La Opinión Popular
                  07:31  |  Jueves 21 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Macri es una mezcla de superficialidad e ignorancia. Hay mucha gente enojada con el Gobierno por la situación económica que nunca termina de arrancar y puede darle un castigo en las elecciones de octubre”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Nacionales - 14-07-2017 / 09:07
REPRESIÓN MACRISTA COMO ÚNICA RESPUESTA

Conmoción nacional por el salvaje desalojo de Pepsi

Conmoción nacional por el salvaje desalojo de Pepsi
El gobierno derechista de Mauricio Macri terminó, en la empresa multinacional Pepsi, el trabajo que había empezado a hacer cuando convalidó el procedimiento preventivo de crisis del que se valió la empresa para cerrar su planta de Vicente López y dejar a sus 600 empleados en la calle: desalojó a los trabajadores que tomaban la fábrica en reclamo de la continuidad en sus puestos.
 
La administración macrista apeló para ello a los palos y los gases de la infantería de la Policía Bonaerense, que arremetió con violencia contra los despedidos en el marco de un operativo que fue seguido de cerca por la gobernadora María Eugenia Vidal, según reveló su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, quien reivindicó el accionar de la fuerza de seguridad y dijo que "la policía actuó como tiene que actuar".
 
En la empresa multinacional, que permanecía tomada por trabajadores despedidos en reclamo de su reincorporación, más de 500 agentes de Gendarmería Nacional y de la Policía Bonaerense (Infantería, Caballería, Canes y Jefatura Departamental Conurbano Norte) integraron el operativo que comenzó a actuar a las 8.20 de la mañana, cuando avanzaron con escudos, gas pimienta, gases lacrimógenos y balas de goma sobre los manifestantes que rodeaban la puerta de la fábrica.
 
Como respuesta, un grupo de despedidos que observaba desde el techo comenzó a arrojar ladrillos y objetos contra los uniformados, mientras en los alrededores militantes de organizaciones sociales y políticas intentaban evitar el desalojo. Tras duros enfrentamientos en las inmediaciones de la fábrica, la policía logró trasponer un portón de acceso vehicular y tomó el control del predio. Como resultado del procedimiento, 15 trabajadores resultaron heridos y 7 fueron detenidos.
 
Dirigentes políticos, sociales y sindicales repudiaron la represión y responsabilizaron a Macri, quien en una nueva muestra de que los conflictos laborales no son prioridad en su agenda miraba fotos en el Museo de la Casa Rosada mientras la policía cargaba contra los trabajadores.
 
Ayer hubo varias manifestaciones en solidaridad con los despedidos de Pepsi y la CGT anunció que hará una movilización de protesta recién el 22 de agosto. Los dirigentes gremiales colaboracionistas Andrés Rodríguez, José Luis Lingeri y Oscar Martínez lograron frenar la convocatoria a un Paro Nacional que impulsaban los sectores más combativos liderados por el "Barba" Gutiérrez y Omar Plaini.
 
El macrismo, con el apoyo de sectores de la burocracia sindical avanza en cambios regresivos en los convenios laborales, como con los acuerdos para la extracción de hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta. Con el discurso contra la "mafia de los juicios laborales" prepara el terreno para un cambio estructural en las leyes laborales que le arranque derechos a los trabajadores, imponiendo pautas de productividad, mayor precarización y flexibilización laboral. La contrarrevolución conservadora está en marcha para consolidar el modelo para los ricos.
 
La Opinión Popular

 
Dichos
 
El fiscal Gastón Larramendi, quien ordenó el desalojo de la planta, afirmó que la decisión se tomó en virtud del "riesgo ambiental" ocasionado por la presencia de "contenedores de combustible, de aceite y otros productos que se utilizan para la elaboración de alimentos".
 
Además, sostuvo que el reclamo de los trabajadores "es algo totalmente lícito, pero todos los derechos no son absolutos y donde termina uno empieza el otro". "La orden de la jueza (Andrea Rodríguez Mentaste) es el reintegro (de la planta) a los propietarios", completó el funcionario.
 
Por su parte, el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación, Rodolfo Daer, sostuvo que "no se puede hacer nada" para frenar los despidos "mientras continúe esta política económica", y anticipó que la posibilidad de "poner freno a estas políticas de ajuste neoliberales que solo benefician al sector financiero" se dará en las próximas elecciones legislativas.
 
"Mientras había consumo, las dos plantas (Vicente López y Mar del Plata) funcionaban. Cuando cayó el consumo,  y luego de que no re­puntara en los dos últimos años, decidieron quedarse con la planta más nueva", agregó en relación a la sede ubicada en la ciudad balnearia.
 
 
Fábrica cerrada
 
El 20 de junio, Pepsico cerró su planta ubicada en la localidad de Florida, Vicente López, y despidió a 600 operarios, quienes se fueron enterando de su situación a través de un cartel pegado ese día feriado en la puerta de las instalaciones.
 
"Con motivo del cese de operaciones de la Planta Florida y la relocalización de la producción en otro establecimiento, y mientras se da cumplimiento a las instancias legales correspondientes ante el Ministerio de Trabajo, se comunica al personal que queda transitoriamente liberado de prestar servicios, manteniendo el goce de haberes", rezaba el comunicado.
 
La empresa ofreció indemnizaciones "al 200 por ciento", pero aclaró que ningún puesto de trabajo podrá ser recuperado. "La compañía nunca ha considerado reabrir la operación en la planta de Florida dada su inviabilidad", comunicó.
 
Daer aseguró ayer que su gremio pidió que se traslade a operarios al establecimiento que la firma posee en Mar del Plata, pero que "la empresa nunca aceptó". "No hay ningún acta en la que la compañía haya dicho que iba a trasladar personal a la otra planta", insistió el dirigente sindical. Luego de ser desalojados, los trabajadores reiteraron: "Vamos a seguir hasta que tengamos las fuentes de trabajo. Nos van a ver en Mar del Plata, en Panamericana, vamos a seguir la lucha en la calle".
 
 
Ritondo: "La Policía actuó como tiene que actuar"
 
El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, defendió el accionar de la Policía en el desalojo de la planta de Pepsico, al sostener que "actuó como tiene que actuar" ante una orden de la Justicia.
 
"Cuando uno tiene quince policías heridos, se sabe de dónde viene la violencia", manifestó el funcionario y remarcó que una agente de Infantería sufrió una lesión "muy grave, con fractura expuesta" de una pierna a raíz de una agresión.
 
Tras el violento desalojo de la planta ubicada en la localidad de Florida, Vicente López, el funcionario enfatizó que las fuerzas de seguridad son "el brazo de la Justicia" y remarcó que "la orden judicial hablaba de desalojo".
 
Desde el Centro de Coordinación Estratégica de la Policía, Ritondo insistió: "Cualquier exceso que yo vea, va a ser sancionado".
 
Además, aseguró que durante el operativo "hubo más gas pimienta que gas lacrimógeno" y lamentó los "15 policías heridos" durante el procedimiento.
 
 
Piden que se investigue el accionar de la jueza que autorizó el desalojo
 
Los diputados nacionales del FpV-PJ electos por la Provincia de Buenos Aires solicitaron al vicegorbernador Daniel Salvador y al procurador general bonaerense, Julio Conte Grand, que investiguen el de­sempeño de la jueza Andrea Rodríguez Mentasty, quien autorizó el desalojo de Pepsico .
 
La misma nota y solicitud fue enviada también al presidente de la Cámara de Diputados bonaerenses Manuel Mosca y a la presidenta de la Suprema Corte provincial, Hilda Kogan.
 
En el documento, los legisladores denunciaron a la jueza vinculada a la alianza Cambiemos por "no haber accedido a los reiterados llamados de los suscriptos para poder aportar a una solución pacífica del conflicto".
 
 
Cambiemos y el Frente Renovador se abstuvieron del repudio a la violencia
 
El bloque de Senadores del FpV-PJ criticó en duros términos la actitud de las bancadas de Cambiemos y el Frente Renovador, quienes ayer dejaron sin quorum la sesión en la que se pretendía votar un repudio a la represión a los trabajadores de Pepsico ocurrida por la mañana.
 
La presidenta del bloque, Magdalena Sierra, aseguró que "al vaciar la sesión, le dieron la espalda a los trabajadores de Pepsico. Nuestro bloque no podía permanecer sin expresarse después de la violencia ejercida contra hombres y mujeres que reclamaban por su empleo, y que habían quedado solos por la inacción del Ministerio del Trabajo".
 
En contraposición, a partir de una iniciativa del senador D'Onofrio (FR), que contó con el respaldo del oficialismo y el rechazo del FpV-PJ y el bloque Peronista, el Cuerpo decidió elevar un pedido de informes al Ejecutivo para que dé cuenta del accionar de la Policía Bonaerense en el desalojo de la fábrica.
 
 
Los desalojados anuncian nuevas medidas de fuerza
 
Despedidos de la empresa Pepsico darán desde las 12.30 una conferencia de prensa en la Cámara de Diputados con el fin de informar "detalladamente todas las gestiones y pedidos que se realizaron frente a la Justicia y el Ministerio de Trabajo que fueron desoídos durante semanas y desembocaron en la brutal represión de hoy" (por ayer), expresaron a través de un comunicado de prensa.
 
"Explicaremos cómo tanto el fiscal como la jueza Mentasty incumplieron con toda la legalidad para imponer un desalojo con un argumento insólito de que este tenía que hacerse usando la fuerza pública y solicitando que sea de noche, con el supuesto fin de evitar que los trabajadores generen contaminación", agregaron.
 
A su vez, según anunciaron, informarán sobre "los próximos pasos a seguir y las nuevas medidas de lucha por los puestos de trabajo y contra la represión".
 
Fuentes: Diario HOY, Página12, La Izquierda Diario y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-09-2017 / 18:09
20-09-2017 / 16:09
20-09-2017 / 10:09
Se profundiza el conflicto en las escuelas secundarias porteñas en protesta por la reforma educativa planteada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En medio de las movilizaciones y tomas de colegios que impulsaron los estudiantes, que recibieron un fuerte apoyo por parte del resto de la comunidad educativa, de sus compañeros, de sus padres y de los docentes, crece la resistencia a la reforma educativa -la segunda que implementó el PRO- denominada Secundaria del Futuro.
 
Los reclamos tiene que ver con dos planteos globales: primero, que la prórroga no se implemente durante el año 2018, sino que el año que viene debe servir para debatir el proyecto de reforma educativa, puesto que existe una gran falta de información sobre los detalles del proyecto y, en consecuencia, no se alcanzaron consensos con la comunidad educativa.
 
El segundo punto: quieren tener una participación real en el debate, que hasta ahora no existió. En la anterior reforma que se implementó entre 2012 y 2014, que llamaron Nueva Escuela Secundaria (NES), se realizaban jornadas en las que se discutían los temas, pero no cumplían ningún objetivo de los que se proponían, porque no se escuchaban ni tenían en cuenta lo que recibían de parte de los estudiantes.
 
La nueva reforma planteada profundiza la NES y significa un cambio en el paradigma de la educación secundaria. No otra cosa es el tema de las pasantías laborales gratuitas en 5° año. El 50% del tiempo estará destinado a "aplicar los aprendizajes en empresas y organizaciones". El resto será destinado al desarrollo de habilidades y proyectos de emprendedurismo.
 
También un sistema de créditos muy polémico, que tiene una matriz neoliberal. Se eliminarán las calificaciones numéricas y serán reemplazadas por un sistema de créditos. Los que no logren reunir los mínimos no repetirán el año, sino que asistirán a clases de apoyo del área de conocimiento que necesiten.
 
La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, denunció que dos partidos políticos y algunos gremios docentes están detrás de la tomas de los colegios, medida de fuerza que ya lleva tres semanas en algunos casos. "Acá hay demasiados actores políticos y partidarios que están tomando partido de esto. El FIT, el Frente para la Victoria y algunos sindicatos docentes están detrás de las tomas", aseguró la funcionaria.
 
Por parte del Gobierno macrista existió, desde un comienzo, una fuerte demonización contra los estudiantes, los acusaron de kirchneristas y, con esa excusa, no se sentaron a debatir como debieron haberlo hecho. La ministra Acuña subestimó a los estudiantes y dijo que son títeres de los partidos políticos y sindicatos de docentes.
 
La Opinión Popular

19-09-2017 / 08:09
19-09-2017 / 08:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar