La Opinión Popular
                  15:18  |  Lunes 22 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es falso que si los combustibles aumentan en el mercado internacional tienen que hacerlo en el país. El petróleo que consumimos se extrae y se comercializa en la Argentina y debe estar atado a nuestros propios costos”. Pino Solanas
Recomendar Imprimir
Internacionales - 03-10-2017 / 12:10
CATALUÑA Y LA FRONTERA DE LA RAZÓN

El gobierno de Rajoy demostró una falta de liderazgo político que pone a España al borde del desastre

El gobierno de Rajoy demostró una falta de liderazgo político que pone a España al borde del desastre
Está demasiado ausente el tema más rutilante: lo que le implicará a Cataluña quedar fuera de la zona euro.
El eje del debate separatista se centra en cuestiones de animadversión contra el gobierno del PP de Rajoy, en asuntos culturales e históricos y en quejas contra la política fiscal que reparte los recursos del país. Está demasiado ausente el tema más rutilante: lo que le implicará a Cataluña quedar fuera de la zona euro.
 
Sus efectos no llegarían de inmediato pero llegarán. Cataluña es viable en lo económico por si misma a nivel cuentas públicas (es el 20% de la economía española), pero el nivel de vida de los catalanes es mucho mejor dentro de la eurozona que fuera. El nuevo país podría optar por seguir utilizando el euro de manera unilateral, pero sin ninguna influencia sobre su tipo de cambio ni sobre los tipos de interés. El otro "país" en esa situación es Kosovo.
 
No habrá para el nuevo Estado fondos de inversión previstos en la UE para infraestructura (el año pasado recibieron 1400 millones de euros), tampoco respaldo de España ante su elevado nivel de deuda (60.000 millones de euros) ni ante el nivel de déficit catalán que hace tiempo supera las metas de Hacienda. Todos sus productos y servicios pagarán aranceles si comercian en la eurozona y la inversión extranjera lo pensará dos veces antes de establecerse.
 
Igual que el Brexit, el debate catalán, se da entre la racionalidad y la emoción. Los primeros son apáticos y no votan. Los segundos fuertemente movilizados. El desafío próximo de los estados es pensar qué mecanismos de salvaguarda ofrecen los referendums donde se somete a la voluntad de parte de la población la viabilidad de una nación.
 
Reino Unido ya padece los efectos de los límites poco difusos de hasta dónde puede llegar la voluntad general. España en este momento se acerca peligrosamente a la frontera del desastre.
 
Cataluña y la frontera de la razón
 
La semana pasada JP Morgan abandonó su headquarter de la city londinense. Siguió los pasos de otras grandes firmas de inversión a las cuáles ya no les es estratégico estar afincadas en un país que dejó la eurozona. Sin prisa pero sin pausa, se van cumpliendo las peores predicciones del efecto del Brexit.
 
Tal vez la más rutilante la sentenció meses atrás el Financial Times: en dos años el centro financiero de Europa será de Alemania y ya no Reino Unido. Un drama si se considera que gran parte del PBI inglés son los servicios financieros. Esto sumado a otros augurios, aún más oscuros, como los que tienen que ver con la seguridad.
 
Los ingleses que salieron a votar por el Brexit mezclaron el fondo de la discusión con un referendum contra el gobierno de David Cameron que, por estas horas, tiene su réplica exacta en la figura de Mariano Rajoy en España. Así como Cameron menospreció el Brexit y tuvo una carencia absoluta de liderazgo político, Rajoy hace lo mismo con Cataluña y la crisis desatada ayer en Barcelona cuyas imágenes dan vuelta al mundo.
 
Igual que Cameron, Rajoy manifestó una falta de cálculo y de audacia para entender el conflicto catalán que ahora pone en juego el futuro de la cuarta economía de la eurozona. Se limitó a decir que el referéndum separatista era ilegal según lo declarado por la justicia española y trasladó la responsabilidad a todos menos a él mismo. Guardia civil, partidos del parlamento, empresarios, la prensa, todos presuntos responsables menos Moncloa.
 
La misma actitud de José Luis Rodríguez Zapatero cuando tuvo que lidiar con el issue catalán. Zapatero eludió este tema por una cuestión casi ideológica, Rajoy en cambio nunca entró de lleno porque le preocupa que un exceso discursivo ponga en jaque a la muy endeble coalición que lo soporta como jefe de gobierno en el Parlamento. Uno por pensamiento y otro por conveniencia, en este tema están demostrando la incapacidad de la clase política española para resolver un tema que carcome al país.
 
Nunca hubo una estrategia en Madrid hacia adentro de España y hacia afuera para hacer entender a los catalanes lo que implica la independencia en términos económicos. Emmanuel Macron solo apareció horas antes para decir que Francia no reconocería al nuevo estado.
 
El eje del debate separatista se centra en cuestiones de animadversión contra el gobierno del PP, en asuntos culturales e históricos y en quejas contra la política fiscal que reparte los recursos del país. Está demasiado ausente el tema más rutilante: lo que le implicará a Cataluña quedar fuera de la zona euro.
 
Sus efectos no llegarían de inmediato pero llegarán. Cataluña es viable en lo económico por si misma a nivel cuentas públicas (es el 20% de la economía española), pero el nivel de vida de los catalanes es mucho mejor dentro de la eurozona que fuera.
 
El nuevo país podría optar por seguir utilizando el euro de manera unilateral, pero sin ninguna influencia sobre su tipo de cambio ni sobre los tipos de interés. Un reporte de Credit Suisse dice que el euro se convertiría en una moneda extranjera cuya utilización podría encarecer sus exportaciones y mermar peligrosamente su competitividad y de ahí sus fuentes de empleo. El otro "país" en esa situación es Kosovo.
 
Además Cataluña quedaría fuera del Banco Central Europeo que garantiza la solvencia de la banca y que la supervisa. Entidades como Caixa o Sabadell podrían fusionar su riesgo privado con el riesgo soberano lo cual es una receta implacable para el cultivo de una crisis financiera en la cual el nuevo país estaría al margen de cualquier tipo de rescate. Los primeros perjudicados: los ahorristas catalanes.
 
No habrá para el nuevo estado fondos de inversión previstos en la UE para infraestructura (el año pasado recibieron 1400 millones de euros), tampoco respaldo de España ante su elevado nivel de deuda (60.000 millones de euros) ni ante el nivel de déficit catalán que hace tiempo supera las metas de Hacienda. Todos sus productos y servicios pagarán aranceles si comercian en la eurozona y la inversión extranjera lo pensará dos veces antes de establecerse.
 
Igual que el Brexit, el debate catalán, se da entre la racionalidad y la emoción. Los primeros son apáticos y no votan. Los segundos fuertemente movilizados. El desafío próximo de los estados es pensar qué mecanismos de salvaguarda ofrecen los referendums donde se somete a la voluntad de parte de la población la viabilidad de una nación.
 
Reino Unido ya padece los efectos de los límites poco difusos de hasta dónde puede llegar la voluntad general. España en este momento se acerca peligrosamente a la frontera del desastre.
 
Por Milton Merlo
 
Fuente: La Política Online
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-01-2018 / 08:01
21-01-2018 / 21:01
20-01-2018 / 18:01
La Segunda Guerra Mundial, desatada por las potencias imperialistas, y que arrastró a la Unión Soviética y a otros pueblos de Europa y de Asia, criminalmente invadidos, los llevó a una sangrienta lucha de liberación.
 
El 21 de enero de 1944, en Leningrado, los soviéticos rompen el asedio alemán a la ciudad, que duró 29 meses. El sitio de Leningrado fue una acción militar alemana durante la Segunda Guerra Mundial encabezada por Wilhelm Ritter von Leeb, que buscó inicialmente apoderarse de la ciudad de Leningrado (la actual San Petersburgo).
 
El objetivo de las tropas nazis era borrar a Leningrado de la faz de la tierra: acabar con la cuna de la revolución bolchevique y el símbolo de la cultura rusa sería una solución perfecta para socavar la resistencia soviética.
 
Había otros factores también: era un puerto marítimo estratégico y alojaba la única fábrica productora de tanques pesados, coches y trenes blindados del mundo. Los comandantes nazis analizaron la posible escalada de la resistencia y decidieron matar a la ciudad de hambre.
 
Adolf Hitler, ante la perspectiva de tener que mantener a una población enemiga de más de 3.000.000 de habitantes, instruyó que se la sitiara y se dejara morir a la población por hambre y frío. El sitio duró casi 900 días, desde 1941 hasta 1944, uno de los asedios más largos de la historia de la humanidad.
 
La ciudad estuvo a punto de perecer si no hubiera sido que se estableció un corredor a través del helado lago Ládoga por donde llegaba una escuálida ayuda a los sitiados. 
 
Los muertos hasta ser liberada la ciudad superaron la cifra extraoficial de 1.200.000, más personas de las que perdieron EE.UU. y el Reino Unido juntos a lo largo de toda la Segunda Guerra Mundial, que culminó en la derrota del fascismo, la formación del campo mundial del socialismo y la lucha por su soberanía de los pueblos coloniales y dependientes.
 
La Opinión Popular

19-01-2018 / 17:01
19-01-2018 / 16:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar