La Opinión Popular
                  07:11  |  Domingo 17 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 19-06-2017 / 10:06
EL OBSERVATORIO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA UCA INCORPORÓ MÉTODOS MÁS PROFUNDOS PARA EVALUAR A LOS POBRES

Dos nuevas mediciones de pobreza ponen en jaque al INDEC y al Gobierno de Macri

Dos nuevas mediciones de pobreza ponen en jaque al INDEC y al Gobierno de Macri
Pobreza.
La divulgación de los recientes datos del aumento de niños ante un nivel alarmante de inseguridad alimentaria encendieron la alarma del Gobierno por doble partida: no sólo se puso en jaque la política social de Mauricio Macri para encarar la pobreza sino también los modelos de medición de la población de bajos recursos que utiliza el INDEC y que luego se proyecta en los programas asistenciales el Ministerio de Desarrollo Social.
 
El Observatorio de la Duda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) acaba de emitir el documento "Hacia una erradicación de la pobreza" donde reflejó preocupantes datos de aumento de la inseguridad alimentaria, ausencia de cobertura de salud, faltantes en los servicios básicos, elevados índices de hacinamiento y déficit en los recursos educativos que alertaron el mapa de política social del gobierno.
 
Sin embargo, la novedad de este informe radicó no sólo en los números estadísticos sino en la metodología utilizada por la UCA a la hora de recabar estos datos. 
 
Según el detallado informe del Observatorio de la Deuda Social que se acaba de publicar, la UCA inauguró toda una innovación en materia de política social: instrumentó la medición de la pobreza no sólo por medio del método multidimensional que usa el INDEC basado en los niveles de ingreso o Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) de una población sino que sumó la metodología Coneval y Oxford para definir niveles de pobreza.
 
Estas dos metodologías de medición incorporan una lista de dimensiones e indicadores más que el Gobierno hoy no toma en cuenta al momento de medir la pobreza como ser: la seguridad alimentaria, la cobertura de salud, los servicios básicos, la vivienda digna, los recursos educativos, la afiliación al sistema de seguridad social y la comunicación e información recibida por una persona o grupo familiar.
 
"Incorporar los sistemas de medición de Oxford y Coneval es pensar en la pobreza con una mirada más amplia y evaluar la política social con un mayor nivel de complejidad", dijo a Infobae Juan Bonfiglio, uno de los investigadores del Observatorio de la Deuda Social de la UCA.
 
Para definir bajo la lupa política y con simplicidad lo que acaba de instaurar la UCA: las nuevas mediciones de pobreza pondrán en jaque en el futuro inmediato al INDEC al momento de medir la pobreza y, a la vez, exigirán modelos más complejos de desarrollo de una política social porque se deberá ajustar a los resultados de indicadores mucho más amplios para pedir la situación de un grupo social vulnerable. Es decir, un programa social determinado deberá atender no sólo las variables de ingreso para medir el impacto de la ayuda estatal.
 
Según pudo saber Infobae, en el INDEC tomaron nota de estos datos y se desató un fuerte debate interno tras el informe que emitió la UCA por estos motivos de metodología aplicada.
 
Por el momento no hay intenciones del instituto de estadísticas en modificar las metodologías de medición. En cambio, desde el Ministerio de Desarrollo Social se analiza con seriedad la posibilidad de tomar algunos datos de las metodologías Oxford y CONEVAL para diagramar programas sociales en el futuro inmediato.
 
Los voceros de la ministra Carolina Stanley no lograron dar una respuesta a Infobae de lo que piensa la ministra al respecto. Pero fuentes calificadas de Desarrollo Social admitieron que hay un análisis profundo sobre la necesidad de sumar en adelante nuevas formas de medición de la pobreza.
 
El informe de la UCA señala que "es evidente que el nivel en que pueda ser erradicada la pobreza dependerá del enfoque teórico que está detrás de la medición (...) todo lo cual conducirá a distintas interpretaciones acerca del logro de la meta de erradicación".
 
Desde esta óptica, hacia el futuro inmediato el INDEC deberá replantearse sus esquemas metodológicos para medir la pobreza para llevar adelante políticas sociales más eficaces. Los métodos Oxford y Coneval que empezó a utilizar la UCA se desarrollan actualmente de manera oficial en Chile, México, Perú y Colombia, por poner algunos ejemplos de América Latina.
 
En el reciente informe del Observatorio de Desarrollo Social bajo la metodología de medición CONEVAL se determinó que en el último año aumento la inseguridad de 14,7% (2015) a 15,2% (2016). A la vez, se observó un crecimiento de la población bajo niveles de hacinamiento del 11,2% (2015) a 13,4% (2016), de déficit de servicio sanitario del 9,3% (2015) al 10,3% (2016) y de falta de acceso al sistema de seguridad social de 25,2% (2015) al 26,8% (2016).
 
Ninguna de estas dimensiones e indicadores son evaluados en los datos del INDEC a la hora de medir la pobreza. Sin embargo, estas variables pueden definir la efectividad o no de una política social. La UCA realiza sus encuestas sobre una base de 5000 hogares, lo que implica unos 23 millones de personas en aglomerados urbanos de más de 80.000 personas. Y las metodologías utilizadas para esta medición ofrecen un análisis profundo de la pobreza.
 
"Nadie duda hoy de que el INDEC debería incorporar estas metodologías de medición Oxford o CONEVAl como sucede en varios países vecinos", destacó Bonfiglio.
 
El debate está abierto. No son pocos los analistas y expertos en política social que sostienen que si el gobierno apunta a erradicar la pobreza deberá profundizar sus niveles de medición para instrumentar luego políticas sociales más abarcativas y complejas.
 
Lo que está claro es que las nuevas mediciones que incorporó el Observatorio de la Deuda Social puso en jaque no sólo al INDEC sino también al Ministerio de Desarrollo Social.
 
Por Martín Dinatale
 
Fuente: Infobae
 
Agreganos como amigo a Facebook
16-12-2017 / 17:12
16-12-2017 / 17:12
16-12-2017 / 11:12
El ajuste sobre las jubilaciones y la seguridad social que procura imponer el Gobierno representa un ahorro fiscal de 100 mil millones de pesos el próximo año. La cifra es equivalente a la pérdida de recaudación que asume el oficialismo por la quita de retenciones al campo, la gran industria y la minería.
 
Si el problema a resolver con la modificación de la fórmula de movilidad de los haberes previsionales es fiscal, el presidente Mauricio Macri debería explicar por qué el Estado no busca recuperar ingresos cedidos a aquellos sectores en lugar de quitárselos a los grupos sociales más vulnerables.
 
No solo eso. También debería justificar la nueva rebaja del impuesto a los Bienes Personales contemplada en el Presupuesto 2018. Ese gravamen recae sobre los contribuyentes con mayor patrimonio, por lo cual se lo conoce como el impuesto a la riqueza.
 
La alícuota del tributo bajará el año que viene a un insignificante 0,25 por ciento, en una continuidad de la disminución progresiva que aprobó Cambiemos junto con el blanqueo de capitales en 2016. En 2015 la alícuota era del 1,25 por ciento. Si se regresara a ese nivel, el Gobierno podría obtener ingresos adicionales por no menos de 30 mil millones de pesos.
 
La lista de transferencias a sectores empresarios sigue en 2018 con una nueva contracción de las retenciones a las exportaciones de soja del 0,5 por ciento mensual, hasta un total de 6 puntos al año.
 
Según la Bolsa de Comercio de Rosario, eso implica unos 1000 millones de dólares menos de ingresos fiscales, que supuestamente podrían compensarse en parte con la recaudación de otros impuestos. Aun así, serán alrededor de 15 mil millones de pesos menos para las arcas públicas. Otra vez.
 
Por qué no postergar ese beneficio a los grandes pools de siembra en lugar de reducir la Asignación Universal por Hijo (AUH) cuando la indigencia ha vuelto a crecer en el país, de acuerdo al informe de la Universidad Católica Argentina.
 
A todo esto hay que agregar que la reforma tributaria que presentó Cambiemos establece una disminución de contribuciones a la seguridad social, lo cual resulta incomprensible a la luz del grave problema presupuestario que el Gobierno asegura que tiene la Anses. ¿Si al organismo le falta plata, la solución es achicarle la recaudación con baja de aportes empresarios?

16-12-2017 / 10:12
Dicen que la economía estallará si no aplican el sablazo a las jubilaciones. Pero podrían aumentar las retenciones, aplicar un impuesto a las operaciones financieras, o un tributo a las empresas mineras o a los artículos suntuarios o una escala de impuesto a las altas ganancias similar a la de los países nórdicos o aumentar los salarios para que aumente la demanda y el consumo y crezca la recaudación.
 
Pero no pueden sacarle a los ricos porque el credo neoliberal dice que si les sacan, los ricos se enojan, entonces no invierten y se llevan la plata a otra parte. Es la palabra santa que aplica el macrismo desde hace dos años y no solamente no produjo ninguna lluvia de inversiones, sino que aunque los más ricos están más contentos porque ganan mucha plata, se la llevan toda afuera.
 
El gran dato de la macroeconomía es que les sacaron impuestos, les dieron grandes beneficios y a pesar de todos esos privilegios otorgados a los ricos, el macrismo consiguió cifras récord en la fuga de capitales, alrededor de 50 mil millones de dólares en dos años, más o menos la misma cantidad en que Mauricio Macri endeudó a ritmo vertiginoso al país.
 
Para los que se llevan esa plata y los que hacen negocio con esa deuda, el país es una fiesta aunque las cuentas no cierren y el gobierno diga con razón que la economía está a punto de estallar.
 
Pero en vez de apuntar a los que se la están llevando en pala, despoja a los más vulnerables y desprotegidos, los jubilados, los niños pobres, los pensionados y los discapacitados. Parecen burgueses de la Propaganda Roja. Un cuento de terror para pibes. Autocachetazo, perdón por las disgresiones, no es un cuento de terror, es el neoliberalismo, estúpido.
 
Eso fue el trasfondo de las manifestaciones de la semana. La protesta ha sido legítima defensa frente a un gobierno de empresarios dispuestos a saquear el bolsillo de los trabajadores. 

15-12-2017 / 17:12
Luego del fracaso en la sesión de ayer, los mandatarios provinciales fueron convocados a una reunión en la que estarán también los legisladores que avalan la reforma previsional. Buscan negociar el quórum y tratar la ley de saqueo a los jubilados el lunes. El macrismo quiere "disciplinar" a aquellos gobernadores del PJ que no se encargaron de que el pacto, al que habían llegado con el Gobierno, se cumpliera.
 
El macrismo tratará de renovar el acuerdo e intentará que el proyecto sea aprobado en Diputados. Es que además de necesitar el quórum para votar esta medida impopular, el macrismo no quiere ser el único que cargue con el costo político de semejante robo a los jubilados. Si no lo consigue, dice tener ya listo el Decreto de Necesidad y Urgencia para imponer el ajuste de las jubilaciones.
 
Mauricio Macri busca reacomodarse frente a la crisis que el mismo Gobierno desató al fracasar en su intento de sancionar la reforma previsional a como diera lugar en Diputados mientras fuera del Congreso las fuerzas de seguridad reprimían en forma brutal a quienes fueron a manifestar su rechazo a esa iniciativa que recorta sustancialmente las jubilaciones.
 
El decreto de necesidad y urgencia fue la primera alternativa que Macri barajó para avanzar con el ajuste a los jubilados tras la derrota del oficialismo en el Congreso, pero la advertencia de su socia Elisa Carrió de que no convalidaría esa decisión y el aviso de la CGT de que en ese caso haría hoy un paro lo obligaron a dar macha atrás.
 
Macri apuesta ahora a renovar su acuerdo con los gobernadores. Habrá que ver qué resultados tiene esta reunión de "últimatum" del macrismo a los gobernadores. El Gobierno quiere asegurarse el apoyo de todos ellos al proyecto antes de volver a llevarlo el lunes al recinto de Diputados. Nuevamente se encontraran con la movilización popular que se manifestará para impedirlo.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar