La Opinión Popular
                  01:49  |  Martes 19 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Internacionales - 09-05-2017 / 20:05
EFEMÉRIDES HISTÓRICAS

En Meerut (India) comienza la rebelión de los cipayos

En Meerut (India) comienza la rebelión de los cipayos
Cuadro sobre la rebelión de los cipayos en 1857, en la India.
El 10 de mayo de 1857, en Meerut (India) se rebelan los cipayos (soldados indios al mando de oficiales británicos) que servían en el ejército de la Compañía Británica de las Indias Orientales, una compañía privilegiada formada en 1599 por un grupo de empresarios ingleses con el propósito de dedicarse al comercio con las Indias Orientales. Los enclaves de la Compañía mantenían sus propios ejércitos con sus propios comandantes-en-jefe y tenían mayor contingente de tropas que el ejército del Imperio británico. En 1857 había 257 000 cipayos.
 
La rebelión de la India de 1857 tuvo diversas causas religiosas, sociales, políticas y económicas, y comenzó como un motín de cipayos, el 10 de mayo de 1857 en el acuartelamiento de la localidad de Meerut. Muy pronto se produjo una escalada del conflicto con el estallido de otros motines y revueltas civiles a lo largo de la llanura del Ganges y del centro de India. Los enfrentamientos principales se produjeron en zonas de los actuales estados indios de Uttar Pradesh, Bihar, el norte de Madhya Pradesh y en la región de Delhi.
 
Esta rebelión supuso una amenaza considerable para el poder de la Compañía Británica en toda la región y no fue sofocada hasta la caída del reino de Gwalior el 20 de junio de 1858. La rebelión de los cipayos también es conocida por algunos historiadores indios como Primera Guerra de Independencia de India.
 
Esta rebelión de los cipayos llevó a la disolución de la Compañía Británica de las Indias Orientales en 1858 y obligó a los británicos a reorganizar su ejército, el sistema financiero y la administración de India. El país pasó a continuación a ser gobernado directamente por la Corona británica.
 
La Opinión Popular

 
La rebelión de los cipayos, India (1857-1859)
 
El 10 de mayo de 1857, los soldados indios del ejército indio británico, compuesto en su mayoría por musulmanes procedentes de Bengala, se amotinaron en Meerut, al noreste de Delhi. Los rebeldes marcharon hacia Delhi para ofrecer sus servicios al emperador de Mughal quién aceptó que lo nombraran emperador de la india, esto hizo que pronto en gran parte del norte y centro de la India surgiera una insurrección, esta insurrección pasaría a la Historia bajo el título de la rebelión de los cipayos, en el sur de Asia suele llamarse primera Guerra de Independencia de la India.
 
Este levantamiento amenazó seriamente la dominación británica en la India. Significó la culminación de un continuo resentimiento por parte de la población autóctona india hacia las políticas económicas y sociales británicas que se llevaban dando durante mucho tiempo, políticas que veían los indios como un continuo ataque hacia sus culturas y tradiciones.
 
Hasta el estallido de la rebelión, los británicos habían sabido contener numerosos disturbios y guerras "tribales" a través de concesiones, pero dos acontecimientos marcaron el comienzo de la violenta rebelión del año 1857.
 
El primer acontecimiento fue la anexión en 1856 de Oudh, un estado principesco muy rico que generaba enormes ingresos y representaba un icono de la autoridad de Mughal. El segundo acontecimiento, fue que los británicos engrasaron con grasa animal cartuchos para sus rifles, esta actividad que parecía no tener importancia era un acto muy ofensivo para las creencias religiosas de los cipayos musulmanes e hindúes.
 
El estallido surgiría tras una riña de un cipayo, Mangal Pandey con las autoridades británicas, acabando la riña con la ejecución de Mangal Pandey, esto provocó que sus iguales buscasen venganza, la situación era ya insoportable, estallaba la rebelión.
 
Los cipayos eran soldados locales, la mayoría hindúes o musulmanes, que fueron reclutados en el ejército de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Justo antes de la rebelión había más de 300.000 cipayos en el ejército, en comparación con alrededor de 50.000 británicos. La rebelión se extendió en poco tiempo por el norte de la India.
 
Todo esto acompañado de motines aislados que proliferaban en bases militares del centro de la India, la mayoría de veces, era el propio comportamiento de las autoridades británicas lo que precipitaba los motines.
 
Al comienzo de la rebelión, los rebeldes divididos y descoordinados tomaron por sorpresa a los británicos, quienes no se esperaban una rebelión de tal magnitud, comenzaban con ventaja los cipayos.  Como se ha dicho, los rebeldes no estaban unidos, se había restaurado en el trono imperial a Bahadur Shah Zafar, pero había una facción que deseaba que accediera al trono imperial a los gobernantes de Maratha.
 
Mientras tanto los cipayos musulmanes en su mayoría seguían el llamamiento a la yihad promovida los líderes musulmanes Maulana Fazl-e-Haq Khairabadi y la milenaria Ahmedullah Shah, provocó que el emperador mogol, Bahadur Shah, temiera una ola de violencia religiosa entre las distintas comunidades.
 
Además los sunnitas no veían con buenos ojos este llamamiento a la yihad que promocionaban los chiitas. Luego se encontraban los sijs, quienes temían el restablecimiento del poder de la dinastía Mughal en el norte de la India, ya que éstos habían sido perseguidos por la dinastía en el pasado.
 
La rebelión civil fue más heterogénea. Los rebeldes se pueden dividir en tres grupos distinguidos por sus intereses particulares: la nobleza feudal, los terratenientes rurales llamados taluqdars, y los campesinos.
 
La nobleza, que había perdido títulos y dominios por culpa de los británicos. Los líderes rebeldes, como Nana Sahib pertenecían a este grupo. En el centro de la India, donde no se había producido tal pérdida de privilegios, los príncipes permanecieron leales a los británicos. 
 
El segundo grupo, los taluqdars, había perdido la mitad de sus tierras como resultado de las reformas agrarias que se produjeron bajo tutela británica. A medida que la rebelión iba expandiéndose, los taluqdars volvieron a ocupar rápidamente las tierras que habían perdido, estas tierras eran arrebatadas a los campesinos, quienes también estaban en contra de los británicos.
 
Los impuestos que tenían que pagar muchas familias por la posesión de la tierra fueron para rebelarse contra los británicos. La rebelión civil también fue muy desigual geográficamente hablando.
 
Esta guerra civil causó estragos tanto en los indios como en los británicos, aunque el resultado final fue la victoria de los británicos. La batalla final se libró en Sirwa Pass en mayo de 1859, y los rebeldes tuvieron que huir a Nepal. Esta rebelión representó el primer intento de la India para conseguir su independencia. Parecía que la rebelión no era el camino a seguir, Gandhi, sabía esto.
 
La rebelión de los cipayos supuso un punto de inflexión. Los británicos se endurecieron, exiliaron al emperador Bahadur Shah II a Birmania, por lo que se culminó definitivamente con el Imperio mogol.
 
Al mismo tiempo, se abolió el gobierno de la Compañía Británica de las Indias Orientales y se reemplazó por un gobierno que dependía directamente de la corona británica.
 
Se prometió igualdad ante la ley británica, pero la desconfianza de la India ante el dominio británico iba a ser un legado constate del subconsciente del colectivo indio que dejó la rebelión de 1857.
 
El gobernador general con sede en Calcuta, corrió a la administración en la India, con la asistencia de los consejos ejecutivos y legislativos. Bajo el gobernador general fueron los gobernadores provinciales, que tenían poder sobre los funcionarios del distrito, que formaron los peldaños más bajos de la administración pública de la India.
 
Durante décadas, el Servicio Civil de la India fue dominio exclusivo de los británicos al igual que los peldaños superiores en profesiones como el derecho y la medicina. Los administradores británicos estaban imbuidos de un sentido del deber en gobernar la India y fueron recompensados ​​con buenos salarios, alto estatus y grandes oportunidades de promoción.
 
El virrey anunció en 1858 que el gobierno honraría anteriores tratados con estados principescos por lo que alrededor del 40 por ciento del territorio de la India y entre el 20 y el 25 por ciento de la población se mantuvo bajo el control de 562 príncipes procedentes de diversas etnias y religiones. Además se produjo una reorganización del ejército, separando el ejército.
 
Las actitudes británicas hacia los indígenas pasaron de aislamiento a xenofobia, incluso a aquellos a quienes habían demostrado lealtad durante la rebelión. En 1883 el gobierno de la India trató de eliminar las barreras raciales mediante la introducción de un proyecto de ley que autorizaba a jueces indios para juzgar delitos cometidos por los europeos, este proyecto, debido a quejas de británicos se canceló. Los intelectuales indios aprendieron que si sabían organizarse contra los británicos, podían obtener grandes logros.
 
BIBLIOGRAFÍA:
 
-AA.VV. The Cambridge History of Souteast Asia. Volume two. Cambridge University Press. 2008
-Metcalf, Daly. Historia de la India. Ediciones AKAL, 2003.
-Rawding, F.W. La rebelión de la India en 1857. Ediciones AKAL, 1991.
-Smith, V.A. The Oxford History of India, Oxford UP, 1994.
 
Fuente: asiafragmentada.blogspot.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-06-2018 / 22:06
18-06-2018 / 21:06
En 1859, Maximiliano de Habsburgo fue contactado por primera vez por los monárquicos mexicanos - los miembros de la aristocracia mexicana, encabezada por José Pablo Martínez del Río - con una propuesta para convertirse en el emperador de México.
 
Él no aceptó al principio, pero después de la intervención francesa en México, dirigida por Napoleón III, de la captura de la ciudad de México por el General Élie-Frédéric Forey y del plebiscito que confirmó la proclamación del imperio, mientras las tropas francesas ocupaban la mayor parte del territorio, consintió en aceptar la corona en el año 1863.
 
El archiduque Fernando Maximiliano José de Austria era miembro de la Casa Imperial de Habsburgo-Lorena. Después de una carrera en la Armada de Austria, fue proclamado, el 10 de abril de 1864, emperador como: Maximiliano I de México.
 
Dio inicio así al Segundo Imperio Mexicano, con el apoyo de Napoleón III de Francia y un grupo de mexicanos conservadores que trataron de revivir la monarquía mexicana instaurada anteriormente por Agustín de Iturbide (Agustín I de México).
 
Muchos países, entre ellos los Estados Unidos, se negaron a reconocer a ese gobierno. Esto ayudó a asegurar el éxito de las fuerzas liberales encabezados por Benito Juárez, quien se negó a consentir el Imperio. Hubo guerra continua entre las tropas imperiales (conformada por mexicanos, franceses, austriacos y belgas) y los republicanos mexicanos.
 
Después de la final de la "Guerra de Secesión", los Estados Unidos comenzaron a suministrar armas a los partidarios de Juárez en El Paso del Norte en la frontera con México. Mientras tanto, Maximiliano invitó a los ex confederados esclavistas a trasladarse a México en una serie de asentamientos.
 
Sin embargo, en 1866, Napoleón III retiraría sus tropas en el frente de la resistencia mexicana, debido a la oposición de EE.UU. bajo la Doctrina Monroe, y para aumentar su contingente militar en el país para hacer frente al creciente ejército prusiano de Otto Von Bismarck.
 
La ciudad de Querétaro cayó en mayo de 1867, y tras un consejo de guerra, Maximiliano I, fue condenado a muerte. Benito Juárez se negó a conmutar la pena, para enviar un mensaje de que México no toleraría ningún gobierno impuesto por las potencias extranjeras. La sentencia se llevó a cabo el 19 de junio 1867.
 
La Opinión Popular

18-06-2018 / 08:06
El 18 de junio de 1986, a las seis de la mañana, los presos por terrorismo de las cárceles de San Juan de Lurigancho (presos comunes), en el Pabellón Azul de la isla penal de El Frontón (subversivos) y Santa Bárbara (mujeres), que poseían un control tácito al interior de los centros, se amotinaron en forma coordinada y tomaron como rehenes a los guardias de las cárceles y a tres periodistas.
 
Los amotinados en las tres cárceles presentaron un pliego único de 26 demandas, la mayoría relacionada a mejoras en las condiciones de vida de los prisioneros y la disolución del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), entidad encargada de las prisiones en el país. Alan García y los miembros de su gobierno fueron tomados desprevenidos por el incidente.
 
La iglesia Católica peruana en el documento publicado el 19 de junio de 1986 y titulado Masacre de los penales de Lima relata: "En la madrugada del 18, los detenidos de los penales de El Frontón, Lurigancho y Santa Bárbara, en Lima, se amotinan y toman rehenes. El consejo de ministros y el presidente Alan García deciden encargar al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas la restauración del orden. En Santa Bárbara -cárcel de mujeres- interviene la Guardia Republicana. Las rehenes son liberadas. Hay dos reclusas muertas. 
 
En Lurigancho intervienen el Ejército y la Guardia Republicana. Al amanecer del 19 un rehén es liberado. Los ciento veinticuatro reclusos -según el informe oficial- son fusilados después de rendirse. En el Frontón, la operación se encomienda a la Marina, que bombardea el Pabellón Azul durante todo el día. Sobreviven treinta internos, que se rinden. Eran alrededor de doscientos detenidos. En todo el proceso se impide el acceso a las autoridades civiles: jueces, fiscales, directores de penales. Tampoco la prensa".
 
Fue el asesinato masivo más grande durante la lucha contrasubversiva en Perú.
 
La Opinión Popular

18-06-2018 / 08:06
18-06-2018 / 08:06
En 1952, Egipto estaba afectado por una aguda crisis a todos los niveles: corrupción, inoperancia de la Constitución, control absoluto por parte de los británicos y los franceses, miseria de la población, desprestigio de la figura del rey, etc.
 
El ejército también se encontraba convulsionado por la derrota frente a Israel en la Guerra árabe-israelí de 1948, y en su seno se había formado una sociedad secreta (creada en el año 1949) llamada Movimiento de Oficiales Libres.
 
Toda la crisis desembocó en el alzamiento de 1952. La dirección del movimiento corrió a cargo del ejército, liderados por el Comité de Oficiales Libres (donde pronto destacaría la figura de Nasser). Estos militares rápidamente entraron en contacto con partidos de izquierda y con otros grupos contrarios al régimen.
 
El movimiento revolucionario se desencadenó con el golpe militar del 22 de julio de 1952, que se impuso sin demasiada oposición. El 18 de junio de 1953, oficiales del Ejército -liderados por Gamal Abdel Nasser- derrocaron al rey Faruq y proclamaron la República de Egipto.
 
Con la llegada al poder, el Movimiento de los Oficiales Libres, hegemónico en el gobierno, comenzó a aplicar su programa, cada vez más vinculado a las ideas de Nasser, que defendía un régimen de unidad y dignificación a través del socialismo.
 
Los años 1955 y 1956 sirvieron para la consolidación del liderazgo de Nasser, que se convirtió en referente principal del nacionalismo árabe o panarabismo, de orientación socialista y populista; y en una prestigiosa figura a nivel internacional, junto al yugoslavo Josip Broz "Titoy el indio Sri Pandit Jawaharlal Nehru, del Movimiento de Países No Alineados ni con el imperialismo yanqui ni con el bloque soviético.

Por Carlos Morales

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar