La Opinión Popular
                  17:46  |  Miércoles 13 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-04-2017 / 09:04
ESTÁ MUY POR ARRIBA DEL OBJETIVO DEL GOBIERNO

La inflación subió más de lo previsto y complica las metas de Macri

La inflación subió más de lo previsto y complica las metas de Macri
El baldazo de agua fría del Índice de Precios al Consumidor (IPC) fue violento porque incluso superó el promedio de estimaciones privadas publicado por el Congreso Nacional que había estimado la inflación en un 2,2%. De esta manera, la inflación acumuló 6,32% en lo que va del año, consumiendo en apenas tres meses cerca de la mitad de la pauta anual. En enero la marca había sido de 1,3% y en febrero, de 2,5%. Por ende, marzo mostró una leve morigeración respecto de febrero, pero insuficiente para llevar tranquilidad al Banco Central, que prometió una inflación anual de entre el 12% y el 17% para 2017 y ahora tiene la tarea de no permitir que, en los siguientes nueve meses, los precios no sumen más que 10,1%. Nadie cree que sea posible.
Distintos medios de comunicación, afines al macrismo, quisieron instalar en los últimos tiempos la imagen de un Gobierno nacional que estaría saliendo de su peor momento. Sin embardo, el "relato" económico macrista recibió dos grandes golpes ayer. El primero fue cuando el INDEC dio a conocer la inflación de marzo del 2,4 %. El segundo, la decisión del titular del Banco Central, Sturzenegger, subiendo la tasa de interés al 26,25 % para "bajar la inflación".
 
No sólo los tarifazos macristas dispararon la inflación. La suba de precios de marzo del 2,4 por ciento, fue con fuertes alzas en alimentos (no sólo los estacionales, también las carnes), indumentaria y educación, los rubros más sensibles para los hogares más humildes. La espiral inflacionaria está lejos de haberse dominado. 
 
El INDEC informó que en el primer trimestre del año la inflación acumulada es de 6,3%. Se espera para abril un incremento cercano al 2%. El 12 al 17% de meta del Banco Central luce ya muy difícil de cumplir. Si el ritmo de aumentos de precios para el primer trimestre se mantuviera, el resultado sería del 27,7% de inflación anual.
 
La inflación denominada "núcleo", es decir la que no contempla impacto de variaciones estacionales o precios regulados, se mantuvo muy elevada, en torno al 1,8%. El dato complica al Gobierno en plena negociación de las paritarias. Y la "cláusula gatillo" se activará.
 
Los aumentos estuvieron motorizados por las subas en alimentos: carnes y verduras encabezaron el listado del Indec. Los rubros indumentaria y educación también mostraron variaciones por encima del promedio. La implementación de la segunda fase del alza en las tarifas eléctricas se hizo sentir en el ítem vivienda y servicios; a contramano de los reiterados anuncios oficiales sobre una contundente reducción en las subas de precios y en medio de la negociación de algunas de las principales paritarias.
 
Frente a ese escenario, el Banco Central profundizó su estrategia neoliberal para mantener a raya los precios. Dispuso subir un punto y medio la tasa de referencia al 26,25% frenando más la economía. Festejaron los especuladores que vienen disfrutando de altos rendimientos como las Lebac dado que les asegura continuidad de ganancias. Pero, alejará la salida de la recesión con esta medida y profundizará la apreciación del peso. Lo paradójico es que sube las tasas para cumplir su meta de inflación del 17%. Pero seguramente no la cumplirá. Y habrá además frenado economía. Lo que generará mayor presión a la baja sobre un dólar ya planchado y atrasado, beneficiando las importaciones y perjudicando la industria nacional.
 
El Gobierno dice que lo peor ya pasó y que la economía está arrancando, sin embargo, entre la alta inflación y la brutal recesión para frenarla, Macri no tiene ninguna buena noticia para darles a las grandes mayorías populares. La CEOcracia gobierna solo para los ricos.
 
La Opinión Popular

 
El Índice de Precios al Consumidor (IPC) oficial marcó 2,4% por subas en alimentos, indumentaria y educación
 
Mientras que los analistas esperaban alzas en torno a 2%, la inflación de marzo fue de 2,4% según el Indec. Se mantiene elevado el IPC núcleo, en 1,8% y se aceleran los alimentos.
 
 
La inflación de marzo fue de 2,4% según el Indec, un poco por arriba de lo que algunas consultoras esperaban para el tercer mes del año. De esta manera, en el trimestre terminó con un alza de 6,3% y disparó la cláusula gatillo para los trabajadores bonaerenses (ver pág. 3). Además, el 6,3% del trimestre supera a la inflación porteña no sólo de 2016 si no también de 2015, cuando fue de 5,2%.
 
El IPC de marzo se ubicó casi en línea con el de febrero, ya que el mes pasado había sido de 2,5%, y más de 1 punto por encima del dato de marzo del año anterior, que había arrojado 1,3%.
 
En marzo, la inflación núcleo (es decir la que excluye los precios de los regulados y de los estacionales) siguió en un nivel elevado: cerró en 1,8%, al igual que en febrero.
 
Ese indicador había venido en descenso desde octubre pasado, cuando también había tocado el 1,8%. Luego en noviembre bajó a 1,7%, en diciembre se mantuvo en 1,7%, para volver a descender en enero a 1,3%. Esto se revirtió en febrero, con el salto hasta 1,8%.
 
También subieron fuerte los regulados, 3,3%, de la mano de los incrementos en las tarifas eléctricas (de la segunda cuota del aumento), y los estacionales, 3,7%, por el alza en las verduras.
 
Todos los rubros registraron subas en marzo. El que más lo hizo fue educación, un 5,6%, por el alza asociado al comienzo de las clases. Le siguió indumentaria, por el cambio de estación, y en tercer lugar se ubicó alimentos y bebidas, con un 3%.
 
Los precios de los alimentos se aceleraron en marzo, ya que en febrero habían subido un 1,9%. Dentro de este rubro se registraron alzas fuertes en verduras (7,7% mensual), carnes (5%) y productos de panificación, cereales y pastas (2,8%).
 
Este es un ítem sensible ya que el incremento de los alimentos pega de lleno en el indicador de pobreza e indigencia, según el cálculo de las canastas básicas alimentarias y totales. El último indicador oficial del Indec arrojó que al segundo semestre un 30,3% de las personas estaban por debajo de la línea de pobreza y, de este total, un 6,1%.
 
El Gobierno, con la intención de lograr "pobreza cero", confía que podrá reducirla, aunque en este objetivo será clave qué suceda con la inflación, en particular con el precio de los alimentos.
 
Con el IPC conocido ayer, de 2,4%, se superó en tres meses, con el 6,3%, un tercio de la inflación máxima prevista por el Banco Central para este año, de 17%.
 
De hecho, la entidad monetaria lo sabe y decidió ayer subir la tasa de interés de referencia (ver F&M). Si bien Federico Sturzenegger había reconocido que por los incrementos de tarifas iban a darse algunos meses más complicados en materia inflacionaria, que las expectativas de evolución de los precios se ubique por arriba de la meta (y con perspectiva creciente), llevó a tomar la decisión de encarecer el costo del dinero.
 
De hecho, la inflación esperada para este año por los analistas es de 21,8%, según la encuesta que realiza entre bancos y consultoras FocusEconomics. También según el relevamiento de expectativas del mercado (REM) del Banco Central arroja para este año una previsión de incremento de precios de 21,3%.
 
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, pronosticó la semana pasada, cuando ya se estimaba que el IPC de marzo había cerrado arriba del 2%, que se iba a dar una baja de la inflación en los próximos meses. "Si miramos lo que pasó el año pasado, en la primera parte se concentraron todas las subas de (servicios) regulados y en la segunda mitad del año bajó abruptamente la inflación", sostuvo el jueves pasado al participar en el hotel Hilton del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) para América latina.
 
La inflación oficial de 2,4% en marzo superó al IPC Congreso, que dio un 2,2%. El incremento interanual llegó a 33%. Con el Indec dentro de dos meses recién se podrá contar con la variación anual, ya que el primer dato difundido por el organismo dirigido por Jorge Todesca fue el de mayo.
 
De las consultoras, la inflación más alta en marzo la relevó FIEL, con 2,8%. De hecho, para esta fundación fue la más elevada de los últimos 10 meses.
 
Le siguió Ecolatina, con un 2,6%, y luego el Estudio Bein, y CyT Asesores, con un 2,3%. Por su parte, desde Orlando J. Ferreres y Asociados sostuvieron que la inflación se ubicó en 1,9%, en marzo, por debajo del resto de las consultoras. La dirección de estadísticas porteña va a difundir hoy el dato de inflación porteña, que sería similar al 2,4%.
 
Por María Iglesia
 
Fuentes: El Cronista, Página12, Ámbito Financiero, La Izquierda Diario y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
13-12-2017 / 11:12
13-12-2017 / 11:12
La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria que les quita 100.000 millones a los jubilados y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción, en una sesión que estaba prevista para el miércoles 20 pero podrían adelantar para este jueves.
 
Cambiemos necesita unos 30 diputados aproximadamente para tener mayoría, aún después del recambio legislativo que les permitió aumentar su cantidad de bancas. Sigue necesitando de los peronistas. Ya el massismo le dio la espalda a la reforma, entonces necesita de los gobernadores, los mismos que permitieron que la reforma se apruebe en el Senado. Pero en Diputados su peso es relativo y obliga a cuentas más finas.
 
En Cambiemos hay confianza de llegar a la mayoría pero si Rogelio Frigerio no logra ablandar a los mandatarios en estos días, a Mario Negri y Nicolás Massot no les será tan sencillo.  Lo que le preocupa a Cambiemos son los gobernadores que callan como Urtubey, Bordet, Uñac y Verna cuyos legisladores no estuvieron en la reunión escandalosa de ayer. Incluso algunos de los diputados que responden a esos cuatro mandatarios provinciales ya habrían avisado que no apoyarán la reforma.
 
Según las cuentas que hicieron en Cambiemos, sólo necesitan 23 aliados para abrir la sesión especial y aprobar la reforma neoliberal y dicen tenerlos, pero algunos de los 'contabilizados' están agarrados con alfileres y además el número es muy justo para arriesgarse en el recinto, aunque no sería la primera vez que el macrismo parlamentario corre riesgos que a veces terminaron mal.
 
La Opinión Popular

13-12-2017 / 10:12
En un plenario de comisiones cargado de tensión, discusiones, trifulcas y discursos encendidos de macristas y opositores, Cambiemos logró en Diputados dictamen favorable a la reforma previsional que el Gobierno de Macri pactó con los gobernadores peronistas y que podará entre 75 mil y 100 mil millones de pesos anuales a jubilados, pensionados, discapacitados, asignaciones familiares, beneficiarios de las asignaciones universales por hijo y embarazo, para tapar agujeros financieros de la administración central y la provincia de Buenos Aires.
 
La oposición terminó por unificar un dictamen de rechazo entre el FpV-PJ, el Frente Renovador y los puntanos de Compromiso Federal a los que se sumarían el Movimiento Evita, el FIT y Libres del Sur a los que el oficialismo excluyó de las comisiones de Presupuesto y Previsión Social.
 
Los diputados del interbloque Argentina Federal, que responden a los gobernadores peronistas, casi no participaron del plenario y se reunieron en la búsqueda infructuosa de unificar posiciones. La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción.
 
Los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, serían los únicos oradores en defensa del proyecto oficial. No habría otros, más allá de los diputados que intervinieron. Cambiemos apostó a un trámite súper exprés, aunque no logró esquivar las voces de protesta que había borrado del debate.
 
Triaca comenzó su disertación cuando un numeroso grupo de jubilados y trabajadores de distintos gremios comenzaron a abuchearlo. "Es lo que votó el pueblo argentino unos meses atrás". La respuesta enardeció a la gente que levantó el tono: "atorrante", "ladrón", "traidor", le gritaron. El jefe de los diputados PRO, Nicolás Massot, hizo un discurso provocador contra el kirchnerismo, pero no dedicó una sola palabra a la defensa del proyecto. 
Muy incendiarias sus frases pero no respondió al interrogante: ¿esto es para que los jubilados cobren más o para que cobren menos?

 
Triaca no pudo continuar y un grupo de trabajadores identificado con el Apops (el gremio de la Anses) que reclamaban participación en la discusión se cruzaron con la seguridad de la Cámara. El jefe del bloque del FpV-PJ, Agustín Rossi, en una demostración de buen estado físico, saltó una mesa para interponerse entre los dos grupos y frenar la pelea.
 
En Cambiemos evaluaban anoche si confirmaban que contarían con los votos suficientes, cambiarían la estrategia y convocarían a una sesión este jueves para tratar la reforma previsional. Quieren evitar que la sesión ómnibus del 19 y 20 de diciembre se tope con una masiva marcha que organizaciones de trabajadores, organizaciones sociales y jubilados preparan para esa fecha. En este marco, la perspectiva de un Paro Nacional y una movilización masiva el día que se trate la norma se hace urgente y más que necesaria.
 
La Opinión Popular

12-12-2017 / 16:12
12-12-2017 / 12:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar