La Opinión Popular
                  22:15  |  Miércoles 24 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“La idea de Macri de unir a los argentinos es un eslogan, porque la estrategia del Gobierno desde el 1º de marzo en su discurso de campaña fue dividir, ya que le resulta funcional a su proyecto político”. Matías Tombolini
Recomendar Imprimir
Internacionales - 28-04-2017 / 11:04
EFEMÉRIDES POPULARES

Raúl Sendic, fundador y líder histórico del Movimiento Tupamaro de Uruguay

Raúl Sendic, fundador y líder histórico del Movimiento Tupamaro de Uruguay
Raúl Sendic, el fundador y líder histórico del MLN Tupamaros.
Raúl Sendic Antonaccio, conocido como «el Bebe», fue un revolucionario, guerrillero y político uruguayo. Militante del Partido Socialista, en 1962 (una década antes del golpe de Estado) organiza, junto a otros militantes de la izquierda uruguaya, un grupo de acción directa que luego se integrará al denominado "Coordinador" y finalmente conformará el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros.
 
En agosto de 1970 es detenido y encarcelado en el Penal de Punta Carretas y casi un año después, en septiembre de 1971, protagoniza, junto a 105 tupamaros y 6 presos comunes una fuga masiva conocida como "Operación El Abuso" o "El Abuso".
 
Detenido en 1972, permaneció 14 años en calidad de rehén, aislado en distintos cuarteles de las Fuerzas Armadas. Restablecida la democracia, Raúl, el Bebe, Sendic abrió una profunda discusión en el seno de lo que había sido el Movimiento Tupamaro cuya militancia organizó en el interior las famosas mateadas en las que dialogaban con el pueblo oriental.
 
Sendic murió el 28 de abril de 1989 en París, adonde había acudido para atenderse de la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (esclerosis lateral amiotrófica). Su vida simboliza cabalmente la suerte corrida por el MLN Tupamaros: de la derrota militar al renacimiento político de su antigua militancia.
 
La Opinión Popular

 
El Bebe nunca se rindió
 
El grito retumbó en el pasillo de la vieja casa de la calle Sarandí casi con la misma contundencia con que sonaban los disparos de una patrulla de Fusileros Navales de la Marina uruguaya: "no voy a salir, todavía tengo unos tiritos". Era el 1 de septiembre de 1972 y Raúl Bebe Sendic resistía a los tiros su detención hasta que una bala le destrozó la mandíbula y lo dejó desangrándose inconsciente.
 
Su captura, junto a su compañera Xenia y a Jorge Ramada fue el tiro de gracia para el MLN Tupamaros que hacia finales de 1972 estaba asediado por la intensa represión desatada por el gobierno del presidente Bordaberry, y golpeado por la caída de la totalidad de sus cuadros dirigentes y la pérdida de sus refugios y estructuras logísticas.
 
Raúl Sendic había nacido en 1925 en un pueblo del interior del Uruguay y desde muy joven se definió política e ideológicamente por el socialismo. Incansable lector de Marx, Lenin y Rosa Luxemburgo no se quedó en la especulación teórica y comenzó a participar activamente en actividades antifascistas y de solidaridad con las movilizaciones de los trabajadores rurales del norte del país, sometidos a condiciones cuasi feudales de sometimiento y explotación.
 
Miembro del Partido Socialista, formó parte de su renovación programática a mediados de los '50 y -luego de recibirse de Procurador- se radicó en la zona rural del norte donde participó de las luchas de los cañeros -los peludos, como se los conocía- impulsando y concretando la formación del primer sindicato de la actividad, la Unión de Trabajadores del Azúcar de Artigas.
 
La arraigada intransigencia patronal y la complicidad estatal con la explotación reinante llevó rápidamente a la radicalización de dirigentes, activistas y trabajadores bajo la forma de acciones de autodefensa de masas y escarmiento de represores y rompehuelgas.
 
En 1965, integrantes de varias organizaciones políticas acordaron en Parque del Plata, la conformación de una organización armada y clandestina que se definía como "brazo armado del movimiento popular". Si bien la organización comenzó a realizar pequeñas operaciones de propaganda armada, no es sino hasta 1966, luego de un fracasado asalto a las oficinas de Funsa, que se firma en un comunicado con el nombre de MLN Tupamaros.
 
Al año siguiente los tupas elaboraron un informe conocido como Documento 1 que Sendic llevaría a Cuba. En sus ocho capítulos se explicitaban claramente los puntos centrales de la estrategia tupamara: la concepción de la lucha de liberación nacional como una lucha necesariamente continental, la guerrilla urbana como método principal de acción y el carácter prolongado de la misma.
 
El texto, en consonancia con los planteos de otros grupos revolucionarios latinoamericanos, no se privaba de vapulear a la URSS por su ambigüedad política y su apoyo a regímenes represivos.
 
El desarrollo de las acciones tupamaras fue vertiginoso: desde los fusiles -que nunca se pudieron usar por falta de percutores- recuperados del Club de Tiro Suizo en agosto de 1963, pasando por el secuestro del Presidente de UTE (la Edenor oriental) Ulises Pereyra Reverbell como apoyo a la huelga general de los trabajadores estatales, la toma de la ciudad de Pando en 1969 y el secuestro y ejecución de Dan Mitrione, agente de la CIA que entrenaba a las fuerzas represivas uruguayas en técnicas de tortura en julio de 1970 y la fuga de 111 tupamaros de la cárcel de Punta Carretas en 1972, los comandos del MLN realizaron más de 100 acciones importantes en dos años, sin contar innumerables hechos pequeños de pertrechamiento, propaganda armada, sabotajes, etc.
 
Pese a su eficacia operativa, destacada incluso por la prensa que al inicio los llamó los Robin Hood orientales y a la simpatía que despertaron entre amplios sectores de la población, los tupamaros no lograron hacer pie organizadamente en el movimiento de masas.
 
Sus numerosos contactos con algunos gremios, la captación de algunos dirigentes sindicales y aún la participación en la conducción de otros, no se tradujo en influencia y dirección política real, obstáculo insalvable para construir una retaguardia donde replegarse cuando arreciara la represión a partir de 1971, con la participación abierta de las FF. AA. y el uso masivo de la tortura minando inexorablemente la estructura y la capacidad combativa de la organización hasta su derrota y dispersión.
 
La detención de Sendic y su posterior reclusión por años en condiciones infrahumanas junto a ocho de los viejos fundadores no quebrantaron su voluntad militante y -tras su liberación en 1985- se dedicó a recorrer los barrios, hablando con la gente, organizando mateadas que fueron verdaderos foros de discusión y formación política de masas en torno a nuevos ejes políticos y nuevas prácticas militantes.
 
La cuestión agraria, la lucha contra la pobreza, la deuda externa y la Reforma Constitucional pasaron a ser el centro de la reflexión política que generó algunas de las formulaciones programáticas plasmadas en las coincidencias de los integrantes del Frente Amplio.
 
En 1985, pocos días después de ser liberado, el Bebe Sendic, en una entrevista periodística, afirmó que "no supimos organizar al pueblo", conclusión que las nuevas generaciones de militancia popular deberán tener en cuenta en los umbrales de la asunción de un histórico tupamaro como presidente de Uruguay.
 
Por Alberto Elizalde Leal
 
Fuente: Miradas al Sur, 28 de febrero 2010
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-05-2017 / 19:05
El Reichstag (parlamento alemán) se sucedió en Alemania entre 1849 y el final de la Segunda Guerra Mundial. Fue un parlamento elegido por el pueblo, aunque con distintos grados de poder. El Imperio era una autocracia en la que el Reichstag era elegido por sufragio universal (en Prusia y en otros Estados federados siguió vigente el sufragio censitario). En la República de Weimar 1919, el pueblo eligió la composición del Reichstag y éste a su vez a quien sería Canciller de Alemania (Jefe de Gobierno).
 
Sin embargo, a partir de 1930, el Reichstag fue prácticamente eludido gracias al uso que el Presidente Paul von Hindenburg hizo de los extensos poderes que la constitución le otorgaba.
 
En las séptimas elecciones parlamentarias, celebradas el 31 de julio de 1932, el Partido Nazi alcanzó por primera vez la mayoría, pero esta mayoría no era absoluta. En las octavas elecciones parlamentarias, ejecutadas en noviembre de ese mismo año, los nazis continuaron a la cabeza del Parlamento, a pesar de haber perdido asientos.
 
Estas elecciones son consideradas las últimas elecciones democráticas de la República de Weimar, ya que las elecciones parlamentarias de 1933 se realizaron bajo una política de represión e intimidación nazi.
 
Después de que Adolf Hitler fuera nombrado Reichskanzler (Canciller) el 30 de enero de 1933, el proceso de "cambio a la igualdad"  (Gleichschaltung) empezó tras el llamado Decreto del Incendio del Reichstag y la "Ley habilitante de 1933", en la que el Reichstag fue oficialmente desposeído de sus poderes legislativos.
 
El 24 de mayo de 1933, el Reichstag concede amplios poderes a Hitler por cuatro años, que el aprovechó para gobernar a Alemania a su antojo e instauró un régimen totalitario durante el periodo conocido como Tercer Reich o Alemania nazi. A partir de entonces el Reichstag sólo ejerció como un cuerpo de aclamación de las acciones de la dictadura. Incluso con esa finalidad, tuvo su última sesión en 1942.
 
Por Carlos Morales

23-05-2017 / 08:05
Quedó totalmente al desnudo la operación del gigante periodístico O Globo contra Lula y Dilma. El noticiero de la TV abierta más poderosa de Brasil, que combate a Lula y el pedido popular de "elecciones directas ya", había afirmado que los ex presidentes tenían cuentas offshore para recibir coimas.
 
El escándalo popular fue tan grande que debió rectificarse y decir que no era verdad. Pero con disimulo. Hasta el propio noticiero del grupo mediático más importante de Sudamérica tuvo que reconocer que mintió para involucrarlos en las denuncias contra Temer.
 
Pasado en limpio la "operación mediática": 
 

  • Ni siquiera cuando el Jornal Nacional citó por primera vez a Batista éste ofreció pruebas o indicios de la existencia de cuentas offshore a nombre de Lula y Dilma
  • El Jornal Nacional se basó en versiones sobre versiones. Dijo que la Justicia dijo que Batista dijo que el ex ministro de Hacienda Guido Mantega dijo que Lula y Dilma dijeron que querían cuentas secretas.
  • Globo no mostró ni un papel ni una grabación. 
  • El presunto declarante al final habría afirmado que se pagaba a sí mismo, un hecho sin precedentes en la historia universal de la coima.
  • Lo que Waak llamó "imprecisión" es como mínimo un grave error. Si hubiese pruebas de que difundir esa "imprecisión" fue un acto intencional, se habría tratado de una operación de acción psicológica para instalar una falsedad. Es lo que Cristiano Zanin Martins, el defensor de Lula, denomina "lawfare", la guerra con base en el poder judicial que recurre al uso indiscriminado de datos que no son datos y estereotipos que están desligados de la realidad. 
  • La "imprecisión" fue reproducida por medios de Brasil y llegó a la tapa de diarios de todo el mundo, incluida la Argentina.
  • La aclaración de Waak fue tan leve que no impactó en los medios brasileños. 
  • La secuencia entre la presunta filtración de un hecho tan grave y la posterior confesión de que no llegó a la condición de hecho, y por lo tanto no existió, y por lo tanto no pudo haber sido grave porque la nada no es nada, desnuda cómo trabaja la cocina del principal noticiero televisivo de Brasil y buena parte de los grandes medios de todo el continente. Hay dos posibilidades. O usa desaprensivamente los alimentos con los que elabora sus manjares o introduce veneno en ellos. 
 
Un ejemplo de cómo operan los grandes medios periodísticos coaligados con sectores de la Justicia.

22-05-2017 / 21:05
22-05-2017 / 21:05
22-05-2017 / 10:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar