La Opinión Popular
                  15:31  |  Miércoles 22 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 17-07-2017 / 11:07

El tema de la corrupción domina el inicio de la campaña, pero no garantiza votos

El tema de la corrupción domina el inicio de la campaña, pero no garantiza votos
Percepción de los principales problemas: Varía mucho por segmento de votantes; para los más oficialistas es importante, para los kirchneristas, no. Infografía: La Nación
El inicio de la campaña electoral quedó teñido por un tema dominante: la corrupción. La situación de Julio De Vido, la investigación por Odebrecht, la citación a la procuradora Alejandra Gils Carbó, el futuro del camarista Eduardo Freiler, las causas de Cristina y la defensa de Gustavo Arribas, entre otros casos, se impusieron en la agenda pública por sobre los temas económicos o sociales.
 
Sin embargo, no siempre es percibido como un problema crítico y en las encuestas muchas veces es superado por temas como inflación, inseguridad y desempleo. Y más aún, no tiene un correlato directo en votos y sólo es considerada una variable clave en segmentos sociales muy específicos.
 
Así lo sostienen una serie de sondeos privados y un conjunto de especialistas consultados, quienes remarcaron que en los grupos más definidos políticamente y en los sectores sociales con más necesidades básicas insatisfechas la corrupción no define su conducta electoral. Incide mucho en esa actitud la naturalización de los ilícitos, la falta de resoluciones judiciales y la priorización de los temas económicos.
 
La agenda pública del primer tramo de la campaña quedó casi totalmente dominado por los casos de presunta corrupción. La situación de Julio De Vido, la investigación por Odebrecht, la citación a Alejandra Gils Carbó, el futuro del camarista Eduardo Freiler, las causas de Cristina Kirchner, la defensa de Gustavo Arribas, entre muchos otros temas se impusieron por sobre temas económicos o sociales y se transformó en eje de debate entre los candidatos.
 
Sin embargo, en las encuestas la corrupción no siempre se ubica entre los principales temas de preocupación de la sociedad, donde se destacan la inseguridad, la inflación y el desempleo, y por eso parece no tener un correlato directo al momento de decidir el voto. Es decir, mucha atención social y mediática, pero acotada incidencia electoral.
 
Los porqués son varios: desde la idiosincrasia cívica argentina hasta las condiciones socioeconómicas del votante, pasando por la ponderación de otros factores, especialmente en aquellos electores que ya tienen su voto decidido. Sólo entre los votantes que no son fieles a un partido o a un determinado dirigente, los avances judiciales pueden inclinar la balanza.
 
Según datos de la consultora Managment & Fit, en general este ítem ocupa el quinto o sexto lugar en el orden de preocupaciones, mientras que la inflación, el desempleo y la inseguridad suelen llevarse los primeros puestos. Pero, cuando se separa por partidos la cuestión cambia: el votante de Cambiemos suele tener entre los primeros puestos la preocupación por la Justicia, mientras que los del kirchnerismo, en el sexto.
 
"Hay una segmentación socioeconómica entre los votantes. Cuando las necesidades básicas están resueltas e incluso hay mayor presencia de votantes con estudios universitarios pueden concentrarse más en la corrupción. Mientras que si esto no ocurre, hay preocupaciones que ganan terreno como la economía y el desempleo", dijo a LA NACION Mariel Fornoni, directora de Managment & Fit.
 
En ese sentido, basta con mirar algunos ejes de las diferentes campañas: "Cambiemos eligió candidatos como Graciela Ocaña o Gladys González, que reflejan la lucha contra la corrupción. Además de que en el área económica no tienen mucho resuelto. En cambio, Cristina critica la economía y el desempleo porque no puede hacer lo propio con la corrupción", señaló Fornoni.
 
En un sondeo difundido esta semana por la consultora Opinión Pública Servicios y Mercados (OPSM), sólo el 17,8% de los encuestados se expresó a favor de que el Gobierno continúe con sus investigaciones sobre el kirchnerismo.
 
Damián Fernández Pedemonte, investigador del Conicet y director de la Maestría en Gestión de Contenidos de la Universidad Austral, sumó a este análisis que "los candidatos creen que tiene mucha importancia la transparencia y por eso toman decisiones en función de ello. No es casual que Sergio Massa haga tándem con Margarita Stolbizer o que Unidad Ciudadana haya depurado de los primeros lugares de sus listas a nombres como Daniel Scioli".
 
De todos modos, el Gobierno no debe descuidar la economía a la hora de hacer campaña. Entre los votantes no polarizados y en el kirchnerismo, la preocupación por la situación económica personal es prioritaria: más del 90% del votante de Cristina cree que la economía empeoró y en los menos polarizados, más del 50%.
 
Fernández Pedemonte consideró que ahora Cambiemos torció ligeramente el rumbo y trata de vincular los escándalos de corrupción a la economía para no dejar de lado este segmento: "Creo que están haciendo un esfuerzo para que la gente entienda que la corrupción se quedó con su dinero", completó.
 
Teniendo en cuenta la relativización de los hechos de corrupción, Juan Germano, director de Isonomía Consultores, analizó que distintos sectores ponderan de forma diferente el rasgo de la corrupción, que además "está muy instalada en la cultura de nuestro país". "Dentro del segmento que vota a Cristina, el 58% considera que fue corrupta. Sin embargo, ponen en la balanza otras cuestiones que pesan más para ellos como ciertas políticas públicas, la implementación de algunas leyes, etcétera", ejemplificó.
 
En este sentido, Jorge Giacobbe, director de la consultora Giacobbe y Asociados, considera que el 70% vota "por espanto" al candidato en la vereda de enfrente y que muchas veces "la corrupción se piensa y acepta como necesaria para poder lidiar con los problemas de la Argentina. Tanto Macri como Cristina necesitan polarizar esta elección entre ellos y no tener un competidor transparente en frente".
 
De todos modos, a la hora de salir a la calle los candidatos deben concentrarse en captar el voto indeciso. "Las campañas deben dedicar tiempo a sus no votantes, a ese electorado que no tiene una identidad previa. Ahí sí que pesan las cuestiones de corrupción", explicó Germano. "Estos votantes se acercan y se alejan de la política por períodos, entonces un caso nuevo de corrupción o un descubrimiento de la Justicia puede inclinar la balanza."
 
Por Agustina López
 
Fuente: LA NACION
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-11-2017 / 08:11
22-11-2017 / 08:11
22-11-2017 / 08:11
21-11-2017 / 09:11
Por más que se busquen eufemismos para la división cada vez más fuerte que se da en la Argentina, un clima que se parece mucho al antiperonismo crece de forma agigantada con el show de presos que Cambiemos le ofrece a la platea en horario central.
 
Nada está librado al azar, y más que una estrategia de marketing, el oficialismo le apunta a la oposición con una política de destrucción total. Solo sobrevivirán aquellos que capitulen de forma incondicional.
 
"A los amigos, todo; al enemigo, ni justicia". Paradójicamente, aquellas palabras de Perón cuando le ponía sello propio a las citas de Mao, cobran total literalidad hoy en manos de quienes buscan desterrar al peronismo del menú de opciones de los votantes.
 
Ya no es necesario quemar los bustos ni prohibir el movimiento. Hoy alcanza con un celular que "casualmente" graba a los referentes opositores esposados, con chaleco y casco, o en las celdas donde han sido recluidos.
 
El mensaje es claro: Esto le espera a todos aquellos que están sospechados de corrupción. Hoy alcanza con "sospechados", porque para muchos de ellos todavía no hubo juicio ni sentencia. A esa te la debo.
 
Pero eso no es lo importante. Pocos pondrían las manos en el fuego por los "presos". El verdadero objetivo es mostrar que cualquier cosa que esté relacionada con el peronismo está sospechada de corrupción. Y ahí aparece un problema serio para la sociedad. En la Argentina hay peronistas.
 
Por más que las elecciones hayan sido contundentemente amarillas, hay peronistas que no tienen nada que ver con Boudou, De Vido, López o Baez. Y muchos de esos peronistas no claudicarán sus banderas por más desfile de chalecos antibala que le pongan en horario prime time de la televisión.

21-11-2017 / 09:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar