La Opinión Popular
                  08:34  |  Martes 24 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 11-10-2017 / 19:10
EFEMÉRIDES POPULARES

Gabino Ezeiza, el payador argentino

Gabino Ezeiza, el payador argentino
Gabino Ezeiza, mítico personaje de la escena cultural argentina de principio del siglo XX.
Gabino Ezeiza fue un afroargentino apodado el Negro Ezeiza, músico y payador argentino. Nacido en San Telmo (un antiguo barrio de esclavos), y vivió en una época en la que había un número considerable de afrodescendientes negros en la zona del actual Gran Buenos Aires. Su maestro en la iniciación de la payada, fue el también afroporteño Pancho Luna.
 
Ezeiza fue uno de los más famosos payadores, tanto en su tierra como en el Uruguay. Autor de más de 500 canciones, sus contrapuntos se hicieron famosos y se recuerda el sostenido el 23 de julio de 1884 en el Teatro Artigas de Montevideo con el cantor oriental Juan de Nava presenciado por un numeroso auditorio.
 
En tal encuentro Ezeiza improvisó allí la que sería la popular canción Heroico Paysandú, con la cual derrotó a Nava, convirtiéndose en uno de los payadores más importantes de la historia. El día 23 de julio ha sido declarado "Día del Payador" en todo el territorio de la República Argentina en honor a ese histórico contrapunto.
 
Otra de sus payadas memorables fue la que tuvo por escenario un teatro de Pergamino, Provincia de Buenos Aires con el célebre Pablo J. Vázquez, en 1894. Gardel y Razzano lo conocieron en los comités políticos, como a casi todos los payadores de aquel tiempo, y ese conocimiento se hizo trato amigo en la rueda del popular Café de los Angelitos.
 
A su muerte, el 12 de octubre de 1916, el dúo cantó en su homenaje Heroico Paysandú, que años después llevó al disco Gardel.
 
La Opinión Popular

DE ASCENDENCIA AFRO Y HUMILDE, FUE PAYADOR DE OFICIO Y AUTOR DE MÁS DE 500 CANCIONES
 
Gabino Ezeiza, Sueños de Payador
 
Escrito por Mario Casalla
 
Gabino Ezeiza -mítico personaje de la escena cultural argentina de principio del siglo XX- nació en el barrio de San Telmo un  3 de febrero 1858.
 
De ascendencia afro y humilde,  fue payador de oficio y autor de más de 500 canciones que son parte del acervo de nuestra cultura popular. Sus aportes al folclore y al tango fueron valiosísimos  ya que fue él quien introdujo el ritmo de la milonga a la payada.
 
Según Gabino, la milonga (campera) provenía del candombe (afroargentino), formado en base a viejos ritmos africanos.
 
Fue junto a Santos Vega el payador más importante nuestra cultura nacional.
 
Le tocó nacer en una época en que el país estaba haciéndose, en un territorio asediado por las guerras civiles y una organización del territorio que se dividía entre la civilización y la barbarie.
 
Nació en una Buenos Aires que dejaba de ser la "Gran Aldea" para convertirse en una metrópoli poblada de inmigrantes que debieron  integrarse como pudieron  en un orden social dominado por una elite que poco quería saber de españoles, italianos y negros "muertos de hambre".
 
Fue el dueño de una pulpería del barrio de San Telmo -Pancho Luna- quien puso por primera vez una guitarra en manos de Gabino a los quince años.
 
Con su guitarra  al hombro, se despidió de su madre y hermanos -su padre había muerto en la Guerra del Paraguay- y  comenzó su vida de bardo errante por los pueblos de una Buenos Aires que estaba asomándose.
 
Decía de él Francisco y Suñer: "Fue el trovador de la pampa.
 
En aquellos tiempos de escasísima población en que la Argentina vivía la vida de los pueblos pastores, fue el bardo errante y vagabundo que iba con su guitarra de rancho en rancho y de pulpería en pulpería, glosando los acontecimientos más notables, recordando los altos hechos de los hombres ilustres, llevando a todas partes las palpitaciones del alma nacional.
 
Hijo del pueblo y entre el pueblo criado, se identificaba con el paisano, con el hombre de pueblo y en forma poética y solemne le cantaba sus cuitas y sus alegrías, sus esperanzas y sus anhelos".
 
Peleó en  la revolución de 1880 bajo las órdenes del comandante Eliot en el batallón 15 de febrero, y dicen que se animó a recitar algunas estrofas en el momento del combate.
 
Ese mismo año se enfrentó en el canto con Nemesio Trejo en una payada histórica que duró tres noches. En 1884 se traslada a Montevideo y canta allí por primera vez junto al famoso cantor oriental Juan de Nava.
 
En 1888 vuelve a Montevideo y en el en el teatro Artigas tiene un contrapunto con Arturo Nava, hijo de Juan.
 
La presentación fue un éxito, allí interpretó su famoso "Saludo a Paysandú", que quedará en el recuerdo como sus versos más hermosos: "heroico Paysandú yo te saludo/hermano de la Patria en que nací/ tus hechos y glorias esplendentes/se cantan en mi patria como aquí".
 
Recorrió casi todos los  pueblos del interior junto a su guitarra y su circo llamado "Pabellón Argentino" que perdió en un incendió en el año 1893.
 
El origen del circo se remonta al año 1891 cuando Gabino gana el premio grande de la lotería y con el dinero compra el circo.
 
En una de sus presentaciones en  San Nicolás conoce a la biznieta del Chacho Peñaloza -Doña Petrona Peñaloza-  que habría de ser su mujer años después.
 
Supo codearse con Gardel y Razzano en los comités políticos de principios de siglo además de pertenecer a la rueda de los habitués del "Café los Angelitos".
 
Hombre de Alem, desde el año 1890, supo conjugar su tarea  de militante y cantor.
 
Murió el 12 de octubre de 1916, el día que asumía la presidencia su admirado caudillo radical Hipólito Yrigoyen, un día memorable en el que Gabino hubiera querido estar.
 
En la  calle Azul 92, en el barrio de Flores  hay una placa que lo recuerda.
 
Murió a los 58 años pobre como casi todos los poetas del pueblo.
 
Cada 12 de octubre sus seguidores le siguen rindiendo homenaje en el cementerio de Flores.
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
23-10-2017 / 20:10
22-10-2017 / 17:10
La Batalla de Cepeda del 23 de octubre de 1859, ocurrió durante las guerras civiles argentinas. Se enfrentaron fuerzas del Estado unitario de Buenos Aires, separada del resto del país, comandada por Bartolomé Mitre; y de la Confederación Argentina, identificada con el partido federal, al mando de Justo José de Urquiza. El ejército porteño fue derrotado y tras varias negociaciones, se llegó a una transacción a través del Pacto de San José de Flores, que reincorporaba la provincia de Buenos Aires a la República Argentina.
 
El medio negociado fue la revisión de la Constitución por una convención porteña. En la práctica, la reforma garantizaba a Buenos Aires la continuidad de las rentas de su aduana por seis años y el control económico sobre el resto del país. Muchos federales estaban indignados con Urquiza, que, según Ricardo López Jordán"había llegado a Buenos Aires como vencedor, y negociado como derrotado".
 
Los porteños se aseguraron una serie de alianzas con algunos gobernadores del interior, se fortalecieron económica y militarmente, y finalmente rechazaron su incorporación al resto del país con excusas. Eso llevaría a la batalla de Pavón. Allí volvieron a enfrentarse Urquiza y Mitre; y volvió a triunfar el ejército federal, pero este se retiró -posiblemente tras el pago de un soborno a Urquiza-, dejándole la victoria y el control de todo el país a Mitre. Este impuso su dominación por medios violentos y se hizo elegir presidente en 1862.
 
Cepeda fue una gran victoria del partido federal, pero terminó siendo apenas un episodio más en el camino hacia la victoria definitiva del predominio de los liberales porteños. Serían éstos quienes reorganizarían el país a partir de 1861, imponiendo un sistema político sólo formalmente federal y muy poco democrático, un sistema económico centrado en las exportaciones agropecuarias y las importaciones industrializadas inglesas, y un sistema cultural de imitación de todo lo que fuera europeo.
 
La oligarquía porteña, dispuesta a enriquecerse como intermediaria de un comercio sin restricciones con Europa, y con el beneficio de las rentas de la Aduana de Buenos Aires, forjó un país semicolonial y dependiente, oprimido por el imperialismo británico, que perjudicaba a las producciones provinciales que no podían competir con la industria inglesa.
 
La Opinión Popular

22-10-2017 / 17:10
La Bajada del Paraná surgió en el siglo XVI cuando vecinos de Santa Fe se establecieron en la otra orilla del río Paraná. La población del lugar fue desarrollándose lentamente adquiriendo cierto acrecentamiento, tanto en la zona ribereña cercano al antiguo desembarcadero, como en los campos que se extendían bordeando el río Paraná, sin que se realizarán las ceremonias acostumbradas al fundarse una ciudad hispana.
 
No hubo elección previa del terreno, careció del rollo de la justicia y del acta fundacional; pero las condiciones eran propicias para el poblamiento; había abundante ganado cimarrón, el suelo era fértil, no faltaba agua, ni leña y por el momento se mantenía una relativa paz con los pueblos originarios. Los primeros pobladores llamaron al lugar Baxada del Paraná.
 
La capilla era el eje de la población y dado el incremento de ésta, el Cabildo Eclesiástico de Buenos Aires la transformó en Parroquia bajo la advocación de la Virgen del Rosario el 23 de octubre de 1730. A falta de una fundación formal, esta fecha se considera como inicio de la cronología oficial.
 
El 25 de junio de 1813 alcanzó la categoría de villa y es denominada Paraná, en 1822 es designada capital de la Provincia de Entre Ríos y es elevada al rango de ciudad el 26 de agosto de 1826. Entre el 24 de marzo de 1854 y el 2 de diciembre de 1861, Paraná fue capital de la Confederación Argentina hasta que Buenos Aires es designada capital del país en 1862.
 
La Opinión Popular

21-10-2017 / 18:10
21-10-2017 / 18:10
El 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas usurparon el gobierno constitucional en la República Argentina por medio de un golpe de Estado. A raíz de ese repudiable hecho, más de 500 niños fueron apropiados ilegalmente, abandonados o entregados a familias que estaban a la espera de una adopción.
 
Un año más tarde un grupo de abuelas comenzó a buscar a sus nietos secuestrados. Ellas se encontraron, se conocieron, se reconocieron en su dolor, en su desesperación, en su esperanza, y se unieron para seguir buscando. Los padres ya no estaban, pero quedaban los abuelos.
 
Plaza de Mayo fue el escenario que eligieron para pedir por sus hijos y sus nietos. Las puertas de la Casa Rosada se cerraban para esas "locas" que pedían explicaciones. La historia y el pueblo las bautizó "Abuelas de Plaza de Mayo".
 
Por ello es que el 22 de octubre de cada año se celebra el Día Nacional del Derecho a la Identidad, en conmemoración al inicio, hace 34 años, de la lucha emprendida por Abuelas de Plaza de Mayo. Llevan 107 nietos recuperados y, continúan reclamando, luchando y marchando para restituirles la identidad a casi 400 nietos más.
 
Este año la justicia, en una sentencia, reconoció por primera vez la existencia de un Plan Sistemático de Robo de Bebés, uno de los objetivos de Abuelas. Así mismo el Tribunal Oral Federal N°6 condenó al ex dictador Jorge Rafael Videla a 50 años de prisión como el principal responsable de ese plan sistemático.
 
Tener memoria es reconocer el camino de un futuro mejor, lleno de ilusiones y de sueños de algún día volver a ser libres, porque mientras siga habiendo un nieto desaparecido, no habrá justicia, ni olvido, ni perdón.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar