La Opinión Popular
                  03:08  |  Lunes 01 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-04-2017 / 09:04
ESTÁ MUY POR ARRIBA DEL OBJETIVO DEL GOBIERNO

La inflación subió más de lo previsto y complica las metas de Macri

La inflación subió más de lo previsto y complica las metas de Macri
El baldazo de agua fría del Índice de Precios al Consumidor (IPC) fue violento porque incluso superó el promedio de estimaciones privadas publicado por el Congreso Nacional que había estimado la inflación en un 2,2%. De esta manera, la inflación acumuló 6,32% en lo que va del año, consumiendo en apenas tres meses cerca de la mitad de la pauta anual. En enero la marca había sido de 1,3% y en febrero, de 2,5%. Por ende, marzo mostró una leve morigeración respecto de febrero, pero insuficiente para llevar tranquilidad al Banco Central, que prometió una inflación anual de entre el 12% y el 17% para 2017 y ahora tiene la tarea de no permitir que, en los siguientes nueve meses, los precios no sumen más que 10,1%. Nadie cree que sea posible.
Distintos medios de comunicación, afines al macrismo, quisieron instalar en los últimos tiempos la imagen de un Gobierno nacional que estaría saliendo de su peor momento. Sin embardo, el "relato" económico macrista recibió dos grandes golpes ayer. El primero fue cuando el INDEC dio a conocer la inflación de marzo del 2,4 %. El segundo, la decisión del titular del Banco Central, Sturzenegger, subiendo la tasa de interés al 26,25 % para "bajar la inflación".
 
No sólo los tarifazos macristas dispararon la inflación. La suba de precios de marzo del 2,4 por ciento, fue con fuertes alzas en alimentos (no sólo los estacionales, también las carnes), indumentaria y educación, los rubros más sensibles para los hogares más humildes. La espiral inflacionaria está lejos de haberse dominado. 
 
El INDEC informó que en el primer trimestre del año la inflación acumulada es de 6,3%. Se espera para abril un incremento cercano al 2%. El 12 al 17% de meta del Banco Central luce ya muy difícil de cumplir. Si el ritmo de aumentos de precios para el primer trimestre se mantuviera, el resultado sería del 27,7% de inflación anual.
 
La inflación denominada "núcleo", es decir la que no contempla impacto de variaciones estacionales o precios regulados, se mantuvo muy elevada, en torno al 1,8%. El dato complica al Gobierno en plena negociación de las paritarias. Y la "cláusula gatillo" se activará.
 
Los aumentos estuvieron motorizados por las subas en alimentos: carnes y verduras encabezaron el listado del Indec. Los rubros indumentaria y educación también mostraron variaciones por encima del promedio. La implementación de la segunda fase del alza en las tarifas eléctricas se hizo sentir en el ítem vivienda y servicios; a contramano de los reiterados anuncios oficiales sobre una contundente reducción en las subas de precios y en medio de la negociación de algunas de las principales paritarias.
 
Frente a ese escenario, el Banco Central profundizó su estrategia neoliberal para mantener a raya los precios. Dispuso subir un punto y medio la tasa de referencia al 26,25% frenando más la economía. Festejaron los especuladores que vienen disfrutando de altos rendimientos como las Lebac dado que les asegura continuidad de ganancias. Pero, alejará la salida de la recesión con esta medida y profundizará la apreciación del peso. Lo paradójico es que sube las tasas para cumplir su meta de inflación del 17%. Pero seguramente no la cumplirá. Y habrá además frenado economía. Lo que generará mayor presión a la baja sobre un dólar ya planchado y atrasado, beneficiando las importaciones y perjudicando la industria nacional.
 
El Gobierno dice que lo peor ya pasó y que la economía está arrancando, sin embargo, entre la alta inflación y la brutal recesión para frenarla, Macri no tiene ninguna buena noticia para darles a las grandes mayorías populares. La CEOcracia gobierna solo para los ricos.
 
La Opinión Popular

 
El Índice de Precios al Consumidor (IPC) oficial marcó 2,4% por subas en alimentos, indumentaria y educación
 
Mientras que los analistas esperaban alzas en torno a 2%, la inflación de marzo fue de 2,4% según el Indec. Se mantiene elevado el IPC núcleo, en 1,8% y se aceleran los alimentos.
 
 
La inflación de marzo fue de 2,4% según el Indec, un poco por arriba de lo que algunas consultoras esperaban para el tercer mes del año. De esta manera, en el trimestre terminó con un alza de 6,3% y disparó la cláusula gatillo para los trabajadores bonaerenses (ver pág. 3). Además, el 6,3% del trimestre supera a la inflación porteña no sólo de 2016 si no también de 2015, cuando fue de 5,2%.
 
El IPC de marzo se ubicó casi en línea con el de febrero, ya que el mes pasado había sido de 2,5%, y más de 1 punto por encima del dato de marzo del año anterior, que había arrojado 1,3%.
 
En marzo, la inflación núcleo (es decir la que excluye los precios de los regulados y de los estacionales) siguió en un nivel elevado: cerró en 1,8%, al igual que en febrero.
 
Ese indicador había venido en descenso desde octubre pasado, cuando también había tocado el 1,8%. Luego en noviembre bajó a 1,7%, en diciembre se mantuvo en 1,7%, para volver a descender en enero a 1,3%. Esto se revirtió en febrero, con el salto hasta 1,8%.
 
También subieron fuerte los regulados, 3,3%, de la mano de los incrementos en las tarifas eléctricas (de la segunda cuota del aumento), y los estacionales, 3,7%, por el alza en las verduras.
 
Todos los rubros registraron subas en marzo. El que más lo hizo fue educación, un 5,6%, por el alza asociado al comienzo de las clases. Le siguió indumentaria, por el cambio de estación, y en tercer lugar se ubicó alimentos y bebidas, con un 3%.
 
Los precios de los alimentos se aceleraron en marzo, ya que en febrero habían subido un 1,9%. Dentro de este rubro se registraron alzas fuertes en verduras (7,7% mensual), carnes (5%) y productos de panificación, cereales y pastas (2,8%).
 
Este es un ítem sensible ya que el incremento de los alimentos pega de lleno en el indicador de pobreza e indigencia, según el cálculo de las canastas básicas alimentarias y totales. El último indicador oficial del Indec arrojó que al segundo semestre un 30,3% de las personas estaban por debajo de la línea de pobreza y, de este total, un 6,1%.
 
El Gobierno, con la intención de lograr "pobreza cero", confía que podrá reducirla, aunque en este objetivo será clave qué suceda con la inflación, en particular con el precio de los alimentos.
 
Con el IPC conocido ayer, de 2,4%, se superó en tres meses, con el 6,3%, un tercio de la inflación máxima prevista por el Banco Central para este año, de 17%.
 
De hecho, la entidad monetaria lo sabe y decidió ayer subir la tasa de interés de referencia (ver F&M). Si bien Federico Sturzenegger había reconocido que por los incrementos de tarifas iban a darse algunos meses más complicados en materia inflacionaria, que las expectativas de evolución de los precios se ubique por arriba de la meta (y con perspectiva creciente), llevó a tomar la decisión de encarecer el costo del dinero.
 
De hecho, la inflación esperada para este año por los analistas es de 21,8%, según la encuesta que realiza entre bancos y consultoras FocusEconomics. También según el relevamiento de expectativas del mercado (REM) del Banco Central arroja para este año una previsión de incremento de precios de 21,3%.
 
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, pronosticó la semana pasada, cuando ya se estimaba que el IPC de marzo había cerrado arriba del 2%, que se iba a dar una baja de la inflación en los próximos meses. "Si miramos lo que pasó el año pasado, en la primera parte se concentraron todas las subas de (servicios) regulados y en la segunda mitad del año bajó abruptamente la inflación", sostuvo el jueves pasado al participar en el hotel Hilton del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) para América latina.
 
La inflación oficial de 2,4% en marzo superó al IPC Congreso, que dio un 2,2%. El incremento interanual llegó a 33%. Con el Indec dentro de dos meses recién se podrá contar con la variación anual, ya que el primer dato difundido por el organismo dirigido por Jorge Todesca fue el de mayo.
 
De las consultoras, la inflación más alta en marzo la relevó FIEL, con 2,8%. De hecho, para esta fundación fue la más elevada de los últimos 10 meses.
 
Le siguió Ecolatina, con un 2,6%, y luego el Estudio Bein, y CyT Asesores, con un 2,3%. Por su parte, desde Orlando J. Ferreres y Asociados sostuvieron que la inflación se ubicó en 1,9%, en marzo, por debajo del resto de las consultoras. La dirección de estadísticas porteña va a difundir hoy el dato de inflación porteña, que sería similar al 2,4%.
 
Por María Iglesia
 
Fuentes: El Cronista, Página12, Ámbito Financiero, La Izquierda Diario y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
30-04-2017 / 10:04
Convendría poner las cosas en su justa medida: regresar al mundo y con ello combatir la pobreza y crear empleo genuino, además de generar políticas internas profundas que todavía no se ven, llevará tiempo. Bastante más que el de las urgencias del macrismo por presentar hechos concretos antes de las elecciones de octubre. Y con un escenario local que sigue sin ayudar.
 
Macri recibió elogios a mano llena en Washington, pero escuchó a la vez la misma cantinela que en sus visitas a España y Holanda. Los empresarios insisten en que planean invertir pero prefieren esperar a ver el resultado de las elecciones de octubre. Desconfían de una vuelta al populismo y quieren saber si hay riesgo de perder las elecciones y enturbiar el panorama hacia 2019, y más allá.
 
En todo caso, a varios de quienes lo consultaron, les dijo que estaba absolutamente seguro que Cambiemos ganará las elecciones porque la gente no quiere volver al pasado, aunque haya sectores que no la estén pasando bien.
 
Macri ha logrado acomodar los tantos en el rodeo propio. Carrió será candidata en Capital, no habrá definitivamente espacio para Martín Lousteau, que si quiere competir tendrá que hacerlo por afuera, y en la provincia Esteban Bullrich será el candidato a senador. Siempre bajo la misma consigna: la campaña se la ponen al hombro Macri y Vidal y ellos son "los candidatos".
 
El Gobierno a su vez no deja de agradecer los buenos servicios que sigue prestando Cristina Fernández como "jefa de campaña" de Cambiemos. El estallido de la crisis en una Santa Cruz que los Kirchner manejaron como su estancia durante 25 años es un pelotazo en contra para los cristinistas que proponen una vuelta al pasado.
 
Tal vez por esas mismas razones cunde la desesperación en el peronismo que no quiere saber más nada con ella y busca su destino en las elecciones de octubre. Una frase de Florencio Randazzo refleja acabadamente ese momento: "No caigamos en la trampa, tenemos que unirnos, el único enemigo es Macri", rogó en un acto el miércoles. Claro que esa unión, vale la aclaración de los propios randazzistas, no incluye a la doctora y sus fanáticos.
 
Todos, oficialismo y oposición, miran hacia el 24 de junio: ese día habrá que inscribir candidatos y se sabrá si ella se presenta o no. Enorme paradoja: hay más macristas que peronistas rezando para que Cristina compita.

30-04-2017 / 10:04
30-04-2017 / 10:04
30-04-2017 / 09:04
30-04-2017 / 09:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar