La Opinión Popular
                  21:32  |  Lunes 23 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 15-09-2017 / 10:09
JORGE BUSTI: “NUESTRA HISTORIA NOS EXIGE A LOS PERONISTAS NO RESIGNARNOS”

A 62 años del derrocamiento de Juan Perón

A 62 años del derrocamiento de Juan Perón
Jorge Busti apela a Perón y a la historia peronista para frenar la resignación.
 
El 16 de septiembre de 1955 se produce la sublevación autodenominada "Revolución Libertadora", que los peronistas la conocemos como "La Fusiladora". El movimiento pseudo revolucionario encabezado por el general Eduardo Lonardi, derrocó al gobierno constitucional del general Juan Domingo Perón.
 
El 16 de setiembre es una de las fechas más tristes para la historia de los argentinos en general y para los peronistas en particular, porque se recuerda el derrocamiento del gobierno democrático del General Juan Domingo Perón que había sido re elegido por una mayoría abrumadora, pero el odio y el rencor de la derecha tradicional argentina, aliada con algunos sectores de la iglesia y otros partidos conservadores, consumaban un golpe mortal a un proceso de dignificación de la clase trabajadora.
 
Por Jorge Pedro Busti

 
El surgimiento del peronismo tiene un claro origen democrático, elegido en 1946 y ratificado en 1952 por la voluntad popular. Encarnó una Revolución social que provocó una cruenta reacción de los sectores más conservadores y antipopulares que veían que se consolidaba un liderazgo que atentaba contra sus intereses.
 
Así, se fue gestando una alianza para derrocar a un gobierno democrático, que tuvo su estreno en la ejecución criminal, por parte de la Marina de Guerra el 16 de junio de 1955 con el bombardeo a Plaza de Mayo y a la Casa Rosada, con el objetivo de asesinar a Juan Domingo Perón, plan que fracasó pero que dejó un saldo de 373 civiles muerto y más de 600 heridos graves.
 
Era tal el odio, que no tuvieron reparo en bombardear la Plaza y otros objetivos civiles, no hubo mayores bajas porque muchas bombas no explotaron; uno de esos artefactos de 100 kilogramos de de explosivos impactó directamente en un colectivo de línea que transportaba trabajadores, mujeres y niños, eso sirve para describir y graficar el nivel de resentimiento y fiereza que animaba a esos criminales; y que no iban a parar hasta cumplir con ese objetivo.
 
Cuando el 16 de setiembre de 1955 se produce en Córdoba el levantamiento del General Lonardi, Perón sabía que la situación no sería fácil, por el odio visceral de estos sectores hacia el movimiento popular y tenía fresco el antecedente de la masacre del 16 de junio de ese año, por lo que para evitar un baño de sangre y el sacrificio de quienes estaban dispuestos a defender el gobierno, Perón decide renunciar el 20 de setiembre y asilarse en la Embajada del Paraguay.
 
Esta fecha tan cara a los sentimientos populares, debe transformarse en nuestra provincia en una llama de esperanza, en la que el peronismo por historia de lucha y tradición, debe demostrar que puede sobreponerse a la peor adversidad y a situaciones más extremas como como fue en su momento la persecución, la tortura y muerte de miles de compañeros.
 
El resultado adverso de las últimas elecciones, en la que nos separaron solo 5 puntos o 40mil votos como se quiera decir, no es un motivo para la resignación, es mucho más fuerte nuestra lucha, nuestra causa y es nuestra obligación sobrevolar las pequeñas diferencias entre los dirigentes. Un posicionamiento a futuro, no puede ser obstáculo para visualizar la contradicción fundamental del momento, que es ver sin pruritos como los gerentes del gobierno nacional, baten a diestra y siniestra que es necesario aplicar la misma reforma laboral de Brasil, que no es otra cosa que precarizar aún más al trabajador.
 
Por eso es necesario accionar rápidamente en la cuestión central, y para nosotros los peronistas, es la de reorganizarnos para frenar esta embestida liberal de la derecha argentina y estar a la altura de lo que nos exige nuestra historia de militantes; lo debemos hacer por nuestros mártires del 16 de junio del ´55, por quienes hicieron la Resistencia, el Luche y Vuelve, por la memoria de los 30 mil detenidos - desparecidos; por esa historia, por esa causa, cada peronista debe tomar el bastón de mariscal y llevar al triunfo el próximo 22 de octubre al Frente Justicialista Somos Entre Ríos.
 
Por Jorge Pedro Busti, ex gobernador de Entre Ríos
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-10-2017 / 20:10
22-10-2017 / 17:10
La Batalla de Cepeda del 23 de octubre de 1859, ocurrió durante las guerras civiles argentinas. Se enfrentaron fuerzas del Estado unitario de Buenos Aires, separada del resto del país, comandada por Bartolomé Mitre; y de la Confederación Argentina, identificada con el partido federal, al mando de Justo José de Urquiza. El ejército porteño fue derrotado y tras varias negociaciones, se llegó a una transacción a través del Pacto de San José de Flores, que reincorporaba la provincia de Buenos Aires a la República Argentina.
 
El medio negociado fue la revisión de la Constitución por una convención porteña. En la práctica, la reforma garantizaba a Buenos Aires la continuidad de las rentas de su aduana por seis años y el control económico sobre el resto del país. Muchos federales estaban indignados con Urquiza, que, según Ricardo López Jordán"había llegado a Buenos Aires como vencedor, y negociado como derrotado".
 
Los porteños se aseguraron una serie de alianzas con algunos gobernadores del interior, se fortalecieron económica y militarmente, y finalmente rechazaron su incorporación al resto del país con excusas. Eso llevaría a la batalla de Pavón. Allí volvieron a enfrentarse Urquiza y Mitre; y volvió a triunfar el ejército federal, pero este se retiró -posiblemente tras el pago de un soborno a Urquiza-, dejándole la victoria y el control de todo el país a Mitre. Este impuso su dominación por medios violentos y se hizo elegir presidente en 1862.
 
Cepeda fue una gran victoria del partido federal, pero terminó siendo apenas un episodio más en el camino hacia la victoria definitiva del predominio de los liberales porteños. Serían éstos quienes reorganizarían el país a partir de 1861, imponiendo un sistema político sólo formalmente federal y muy poco democrático, un sistema económico centrado en las exportaciones agropecuarias y las importaciones industrializadas inglesas, y un sistema cultural de imitación de todo lo que fuera europeo.
 
La oligarquía porteña, dispuesta a enriquecerse como intermediaria de un comercio sin restricciones con Europa, y con el beneficio de las rentas de la Aduana de Buenos Aires, forjó un país semicolonial y dependiente, oprimido por el imperialismo británico, que perjudicaba a las producciones provinciales que no podían competir con la industria inglesa.
 
La Opinión Popular

22-10-2017 / 17:10
La Bajada del Paraná surgió en el siglo XVI cuando vecinos de Santa Fe se establecieron en la otra orilla del río Paraná. La población del lugar fue desarrollándose lentamente adquiriendo cierto acrecentamiento, tanto en la zona ribereña cercano al antiguo desembarcadero, como en los campos que se extendían bordeando el río Paraná, sin que se realizarán las ceremonias acostumbradas al fundarse una ciudad hispana.
 
No hubo elección previa del terreno, careció del rollo de la justicia y del acta fundacional; pero las condiciones eran propicias para el poblamiento; había abundante ganado cimarrón, el suelo era fértil, no faltaba agua, ni leña y por el momento se mantenía una relativa paz con los pueblos originarios. Los primeros pobladores llamaron al lugar Baxada del Paraná.
 
La capilla era el eje de la población y dado el incremento de ésta, el Cabildo Eclesiástico de Buenos Aires la transformó en Parroquia bajo la advocación de la Virgen del Rosario el 23 de octubre de 1730. A falta de una fundación formal, esta fecha se considera como inicio de la cronología oficial.
 
El 25 de junio de 1813 alcanzó la categoría de villa y es denominada Paraná, en 1822 es designada capital de la Provincia de Entre Ríos y es elevada al rango de ciudad el 26 de agosto de 1826. Entre el 24 de marzo de 1854 y el 2 de diciembre de 1861, Paraná fue capital de la Confederación Argentina hasta que Buenos Aires es designada capital del país en 1862.
 
La Opinión Popular

21-10-2017 / 18:10
21-10-2017 / 18:10
El 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas usurparon el gobierno constitucional en la República Argentina por medio de un golpe de Estado. A raíz de ese repudiable hecho, más de 500 niños fueron apropiados ilegalmente, abandonados o entregados a familias que estaban a la espera de una adopción.
 
Un año más tarde un grupo de abuelas comenzó a buscar a sus nietos secuestrados. Ellas se encontraron, se conocieron, se reconocieron en su dolor, en su desesperación, en su esperanza, y se unieron para seguir buscando. Los padres ya no estaban, pero quedaban los abuelos.
 
Plaza de Mayo fue el escenario que eligieron para pedir por sus hijos y sus nietos. Las puertas de la Casa Rosada se cerraban para esas "locas" que pedían explicaciones. La historia y el pueblo las bautizó "Abuelas de Plaza de Mayo".
 
Por ello es que el 22 de octubre de cada año se celebra el Día Nacional del Derecho a la Identidad, en conmemoración al inicio, hace 34 años, de la lucha emprendida por Abuelas de Plaza de Mayo. Llevan 107 nietos recuperados y, continúan reclamando, luchando y marchando para restituirles la identidad a casi 400 nietos más.
 
Este año la justicia, en una sentencia, reconoció por primera vez la existencia de un Plan Sistemático de Robo de Bebés, uno de los objetivos de Abuelas. Así mismo el Tribunal Oral Federal N°6 condenó al ex dictador Jorge Rafael Videla a 50 años de prisión como el principal responsable de ese plan sistemático.
 
Tener memoria es reconocer el camino de un futuro mejor, lleno de ilusiones y de sueños de algún día volver a ser libres, porque mientras siga habiendo un nieto desaparecido, no habrá justicia, ni olvido, ni perdón.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar