La Opinión Popular
                  22:14  |  Domingo 27 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Se viene una recesión atroz. El Gobierno no puede hablar solo de ajuste, tiene que diseñar la creación de riqueza y crecimiento. No hay derecho para decirle a la gente que no va a poder hacer nada, que no se va a poder bañar en invierno”. Jorge Asís
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 11-10-2017 / 19:10
EFEMÉRIDES POPULARES

Gabino Ezeiza, el payador argentino

Gabino Ezeiza, el payador argentino
Gabino Ezeiza, mítico personaje de la escena cultural argentina de principio del siglo XX.
Gabino Ezeiza fue un afroargentino apodado el Negro Ezeiza, músico y payador argentino. Nacido en San Telmo (un antiguo barrio de esclavos), y vivió en una época en la que había un número considerable de afrodescendientes negros en la zona del actual Gran Buenos Aires. Su maestro en la iniciación de la payada, fue el también afroporteño Pancho Luna.
 
Ezeiza fue uno de los más famosos payadores, tanto en su tierra como en el Uruguay. Autor de más de 500 canciones, sus contrapuntos se hicieron famosos y se recuerda el sostenido el 23 de julio de 1884 en el Teatro Artigas de Montevideo con el cantor oriental Juan de Nava presenciado por un numeroso auditorio.
 
En tal encuentro Ezeiza improvisó allí la que sería la popular canción Heroico Paysandú, con la cual derrotó a Nava, convirtiéndose en uno de los payadores más importantes de la historia. El día 23 de julio ha sido declarado "Día del Payador" en todo el territorio de la República Argentina en honor a ese histórico contrapunto.
 
Otra de sus payadas memorables fue la que tuvo por escenario un teatro de Pergamino, Provincia de Buenos Aires con el célebre Pablo J. Vázquez, en 1894. Gardel y Razzano lo conocieron en los comités políticos, como a casi todos los payadores de aquel tiempo, y ese conocimiento se hizo trato amigo en la rueda del popular Café de los Angelitos.
 
A su muerte, el 12 de octubre de 1916, el dúo cantó en su homenaje Heroico Paysandú, que años después llevó al disco Gardel.
 
La Opinión Popular

DE ASCENDENCIA AFRO Y HUMILDE, FUE PAYADOR DE OFICIO Y AUTOR DE MÁS DE 500 CANCIONES
 
Gabino Ezeiza, Sueños de Payador
 
Escrito por Mario Casalla
 
Gabino Ezeiza -mítico personaje de la escena cultural argentina de principio del siglo XX- nació en el barrio de San Telmo un  3 de febrero 1858.
 
De ascendencia afro y humilde,  fue payador de oficio y autor de más de 500 canciones que son parte del acervo de nuestra cultura popular. Sus aportes al folclore y al tango fueron valiosísimos  ya que fue él quien introdujo el ritmo de la milonga a la payada.
 
Según Gabino, la milonga (campera) provenía del candombe (afroargentino), formado en base a viejos ritmos africanos.
 
Fue junto a Santos Vega el payador más importante nuestra cultura nacional.
 
Le tocó nacer en una época en que el país estaba haciéndose, en un territorio asediado por las guerras civiles y una organización del territorio que se dividía entre la civilización y la barbarie.
 
Nació en una Buenos Aires que dejaba de ser la "Gran Aldea" para convertirse en una metrópoli poblada de inmigrantes que debieron  integrarse como pudieron  en un orden social dominado por una elite que poco quería saber de españoles, italianos y negros "muertos de hambre".
 
Fue el dueño de una pulpería del barrio de San Telmo -Pancho Luna- quien puso por primera vez una guitarra en manos de Gabino a los quince años.
 
Con su guitarra  al hombro, se despidió de su madre y hermanos -su padre había muerto en la Guerra del Paraguay- y  comenzó su vida de bardo errante por los pueblos de una Buenos Aires que estaba asomándose.
 
Decía de él Francisco y Suñer: "Fue el trovador de la pampa.
 
En aquellos tiempos de escasísima población en que la Argentina vivía la vida de los pueblos pastores, fue el bardo errante y vagabundo que iba con su guitarra de rancho en rancho y de pulpería en pulpería, glosando los acontecimientos más notables, recordando los altos hechos de los hombres ilustres, llevando a todas partes las palpitaciones del alma nacional.
 
Hijo del pueblo y entre el pueblo criado, se identificaba con el paisano, con el hombre de pueblo y en forma poética y solemne le cantaba sus cuitas y sus alegrías, sus esperanzas y sus anhelos".
 
Peleó en  la revolución de 1880 bajo las órdenes del comandante Eliot en el batallón 15 de febrero, y dicen que se animó a recitar algunas estrofas en el momento del combate.
 
Ese mismo año se enfrentó en el canto con Nemesio Trejo en una payada histórica que duró tres noches. En 1884 se traslada a Montevideo y canta allí por primera vez junto al famoso cantor oriental Juan de Nava.
 
En 1888 vuelve a Montevideo y en el en el teatro Artigas tiene un contrapunto con Arturo Nava, hijo de Juan.
 
La presentación fue un éxito, allí interpretó su famoso "Saludo a Paysandú", que quedará en el recuerdo como sus versos más hermosos: "heroico Paysandú yo te saludo/hermano de la Patria en que nací/ tus hechos y glorias esplendentes/se cantan en mi patria como aquí".
 
Recorrió casi todos los  pueblos del interior junto a su guitarra y su circo llamado "Pabellón Argentino" que perdió en un incendió en el año 1893.
 
El origen del circo se remonta al año 1891 cuando Gabino gana el premio grande de la lotería y con el dinero compra el circo.
 
En una de sus presentaciones en  San Nicolás conoce a la biznieta del Chacho Peñaloza -Doña Petrona Peñaloza-  que habría de ser su mujer años después.
 
Supo codearse con Gardel y Razzano en los comités políticos de principios de siglo además de pertenecer a la rueda de los habitués del "Café los Angelitos".
 
Hombre de Alem, desde el año 1890, supo conjugar su tarea  de militante y cantor.
 
Murió el 12 de octubre de 1916, el día que asumía la presidencia su admirado caudillo radical Hipólito Yrigoyen, un día memorable en el que Gabino hubiera querido estar.
 
En la  calle Azul 92, en el barrio de Flores  hay una placa que lo recuerda.
 
Murió a los 58 años pobre como casi todos los poetas del pueblo.
 
Cada 12 de octubre sus seguidores le siguen rindiendo homenaje en el cementerio de Flores.
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
25-05-2018 / 18:05
24-05-2018 / 19:05
24-05-2018 / 19:05
En 1809, la Junta Central de Sevilla envió como nuevo virrey del Río de la Plata a Baltazar Hidalgo de Cisneros, quien ordenó la desmovilización de las milicias que habían defendido Buenos Aires de las invasiones inglesas de 1806 y 1807, además de exigir el restablecimiento del monopolio comercial español. Los criollos bonaerenses rechazaron ambas medidas.
 
Mantuvieron sus tropas armadas y presionaron por la tolerancia de comercio con Inglaterra, que ahora era aliada de la Junta Central de España en la guerra contra Napoleón. El virrey, consciente de la debilidad de sus fuerzas y sin esperanza de recibir ayuda de la metrópoli, aceptó las demandas de Buenos Aires.
 
Un grupo de criollos se reunía secretamente discutiendo diversos planes para derrocar al virrey. Los más activos eran los militares Cornelio Saavedra Miguel de Azcuénaga, los abogados Manuel Belgrano, José Castelli y Mariano Moreno, y los comerciantes Juan Larrea y Domingo Matheu.
 
El 17 de mayo de 1810 llegó una noticia que desencadenó la revolución. En España había caído la Junta Central, la que había nombrado virrey a Cisneros, y se había instalado un Consejo de Regencia, arrogándose la representatividad de España y las colonias. En los días siguientes, los conspiradores bonaerenses movilizaron las milicias y convocaron al pueblo a Cabildo Abierto y destituyeron al virrey, declarando que su autoridad era ilegítima, al no existir la Junta que le había otorgado el cargo.

La Revolución de Mayo inició el proceso de surgimiento del Estado Argentino sin proclamación de la independencia formal, ya que la Primera Junta no reconocía la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias, pero aún gobernaba nominalmente en nombre del rey de España, Fernando VII, quien había sido depuesto por las Abdicaciones de Bayona y su lugar ocupado por el francés José Bonaparte.
 
Aun así, dicha manifestación de lealtad, conocida como la máscara de Fernando VII, es considerada una maniobra política que ocultaba las intenciones independentistas de los revolucionarios, inspirados en la Revolución Francesa y la Independencia de Estados Unidos. Así, el 25 de mayo de 1810 tiene más valor simbólico que histórico. Valor simbólico de un hecho fundacional que todo pueblo necesita reconocer para afianzar su identidad.
 
No hubo violencia, que es una de las características ineludibles que tiene el vocablo revolución, ni hubo cambios radicales. No fue tampoco una gran movilización popular como lo fue la reconquista de Buenos Aires durante las invasiones inglesas. No fue un gesto imperativo de la masa sublevada como el 17 de octubre de 1945, pero tampoco una decisión tomada exclusivamente por los doctores y la "gente decente" como lo cuenta la historia liberal mitrista.
 
No declaró la independencia pues se hizo en nombre de Fernando VII. Destituyó un virrey, pero ese hecho ya tenía antecedentes con la destitución de Sobremonte cuando se eligió a Liniers. No existieron las escarapelas celestes y blancas que nos enseñó falsamente la historia oficial porque se repartían estampitas con la efigie de Fernando VII, con un tono rojizo como el de la bandera española.
 
Por último, aunque parece evidente que no puede asignarse a un día y a un hecho puntual la carga simbólica de la independencia y constitución de la Argentina libre y soberana, hay quienes consideran el 9 de julio, fecha de la declaración de la Independencia, como ícono del nacimiento del país, y otros, a la fecha del 25 de mayo.
 
Uno de los motivos del debate tiene que ver con el hecho de que hay quienes consideran que la Revolución de Mayo fue un acontecimiento protagonizado solo por Buenos Aires mientras que la Declaración de la Independencia fue un acto que contó con la activa participación de las provincias. Parece claro, eso sí, que la Revolución de Mayo es la celebración del inicio de una serie de acontecimientos que desembocaron en la formalización de la independencia en 1816.
 
La Opinión Popular

24-05-2018 / 19:05
El Club Atlético River Plate es un club deportivo de la ciudad de Buenos Aires. Es el equipo que ganó más campeonatos locales de índole profesional en la Argentina. Fue fundado, de acuerdo a la versión oficial del club, el 25 de mayo de 1901.
 
Originalmente instalado en el barrio de La Boca, luego se mudó al barrio de Palermo, donde tenía su propio estadio, pero con el paso de los años el club creció en popularidad y tuvo que trasladarse en 1938 al barrio de Belgrano, al norte de la ciudad de Buenos Aires, donde se ubican sus instalaciones, aunque generalmente se relaciona la ubicación del club con el barrio de Núñez. Su histórico rival es el Club Atlético Boca Juniors, con quien disputa el llamado Superclásico del fútbol argentino.
 
Es el club más ganador del profesionalismo, con 56 títulos. En el plano nacional, ostenta el récord de haber ganado 36 campeonatos de Primera División (1 durante el amateurismo y 35 en el profesionalismo), lo que lo hace el máximo campeón del fútbol argentino. Además, también alcanzó el título de campeón en 8 copas nacionales oficiales (1 en la era amateur y 7 en la profesional) y 2 títulos de Segunda División (1 en la era amateur y 1 en la era profesional).
 
El club también posee 15 títulos internacionales oficiales de mayores,16 entre los que se cuentan una Copa Intercontinental, tres Copas Libertadores, una Copa Interamericana, una Copa Sudamericana, una Supercopa Sudamericana, una Recopa Sudamericana y una Copa Suruga Bank, todos ellos organizados por la Conmebol.
 
La Opinión Popular

24-05-2018 / 19:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar