La Opinión Popular
                  08:09  |  Viernes 24 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-11-2017 / 08:11

Tensión con las provincias por la reforma impositiva de Macri: en el Interior la comparan con la 125

Tensión con las provincias por la reforma impositiva de Macri: en el Interior la comparan con la 125
Dirigentes de Mendoza, San Juan y Tierra del Fuego, entre otras, salieron al cruce del Gobierno de Macri por la suba de impuestos en determinados productos cuya elaboración es determinante para su subsistencia. Desde Cobos y Gioja a Bertone y la Unión Vitivinícola Argentina rechazan la iniciativa oficial.
La anunciada reforma tributaria que desea implementar el Gobierno de Mauricio Macri provocó un fuerte rechazo de las provincias, que ven en los cambios impositivos un certificado de defunción de muchas economías regionales.
 
Esta postura, que se repite incluso en territorios en los que se impuso Cambiemos en las últimas legislativas, llevó a que más de un dirigente del Interior comparara la modificación que impulsa la Casa Rosada con la resolución 125 que intentó aprobar el kirchnerismo y derivó en una fuerte reacción de las cámaras agropecuarias. 
 
El paralelismo provino del sector de los bodegueros, luego de que se conociera que el oficialismo prevé imponer un impuesto del 10% a los vinos y un 17% a los espumantes, entre otras bebidas (la reforma también prevé subas en la tasa en bebidas blancas como el whisky, en cervezas y gaseosas).
 
La bronca se esparció por las provincias vitivinícolas. "Pretenden aplicar lo que fue la resolución 125 a la Pampa Húmeda, ahora en el Oeste argentino", apuntó José Zuccardi, titular de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA).
 
Por su parte, la vicegobernadora radical de Mendoza, Laura Montero, rechazó, y en duros términos, la reforma. "Evidentemente Dujovne no entiende nada de las economías regionales y de la crisis a la que fueron sometidas en la época K. Usted no dimensiona el daño y arruina años de trabajo público/privado en el posicionamiento del vino en el mercado", escribió la funcionaria de la capital del vino.
 
Hasta el senador nacional por Mendoza y ex vicepresidente, Julio Cobos, comparó la los efectos con la resolución que lo catapultó al centro de la escena política con su "voto no positivo" en el Congreso. "El efecto puede ser parecido en cuanto a la pérdida de competitividad", dijo al comparar el proyecto de reforma tributaria que plantea gravar al vino con la resolución 125 que apuntaba a aplicar retenciones móviles a determinados productos agropecuarios.
 
Pero no solo Mendoza y San Juan se quejaron de la iniciativa oficial. La reforma tributaria anunciada por la Casa Rosada también cayó muy mal en los gobiernos de Tierra del Fuego, Tucumán, Salta y Jujuy. Es que las provincias norteñas se verán afectadas por el impuesto a las gaseosas que utilizan como insumo azúcar y limón, dos productos desarrollados en esa región.
 
Un poco más moderado que la vicegobernadora fue el ministro de Economía de Mendoza, Martín Kerchner, hombre clave en el gabinete del radical Alfredo Cornejo. "No estoy de acuerdo, lo he manifestado a nivel nacional, no se puede considerar al vino en las mismas categorías que otras bebidas, no tiene efectos negativos como la gaseosa", declaró.
 
"Se trata de un sector de 230.000 hectáreas, 5.000 puestos directos, estamos hablando de 900 bodegas y 16.000 productores, es una economía regional, no un producto alcohólico", agregó. Mendoza concentra el 70% de la producción vitivinícola de todo el país.
 
En segunda lugar le sigue San Juan, que además es el principal productor y exportador de mosto (jugo concentrado de uva).
 
Por eso, en un tono similar se manifestó el exgobernador sanjuanino y actual diputado nacional, José Luis Gioja, quien sostuvo que los funcionarios del Gobierno que "han pensado este impuesto al vino no conocen el interior del país, han salido poco de la General Paz".
 
"Éste impuesto no corresponde de ninguna manera a una producción tan noble", se quejó el presidente del Partido Justicialista.
 
"El vino no es una bebida elaborada, proviene de un sector que no está concentrando, que tiene muchos jugadores", subrayó el exgobernador en declaraciones a Radio Rivadavia. Y argumentó que "el vino surge de una tarea que incluye a miles de personas" y que "está atado a las tradiciones del mundo y el país".
 
"Decir que el vino no es saludable cuando se lo toma conscientemente es una ofensa", se quejó el diputado, quien evaluó que con el nuevo impuesto estarían "castigando a un consumo popular". Para Gioja, "gravarlo con el 17% de impuestos internos es una cachetada a esta producción nacional".
 
Así, el dirigente peronista coincidió en sus críticas con los radicales del Interior del país, tal como había sucedido 2008 con la resolución 125 cuando organizaciones con intereses disímiles como la Federación Agraria (FAA) y la Sociedad Rural (SRA) coincidieron en su reclamo contra el gobierno de Cristina Kirchner.
 
"Mientras el gobierno sanjuanino hace un esfuerzo apoyando al sector para generar empleo, el gobierno nacional decide aplicar un impuesto que sólo producirá que el sector sea menos competitivo a nivel de mercado interno como también en el ámbito internacional. La verdad es que es una medida que no ayuda a la situación de la industria", sumó a la crítica Andrés Díaz Cano, el ministro de Producción provincial de Sergio Uñac, quien le llevará el reclamo a Macri cuando se realice la reunión con gobernadores.
 
La salvedad acaso con respecto a la 125 es que la actual es una iniciativa que está sujeta a acuerdos y consensos. Aunque por la postura que mostró este jueves el jefe de Gabinete, Marcos Peña, no está claro cuán abierto está el Gobierno a las modificaciones.
 
Es que lejos de tomar la crítica, el jefe de ministros salió al cruce de los cuestionamientos y dobló la apuesta. Dijo que "todas las economías regionales se ven beneficiadas" por la reforma tributaria que busca aplicar el presidente Mauricio Macri.
 
Así lo afirmó este jueves durante una conferencia de prensa en la Quinta de Olivos. También aseguró que los cuestionamientos de los mandatarios no tensan el vínculo con la Casa de Gobierno.
 
Ocurre que no solo Mendoza y San Juan se quejaron de la iniciativa oficial. La reforma tributaria anunciada por la Casa Rosada también cayó muy mal en los gobiernos de Tierra del Fuego, Tucumán, Salta y Jujuy.
 
Es que las provincias norteñas se verán afectadas por el impuesto a las gaseosas que utilizan como insumo azúcar y limón, dos productos desarrollados en esa región.
 
 
Preocupación en Tierra del Fuego
 
Por su parte, la gobernadora de fueguina, Rosana Bertone, pidió una reunión urgente con Macri porque la idea de Dujovne de eliminar impuestos en televisores, celulares y monitores dinamitaría la economía de su provincia.
 
"La aprobación de este proyecto significaría la disolución territorial de nuestra provincia luego de una política de Estado que se ha mantenido desde 1972 y que de la noche a la mañana intentan destruir", expresó enojada Bertone.
 
"Es por ello que llamó a la unidad de todos para defender nuestra industria y el trabajo de los fueguinos", aseguró. "De mi parte defenderé a rajatabla las condiciones jurídicas que han hecho posible que la provincia se desarrolle y brinde contención a miles de argentinos que han venido desde todo el país a formar sus familias a nuestra tierra", insistió la mandataria.
 
"Buscamos que los productos argentinos tengan precios más parecidos a los de otros países. Nos queremos acercar a los precios internacionales y debemos hacerlo", fue la respuesta de Dujovne, que propone la modificación de las alícuotas de productos internos, como los electrónicos, de 17% a 0%.
 
La iniciativa enviada al Congreso plantea además un acuerdo para reducir impuestos, ingresos brutos, sellos y eliminar aduanas interiores. Los impuestos provinciales sobre los ingresos brutos y sellos, créditos y débitos bancarios.
 
 
La respuesta de Peña
 
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, defendió este jueves el proyecto de reforma impositiva que presentó el Gobierno, ante las críticas de varios gobernadores por el impacto que podrían tener los cambios en sus provincias.
 
"La respuesta ha sido muy buena. La discusión se acota a una partecita", señaló el coordinador de ministros, que estuvo acompañado por el titular de Hacienda, Nicolás Dujovne, encargado de elaborar el proyecto oficial. "De ninguna manera esto refleja una complicación en términos de romper el clima de diálogo y consenso que se debe lograr para avanzar en esta dirección" , apuntó.
 
"Lo que hay son discusiones sectoriales muy sensibles para esas provincias, pero vamos a generar instancias de diálogo con cada uno de esos sectores y vamos a discutir con los números sobre la mesa. Vamos a discutir los planteos y escuchar los argumentos", sostuvo Peña.
 
Para el jefe de Gabinete, el proyecto del Gobierno permitirá tener "un sistema tributario más justo, que ponga el énfasis en la creación de trabajo". Y remarcó que la Casa Rosada está abierta al diálogo y que escuchará los reclamos de las provincias.
 
"No estamos imponiendo nada, sino dando un marco general, trayendo una propuesta, y generando ámbitos de diálogo", subrayó.
 
Fuente: iProfesional
 
Agreganos como amigo a Facebook
23-11-2017 / 16:11
23-11-2017 / 12:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
El gobierno de Mauricio Macri se tropieza con obstáculos en el camino para aprobar a toda velocidad el paquete de reformas antiobreras que envió al Senado, a pedido del FMI. El titular de la comisión de Trabajo, el pampeano Daniel Lovera, les avisó a varios senadores que no avalará un "tratamiento exprés" de la reforma laboral, por lo que quedó descartado que el macrismo logre sacar dictamen de comisión el martes próximo luego de una sola audiencia.
 
Por su parte, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto condicionó el tratamiento del proyecto de reforma a favor de los empresarios hasta que la CGT no explicite su aval en la comisión de Asuntos Laborales. Pichetto, que mantuvo varias reuniones secretas tanto con funcionarios macristas como con los sindicalistas, no está hoy en condiciones de garantizar el apoyo gremial en la reunión del martes, cuando la cúpula de la central obrera exponga ante los legisladores.
 
Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando de la CGT, están en Roma y no definieron aún la postura que adoptarán en el Congreso. Carlos Acuña, el tercer cacique sindical, lo resolverá el lunes de manera corporativa tras un debate de mesa chica que ya anticipa diferencias. Uno de los tres jefes, sin embargo, dio una pista sobre el rol que adoptarán: "No vamos a salir con la bandera a defender esto".
 
Esta sentencia mina de incertidumbre el curso del proyecto laboral macrista proempresario. El pronóstico es reservado en al menos tres frentes. Siembra dudas sobre el eventual respaldo que Pichetto y el peronismo no-K le puedan dar ahora a la iniciativa. Sin el PJ, a Cambiemos se le complicaría el camino en el recinto, pero también en la comisión laboral, que preside Lovera, que es, además, referente gremial de los empleados de comercio de General Pico.
 
La otra complicación serían los plazos que la Casa Rosada se había impuesto para consagrar la ley. El deseo oficial es que se concrete antes del recambio de legisladores; es decir, antes de la llegada de Cristina al recinto. No hay certezas aún de que pueda darse en esos tiempos. El tercer coletazo de esta inesperada rebelión del triunvirato sería que podría hacer caer el acuerdo político sellado con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El funcionario accedió a dar marcha atrás con los artículos que modificaban el corazón de la ley de Contrato de Trabajo y consensuar un proyecto menos jodido a cambio del aval de los gremios. Pero, Triaca quiere que den la cara en el Congreso.
 
En Roma, el docente Horacio Ghilini les planteó a Daer y Schmid su rechazo y el de la Corriente Federal, el bastión rebelde de la CGT. En Buenos Aires, lo espera un sector interno dispuesto a patear la unidad de la central obrera tras el acuerdo con el Gobierno. Lidera esa cruzada Pablo Moyano, el virtual número tres de la CGT, impulsor de la movilización para rechazar el proyecto macrista. El pacto también es resistido por Pablo Micheli y José Rigane, de la CTA Autónoma, y por Ricardo Peidró y Hugo Godoy, miembros de la otra CTA.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar