La Opinión Popular
                  04:00  |  Miércoles 30 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
La apuesta del consenso y la reconstrucción
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
Porque cuando tengo que cantar verdades las canto derecho nomás, a lo macho, aunque esas verdades amuestren bicheras donde naides creiba que hubiera gusanos. El orejano
Sociedad e Interés General - 14-03-2013 / 12:03
EFEMÉRIDES

Carlos Marx, más vivo y actual que nunca a 130 años de su muerte

Carlos Marx, más vivo y actual que nunca a 130 años de su muerte
Karl Heinrich Marx, conocido entre nosotros como Carlos Marx.
El 14 de marzo de 1883 muere en Londres uno de los pensadores más importantes de la humanidad: Carlos Marx.
 
En su vasta e influyente obra, incursionó en los campos de la filosofía, la historia, la ciencia política, la sociología y la economía; aunque no limitó su trabajo solamente al área intelectual, pues además incursionó en el campo del periodismo y la política, proponiendo en su pensamiento la unión de la teoría y la práctica.
 
Las teorías de Marx sobre la sociedad, la economía y la política, que se conocen colectivamente como el marxismo, sostienen que todas las sociedades avanzan a través de la dialéctica de la lucha de clases.
 
Junto a Friedrich Engels, es el padre del socialismo científico, del comunismo moderno y del marxismo. Sus escritos más conocidos son el Manifiesto del Partido Comunista (en coautoría con Engels) y el libro El Capital.
 
Sus ideas críticas sobre el capitalismo y el imperialismo tuvieron y tienen millones de seguidores en todo el mundo.

 
Por Carlos Morales

Karl Heinrich Marx, conocido también en español como Carlos Marx (Tréveris, Reino de Prusia, 5 de mayo de 1818 - Londres, Reino Unido, 14 de marzo de 1883), fue un filósofo, intelectual y militante comunista alemán de origen judío.
 
Nacido en una familia de clase media acomodada en Tréveris, Reino de Prusia, fue a estudiar en la Universidad de Bonn y en la Universidad Humboldt de Berlín, donde se interesó en las ideas filosóficas de los jóvenes hegelianos. En 1836, se comprometió con Jenny von Westphalen, casándose con ella en 1843.
 
Tras la finalización de sus estudios, se convirtió en periodista en la ciudad de Colonia, escribiendo para un diario radical, la Gaceta Renana (Rheinische Zeitung), donde comenzó a utilizar conceptos hegelianos de la dialéctica para influir en sus ideas sobre el socialismo.
 
Se trasladó a París en 1843 y comenzó a escribir para otros periódicos radicales, como los Anales Franco-Alemanes (Deutsch-französische Jahrbücher) y Vorwärts!, así como una serie de libros, de los cuales varios fueron coescritos con Engels. Fue exiliado a Bruselas en Bélgica en 1845, donde se convirtió en una figura importante de la Liga de los Comunistas, antes de regresar a Colonia, donde fundó su propio periódico, la Nueva Gaceta Renana (Neue Rheinische Zeitung).
 
Se exilió una vez más, en 1849 se trasladó a Londres junto con su esposa Jenny y sus hijos. En Londres, la familia se redujo a la pobreza, pero Marx siguió escribiendo y formulando sus teorías sobre la naturaleza de la sociedad y cómo creía que podría mejorarse, así como una campaña por el socialismo y convirtiéndose en una figura destacada de la Primera Internacional.
 
Las teorías de Marx sobre la sociedad, la economía y la política, que se conocen colectivamente como el marxismo, sostienen que todas las sociedades avanzan a través de la dialéctica de la lucha de clases.
 
Fue muy crítico de la forma socioeconómica vigente de la sociedad, el capitalismo, al que llamó la "dictadura de la burguesía", afirmando que se llevaba a cabo por las acaudaladas clases alta y media para su propio beneficio y teorizó que, como los anteriores sistemas socioeconómicos, inevitablemente se producirían tensiones internas que lo llevarían a su reemplazo por un nuevo sistema a cargo de una nueva clase social, el socialismo.
 
Sostuvo que la sociedad bajo el socialismo, sería regida por la clase obrera en lo que llamó la "dictadura del proletariado", el "Estado obrero" o "democracia obrera". Creía que el socialismo sería, a su vez, eventualmente reemplazado por una sociedad sin Estado y sin clases llamada comunismo puro.
 
Junto con la creencia en la inevitabilidad del socialismo y del comunismo, Marx luchó activamente para la implementación del primero, argumentando que los teóricos sociales y las personas desfavorecidas debían realizar una acción revolucionaria organizada para derrocar el capitalismo y lograr un cambio socioeconómico.
 
Mientras que Marx se mantuvo como una figura relativamente desconocida durante su vida, sus ideas y la ideología del marxismo comenzaron a ejercer una gran influencia sobre los movimientos socialistas poco después de su muerte. Los gobiernos revolucionarios socialistas basados en conceptos marxistas tomaron el poder en una variedad de países a lo largo del siglo XX, llevando a la formación de Estados socialistas como la Unión Soviética en 1922 y la República Popular China en 1949, con diversas variantes teóricas desarrolladas, tales como el Leninismo, el Trotskismo, el Estalinismo y el Maoísmo.
 
Marx es normalmente citado, junto a Émile Durkheim y a Max Weber, como uno de los tres principales arquitectos de la ciencia social moderna, y ha sido descrito como una de las figuras más influyentes en la historia humana, en 1999 una encuesta de la BBC fue votado como el "pensador del Milenio" por personas de todo el mundo.
 
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Agreganos como amigo a Facebook
29-07-2014 / 09:07
28-07-2014 / 20:07
28-07-2014 / 08:07
El 28 de julio de 1957 se realizan elecciones para Convencionales Constituyentes en la Argentina, en las que el peronismo está proscripto. El gobierno militar optó por hacer de cuenta que este no existía y convocó a elecciones sin permitirle participar al partido mayoritario. La Revolución Libertadora había prohibido ni siquiera mencionar a Juan Perón.
 
Convocadas por la dictadura gorila de Aramburu-Rojas, la finalidad de la Convención era convalidar la ilegal derogación de la Constitución de 1949 al igual que las reformas sociales que se incorporaron. Los militares habían repuesto por decreto la de 1853, y ahora aspiraban a reformarla.
 
Una nueva generación política peronista, surgida al calor de la lucha y desde la clandestinidad, se dispuso a repudiar al gobierno y a la modificación de una Constitución que consideraba legítima y de avanzada por cuanto reconocían los Derechos del Trabajador, la Independencia Económica y los prerrogativas sociales de las capas más desprotegidas de la sociedad argentina.
 
Desde el exilio, Juan Perón ordenó a los peronistas que votaran en blanco. Y así fue como venció el voto en blanco, voz de la mayoría popular silenciada, de un pueblo marginado, que estaba privado de expresar sus opiniones libremente. El  peronismo perseguido, difamado, proscripto, con su líder desterrado, sin propaganda pública ni diarios a favor, gana las elecciones y gobierno padece la desilusión de ver que el movimiento que intentaba liquidar continua vigente.
 
Las elecciones del 28 de julio de 1957 demostraron que el justicialismo seguía siendo, a pesar de la proscripción, la fuerza mayoritaria. Los votos en blanco fueron la señal política de la Resistencia Peronista.
 
Por Blas García

28-07-2014 / 08:07
El 28 de julio de 1936 nace, en Buenos Aires, Norberto Galasso. Es un periodista, docente, ensayista e historiador revisionista argentino. A fines de los años cincuenta, sus inquietudes políticas lo impulsaron a leer a Marx y Trotsky, entre otros, y se familiarizó con los conceptos de lucha de clases, plusvalía y explotación. Ha aportado considerablemente al pensamiento nacional y popular.
 
Galasso integra esa corriente ideológica denominada Izquierda Nacional que hizo importantes aportes al pensamiento nacional y popular. Dicha corriente contó con destacados intelectuales de la talla de Juan José Hernández Arregui, Jorge Abelardo Ramos, Jorge Eneas Spilimbergo y Rodolfo Puigros, entre otros.
 
Galasso es autor de una gran cantidad de obras, no obstante lo cual, una característica destacable de su creador es la coherencia ideológica que atraviesan las mismas. En estos tiempos de tránsfugas políticos e ideológicos, no es poca cosa que un pensador haya defendido la misma causa por más de cuarenta años, más aún, cuando esas ideas constituyen la defensa de la Nación y su pueblo contra los proyectos de dominación.
 
Lo que ha hecho fundamentalmente fue rescatar de nuestra historia a aquellos patriotas que defendieron la causa nacional y enfrentaron los imperios de turno, esos personajes no tienen lugar en la Historia Oficial. Galasso dio vida a Raúl Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche, Manuel Ugarte y Hernández Arregui, entre otros.
 
Fue el mismo Galasso, quién los bautizó como los "malditos" de la historia, utilizando esta palabra para describir a aquellas figuras que fueron intencionalmente silenciados, por que sus opiniones contrariaban la visión de los dueños de la Argentina.
  
La Opinión Popular

26-07-2014 / 07:07
El 26 de julio es un día de recordación para todos los sectores populares, porque ese día murió Eva Duarte de Perón, esa gran revolucionaria que quiso ser llamada simplemente Evita.

Querida por el Pueblo hasta el misticismo y odiada por la oligarquía hasta la profanación de su cadáver, legó a su Patria una extraordinaria obra de justicia social, los derechos de los trabajadores y de la mujer, y el ejemplo de su fuerte compromiso militante por el bienestar de los más humildes.
 
Su memoria, su voz, sus discursos, su joven belleza y su rebeldía quedaron para siempre en el corazón de todo un pueblo. Inmortal, intocada por la muerte, agigantada en su martirio, un mito que el tiempo se encarga de tener siempre vigente, aquí en su Patria y en el mundo.
 
Como a todos los grandes líderes populares de la historia, el odio la envolvió y la siguió más allá de la muerte. Sus enemigos, la antipatria y la oligarquía, ejecutaron la macabra y enfermiza venganza de profanar y secuestrar su cadáver.
 
Ni siquiera así, y prohibiendo nombrarla, sus enemigos pudieron arrancarla de la memoria y el cariño popular. El odio de la oligarquía y el amor del pueblo son parte del mismo fenómeno, escindido en dos efectos antagónicos; uno y otro se alimentan recíprocamente.
 
Evita sigue viva, mas revolucionara, más mujer, más combativa que nunca. Ya volvió, en los albores de los años ´70, como símbolo y bandera revolucionaria, en un periodo de grandes transformaciones políticas y sociales, en Argentina y en toda Latinoamérica, para sumar a vastos sectores juveniles a la militancia por el retorno de Juan Perón.
 
Evita reaparece siempre, para que pongamos en práctica los valores que nos legó, como bien lo recordara el poeta José María Castiñeira de Dios en "Volveré y seré millones".

Escribe: Blas García

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar