectores en lucha."
 
Sin embargo, el grado de conflictividad social en la provincia de Tucumán era de una magnitud tal que el movimiento social se adelantó a la medida de fuerza y estalló el conflicto 2 días antes dando lugar al Tucumanazo.
 
Si bien el martes 10/11/1970 todo comenzó con el movimiento estudiantil que reclamaba la reapertura del mencionado comedor, a los 1.000 estudiantes en la calle se les sumaron varios cientos de obreros que reclamaban la reapertura de ingenios azucareros, motor de la economía tucumana, y la continuidad de sus empleos.
 
Una asamblea estudiantil decidió almorzar en la calle con ollas populares, frente a las instalaciones del comedor universitario. Durante todo el día se sucedieron los cruces verbales entres los dirigentes estudiantiles y la policía que exigía el desalojo de la vía pública. Al mismo tiempo comenzaron a levantarse las primeras barricadas y, por consiguiente, las escaramuzas iniciales.
 
La policia reprimió y los estudiantes resistieron con la colaboración del movimiento sindical. Más tarde también recibieron la colaboración de otros sectores de la población, manteniendo la ciudad 'tomada'.
 
Cuando la policía no pudo controlar la situación, solicitó la intervención del Ejército, a cargo del joven oficial Jorge Rafael Videla.
 
San Miguel de Tucumán fue tomada por un período de 4 días. Cada día aumentaba aún más la intensidad de los cruces, y los contestarios lograron controlar 90 manzanas de la ciudad, debilitando enormemente a la Administración Onganía.
 
La pueblada tucumana empalmó con el paro de la CGT y la CGT de los Argentinos, cuyo reclamo estaba directamente relacionada con la problemática de la provincia, ya que exigían directamente la "...expropiación de los monopolios para que se reabran las fuentes de trabajo, los ingenios cerrados y para que las fábricas sean de los trabajadores."
 
Los sucesos ocurridos durante el Tucumanazo pueden ser divididos en 2 momentos, en relación al paro de la CGT:
 
> entre el 10/11/1970 y 11/11/1970 cuyo epicentro estuvo en el comedor universitario -ubicado en pleno centro de la ciudad-, con una composición mayoritariamente estudiantil, con el apoyo y participación activa de dirigentes del movimiento obrero y la solidaridad de los vecinos del microcentro; y
 
> entre el 12/11/1970 y 13/11/1970, coincidente con el paro de 36 horas decretado por la CGT, en donde el movimiento estudiantil empalmó con el conjunto del movimiento obrero. El epicentro estuvo en la zona de la FOTIA, y en la Plazoleta Dorrego. Además los manifestantes avanzaron hacia barrios del sureste de la ciudad, como en Villa Amalia y San Cayetano.
 
En paralelo al Tucumanazo, en la provincia de Salta se vivieron 2 días de intensos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes donde fue asesinado Juan Roberto Díaz, de 27 años. También hubo varios heridos graves y entre 160 y 200 detenidos.
 
Fuente: Urgente24
 

Agreganos como amigo a Facebook
La Pueblada del segundo Tucumanazo
Foto del tucumanazo de 1970
21-09-2018 / 16:09
El 22 de septiembre de 1866, en Paraguay -en el marco de la invasión de este país por parte de la Triple Alianza (Argentina, Brasil y Uruguay)- se libra la batalla de Curupaytí donde, en una verdadera masacre,  mueren alrededor de 9.000 argentinos y menos de 100 paraguayos.
 
La batalla tuvo inicio con el bombardeo de la flota brasileña a las fortificaciones paraguayas, seguido del avance terrestre del ejército aliado. Pero las pésimas condiciones del terreno dificultaron el ataque aliado, lo que resultó más fácil a los paraguayos defender sus posiciones. El desenlace de este enfrentamiento fue favorable al ejército paraguayo, y fue su mayor victoria en esa guerra.
 
Cuando los soldados aliados estuvieron a tiro, se ordenó disparar a la artillería paraguaya que estaba casi intacta y que causó enormes bajas a las tropas enemigas que avanzaban en formaciones muy densas y con mucho esfuerzo y lentitud debido a la zona lodosa.
 
Estas fuerzas, al superar la zona batida por la artillería debían pasar por zanjas cubiertas con espinas y estacas para llegar al campo de tiro de la infantería paraguaya atrincherada en sus posiciones. Los soldados aliados no pudieron acercarse a las trincheras enemigas, y los pocos que lograron hacerlo fueron literalmente fusilados.
 
El desastre de Curupaytí, que constituye un cabal ejemplo del fracaso de un ataque frontal sin reconocimiento previo contra una posición prácticamente inexpugnable, paralizó las operaciones de los aliados durante diez meses, terminó de hundir el ya mermado prestigio del entonces presidente argentino Bartolomé Mitre como generalísimo y reavivó especialmente en Argentina el rechazo popular a la guerra, lo cual devino en una serie de levantamientos en las provincias que hicieron forzoso retirar tropas del frente.
 
La Opinión Popular

21-09-2018 / 16:09
A principios de los setenta se acentuó el reclamo popular por el regreso a la Patria de Juan Domingo Perón. El general Alejandro Lanusse había tomado el poder en marzo de 1971 mediante un golpe palaciego dentro del régimen militar surgido en 1966, y decidió restaurar la democracia institucional en 1973.
 
El 22 de septiembre de 1972, en una maniobra fraudulenta, el destituido presidente Perón es excluido, por tercera vez desde 1955, de las elecciones presidenciales. Perón, desde el exilio en España, tomó la decisión de nombrar un candidato a presidente por el peronismo cuya misión sería eliminar la proscripción por la que él no podía presentarse, para que Perón pudiera retornar al país y -tras la necesaria renuncia del presidente peronista que se descontaba que sería elegido- se llamara a elecciones y triunfara Perón.
 
Perón se decidió por Héctor J. Cámpora y el 11 de marzo de 1973, Argentina tuvo elecciones generales. Cámpora, con el apoyo de Perón en el exilio, gana las elecciones con el 49,5% de los votos; el líder radical, Ricardo Balbín, había salido segundo con un 21,3%, y, como el FreJuLi no había obtenido más del 50% de los votos tenía que realizarse un ballotage entre la primera y segunda fuerza.
 
Sin embargo, Balbín reconoció la victoria de Cámpora y renunció al ballotage. El delegado de Perón asumió el 25 de mayo de 1973, dándose así por finalizado el período dictatorial de la autoproclamada Revolución Argentina.
 
La Opinión Popular

21-09-2018 / 16:09
El 22 de septiembre de 1974 fallece, en la ciudad de Mar del Plata, Juan José Hernández Arregui. Filósofo, intelectual y ensayista, fue un escritor argentino que a partir de 1955, cuando el peronismo es expulsado del poder por antiimperialista, inició una importante producción destinada a revisar "el pensamiento nacional" que lo colocó como uno de los referentes principales de la corriente nacionalista de izquierda y la izquierda peronista.

La corriente nacionalista de izquierda, denominada también izquierda nacional o marxismo nacional, surgió en la Argentina a mediados del siglo XX. Sus fundadores replantearon la interpretación de la historia y la cultura nacional con una perspectiva revolucionaria, latinoamericanista y socialista, cuestionando la visión liberal eurocéntrica predominante y su influencia en la izquierda tradicional.

De la confluencia de dos tradiciones ideológicas diferentes, el nacionalismo y el marxismo, se gesta el nacionalismo de izquierda, que se inserta en el cauce más amplio de una corriente nacional y popular peronista. Hernández Arregui es considerado el ideólogo de "Peronismo Revolucionario".

Hernández Arregui, a quien tuve la suerte de conocerlo y tratarlo, fue un intelectual fuertemente comprometido con la política. Sus principales obras: Imperialismo y cultura (1957) La formación de la Conciencia Nacional (1960) ¿Qué es el ser nacional? (1963) Nacionalismo y liberación (1969) Peronismo y socialismo (1972), han formado generaciones enteras de militantes políticos.
 
Escribe: Blas García

20-09-2018 / 19:09
Los azules y colorados fueron dos facciones que se enfrentaron en el seno de las Fuerzas Armadas argentinas, luego del derrocamiento en 1962 del presidente Arturo Frondizi, respecto a la participación del peronismo en la vida social y política de la sociedad argentina. Las denominaciones reconocen su origen en la terminología empleada históricamente en el estudio de la ciencia militar, para denominar a los dos bandos hipotéticos que se enfrentan en una contienda determinada.
 
Los azules estaban de acuerdo con permitir un acceso limitado a algunos dirigentes peronistas, con el fin de lograr la normalización institucional y al mismo tiempo combatir a los grupos de extrema izquierda; los colorados, por su parte, asimilaban el movimiento peronista al comunismo, y abogaban por erradicarlo completamente.
 
El 21 de septiembre de 1962, la Fuerza Aérea bombardeó una concentración colorada en San Antonio de Padua. La Armada propuso una reunión formal con jefes de las tres armas a fin de detener el enfrentamiento, con el propósito de: Evitar el caos general y entregar el país a cualquier tipo de comunismo y extremismo, a cuya consecución se llegaría mediante la disociación de las instituciones.
 
Campo de Mayo se negó y no aceptó más conferencias fuera de su comando. Acto seguido, la Compañía X fue enviada a Buenos Aires. Por su parte, la Armada movilizó al 1.º Regimiento de Infantería y a la Escuela de Mecánica de la Armada. En la madrugada, las acciones más importantes se desarrollaron en la zona de Florencio Varela.
 
Al comenzar el día 22, las acciones se concentraron en la capital de la república: Plaza Constitución y en los parques Chacabuco y Avellaneda fueron los epicentros donde se sucedieron las escaramuzas. La Secretaría de Prensa de la Presidencia desmintió rumores sobre la renuncia del presidente José María Guido.
 
A las 21:45, se dio fin al enfrentamiento entre azules y colorados con la rendición de éstos últimos. El comunicado 149, propalado a esa hora, anunció la designación de Juan Carlos Onganía como comandante en jefe del Ejército. Al mediodía del día siguiente se difundiría el comunicado 150.
 
El comunicado 150 -atribuido a Mariano Grondona-, emitido el 23 de septiembre de 1962, constituiría la propuesta política del movimiento: los sublevados de Campo de Mayo exigían -la realización de elecciones mediante un régimen que asegure a todos los sectores la participación en la vida nacional; que impida que algunos de ellos obtengan por medio de métodos electorales que no responden a la realidad del país el monopolio artificial de la vida política [se refería claramente al peronismo, que seguiría -por supuesto- proscripto por antidemocrático]. Creemos -continuaba- que las Fuerzas Armadas no deben gobernar. Deben, por el contrario, estar sometidas al poder civil. 
 
Cuatro años después los azules darían un golpe militar derrocando al gobierno radical de Arturo Umberto Illia. En términos de John William Cooke, los colorados eran gorilas y cipayos las 24 horas del día, a diferencia de los azules que sólo eran gorilas y cipayos cuando hacía falta.
 
La Opinión Popular

20-09-2018 / 19:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar