Ayer fue San Perón, calificado por muchos como el libro gorila más duro de aquellos tiempos, trayendo un supuesto apoyo de Perón para las elecciones del 12 de febrero en Capital.
 
Sorprendidos, el Consejo Coordinador Peronista y las 62 Organizaciones desobedecieron la orden y llamaron a votar en blanco. También Arturo Jauretche decidió sumarse a la desobediencia, pero no al voto en blanco; y, frente a las indecisiones, aceptó ser el candidato del Partido Laborista, el mismo rótulo que había catapultado a Perón en 1946.
 
¿Pueden ustedes, si realmente conocen un poco de la historia del Peronismo, imaginarse al Consejo del Movimiento (proscripto) y de las "62 Organizaciones", con dirigentes como Jorge di Pascuale, Amado Olmos, Sebastián Borro, Avelino Fernández y otros, no cumplir u oponerse a lo dispuesto por Perón en un hecho electoral?
 
Cuando llegó Damonte Taborda con la orden, ya había otra carta de Perón a las 62 Organizaciones y al Movimiento Peronista, desautorizando expresamente esa misiva y disponiendo el voto en blanco. Finalmente, el socialista Alfredo Palacios es electo senador nacional por la Capital Federal con 315.641 votos, el voto en blanco tuvo 241.384 y Damonte Taborda apenas cosechó 20.763.
 
Los peronistas, con orden o sin orden, muchas veces decidimos opciones que luego Perón aceptaba. No todas las disposiciones de Perón se cumplían al 100%, pero su influencia era decisiva.
 
Por Blas García
'/> Elecciones fraudulentas de 1961 para senador nacional porteño / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  07:36  |  Jueves 21 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Macri es una mezcla de superficialidad e ignorancia. Hay mucha gente enojada con el Gobierno por la situación económica que nunca termina de arrancar y puede darle un castigo en las elecciones de octubre”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 12-02-2017 / 20:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL DÍA QUE UN SOCIALISTA DERROTÓ AL CANDIDATO DEL “PERONISMO”

Elecciones fraudulentas de 1961 para senador nacional porteño

Elecciones fraudulentas de 1961 para senador nacional porteño
Juan Perón. Circa 1960
El 12 de febrero de 1961, se realizan elecciones fraudulentas, ya que el 13 de marzo de 1960 el presidente Arturo Frondizi había vuelto a prohibir el Partido Peronista (que en 1954 había ganado las elecciones por el 62 % de los votos). En la práctica, el comicio no parecía demasiado importante -sólo se elegía en el ámbito porteño un senador y un diputado-, pero, en medio de un clima de franca rebeldía social, esa elección llegaría a ser trascendente ya que las bases peronistas vivían momentos de incertidumbre.
 
Eran los tiempos de la Resistencia Peronista y de la feroz persecución desatada por el gobierno de Frondizi contra los trabajadores y el peronismo proscripto. La represión a los obreros de la carne que habían ocupado el frigorífico Lisandro de la Torre en Mataderos para impedir su privatización y la aplicación del Plan Conintes mediante la movilización militar compulsiva de los ferroviarios y otros gremios en lucha fueron algunos de los hitos emblemáticos de la época.
 
Con el Peronismo proscripto, el "Tirano prófugo" -pues estaba prohibido mencionar "Perón"- dudaba si insistir con el voto en blanco que solo adquiere fundamento si se la acompaña con una estrategia insurreccional, que era contradictoria con los dirigentes de la rama política del PJ, de tendencia burocrática y ajenos a una política tajantemente cuestionadora.
 
El voto en blanco, una actitud de rebelión pacifica, era toda una hazaña porque en ningún país del mundo había sido reiterado tantas veces. Pero ya el Pueblo estaba fatigándose de un voto revolucionario que no producía otro efecto que demostrar que los peronistas tenían más votos que cualquier otro partido.
 
Probablemente Perón pensó en volcar el apoyo en algún hombre irrelevante que no pudiera usufructuar el triunfo. Así estaban las cosas cuando apareció Raúl Damonte Taborda, uno de los clásicos oportunistas de la época que, apenas producido el golpe setembrino del '55, había publicado Ayer fue San Perón, calificado por muchos como el libro gorila más duro de aquellos tiempos, trayendo un supuesto apoyo de Perón para las elecciones del 12 de febrero en Capital.
 
Sorprendidos, el Consejo Coordinador Peronista y las 62 Organizaciones desobedecieron la orden y llamaron a votar en blanco. También Arturo Jauretche decidió sumarse a la desobediencia, pero no al voto en blanco; y, frente a las indecisiones, aceptó ser el candidato del Partido Laborista, el mismo rótulo que había catapultado a Perón en 1946.
 
¿Pueden ustedes, si realmente conocen un poco de la historia del Peronismo, imaginarse al Consejo del Movimiento (proscripto) y de las "62 Organizaciones", con dirigentes como Jorge di Pascuale, Amado Olmos, Sebastián Borro, Avelino Fernández y otros, no cumplir u oponerse a lo dispuesto por Perón en un hecho electoral?
 
Cuando llegó Damonte Taborda con la orden, ya había otra carta de Perón a las 62 Organizaciones y al Movimiento Peronista, desautorizando expresamente esa misiva y disponiendo el voto en blanco. Finalmente, el socialista Alfredo Palacios es electo senador nacional por la Capital Federal con 315.641 votos, el voto en blanco tuvo 241.384 y Damonte Taborda apenas cosechó 20.763.
 
Los peronistas, con orden o sin orden, muchas veces decidimos opciones que luego Perón aceptaba. No todas las disposiciones de Perón se cumplían al 100%, pero su influencia era decisiva.
 
Por Blas García

Agreganos como amigo a Facebook
20-09-2017 / 20:09
20-09-2017 / 08:09
Desde 1810 y hasta la federalización definitiva de Buenos Aires, la "cuestión capital" atravesó por diversas circunstancias. La primera iniciativa en este sentido fue del presidente Bernardino Rivadavia en 1826, momento en que se sancionaría una Ley de Capitalización por la cual Buenos Aires era declarada Capital del Estado y, con límites muy amplios, quedaba bajo la exclusiva e inmediata dirección del Presidente y el Congreso.
 
Los porteños, reacios a nacionalizar su ciudad y, sobre todo, las rentas aduaneras; y el interior provincial que se oponía a la coronación del centralismo, se enfrentaron al intento rivadaviano y en suma, al año siguiente el entonces presidente debió renunciar a la primera magistratura.
 
Luego de la caída de Rosas, en 1852, y la posterior entronación política de Justo José de Urquiza se sancionó la Constitución de 1853 que consagraba a la ciudad de Buenos Aires como sede de las autoridades nacionales y capital de la República lo que originó la separación de la provincia de Buenos Aires de la Confederación.
 
Una vez reunida Buenos Aires con el resto del país, luego de la Batalla de Cepeda, se eligió a Bartolomé Mitre como presidente de la República en 1862, se llegó a una solución llamada "Ley de compromiso entre Buenos Aires y la Nación" por la cual la ciudad sería de modo provisorio la sede de las autoridades nacionales y hasta 1880, se barajaron distintas posibilidades para la ubicación definitiva de la ciudad capital, desde la Isla Martín garcía, Villa María o Rosario.
 
Durante la gestión presidencial de Nicolás Avellaneda se resolvió la federalización de Buenos Aires sancionada el 20 de septiembre de 1880 por el Congreso Nacional luego de los terribles enfrentamientos armados, que costaron la vida de más de 3000 personas, en Barracas, Puente Alsina y Los Corrales entre las tropas nacionales y porteñas, a partir de la oposición del gobernador Carlos Tejedor a que se declare sede definitiva de las autoridades nacionales y territorio federal a la ciudad capital de la provincia de Buenos Aires. A los pocos días, el 12 de octubre de 1880, Julio Argentino Roca asumiría la presidencia de la Nación ya definitivamente establecido en Buenos Aires.
 
La Opinión Popular

19-09-2017 / 19:09
19-09-2017 / 19:09
19-09-2017 / 18:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar