Carlos Menem privatizó el Correo y se lo adjudicaron los Macri. Durante años no pagaron el canon establecido con la excusa de que el Estado no les permitía aumentar las tarifas. En 2001 entró en un concurso preventivo. En paralelo, hicieron juicios al Estado. Al entrar en este concurso, debían $300 millones que eran 300 millones de dólares.
 
El Grupo Macri ofreció al Estado pagar el 100% de la deuda. Pero a valor nominal. Es decir, pagar $300 millones, sin contar la inflación ni la devaluación en el país de todos estos años. Además pagarla en 15 cómodas cutas anuales con un bajísimo 7% anual de interés sobre saldos. En criollo, una estrategia para licuar totalmente la deuda. Y después, pasar a cobrar juicios actualizados contra el Estado.
 
La fiscal consideró "abusiva" la oferta. ¿Hay alguna duda de que lo fue? ¿Qué dijo la fiscal? Que, como mínimo, habría que actualizar el monto de la deuda, por ejemplo a una tasa activa del Banco Nación o la cotización del dólar, lo que daría ya no 300 millones sino una cifra cercana a los 4700 millones. ¿A qué conclusión llega? Señala que no hubo un sacrificio equivalente de los Macri para honrar sus deudas.
 
¿Qué dicen desde el Gobierno de Macri? El ministro de Comunicaciones Oscar Aguad, uno de los funcionarios implicados, insólitamente admitió que el acuerdo entre el Gobierno y el Correo Argentino representa "un perjuicio para el Estado", pero responsabilizó por esto a los K. En otras declaraciones absurdas, Aguad aseguró que "no hay ningún perdón de deuda", si no que la empresa "va a pagar hasta el último peso pero de un crédito absolutamente devaluado". La devaluación, en perjuicio del Estado sería responsabilidad de los K.
 
Lo menos creíble de la versión de Aguad sobre los hechos es que en teoría nunca habló del tema con el presidente Mauricio Macri. Si lo hubiera hecho, aseguró que Macri lo hubiera mandado a "defender los intereses del Estado". Aguad evidentemente, opina que puede tomar de pelotudos a todo el pueblo argentino. De otra forma no se explica cómo puede pretender que se crea que Mauricio no estaba al tanto ni había opinado sobre el acuerdo en el que interviene su padre.
 
La titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, se tomó unos cuantos días para salir a hablar del tema. Se ve que hasta que no se radicaron cuatro denuncias penales por el escandaloso acuerdo y hasta que no se inició una investigación administrativa, a Alonso quizás no le pareció que el acuerdo podía tener que ver con un hecho de corrupción.
 
La Opinión Popular
'/> Maniobra de los Macri con el Correo: Pagar la deuda a valor nominal, licuarla con la inflación y cobrar juicio contra el Estado / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  23:05  |  Domingo 17 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-02-2017 / 08:02
PAGAR EN UNA VENTANILLA PARA COBRAR POR OTRA

Maniobra de los Macri con el Correo: Pagar la deuda a valor nominal, licuarla con la inflación y cobrar juicio contra el Estado

Maniobra de los Macri con el Correo: Pagar la deuda a valor nominal, licuarla con la inflación y cobrar juicio contra el Estado
El aquelarre por la condonación de la deuda de Franco Macri por parte del gobierno de Mauricio Macri no para de generar repercusiones. Ayer trascendió un nuevo dictamen de la fiscal Gabriela Boquín que le imputó “mala fe” a la maniobra de los Macri. El caradura ministro Aguad le echó la culpa de lo sucedido al kirchnerismo, y la militante ultra macrista Laura Alonso informó que la Oficina Anticorrupción (OA) recién ahora se va poner a investigar el asunto. Por su parte, el Grupo Macri inició un nuevo reclamo por daños y perjuicios contra el Estado tras cerrar el acuerdo para cancelar su deuda en términos escandalosamente beneficiosos.
Una gran victoria para el Grupo Macri. Una durísima derrota para el Estado argentino. Si tuviéramos que poner en términos futboleros lo que sucede con la deuda que el Correo Argentino tiene con el país, habría que decir que el clan Macri estuvo a minutos de obtener un rotundo triunfo. Pero el dictamen de la fiscal general en lo Comercial, Gabriela Boquín alertó a todos. Y ahora entró en suspenso.
 
¿Cómo fue la maniobra del Grupo Macri en las negociaciones con el Gobierno de Macri por sus deudas con el Estado? Durante la década del '90 Carlos Menem privatizó el Correo y se lo adjudicaron los Macri. Durante años no pagaron el canon establecido con la excusa de que el Estado no les permitía aumentar las tarifas. En 2001 entró en un concurso preventivo. En paralelo, hicieron juicios al Estado. Al entrar en este concurso, debían $300 millones que eran 300 millones de dólares.
 
El Grupo Macri ofreció al Estado pagar el 100% de la deuda. Pero a valor nominal. Es decir, pagar $300 millones, sin contar la inflación ni la devaluación en el país de todos estos años. Además pagarla en 15 cómodas cutas anuales con un bajísimo 7% anual de interés sobre saldos. En criollo, una estrategia para licuar totalmente la deuda. Y después, pasar a cobrar juicios actualizados contra el Estado.
 
La fiscal consideró "abusiva" la oferta. ¿Hay alguna duda de que lo fue? ¿Qué dijo la fiscal? Que, como mínimo, habría que actualizar el monto de la deuda, por ejemplo a una tasa activa del Banco Nación o la cotización del dólar, lo que daría ya no 300 millones sino una cifra cercana a los 4700 millones. ¿A qué conclusión llega? Señala que no hubo un sacrificio equivalente de los Macri para honrar sus deudas.
 
¿Qué dicen desde el Gobierno de Macri? El ministro de Comunicaciones Oscar Aguad, uno de los funcionarios implicados, insólitamente admitió que el acuerdo entre el Gobierno y el Correo Argentino representa "un perjuicio para el Estado", pero responsabilizó por esto a los K. En otras declaraciones absurdas, Aguad aseguró que "no hay ningún perdón de deuda", si no que la empresa "va a pagar hasta el último peso pero de un crédito absolutamente devaluado". La devaluación, en perjuicio del Estado sería responsabilidad de los K.
 
Lo menos creíble de la versión de Aguad sobre los hechos es que en teoría nunca habló del tema con el presidente Mauricio Macri. Si lo hubiera hecho, aseguró que Macri lo hubiera mandado a "defender los intereses del Estado". Aguad evidentemente, opina que puede tomar de pelotudos a todo el pueblo argentino. De otra forma no se explica cómo puede pretender que se crea que Mauricio no estaba al tanto ni había opinado sobre el acuerdo en el que interviene su padre.
 
La titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, se tomó unos cuantos días para salir a hablar del tema. Se ve que hasta que no se radicaron cuatro denuncias penales por el escandaloso acuerdo y hasta que no se inició una investigación administrativa, a Alonso quizás no le pareció que el acuerdo podía tener que ver con un hecho de corrupción.
 
La Opinión Popular

LA FISCAL BOQUÍN ACUSÓ AL GRUPO MACRI POR NUEVAS MANIOBRAS CONTRA EL ESTADO EN LA DISPUTA POR EL CORREO ARGENTINO
  
Pagar en una ventanilla para cobrar por otra
 
El Grupo Macri inició un nuevo reclamo por daños y perjuicios contra el Estado tras cerrar el acuerdo para cancelar su deuda en términos escandalosamente beneficiosos. La fiscal le imputó "mala fe" a la maniobra.
 
 
El acuerdo al que arribó el Grupo Macri con el gobierno nacional por  incumplimientos en el pago de los cánones durante la concesión del Correo Argentino no sólo es abusivo en términos de condonación y quita de deuda sino que adolece de mala fe.
 
La  fiscal general ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Gabriela Boquín, presentó ayer un nuevo escrito ante la Sala B de ese tribunal en el que acusa al conglomerado de la familia presidencial, "46 días después de haber obtenido la conformidad del acreedor Estado Nacional" a la propuesta de cancelación de su propia deuda, de "ampliar o ajustar" la demanda que el propio grupo empresario había iniciado contra el Estado dos meses antes, por una suma de 1795 millones de pesos (al año 2009), más un adicional de 570 millones,  reclamando "intereses al 11 por ciento anual", es decir cuatro puntos a su favor por sobre el interés que había pactado en la deuda a favor del Estado.
 
"La concursada adoptó una conducta contraria a la buena fe procesal, al con comunicar ni al Tribunal ni a los funcionarios intervinientes el inicio de esta acción mientras se encontraba negociando con el acreedor demandado en ella", sostiene la fiscal Boquín en su dictamen.
 
"Su posición en este expediente convierte en más abusiva aun la propuesta formulada por el Estado Nacional, pues mientras ofrece pagar a partir de 2018 un interés del 7 por ciento anual, reclama al mismo acreedor un interés del 11 por ciento por lo menos hasta 2009 más los intereses correspondientes hasta el efectivo pago".  
 
La familia Macri se hizo cargo de la concesión del Correo en 1997, durante el menemismo, y la administró a través de su empresa Sideco Argentina, de la que conserva la mayoría accionaria.
 
Pese a que el Grupo reclama inversiones, la mayoría de los desembolsos que computó bajo ese paraguas fueron las indemnizaciones de los miles de empleados que despidió durante su gestión sin lograr que mejore la situación de la empresa, y en septiembre de 2001 presentó la convocatoria de acreedores con una deuda de 900 millones de pesos.
 
En noviembre de 2003 el contrato con Socma fue rescindido y el Estado heredó el 32,65 por ciento de esa deuda, que incluía 296 millones de pesos (equivalente a dólares durante el "uno a uno") por incumplimientos en el pago del canon. El acuerdo con Socma incluía un pago de 51 millones de pesos por semestre, de los cuales sólo pagó los primeros hasta marzo de 2000. El gobierno inició entonces la causa contra Socma.
 
Esta semana se conoció el acuerdo que alcanzaron los abogados del Ministerio de Comunicaciones, a cargo de Oscar Aguad, y el holding de la familia presidencial por el Correo, para saldar esa deuda en 15 cuotas anuales, desde 2018 hasta 2033 con un interés del 7 por ciento y sólo sobre el capital, lo que asciende a 600 millones de pesos.
 
La fiscal ya había denunciado que eso significaba una quita de deuda del 98,2 por ciento porque se lo hacía sin aplicar el interés, lo que significaba un perjuicio público de más de 4227 millones de pesos. La Dirección General de Asesoramiento Económico y Financiero en las Investigaciones (DAFI) de la Procuración General proyectó ese perjuicio a 2033 en 70.163 millones de pesos.
 
La fiscal Boquín había ya presentado un escrito por las condiciones abusivas del acuerdo, suscripto el 28 de junio de 2016, pero ayer hizo una nueva acusación. Boquín recordó en su dictamen que 15 días antes del acuerdo (el 13 de junio de 2016), el Correo presentó una demanda contra el Estado por daños y perjuicios por la falta de pago de supuestas inversiones.
 
Pero dos meses después, el 12 de agosto (46 días después del acuerdo de conformidad del Estado con su propuesta de pago), el grupo Macri "amplió" o "ajustó" la demanda por las sumas de 1795 millones de pesos (al año 2009) más la suma de 570 millones, reclamando intereses al 11 por ciento anual desde la fecha indicada en la presentación. "Todo ello sin perjuicio de que no renunciaba ni desistía de derechos o procesos judiciales".
 
En su escrito del 12 de agosto, el Grupo Macri expresa que esta nueva demanda "no puede ni debe ser interpretada como una retractación o cambio de términos de la propuesta de acuerdo aceptada por el Estado Nacional en junio", en el marco del concurso preventivo de Correo Argentino, ya que la misma "no implicó desistimiento de ningún planteo judicial".
 
Al respecto, la fiscal considera que "la concursada adoptó una conducta contraria a la buena fe procesal al no comunicar ni al Tribunal ni a los funcionarios intervinientes el inicio de esta acción (que importa un crédito en expectativa) mientras se encontraba negociando con el acreedor demandado en ella".
 
Boquín, en un nuevo dictamen en el que ratificó la conducta "abusiva" de la empresa, recuerda además que el artículo 19 de la ley de concursos y quiebras "refiere a suspensión y no a interrupción o condenación" de los intereses, que se aplican sobre el capital acordado. Para sustentar esta postura citó precedentes de la Cámara Comercial.
 
La fiscal insistió en que la mala fe de la empresa es que nunca informó en la causa por la deuda sobre la demanda por daños y perjuicios. Respecto a este tema, aseveró que "su posición en este expediente contencioso administrativo, convierte en más abusivo aun la propuesta formulada al Estado Nacional pues mientras ofrece pagar a partir de 2018 (plazo estimado de pago si la homologación se produjese en el año en curso) un interés del 7 por ciento anual, reclama al mismo acreedor un interés del 11 por ciento por lo menos hasta 2009 mas los interés correspondientes (sin determinar tasa) hasta el efectivo pago".
 
Cabe recordar que el acuerdo alcanzado esta semana incluye una cláusula de pago acelerado en el caso de que el Grupo Macri le gane el juicio que le inició al Estado nacional por la rescisión del contrato del Correo. El objetivo de esta nueva demanda, además de dos juicios en curso sobre los que no renunció ni desistió pese al acuerdo, es financiar el pago de su deuda con dinero que obtenga del propio Estado.
 
La Sala B de la Cámara Comercial es la que debe resolver si acepta el acuerdo entre el Gobierno y el Correo o si hace lugar al dictamen de la fiscal de rechazar la propuesta. El tribunal está integrado por las juezas Maria Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero, Matilde Ballerini y Ana Piaggi. Piaggi está excusada de intervenir en la causa casi desde su inicio.
 
La fiscal Boquín alerta al final de su escrito que se reserva la posibilidad recurrir ante la Corte Suprema de Justicia en caso de dictarse "una sentencia contraria a lo dictaminado por esta Fiscalía y que lesione el derecho de propiedad de los acreedores".
 
Por Cristian Carrillo
 
Fuentes: Página12, Perfil, La Nación, La Izquierda Diario, Hoy en la Noticia y LOP

Agreganos como amigo a Facebook
Maniobra de los Macri con el Correo: Pagar la deuda a valor nominal, licuarla con la inflación y cobrar juicio contra el Estado
CORDOBÉS CHISTOSO: Mientras crece el escándalo por el correo: para el Gobierno, “Franco Macri no tiene recursos”. Con esa insólita respuesta, el ministro de Comunicaciones, el radical Oscar Aguad (foto), intentó poner reparos sobre la figura del presidente y la deuda que debe afrontar su padre, y repartió culpas al kirchnerismo. En tanto, se multiplican las denuncias por la millonaria condonación otorgada.
Maniobra de los Macri con el Correo: Pagar la deuda a valor nominal, licuarla con la inflación y cobrar juicio contra el Estado
ULTRA MACRISTA. Finalmente, Laura Alonso, la funcionaria que vela por la transparencia institucional y la ética pública, tomó nota de que la denuncia de la fiscal Boquín, señala el acuerdo denunciado como una violación precisamente, a la ley de ética pública, cuya autoridad de aplicación es la OA. Según Alonso, la decisión de iniciar una investigación y de ser necesario, aportar información y pruebas a la justicia que ejecuta una investigación penal, surgió de la lectura “atenta” del dictamen de Boquín. Se ve que la primera lectura por parte de Alonso no fue lo suficientemente atenta. ¿Por eso habrá demorado tanto en comprender que tenía que intervenir?
17-06-2018 / 16:06
Por una mínima diferencia -mínima pero decisiva- la despenalización del aborto fue aprobada en la Cámara de Diputados. Hay indicios para pensar que también podría ser aprobaba en Senadores. Si el señor Pichetto declaró que esto puede ser posible, es porque sabe de lo que está hablando.
 
De todos modos, la batalla por la despenalización del aborto está ganada. La ganó la sociedad, la ganaron las mujeres, la ganó la historia. En todos los países civilizados del mundo se comparte este criterio. Se discuten matices, detalles, pero en lo fundamental el acuerdo acerca del derecho de la mujer a interrumpir su embarazo es fuerte.
 
Agrego algo más: el derecho a interrumpir su embarazo sin que por ello vaya presa. Porque ése es el "detalle" decisivo, lo que a modo de síntesis diría que se debatió hasta la mañana del jueves en Diputados. Esa fue la pregunta que debía responder cada diputado a la hora de intervenir: ¿Va o no va presa? Lo demás se conversa.
 
En realidad, lo que se decidió fue legalizar aquello que de manera sórdida, oscura, culposa, se realizaba en la sociedad con sus consecuencias: muertes, mutilaciones, heridas irreparables. Les guste o no a los objetores, las mujeres abortan y seguirán abortando cuando lo consideren necesario, pero con un detalle: hasta la semana pasada la prohibición transformaba a esta decisión en un delito y habilitaba por bajo cuerda la industria millonaria de los médicos aborteros. Ahora empezará de dejar de ser así.
 
Por supuesto, acá también se establecían diferencias. Las mujeres con recursos podían disponer de algunas garantías; las pobres mujeres padecían las consecuencias de su pobreza. 

17-06-2018 / 11:06
"Hemos acordado un stand by de acceso privado por 50 mil millones de dólares. Esto es un reflejo del apoyo de la comunidad internacional al país", publicaron los diarios el 7 de junio. Antes de eso, el Gobierno no había dado pistas sobre tal acuerdo.
 
Ni los partidos aliados en Cambiemos conocían lo mínimo como para responder sin trastabillar las preguntas del periodismo. El acontecimiento que definirá los próximos años no fue discutido.
 
Un buen político sabe que es peligroso liberar fuerzas que no se está en condiciones de dirigir. En general, Macri no lo hace, por eso hasta hoy no ha puesto en debate público lo que ha firmado con el FMI. Hubo que esperar a la mañana del último viernes para una deslucida exposición y conferencia de prensa del ministro Dujovne, que agregó algunas precisiones.
 
Primero se firmó el acuerdo con el FMI. Luego, a las cansadas, el Gobierno se refirió a sus imposiciones, sus límites y sus consecuencias. Hay palabras que los argentinos preferimos no volver a usar. Pero el pacto fue un blindaje y significa un severo ajuste, esa dupla semántica y económica que nos marcó en los comienzos de este siglo.
 
Como si se tratara de una obra jugada en otro teatro, el pacto con el FMI fue todo lo contrario a los apasionados debates por el aborto de las últimas semanas. Precisamente, el acuerdo firmado con el FMI es un ejemplo de opacidad extrema, no porque el periodismo no acerque los datos de las obligaciones contraídas, sino porque esas mismas obligaciones son complicadas y solo el discurso político democrático puede restaurar un nivel aceptable de inteligibilidad.
 
Macri firmó primero y todavía no abrió la boca ni siquiera frente a sus aliados políticos, mucho menos frente a sus opositores. Reclama un acuerdo en un páramo discursivo. En este caso, la falla política no afecta solo a los excluidos sino a vastos sectores sociales más organizados y, probablemente, mejor preparados para comprender de qué se trata y, en consecuencia, para apoyar u oponerse razonadamente.
 
Todo el mundo está preocupado por alcanzar acuerdos. Pero preocupa otra cosa: cómo se llega a ellos y cómo se los garantiza. Por eso, los acuerdos antes de firmarse deben ser públicos y debatidos. Lo que Macri y su ministro Dujovne hicieron respecto del FMI fue ciertamente lo contrario. Una falla en lo político que no asegura un buen futuro. 

17-06-2018 / 10:06
A pesar de que Mauricio Macri se vanagloriaba de contar con "el mejor equipo económico de los últimos 50 años", ya cambió de ministro de Hacienda y presidente del Banco Central y completó los relevos sacando a los ministros de Producción y de Energía, la cara visible del tarifazo.
 
En medio de la disparada del dólar y la salida del presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, Macri decidió reemplazar a los ministros de Energía, Juan José Aranguren y de Producción, Francisco Cabrera. Mediante un comunicado, la Casa Rosada anunció que sus reemplazantes serán el petrolero Javier Iguacel y el analista Dante Sica, respectivamente.
 
Estos cambios de gabinete no hacen más que confirmar el fracaso total de la política económica de Macri. Este tipo de cambios de nombre por nombre o a modo de manotazo de ahogado, pero que hacia afuera lo quieren mostrar como cambios profundos, no van a servir si la economía no es mirada de otra manera y con distintos ojos.
 
Macri está haciendo un cambio de nombres para sacarse de encima a los ministros más desgastados y seguir reforzando el plan de ajuste del FMI. Pero el problema no es el cambio de nombres, sino el cambio del proyecto económico neoliberal.
 
Sica no va a empezar una política de aliento a las exportaciones, de freno a las importaciones o de aliento a la industria y a la producción nacional. Tampoco se van a retrotraer las tarifas que tanto descontento social han generado. No habrá ningún cambio en el rumbo económico de este gobierno.
 
Como se vienen llevando las políticas de este Gobierno de los Ricos, será imposible y no va ser viable esta economía que lleva a la ruptura más profunda de las clases sociales, con miles de argentinos que día a día caen en la línea de la pobreza y con la clase media tambaleando.
 
Con un país que no tiene un mercado interno robusto, sin pymes protegidas por el gobierno de los CEOs, pretendiendo bajar los salarios y jubilaciones, cosas que ya ocurrió con la abrupta devaluación y la suba del dólar que en breve podría llegar a los 30 pesos y sin control de precios; cuando la cadena de pagos se rompe o cuando termina siendo más productivo dejar de invertir y poner el dinero en la timba financiera como lo son las Lebac, estamos por muy mal camino.
 
Mientras esta crisis parece no tener fin, será preciso enfrentar sus consecuencias. Si con el mejor equipo de los últimos 50 años nos fue tan mal, y terminamos en la B: el FMI, no queremos imaginar cómo nos va a ir ahora que entran los suplentes.
 
La Opinión Popular

16-06-2018 / 16:06
La única discusión es sobre los tiempos y la profundidad, el sentido está descontado: Mauricio Macri aceptó que tiene que hacer una drástica reducción de su gabinete para recuperar la confianza de un mercado que ni pestañeó ante la designación del súper trader Luis "Toto" Caputo en el Banco Central.
 
Las versiones hablan de una reducción de los actuales 20 ministerios a una cifra que va de siete a trece. Medio Ambiente, Modernización y Cultura pasarían a secretarías dependientes de la Presidencia, como fueron tradicionalmente. Y Energía y Producción serían degradadas a ese mismo nivel, sólo que para ubicarse debajo de Nicolás Dujovne, en la construcción por cuotas y a regañadientes que ensaya Macri, de un ministro de Economía tradicional.
 
Mucho más sensible, pero acaso igual de impactante, sería eliminar los ministerios de Salud y Educación y reemplazarlos por algún tipo de organismo de enlace con las provincias, que en rigor asumen toda la carga de la gestión en esas áreas. Son todas versiones que corren por estas horas, al igual que el eventual regreso de una cartera de Obras Públicas tradicional.
 
Lo que nadie discute es que el mercado pidió y pide un ajuste severo de un gabinete diseñado con criterios escandinavos, para un país inmenso e indomable como la Argentina. Llama también la atención el notable perfil bajo que transita Marcos Peña. "Está bastante corrido", afirmó una fuente que conoce muy de adentro el funcionamiento del macrismo.
 
Un deslizamiento que coincide con el protagonismo cada vez mayor de Nicolás "Nicky" Caputo, uno de los que más empuja el cambio profundo del gabinete.

16-06-2018 / 09:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar