La Opinión Popular
                  11:57  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 17-03-2017 / 07:03
LEJOS DEL ESCENARIO QUE VENDEN MACRI, TRIACA Y DUJOVNE

El desaliento ante la persistente recesión hace que menos gente salga a buscar empleo

El desaliento ante la persistente recesión hace que menos gente salga a buscar empleo
Para el Indec la baja de la desocupación del 8,5 por ciento en el tercer trimestre de 2016 al 7,6 por ciento en el cuarto trimestre, está ligada a una disminución de "la actividad y la desocupación, por refugio en la inactividad", lo que en otras palabras significa que en ese período menos gente salió a buscar trabajo porque no tienen expectativa de encontrarlo.
El desempleo refleja el número de personas pertenecientes al sector económicamente activo, integrado al mercado de trabajo remunerado, que no tienen empleo a pesar de estar dispuestas a desarrollar una actividad laboral y haber emprendido acciones concretas para obtenerla. El desocupado es el que busca trabajo y no lo consigue. El que está sin trabajar y no busca, no se considera desocupado.
 
El desaliento de la población ante la tenaz recesión del año pasado hizo que cerca de 285.000 personas desocupadas dejaran de buscar empleo en el tramo final del año y dejaron de ser desocupados. El descenso de la desocupación no fue porque se crearon más empleos, sino porque más personas sin ocupación dejaron de buscarlo. Y encontraron "refugio en la inactividad", según consigna el comunicado del Indec. Así, el gobierno de Macri "mejoró" los indicadores de desempleo.
 
Por el llamado "factor desaliento", relacionado con las pocas perspectivas de encontrar un trabajo, el INDEC puede mostrar una baja de la desocupación al 7,6%, que se refleja en la tercera medición de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), correspondiente al cuarto trimestre de 2016 que arrojó leves bajas tanto en la oferta (45,3%) como en la demanda laboral (41,9%), respecto del anterior.
 
La información disponible no muestra el escenario de recuperación del empleo que promocionan desde enero el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el titular del Palacio de Hacienda, Nicolás Dujovne.
 
Junto con la pérdida de puestos de trabajo concentrada en la industria manufacturera y la construcción, el aumento en el desempleo a lo largo de 2016 se explica porque, ante el deterioro en la capacidad de compra, más individuos salieron a buscar empleo pero no lo consiguieron.
 
Por su parte, la subocupación llegó a 10,3 por ciento que representa a 1.278.000 personas con problemas de empleo. Los aglomerados urbanos con los mayores niveles de desocupación fueron Mar del Plata y el Gran Buenos Aires donde alcanzaron a 10,6 y 9,4 por ciento, respectivamente. 
 
La población subocupada creció, donde la demandante (que trabaja menos de 35 horas semanales pero quiere hacerlo más) es el 7,2% de la población (1,8 millón a nivel nacional). Mientras que los subocupados no demandantes llegaron al 5,6% (1,3 millón).
 
El Indec estimó que hay 937.000 personas desocupadas y 1,2 millones con problemas de empleo o subocupadas en los aglomerados relevados. Es decir, más de dos millones de argentinos tienen problemas de empleo.
 
Estos datos desmienten las afirmaciones realizadas por el presidente Mauricio Macri, y por el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, respecto de que ya a fin de año se habría iniciado la recuperación de la economía y se estaría creando empleo desde entonces.
 
La Opinión Popular

 
Con menos personas que buscan empleo, la desocupación bajó a 7,6%
 
El desempleo fue 7,6% en el último trimestre del año. Si bien bajó frente al 8,5% de entre julio y septiembre, también cayó el porcentaje de personas que buscan trabajo. La tasa de actividad fue la más baja en 13 años.
 
El 7,6% implica que 937.000 personas que buscaron empleo no lo consiguieronEl 7,6% implica que 937.000 personas que buscaron empleo no lo consiguieron
 
De la mano de la segunda tasa de actividad más baja de los últimos 13 años para el cuarto trimestre, el desempleo disminuyó a 7,6% hacia fines del año pasado cuando se lo mira respecto al 8,5% alcanzado entre julio y septiembre, según datos del Indec difundidos ayer. Si bien estadísticamente no debería realizarse esta comparación (entre distintos trimestres), no se cuenta con la información de fines de 2015 ya que se había suspendido la publicación de este indicador.
 
En el tercer trimestre, el desempleo había afectado a un 8,5% de la población, y, en el segundo, a 9,3%. Aunque no se deba realizar la comparación contra estos períodos, el propio organismo de estadísticas detalla que "los resultados del cuarto trimestre de 2016 no presentan diferencias estadísticamente significativas en el empleo con relación al trimestre anterior", aunque advierte que "disminuye la actividad y la desocupación por refugio en la inactividad".
 
La disminución en la tasa de actividad marca que un porcentaje de la población directamente optó por dejar de buscar trabajo. Esto se conoce como "efecto del trabajador desanimado", que es simplemente que por el pesimismo respecto a la posibilidad de encontrar empleo, se frena la búsqueda.
 
En concreto, la tasa de actividad, luego de haber estado en 46% en el segundo y tercer trimestre, en el último del año pasado, descendió a 45,3%. Este porcentaje es el segundo más bajo de toda la serie (desde 2003) para los cuartos trimestres de cada año. Fue en 2014, cuando los datos estaban sospechados de manipulación, que se tocó el 45,2% (se cree que el bajo desempleo durante ese período fue, precisamente, porque se forzaba a la disminución de la tasa de actividad).
 
Desde que asumió Jorge Todesca al mando del Indec y se declaró la emergencia estadística, se resalta que los datos de entre 2007 y 2015 debían tomarse con "reserva".
 
"Poder aplicar la estacionalidad a los datos de desempleo implica un método más refinado", sostuvo Gabriel Caamaño Gómez, de Consultora Ledesma. Y agregó que si bien es cierto que en los últimos años se dio que la tasa de actividad en el cuarto trimestre era más baja que en la del tercero, en el último informe del Indec se dio también que cayó la tasa de empleo: mientras que en el tercer trimestre había sido de 42,1%, a fines de año disminuyó a 41,9%. Aún así, resaltó que la actividad cayó fuerte en el último trimestre de 2016. "No parece ser una cosa que se explique solo con estacionalidad", señaló. A modo de ejercicio, estimó que si se hubiese mantenido en 46% la tasa de actividad, el desempleo habría llegado a 8,9% a fines del año pasado.
 
La desocupación oficial de 7,6% implica que, para diciembre, 937.000 personas (de los 31 aglomerados urbanos que releva el Indec) que buscaban activamente trabajo no lo consiguieron. Es decir que si se ampliara al total país el número sería mayor, en torno a 1,5 millones de personas.
 
A esto se suman los subocupados, que el porcentaje subió de 10,2% a 10,3%, y suman 1,3 millones de personas (según el informe del Indec) que también tienen problemas de empleo.
 
Además, están los "ocupados demandantes de empleo", que si bien tienen trabajo, buscan otro. El porcentaje de personas en este grupo creció de 14,2% a 14,6%.
 
De los 31 aglomerados urbanos que releva el Indec, la ciudad con mayor desocupación es Mar del Plata, con 10,6% (de hecho es la única que aún tiene dos dígitos de desempleo).
 
Le siguen los "partidos del Gran Buenos Aires", con un desempleo de 9,4%; Bahía Blanca-Cerri, con 9,2%; y Río Cuarto, con 9,1%.
 
En el otro extremo, los lugares con menor desocupación en el cuarto trimestre del año pasado fueron Viedma-Carmen de Patagones con 0,8%; Santiago del Estero-La Banda, 1,8%; el Gran Resistencia, 2,5%; y Posadas, con 2,7%.
 
"En 22 de los 31 aglomerados se mantiene la actividad, el empleo y la desocupación sin cambios estadísticamente significativos", detalló el Indec en el informe.
 
Por María Iglesia
 
Fuentes: El Cronista, Página12, Clarín, la Izquierda Diario y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
El desaliento ante la persistente recesión hace que menos gente salga a buscar empleo
Los datos oficiales muestran una reducción de 18.000 puestos de trabajo para los hogares encuestados por el ente estadístico, que al representar el 62% del país, llega hasta los 33.000 si se extiende al 100% del territorio argentino. Estos números contrastan con los difundidos por los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Hacienda, Nicolás Dujovne, que hablaron de creación neta de empleo durante el segundo semestre del año pasado, en el marco de una supuesta recuperación de la economía.
22-02-2018 / 10:02
El Gobierno de los Ricos quiso menospreciar la masiva movilización de trabajadores  calificándola y circunscribiéndola al "acto de Moyano". Así se encargaron de titular los medios de comunicación: Clarín, La Nación e Infobae, aliados y "pauta dependientes" del macrismo. Sin embargo, la presencia multitudinaria y plural la convirtió en una manifestación opositora en todos sus términos.
 
La mal llamada "marcha de Moyano" fue masiva y contundente. Una noticia pésima para el gobierno de Mauricio Macri. Una verdadera multitud participó de la concentración de trabajadores que convocaron gremios de la CGT, las dos CTA y movimientos sociales para repudiar las políticas de ajuste neoliberal y flexibilización que aplica el Gobierno de los Ricos.
 
Los organizadores calcularon 400 mil participantes. El creciente deterioro de las condiciones de vida de las amplias mayorías es uno de los motivos de fondo que habilitó el éxito de la movilización. El saqueo a los jubilados inició un proceso declinante para el Gobierno, que el olfato de Moyano terminó empujado a las calles una movilización que concentró la oposición social a Macri.
 
Los discursos tuvieron como denominador común la crítica al modelo económico neoliberal, la persecución a dirigentes sindicales y la necesidad de generar un polo opositor al gobierno conservador de derecha. Cambiemos sumó, a la falta de respuesta de la economía y al creciente descontento social, la pérdida de la calle que nunca tuvo. Y también el desprestigio a los dirigentes sindicales colaboracionistas que quedaron pintados de amarillo fosforescente.
 
No hay que ser un genio de la política para saber quien quedó mejor parado: Si Moyano golpeando sobre las consecuencias del ajuste neoliberal ante ciento de miles de personas o los burócratas sindicales a punto de subirse a un avión para pasear por Europa con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.
 
Además, Moyano sumó en la convocatoria a intendentes peronistas: pejotistas y massistas, movimientos sociales, partidos de izquierda, La Cámpora y un sector del movimiento sindical peronista. No es poco para un dirigente que estaba más para jubilarse que para pasar dar estas peleas y que el antiobrerismo de Macri empujó a la oposición activa.
 
El camionero logró sortear sin despeinarse la ofensiva del gobierno de los CEOs para dejarlo en soledad, porque juega un juego distinto a la política electoral, lo suyo es la discusión de poder descarnada en base a demostraciones de fuerza de acción directa. No se somete al voto ni espera validarse en la opinión pública. Se convirtió así en el líder de facto de la resistencia de base social al proyecto de Macri.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
21-02-2018 / 11:02
La marcha contra las políticas de ajuste neoliberal del gobierno de Mauricio Macri promete ser multitudinaria. El sector combativo de la CGT y las dos CTA son los convocantes. No será la primera movilización contra la alianza Cambiemos pero abre una nueva etapa político sindical de mayor confrontación contra la política económica que ahoga a trabajadores con la inflación, precariza e incrementa el desempleo.
 
El gobierno de Macri ha intentado por todos los medios desmerecer las razones de la convocatoria como una forma de reducir el caudal de participación popular. El número de gremios que decidieron no participar de la movilización fue difundido por los grandes medios ultra macristas como Clarín, La Nación e Infobae, a modo de presagio negativo de la magnitud de la marcha.
 
Sin embargo, la estrategia macrista sucia anti-Moyano comienza a generar ruido en todo el sindicalismo. En su afán por aislar al líder camionero, el macrismo incurrió en prácticas que el resto de la CGT teme se puedan trasladar al resto de las organizaciones, incluidas las "Macri friendly". El temor compartido por los "gordos", los grandes gremios de servicios e "independientes", colaboracionistas con todos los gobiernos, es que las presiones oficiales sobre el camionero se vuelvan un boomerang contra el resto del sindicalismo.
 
De todos modos y más allá de esta situación gremial, lo real es que el grado de desmoronamiento de la economía llevará no solo a partidos de la oposición, organizaciones de Derechos Humanos sino también a gente sin una afiliación definida a participar de esta concentración.
 
La marcha cuenta con el aval del Consejo Directivo de una CGT en crisis, acordada con las dos CTAs, siendo la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) uno de los principales sindicatos de esas centrales. Además participará la Corriente Federal de Trabajadores, que tiene en Sergio Palazzo de Bancarios uno de sus principales referentes.
 
La Ctera, el gremio mayoritario en docentes a nivel nacional, que en la provincia de Buenos Aires a través de Suteba está iniciando la pelea salarial contra el techo del 15% que propone María Eugenia Vidal en las paritarias, también será de la partida.
 
Los movimientos sociales ligados a la conducción espiritual del Papa Francisco también saldrán a protestar: se trata de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie.
 
El peronismo, que intenta superar su crisis con iniciativas de reunificación, sumará columnas desde el conurbano bonaerense: Gustavo Menéndez, que está al frente del PJ en la Provincia de Buenos Aires, convocó a participar. Un sector del PJ apuesta a que una movilización masiva contribuya a consolidar una oposición al Gobierno de Macri para el 2019. La intranquilidad del macrismo, los grandes medios oficialistas y el establishment económico es manifiesta.
 
La Opinión Popular

20-02-2018 / 18:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar