La Opinión Popular
                  10:36  |  Martes 19 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Macri es una mezcla de superficialidad e ignorancia. Hay mucha gente enojada con el Gobierno por la situación económica que nunca termina de arrancar y puede darle un castigo en las elecciones de octubre”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 09-09-2017 / 17:09
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 10/09/1984, EL PUEBLO DE MADRYN REPUDIÓ A EEUU, POR HABER AYUDADO A INGLATERRA EN LA GUERRA DE MALVINAS

El Madrynazo: Pueblo, coraje, al yanqui dale el raje

El Madrynazo: Pueblo, coraje, al yanqui dale el raje
La Pueblada contra los yanquis. NdelaR: El vocablo yankee, yanqui o yanki, desde épocas remotas hasta nuestros días, es sinónimo de pirata o de truhán, y puede ilustrar el comportamiento de los gobiernos estadounidenses, principalmente hacia los pueblos del Tercer Mundo.
El 10 de septiembre de 1984, después de participar de un operativo Unitas, que reunía a las flotas estadounidenses y sudamericanas en maniobras de guerra, la flota de EE.UU. llegó al Muelle Storni, en Puerto Madryn, Chubut.

Ante el arribo de los yankees, el pueblo madrynense, que aún conservaba las heridas de una guerra que en la Patagonia había calado hondo, se movilizó espontáneamente, salió de sus casas para congregarse en la Plaza y desde allí, entonando el Himno, peregrinó por las calles de la ciudad hacia el Muelle Storni.

Los manifestantes, envalentados con pancartas que rezaban: yankees go home y banderas argentinas, marcharon por miles cantando pueblo, coraje, al yankee dale raje con una única misión, repudiar a las naves estadounidenses y echarlas del muelle.

Cuando los norteamericanos vieron que la marea humana era incontenible, a toda máquina iniciaron la marcha hacia popa y en un segundo estaban a más de 200 metros del muelle. Después de huir, recalaron en la zona de Bahía Cracker donde fondearon la nave.

Asi, el pueblo de Madryn repudió a Estados Unidos, por haber ayudado a Inglaterra en la Guerra de Malvinas. Quizás en los corazones de aquellos que participaron de la pueblada, la huida de la flota yankee, representó al menos una pequeña victoria, aquella que no pudo ser en nuestras Islas.
 
La Opinión Popular

LA PUEBLADA 

El 10 de septiembre de 1984, después de participar de un operativo Unitas, que reunía a las flotas estadounidenses y sudamericanas en maniobras de guerra, la flota de EE.UU. llegó al Muelle Storni, en el cual todavía persistía la desolación que, dos años antes, habían dejado los soldados argentinos que defendieron la soberanía en las Islas Malvinas, cuando desembarcaron casi en secreto y ocultos por el gobierno, luego de luchar en una guerra dolorosa.

Ante el arribo de los yankees, el pueblo madrynense, que aún conservaba las heridas de una guerra que en la Patagonia había calado hondo, se movilizó espontáneamente, salió de sus casas para congregarse en la Plaza San Martín y desde allí, entonando el Himno Nacional Argentino peregrinó por las calles de la ciudad hacia el Muelle Storni.

Los manifestantes, envalentados con pancartas que rezaban: yankees go home y banderas argentinas, marcharon por miles cantando pueblo, coraje, al yankee dale raje con una única misión, repudiar a las naves estadounidenses y echarlas del muelle.

Daniel Arripe, que en ese momento era Jefe de Informativo de LU 17 y reportero de DIARIO EL CHUBUT, recuerda que:

-el Madrynazo comenzó a gestarse a raíz de las informaciones que aparecieron en los medios diez o quince días antes, en las cuales se expresaba que naves de la flota estadounidense, se encontraban en la zona y habían solicitado autorización para ingresar a Puerto Madryn a reabastecerse de combustible.

Arripe relata que ese fue el puntapié inicial para organizar la movilización, -empezaron a celebrarse reuniones en el Gimnasio Municipal, en las que convergían entidades intermedias y vecinos, algunos de los cuales tenían militancia política, y ya se comenzaban a ver los primeros carteles que decían Fuera a los yankees.

En poco tiempo, una gran cantidad de personas del pueblo -que en ese momento apenas superaba los 20 mil habitantes-, se organizaron para mandar a los yankees de regreso a casa.

Cuentan los protagonistas que, en las vísperas de la llegada a la costa madrynense de la flota norteamericana, el 8 de septiembre, se conformó una Comisión Multisectorial, para impedir que las naves atracaran en el muelle Almirante Storni, esta comisión fue avalada por el concejo Deliberante, que declaró personas no gratas a los tripulantes de la flota norteamericana.

-En lo que fue quizás un coletazo de la Guerra de Malvinas -describe Arripe-, cuando estaba confirmada la autorización para el ingreso de la flota, se organizó el repudio y el día que la nave entraba por el Golfo, en horas de la tarde, toda la comunidad comenzó a reunirse en la Plaza San Martín con pancartas y carteles, para luego transitar por las calles Mitre, Mosconi y Domecq García hasta el puerto, relata el periodista.

-Cuando los manifestantes llegaron a la entrada del Muelle Storni, Prefectura había apostado a sus efectivos en un cordón humano para impedir el ingreso de la gente, pero la muchedumbre, que posiblemente alcanzaba las 1.500 personas sobrepasó la cantidad de efectivos y pudo ingresar al Muelle.

Arripe cuenta que: -una vez allí, la gente corrió hasta el sitio sur, donde pretendía amarrar la nave y con aerosoles pintaron -Yankees go home, empezaron a entonar el Himno Nacional Argentino y hasta algunos pretendieron abordar el barco.

Cuando los norteamericanos vieron que la marea humana era incontenible, a toda máquina iniciaron la marcha hacia popa y en un segundo estaban a más de 200 metros del muelle.

-Después de huir, recalaron en la zona de Bahía Cracker donde fondearon la nave.

Para quienes vivieron la pueblada histórica, el Madrynazo tuvo varios significados, todos relacionados con Malvinas e incentivados por el recuerdo de una guerra que aún latía con fuerza en el sentir madrynense, donde se acompañó intensamente a los soldados que lucharon por defender la soberanía de un territorio que nos pertenece desde siempre.

El 10 de septiembre de 1984, el pueblo de Madryn repudió a Estados Unidos, por haber ayudado a Inglaterra en la Guerra de Malvinas, quizás en los corazones de aquellos que participaron de la pueblada, la huida de la flota yankee del Muelle Almirante Storni, representó al menos una pequeña victoria, aquella que no pudo ser en las Islas.


Sesión del Concejo Deliberante

En la última sesión del Concejo Deliberante, se aprobó un proyecto de Ordenanza que instituye en nuestra ciudad y de forma permanente el Día del Madrynazo: por la Identidad y la Memoria Colectiva.

La iniciativa fue de la concejal Andrea Romero (PJ), con el fin de que ésta fecha sea recordada todos los años, en todos los ámbitos educativos y culturales, y que se haga referencia acerca de los hechos ocurridos en nuestra ciudad una vez finalizada la guerra de Malvinas.

-El 10 de septiembre no debe pasar desapercibido por nuestra comunidad, porque la ciudadanía voluntariamente se organizó e impidió que una flota Norteamérica ingrese al golfo nuevo, por lo tanto debe recordarse y resignificarlo contribuye a constituir y consolidar la identidad madrynense sostuvo la edil justicialista.

Además sostuvo que las nuevas generaciones deben tener conocimiento de éstos hechos históricos.

¿Que fue el Madrynazo?

Al finalizar la Guerra de Malvinas en el año 1982, se produjo el regreso de los soldados al continente, en calidad de prisioneros de guerra, y un gran porcentaje de ellos fueron desembarcados en el Muelle local; luego la flota norteamericana recibió la autorización en septiembre de 1984, por parte del Gobierno nacional, para amarrar sus buques en el mismo lugar y posibilitar su aprovisionamiento y el desembarco de los marinos norteamericanos.

La manifestada decisión, desconocía el sentir de la comunidad Madrynense frente a la Guerra de Malvinas y la posguerra, por lo cual entendía ese arribo, como un agravio teniendo en cuenta la participación de EE. UU en el conflicto bélico.

La comunidad se organizó a través de una Comisión Multisectorial para canalizar por medios institucionales, las inquietudes que generaba dicha situación, el nueve de septiembre, el Concejo Deliberante de la ciudad de Puerto Madryn, en una sesión extraordinaria llevado a cabo un día domingo, declaro presencia no grata a dicha flota, reflejando de esta manera el sentir de la comunidad y pese a ello se produjo igualmente su arribo y se generó espontáneamente entonces, una movilización popular de repudio con pancartas y carteles el día 10 de septiembre hacia el muelle Almirante Storni.

La propuesta legislativa de la Concejal Andrea Romero recibió diversas opiniones y variados aportes de muchos vecinos protagonistas de esta Ciudad, también de la Profesora Mónica Durán.

TEXTO COMPLETO DEL PROYECTO

Puerto Madryn 24 de Mayo de 2007.-

PROYECTO DE ORDENANZA

VISTO

El 10 de Septiembre de 1984, fecha en que se produjo la movilización popular de repudio a la flota norteamericana Atlantic South Force y a las políticas estatales de Desmalvinización que desconocían los sentimientos de la comunidad madrynense, y

CONSIDERANDO

Que finalizada la Guerra de Malvinas en el año 1982, se produjo el regreso de los soldados al continente, en calidad de prisioneros de guerra, y un gran porcentaje de ellos fueron desembarcados en el Muelle local.

Que este hecho fue vivido por toda la comunidad Madrynense, con profunda emoción pese a la negativa de las autoridades de difundir información y posibilitar que la comunidad reciba abiertamente a sus soldados.

Que la flota norteamericana recibió la autorización en septiembre de 1984, por parte del Gobierno nacional, para amarrar sus buques en el mismo lugar y posibilitar su aprovisionamiento y el desembarco de los marines norteamericanos.

Que dicha decisión desconocía el sentir de la comunidad Madrynense frente a la Guerra de Malvinas y la posguerra, por lo cual entendía dicho arribo como un agravio teniendo en cuenta la participación de EE. UU en el conflicto.

Que la comunidad se organiza a través de una Comisión Multisectorial para canalizar por medios institucionales, las inquietudes que generaba dicha situación.

Que el día nueve de septiembre, el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de Puerto Madryn, en una sesión extraordinaria llevado a cabo un día domingo, declarando presencia no grata a dicha flota, reflejando de esta manera el sentir de la comunidad.

Que pese a ello se produjo igualmente su arribo y se generó entonces una movilización popular de repudio con pancartas y carteles el día 10 de septiembre hacia el muelle Almirante Storni.

Que la Flota, finalmente ante estos hechos, se alejo de la costa reaprovisionándose mar adentro.

Que este hecho quedó registrado en la memoria colectiva como Madrynazo, entendido como una reacción popular, espontánea y democrática de la expresión de los intereses de la comunidad local.

Que no debe pasar como desapercibido por la comunidad de Puerto Madryn, ya que recordarlo y resignificarlo contribuye a constituir y consolidar la identidad Madrynense.

Que en los distintos ámbitos educativos y culturales de nuestra comunidad, se debe hacer referencia a esta fecha para que los niños y nuevas generaciones tengan conocimiento de hechos históricos como éstos.

Que se deben arbitrar los medios para difundir aquellas investigaciones que recuperan elementos de identidad y enriquezcan la historia local frente a determinados acontecimientos nacionales.

Que el artículo 67 inciso 25 D, de las atribuciones del Concejo Deliberante, estable que: -Sancionar las ordenanza que se refiera, entre otros, a la educación y la cultura.

POR ELLO

EL CONCEJO DELIBERANTE DE LA CIUDAD DE PUERTO MADRYN SANCIONA LA SIGUIENTE ORDENANZA

Artículo 1°: Institúyase en forma permanente el 10 de Septiembre de cada año como el Día del Madrynazo: por la Identidad y la Memoria Colectiva, el que deberá ser incluido en el calendario municipal para que este día sea celebrado y recordado por la comunidad en general.

Artículo 2°: El Departamento Ejecutivo Municipal arbitrara los medios necesarios para llevar a cabo los actos correspondientes.

Artículo 3°: De Forma.-



EL MADRYNAZO Escrito por Albatros Prensa Comodoro

La comunidad Madrynense entendía el arribo de la flota norteamericana, como un agravio teniendo en cuenta la participación de EE. UU. en el conflicto bélico.


Gentileza de Juan María Escobar escobar45@infovia.com.ar

www.marautralis.com

Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
El Madrynazo: Pueblo, coraje, al yanqui dale el raje
El Madrynazo: Pueblo, coraje, al yanqui dale el raje
18-09-2017 / 20:09
18-09-2017 / 20:09
El día 19 de septiembre de 1945 se realiza la Marcha de la Constitución y la Libertad, en donde la oposición juega todas sus armas contra la candidatura de Juan Perón, bajo los auspicios de la Embajada yanqui y las estrofas de la Marsellesa. Amplios sectores de clase media confluyen con la clase alta y la oligarquía, concentrándose frente al Congreso.
 
El Daily Mail, de Londres, sostiene: "Fue una demostración política, pero ni Bond Street podía haber hecho una exhibición tal de modelos y ni aún Mr. Cochran, el conocido empresario teatral, lograría reunir tantas mujeres bonitas para exhibirlas en una mezcla semejante de pasión política y de alegría".
 
El historiador Norberto Galasso relata que a la cabeza de la manifestación marchan la derecha y la izquierda del viejo país: "Don Joaquín de Anchorena y Antonio Santamarina contestaban a los aplausos con elegantes galerazos, Rodolfo Ghioldi, Pedro Chiaranti y Ernesto Giudici (todos del PC), con el puño en alto, Alfredo Palacios (PS) con amplios ademanes que no desacomodaban su chambergo".
 
También integran las primeras filas: Manuel Ordoñez, Carlos Saavedra Lamas, Jorge Walter Perkins, Eustaquio Méndez Delfino, Rodolfo Aráoz Alfaro y otros oligarcas, sumándose, en las cercanías de Plaza Francia, un personaje conocido: el embajador yanqui Spruille Braden.
 
Días después, al partir, Braden declara que no solo ha estado en la parte final de la marcha sino que el personal de la embajada fue dispuesto estratégicamente a lo largo del itinerario. The New York Times sostiene: "250.000 personas se congregaron a favor de la libertad. Multitud record gritó ¡Muera Perón!"
 
El historiador Rodolfo Puiggros afirma que esa marcha constituyó la antesala del golpe: "El plan maquinado por Braden con los 'demócratas' se dividía en tres etapas: primero, un acto en el Luna Park convocado por el Partido Comunista (31/8/45), segundo, la marcha de la Constitución y la Libertad (19/9/45) y tercero, el golpe militar".
 
En la noche de 19, Braden informa, con sumo alborozo: "La concurrencia a la manifestación se ha estimado en doscientas a trescientas mil personas (algunos, creen medio millón) y ha tenido una representatividad genuina, evidenciada por la forma en que se hallaban entremezcladas las clases sociales y los grupos políticos. Tuvo buena organización y autodisciplina... Las dimensiones y naturaleza de la manifestación resultan notables".
 
La embajada norteamericana en La Paz informa, a su vez, que "anoche debió realizarse en Salta una reunión de la que participarían miembros del Ejército que se están poniendo contra Perón. El movimiento está destinado a derrocar al actual régimen, indefectiblemente el 26 de octubre próximo".
 
El día 22, Braden abandona la Argentina, con rumbo a Estados Unidos. El día anterior a su partida -sostiene el agregado cultural de la embajada, Mr. Griffith"Braden sostuvo una conversación con José Peter, el jefe de la organización gremial de los comunistas en los frigoríficos, para discutir la situación obrera".
 
Por Blas García 

17-09-2017 / 19:09
Sin memoria ni justicia, hoy se cumplen 11 años de la segunda desaparición de Julio López, el testigo clave que aportó datos indispensables para que avance el juicio contra Miguel Etchecolatz -que fue el responsable de su primera desaparición-, militares y policías involucrados con la última dictadura cívico-militar.
 
El albañil, que ya había estado desaparecido tres años (1976-1979) durante la dictadura militar genocida, cuando era cruelmente común y cotidiano que los milicos se llevaran a cualquier persona que militara o estuviera ligada a un militante, se había transformado en una figura mediática que le comenzó a hacer ruido a muchos, por aquellos días de 2006.
 
Testigo fundamental del juicio contra el siniestro Etchecolatz, el albañil López no pudo presenciar la condena contra el represor, porque ese mismo día lo desaparecieron, 30 años después de su primer secuestro, como en el peor momento de la dictadura, pero en democracia.
 
En aquel momento, y luego de su desaparición, todos salieron a apuntar a los sectores ligados con el represor Etchecolatz, pero desde la Policía nunca explicaron nada.
 
Una parte de la sociedad está atenta a la falta de López, pero otros parecen no querer verla. Hay un mandato del poder hacia determinados sectores de derechos humanos de no hablar de Julio López. Diez años de dolor, de desazón, desconcierto y muchos interrogantes.
 
Un 18 de septiembre, dejó su casa y su familia López, un desaparecido político en democracia. Hoy volvemos a exigir que impulse una investigación en serio sobre el destino de Jorge Julio López, testigo clave en los juicios por los crímenes de la dictadura militar.
 
De la redacción de La Opinión Popular

16-09-2017 / 18:09
El 17 de septiembre de 1861 tuvo lugar la batalla de Pavón entre las fuerzas porteñas, comandadas por el general Bartolomé Mitre, y las tropas federales de la Confederación Argentina, al mando del general Justo José de Urquiza.
 
Cuando estaba ganando la batalla, Urquiza retira sus tropas, aun teniendo superioridad numérica. La victoria fue para los porteños, que extenderían así su dominio unitario a todo el país. Y Urquiza  se convierte en el jefe traidor del Partido Federal, lo que luego le costaría la vida.
 
La batalla de Pavón suscitó polémicas que aún perduran, pero al margen de las interpretaciones sobre los entretelones de la batalla, lo cierto es que el resultado de este combate abre el camino para que los liberales porteños permitan la penetración del neocolonialismo británico en nuestra Patria.
 
Esta relación consistía en la coincidencia de los sectores ganaderos y comerciales porteños con los importadores de productos industriales ingleses, que trabajaban mancomunados con los inversores británicos. Argentina pasó a ser la granja y Gran Bretaña, la fábrica. Dejamos de ser una Patria libre y pasamos a ser un país semicolonial y dependiente.
 
En las guerras civiles argentinas del siglo XIX se definió la identidad de nuestra Patria y su lugar en el mundo. Caseros, Pavón, Cepeda y la guerra de genocidio que el mitrismo llevó al Paraguay, consolidaron el triunfo de quienes se identificaban con la "civilización", de acuerdo a la definición de Sarmiento, en perjuicio de quienes representarían a la "barbarie", el interior federal.
 
A continuación, transcribimos un artículo del maestro José María Rosa sobre esta batalla, sus interpretaciones y consecuencias.
 
Por Blas García

16-09-2017 / 18:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar