La Opinión Popular
                  12:07  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 21-04-2017 / 10:04
PARA RATIFICAR EXIGENCIA DE CAMBIOS ECONÓMICOS

La CGT mantiene sus reclamos y anunció que hará un acto por el Día del Trabajador

La CGT mantiene sus reclamos y anunció que hará un acto por el Día del Trabajador
UN ACTO EN LOCAL CERRADO Y EL PEDIDO -HASTA AHORA INSATISFECHO- DE INICIAR UNA NEGOCIACIÓN DE CONJUNTO. La CGT se reunió para ajustar los detalles de la próxima convocatoria del sindicalismo argentino, el 1º de mayo, en el Día del Trabajador. No será una nueva huelga, como reclamaban sectores combativos de la central gremial. Tampoco será una concentración en la calle, quizás para no poner de mal humor al gobierno y a sus seguidores. La CGT avanza con pies de plomo en busca de sentarse a una mesa en la que el gobierno ceda ante sus reclamos y confirmó que la intención es acordar con la Casa Rosada, algo que no parece tan fácil, ya que el Gobierno está envalentonado por la marcha en su apoyo del 1º de abril.
Todos los indicadores económicos muestran que los trabajadores siguen pagando el costo del ajuste neoliberal que impone el gobierno de Mauricio Macri, mientras que los ricos, los grandes exportadores del campo y los especuladores financieros siguen amasando fortunas. El INDEC informó que en el cuarto trimestre de 2016 se destruyeron 63.314 puestos de trabajo registrado. Si se suma a los trabajadores en "negro", durante el Gobierno de Macri se perdieron no menos de 200.000 puestos de trabajo. Junto con esto, el dato de que la inflación de marzo fue de 2,4 %, superando el 6 % en lo que va del año.
 
En este marco de recesión e inflación, ayer se reunió la Comisión Directiva de la CGT, en lo que fue su primer encuentro después del paro nacional del 6 de abril, un paro "dominguero" para descomprimir la bronca de los trabajadores. El triunvirato integrado por Héctor Daer, Juan Schmid y Carlos Acuña decidió realizar un acto "light" el 1º de mayo en el estadio del Club Obras Sanitarias, con lo cual la central volverá a replicar sus reclamos al Gobierno, esperando negociar.
 
La fecha donde se conmemora el "Día del Trabajador" apuntará no solo a convalidar la estrategia del movimiento obrero sino a revalidar un mensaje al Gobierno: "el pedido de modificar el rumbo económico no implica desestabilización" sino que los sindicatos están dispuestos a "confrontar con el modelo que desarrolla Macri y su gabinete".
 
Cruces picantes, reproches y tono elevado matizaron el encuentro. Si bien los voceros se remitieron al "sano intercambio de pareceres", Facundo Moyano y Héctor Daer se cruzaron con pierna fuerte, respecto a pases de factura públicos respecto de fotografías varias y las consideraciones del hijo del ex jefe de la CGT respecto a la eternidad de los mandatos y la relación de la CGT con el Gobierno.
 
Con respecto a la estrategia ante el Gobierno tras el paro del #6A, Omar Maturano consideró que es probable que se retome el diálogo con la Casa Rosada, si bien el Ejecutivo "hace rato que no envía invitación alguna", ironizó y lo refrendaron otros dirigentes.
 
Párrafo aparte para el respaldo a la lucha de los docentes, que se reunieron con la conducción de la CGT, como también a la estrategia judicial para mantener férreo el reclamo por la paritaria federal y "bancar" la lucha contra la descalificación, táctica del Gobierno de Macri, envalentonado por la marcha en su apoyo del 1º de abril.
 
Cada vez queda más claro la necesidad de un plan de lucha para derrotar el modelo de ajuste neoliberal, para exigir paritarias libres y un salario superior a la canasta familiar, prohibición de despidos y suspensiones, el rechazo a la flexibilización de los convenios laborales y el freno a la criminalización de la protesta de los trabajadores.
 
La Opinión Popular

 
En la CGT afloraron viejas disputas y la central quedó al filo de la ruptura
 
La reunión de consejo directivo de la CGT no terminó a los golpes de casualidad. Hubo gritos, reproches y hasta florecieron viejas disputas. A ocho meses de la reunificación, la central sindical quedó ayer al borde de una nueva ruptura. Incluso, se barajaba anoche la posible renuncia en tropa de los sindicatos que responden a Hugo Moyano .
 
Se aceleró el proceso de resquebrajamiento interno por diferencias que parecían superadas. Pero agudizaron las tensiones la falta de unanimidad y determinación para convocar al paro general del 6 del actual y el alineamiento con la Casa Rosada que exhiben algunos sindicatos de peso.
 
Juan Carlos Schmid, representante del moyanismo en el triunvirato de mando de la CGT , rechazó anoche la salida de su sector. "Descarto una ruptura", dijo a LA NACIÓN. Ratificó esta idea Héctor Daer. "Hablé con Pablo Moyano y no se van, nada que ver", sostuvo.
 
La interna explotó en plena reunión de consejo, en el cuarto piso de Azopardo 802. Cuando promediaban las dos horas del encuentro, Facundo Moyano tomó la palabra. El hijo del jefe camionero ensayó una suerte de disculpa tras haber criticado públicamente a la cúpula de la CGT por haber dilatado el llamado al paro.
 
"¿Qué pasó entre diciembre de 2016, cuando algunos de esta CGT brindaron con Macri en Olivos, a marzo de este año para hacer un paro?", planteó. Pero luego, a modo de autocrítica, reclamó dirimir las diferencias internas y hurgó en las fallas de la organización del acto del 7 de marzo, que terminó con militantes de la izquierda tomando por asalto el palco cegetista.
 
"A mí este pendejo no me va a decir qué hacer", se levantó indignado Mario Calegari, representante de los colectiveros de la UTA. Pero fue Daer el que salió al cruce de inmediato. Acusó al hijo de Moyano de romper el modelo sindical y de avanzar sobre atributos de otros gremios. Hasta lo criticó por sus fotos con la diva Susana Giménez. "Hacen mal al sindicalismo", dijo al respecto el jefe de Sanidad y uno de los integrantes del triunvirato de mando.
 
El resto de los dirigentes observaba azorado. Una ironía: Daer y Facundo son diputados nacionales que responden a Sergio Massa. Algunos dirigentes atribuyeron su pelea a una puja dentro del Frente Renovador.
 
Facundo se levantó de su silla con vehemencia y le enrostró a Daer el alineamiento que tuvieron "los Gordos", el sector al que representa, con el menemismo. Furioso, Daer contraatacó y se jactó de la cantidad de afiliados de su gremio (unos 250.000) para demostrar mayor trayectoria y peso gremial.
 
Intervino el maquinista Omar Maturano, que irrumpió con un grito: "Podés tener esos afiliados, pero los que paramos el país fuimos los gremios del transporte". Se levantó y se fue. Dejó así abierto otro punto de conflicto: la pasividad que exhibieron algunos gremios para lograr la adhesión de sus bases a la huelga. Las críticas apuntan principalmente a Armando Cavalieri (Comercio) y a Luis Barrionuevo (Gastronómicos).
 
Cuando la reunión ya se había desvirtuado, Juan Pablo Brey intentó mediar y le reclamó al triunvirato de mando un mayor liderazgo para mantener a la tropa cohesionada. Para ese entonces, el camionero Pablo Moyano puso sobre la mesa otra disputa que está latente: su pulseada con el metalúrgico Francisco Gutiérrez por la normalización de las seccionales cegetistas del interior. La puja entre Moyano y Gutiérrez es de vieja data: los camioneros se opusieron cuando el dirigente de la UOM intentó municipalizar el servicio de recolección de residuos del municipio de Quilmes.
 
Otro debate que alteró los ánimos fue el intento del Gobierno de fiscalizar con mayor atención los procesos eleccionarios de los gremios. Daer mantuvo un fuerte cruce con el moyanista Jorge Sola para determinar qué alcance tenían las recomendaciones advertidas por el Ministerio de Trabajo.
 
Lo que debía ser una reunión para unificar fuerzas y expresar un rechazo común a la acusación de "mafias" que hizo Mauricio Macri y al intento oficial de auditar los procesos eleccionarios, la CGT terminó envuelta en una interna cuyo desenlace podría ser una nueva división, como tantas que hubo en la historia del movimiento obrero.
 
Por Nicolás Balinotti
 
Fuentes: LA NACION, Clarín, Cronista, La Izquierda Diario y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-02-2018 / 11:02
22-02-2018 / 10:02
El Gobierno de los Ricos quiso menospreciar la masiva movilización de trabajadores  calificándola y circunscribiéndola al "acto de Moyano". Así se encargaron de titular los medios de comunicación: Clarín, La Nación e Infobae, aliados y "pauta dependientes" del macrismo. Sin embargo, la presencia multitudinaria y plural la convirtió en una manifestación opositora en todos sus términos.
 
La mal llamada "marcha de Moyano" fue masiva y contundente. Una noticia pésima para el gobierno de Mauricio Macri. Una verdadera multitud participó de la concentración de trabajadores que convocaron gremios de la CGT, las dos CTA y movimientos sociales para repudiar las políticas de ajuste neoliberal y flexibilización que aplica el Gobierno de los Ricos.
 
Los organizadores calcularon 400 mil participantes. El creciente deterioro de las condiciones de vida de las amplias mayorías es uno de los motivos de fondo que habilitó el éxito de la movilización. El saqueo a los jubilados inició un proceso declinante para el Gobierno, que el olfato de Moyano terminó empujado a las calles una movilización que concentró la oposición social a Macri.
 
Los discursos tuvieron como denominador común la crítica al modelo económico neoliberal, la persecución a dirigentes sindicales y la necesidad de generar un polo opositor al gobierno conservador de derecha. Cambiemos sumó, a la falta de respuesta de la economía y al creciente descontento social, la pérdida de la calle que nunca tuvo. Y también el desprestigio a los dirigentes sindicales colaboracionistas que quedaron pintados de amarillo fosforescente.
 
No hay que ser un genio de la política para saber quien quedó mejor parado: Si Moyano golpeando sobre las consecuencias del ajuste neoliberal ante ciento de miles de personas o los burócratas sindicales a punto de subirse a un avión para pasear por Europa con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.
 
Además, Moyano sumó en la convocatoria a intendentes peronistas: pejotistas y massistas, movimientos sociales, partidos de izquierda, La Cámpora y un sector del movimiento sindical peronista. No es poco para un dirigente que estaba más para jubilarse que para pasar dar estas peleas y que el antiobrerismo de Macri empujó a la oposición activa.
 
El camionero logró sortear sin despeinarse la ofensiva del gobierno de los CEOs para dejarlo en soledad, porque juega un juego distinto a la política electoral, lo suyo es la discusión de poder descarnada en base a demostraciones de fuerza de acción directa. No se somete al voto ni espera validarse en la opinión pública. Se convirtió así en el líder de facto de la resistencia de base social al proyecto de Macri.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
21-02-2018 / 11:02
La marcha contra las políticas de ajuste neoliberal del gobierno de Mauricio Macri promete ser multitudinaria. El sector combativo de la CGT y las dos CTA son los convocantes. No será la primera movilización contra la alianza Cambiemos pero abre una nueva etapa político sindical de mayor confrontación contra la política económica que ahoga a trabajadores con la inflación, precariza e incrementa el desempleo.
 
El gobierno de Macri ha intentado por todos los medios desmerecer las razones de la convocatoria como una forma de reducir el caudal de participación popular. El número de gremios que decidieron no participar de la movilización fue difundido por los grandes medios ultra macristas como Clarín, La Nación e Infobae, a modo de presagio negativo de la magnitud de la marcha.
 
Sin embargo, la estrategia macrista sucia anti-Moyano comienza a generar ruido en todo el sindicalismo. En su afán por aislar al líder camionero, el macrismo incurrió en prácticas que el resto de la CGT teme se puedan trasladar al resto de las organizaciones, incluidas las "Macri friendly". El temor compartido por los "gordos", los grandes gremios de servicios e "independientes", colaboracionistas con todos los gobiernos, es que las presiones oficiales sobre el camionero se vuelvan un boomerang contra el resto del sindicalismo.
 
De todos modos y más allá de esta situación gremial, lo real es que el grado de desmoronamiento de la economía llevará no solo a partidos de la oposición, organizaciones de Derechos Humanos sino también a gente sin una afiliación definida a participar de esta concentración.
 
La marcha cuenta con el aval del Consejo Directivo de una CGT en crisis, acordada con las dos CTAs, siendo la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) uno de los principales sindicatos de esas centrales. Además participará la Corriente Federal de Trabajadores, que tiene en Sergio Palazzo de Bancarios uno de sus principales referentes.
 
La Ctera, el gremio mayoritario en docentes a nivel nacional, que en la provincia de Buenos Aires a través de Suteba está iniciando la pelea salarial contra el techo del 15% que propone María Eugenia Vidal en las paritarias, también será de la partida.
 
Los movimientos sociales ligados a la conducción espiritual del Papa Francisco también saldrán a protestar: se trata de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie.
 
El peronismo, que intenta superar su crisis con iniciativas de reunificación, sumará columnas desde el conurbano bonaerense: Gustavo Menéndez, que está al frente del PJ en la Provincia de Buenos Aires, convocó a participar. Un sector del PJ apuesta a que una movilización masiva contribuya a consolidar una oposición al Gobierno de Macri para el 2019. La intranquilidad del macrismo, los grandes medios oficialistas y el establishment económico es manifiesta.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar