La Opinión Popular
                  07:37  |  Jueves 21 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Macri es una mezcla de superficialidad e ignorancia. Hay mucha gente enojada con el Gobierno por la situación económica que nunca termina de arrancar y puede darle un castigo en las elecciones de octubre”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-07-2017 / 11:07
DESPUÉS DE ONCE DÍAS DE SUBA, Y CUANDO AYER HABÍA SALTADO A $17,50

Macri le ordenó a los bancos Provincia y Ciudad salir a vender dólares para frenar la trepada

Macri le ordenó a los bancos Provincia y Ciudad salir a vender dólares para frenar la trepada
Después de once días de suba, y cuando ayer había saltado a 17,50, el Gobierno les encomendó a los bancos Provincia y Ciudad salir a vender dólares para frenar la trepada. Aun así, cerró apenas dos centavos abajo y crecen las alertas sobre el impacto inflacionario ya desatado. Para Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central, está todo bien.
Al mediodía el dólar seguía escalando y alcanzó el máximo histórico de 17,52 pesos por unidad. Ese nivel actuó finalmente como luz de alerta en la Casa Rosada. El Banco Central no liquidó reservas para satisfacer la demanda creciente de billetes verdes, pero esa tarea fue encomendada a la banca pública.
 
El Provincia de Buenos Aires y el Ciudad, y en menor medida el Nación, salieron a vender dólares. El esfuerzo tuvo relativo resultado. El dólar bajó apenas dos centavos menos que el cierre anterior, al cotizar a 17,38 pesos.
 
Así, después de once subas consecutivas, el gobierno logró frenar la escalada, aunque la inestabilidad cambiaria volvió a las primeras planas dejando en una situación incómoda al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien hace pocos días había afirmado como señal positiva que el dólar ya no importaba y no era noticia en los diarios.
 
La tensión en el mercado cambiario sigue latente con una demanda creciente de dólares por parte de pequeños y medianos ahorristas y también de grandes operadores financieros. Economistas ortodoxos y heterodoxos coinciden en que la fuerte suba del dólar en pocos días se traducirá en un alza de la inflación de este mes y el próximo.
 
La incertidumbre cambiaria de estos días llevó a fondos de inversión internacionales a vender activos argentinos. Los bonos cayeron ayer hasta 1,5 por ciento. Economistas de la city plantearon que al menos hasta las elecciones de octubre continuará la volatilidad del tipo de cambio. El Banco Central había subido la tasa de interés de las Lebac en el mercado secundario al 26,0 por ciento anteayer y con la moderación del dólar de ayer aprovechó a bajarla al 25,8.
 
Los inversores internacionales toman mayores precauciones antes de ingresar divisas de corto plazo al país, al tiempo que empiezan a dar órdenes de venta de los bonos y otros activos locales. Un informe de la agencia de bolsa Porfolio Personal muestra las caídas observadas en los títulos públicos en dólares en junio, tras la decisión de la consultora MSCI de no aprobar el cambio de la Argentina de país fronterizo a mercado emergente.
 
Los títulos continuaron en baja ante la incertidumbre cambiaria. Ayer se destacó el retroceso del 1,5 por ciento del Argentina 2117, el bono que el ministro Luis Caputo colocó a 100 años. También bajaron el Argentina 2037, al marcar un retroceso del 0,7 por ciento y el Bonar 2024, con una merma de 0,4. Al comienzo de la rueda bursátil los bonos habían llegado a caer hasta un 2 por ciento. 
 
El país empieza a mostrar dificultades para mantenerse como el "paraíso financiero" que despertó la atención de los diarios internacionales, por ofrecer retornos extraordinarios para inversores extranjeros. La volatilidad, según los informes de las consultoras del mercado, será la regla común hasta que pasen las elecciones.
 
La muletilla que figura en los reportes de las agencias de bolsa es que "ante el proceso electoral descontamos una mayor volatilidad". El riesgo país, indicador que mide el JP Morgan, escaló 2,1 por ciento, para cerrar ayer en 445 puntos. En la jornada llegó a tocar un pico de 450 puntos, el mayor nivel en los últimos tres meses.
 
El Banco Central subió está semana la tasa de interés de las letras ante la mayor incertidumbre cambiaria y deberá enfrentar el 18 de julio una nueva licitación de Lebac, que en el mercado señalan como una prueba de fuego.
 
En la última adjudicación no consiguió renovar dos de cada diez pesos en vencimientos y termino inyectando al mercado 122 mil millones de pesos. La reservas del BC se ubicaron ayer en 47.994 millones de dólares, monto que se engrosa con emisión de deuda pública y privada. Al respecto, la semana próxima, el Ministerio de Finanzas licitará Letes en dólares por 750 millones de dólares. Por un lado, para juntar dólares y por otro, para seducir a inversores que están dolarizando sus carteras.
 
En la city consideran que el dólar puede seguir subiendo en las próximas semanas, sobre todo si se toma en cuenta la perspectiva del dólar futuro para diciembre, el cual se ubicó ayer en 18,70 pesos, al tiempo que anotó una cotización de 19,40 pesos para marzo próximo.
 
Uno de los principales efectos de este movimiento no gradual de tipo de cambio, apuntan, es sobre el proceso inflacionario. Esto no lo marcan sólo economistas de la oposición sino que es un punto que señalan desde sectores conservadores.
 
"Si en los últimos meses con el dólar quieto los precios siguieron siendo un problema, no hay forma que bajen para lo que resta del año ahora que empezó a subir el dólar", indicaron en Ucema, universidad en la que la economía liberal es la norma.
 
Para julio algunas estimaciones empiezan a marcar una inflación de 2,5 por ciento, cifra que sería casi el doble de la registrada en mayo, cuando el índice de precios al consumidor arrojó un alza del 1,3 por ciento.
 
Fuente: Página12
 
Agreganos como amigo a Facebook
20-09-2017 / 18:09
20-09-2017 / 16:09
20-09-2017 / 10:09
Se profundiza el conflicto en las escuelas secundarias porteñas en protesta por la reforma educativa planteada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En medio de las movilizaciones y tomas de colegios que impulsaron los estudiantes, que recibieron un fuerte apoyo por parte del resto de la comunidad educativa, de sus compañeros, de sus padres y de los docentes, crece la resistencia a la reforma educativa -la segunda que implementó el PRO- denominada Secundaria del Futuro.
 
Los reclamos tiene que ver con dos planteos globales: primero, que la prórroga no se implemente durante el año 2018, sino que el año que viene debe servir para debatir el proyecto de reforma educativa, puesto que existe una gran falta de información sobre los detalles del proyecto y, en consecuencia, no se alcanzaron consensos con la comunidad educativa.
 
El segundo punto: quieren tener una participación real en el debate, que hasta ahora no existió. En la anterior reforma que se implementó entre 2012 y 2014, que llamaron Nueva Escuela Secundaria (NES), se realizaban jornadas en las que se discutían los temas, pero no cumplían ningún objetivo de los que se proponían, porque no se escuchaban ni tenían en cuenta lo que recibían de parte de los estudiantes.
 
La nueva reforma planteada profundiza la NES y significa un cambio en el paradigma de la educación secundaria. No otra cosa es el tema de las pasantías laborales gratuitas en 5° año. El 50% del tiempo estará destinado a "aplicar los aprendizajes en empresas y organizaciones". El resto será destinado al desarrollo de habilidades y proyectos de emprendedurismo.
 
También un sistema de créditos muy polémico, que tiene una matriz neoliberal. Se eliminarán las calificaciones numéricas y serán reemplazadas por un sistema de créditos. Los que no logren reunir los mínimos no repetirán el año, sino que asistirán a clases de apoyo del área de conocimiento que necesiten.
 
La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, denunció que dos partidos políticos y algunos gremios docentes están detrás de la tomas de los colegios, medida de fuerza que ya lleva tres semanas en algunos casos. "Acá hay demasiados actores políticos y partidarios que están tomando partido de esto. El FIT, el Frente para la Victoria y algunos sindicatos docentes están detrás de las tomas", aseguró la funcionaria.
 
Por parte del Gobierno macrista existió, desde un comienzo, una fuerte demonización contra los estudiantes, los acusaron de kirchneristas y, con esa excusa, no se sentaron a debatir como debieron haberlo hecho. La ministra Acuña subestimó a los estudiantes y dijo que son títeres de los partidos políticos y sindicatos de docentes.
 
La Opinión Popular

19-09-2017 / 08:09
19-09-2017 / 08:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar