La Opinión Popular
                  13:11  |  Jueves 21 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 13-09-2017 / 12:09
EN CONCEPCIÓN DEL URUGUAY

Blanquearon un mural de Santiago Maldonado y el artesano volvió a desaparecer

Blanquearon un mural de Santiago Maldonado y el artesano volvió a desaparecer
Blanquearon un mural de Santiago Maldonado y el joven volvió a desaparecer. Foto: Babel
 
Unos 12 días fue los que duró pintada la pregunta por Santiago Maldonado en el centro uruguayense que había sido hecho por La Cámpora. El paredón hacía más de un año que estaba pintado por "La Noche de los Lápices" y estaba, además, la imagen de NK, sin embargo el blanqueo llegó con Maldonado.
 
El paredón que tiene un pañuelo de las madres en azulejos, ubicado frente a plaza Ramírez por Galarza, y tenía la cara del artesano desaparecido y una pregunta sobre "dónde estaba" fue blanqueado. El Pañuelo fue lo único que quedó. 

 
Cabe destacar que el paredón era usado por la agrupación peronista La Cámpora desde hace años para distintos murales, tales como recuperación de la democracia (24 de marzo), la noche de los lápices (16 de septiembre) o recuerdo hacia Néstor Kirchner.
 
Así, por ejemplo, hacía un año, aproximadamente, la pared estaba dibujada con alusiones a la llamada Noche de los lápices, en alusión a la represión y posterior desaparición de estudiantes secundarios. El trabajo contaba además con una figura de Néstor Kirchner.
 
Hasta el momento no había habido blanqueamiento alguno. Bastó con que la agrupación incorporara la figura de Santiago Maldonado -el 1 de septiembre- para que, 12 días después, alguien lo blanqueara.
 
Desde la Municipalidad, según pudo saber BABEL, no sabían nada del asunto, ni quién era el responsable de la pintura, ni tampoco cuándo se lo había hecho.
 
Fuente: Babel
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-06-2018 / 11:06
20-06-2018 / 11:06
20-06-2018 / 11:06
19-06-2018 / 09:06
En medio del Mundial, hay dos cuestiones que preocupan a la gestión de Gustavo Bordet. Una tiene que ver con los posicionamientos políticos e institucionales de los principales referentes del peronismo local. El otro está relacionado con la manera de administrar las cuentas públicas en un marco de restricciones y de reducción paulatina de impuestos provinciales. Y la discusión de ambas situaciones se ha desatado con anticipación.
 
Lo primero: la cuestión financiera. El propio Bordet tendrá que sentarse a negociar con el gobierno de Mauricio Macri acerca de cuál será la pauta de ingresos coparticipables que marcará el ritmo del Presupuesto 2019: sí, el del año electoral.
 
Las obras públicas no tendrán la misma velocidad que suele tomar en los años impares, de convocatoria a las urnas. La gestión provincial lo sabe, pero tampoco asoma un escenario razonable para salir a tomar deuda en el mercado de capitales. Todo es caro para una argentina desbordada por la inflación y que ha recurrido al nefasto FMI para intentar enderezar el rumbo económico del país.
 
El Presupuesto Provincial 2019 tendrá un techo acotado. Claro que al cerrar el año, la Provincia puede llegar a tener más excedentes, producto del reajuste de las alícuotas del impuesto a los Ingresos Brutos que, a partir de 2019, tendrán que bajar progresivamente para algunas actividades. El otro efecto favorable, para las cuentas provinciales en los ingresos, es la mejora del giro por coparticipación federal.
 
Sin embargo, Bordet ha decidido sentarse arriba de la caja porque tendrá que abrirla para cumplir aquello que pactó con los gremios de estatales y docentes. "Vamos a cumplir la cláusula gatillo en el tiempo establecido", afirmó el mandatario al momento de acordar el incremento salarial para este año.
 
Si se observa lo que se estimó oficialmente de expansión del nivel de gastos corrientes, quedará poco margen para destinar fondos a otros rubros que no sean el de Personal. La inflación es un estigma que, por un lado, licúa el endeudamiento público, pero por otro lado incrementa el nivel de compromisos a pagar por parte del Estado.
 
La paz social tiene su costo financiero y también político. Y, por esa razón, el gobernador invierte en tranquilidad. ¿Cómo? Abonando regularmente los salarios del sector público. De aquí en más al gobernador que le dice no al ajuste se le presenta un horizonte con dos premisas: evitar disputas políticas en el oficialismo y seguir sentado en la caja para evitar cualquier cirugía mayor en las cuentas públicas.
 
Lo segundo: la irrupción del urribarrismo pidiendo pista en el armado del partido Unidad Ciudadana en la provincia no le ha caído en gracia al gobernador. No porque Sergio Urribarri o sus seguidores tengan alguna posibilidad de retorno al principal despacho de la Casa de Gobierno, sino que una prematura definición de candidaturas puede restarle espacio de poder y margen de maniobra institucional a un año y pico de las elecciones.
 
La Opinión Popular

17-06-2018 / 13:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar