La Opinión Popular
                  19:54  |  Jueves 26 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Somos mensajeros de la lucha y la verdad, somos peregrinos de la amada libertad”. Raly Barrionuevo
Nacionales - 21-05-2012 / 10:05
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 21 DE MAYO DE 1969 SE PRODUCE UNA PUEBLADA A RAÍZ DE LA FEROZ REPRESIÓN DE LA POLICÍA CONTRA OBREROS Y ESTUDIANTES

El Rosariazo, la insurrección de toda una ciudad contra la dictadura militar de Onganía

El Rosariazo, la insurrección de toda una ciudad contra la dictadura militar de Onganía
Rosario estaba en llamas y preanunciaba el Cordobazo. El 21 de mayo de 1969 a raíz de la feroz represión de la Policía contra obreros y estudiantes, se levantan barricadas en Sarmiento y San Juan en pleno 'Rosariazo'. Ese día fue asesinado un joven obrero de 15 años. Fotos: Carlos Saldi. Colección: Museo de la Memoria.
En mayo de 1969, las puebladas conmovieron a la Argentina. El Rosariazo y el Cordobazo encendieron la rebeldía obrero-estudiantil que buscaba terminar con la dictadura militar pro imperialista del general Onganía.
 
El 15 de mayo de 1969, durante una protesta por la suba del precio del comedor estudiantil en Corrientes, es asesinado por la represión el estudiante Juan José Cabral.
 
El día 17 de mayo, militantes de Ciencias Económicas de Rosario realizaron un acto de repudio en el comedor universitario que fue reprimido por agentes de policía. Adolfo Bello, de 22 años, recibió un balazo en la frente, y moriría esa tarde a causa de las heridas.
 
En la Marcha del Silencio en Rosario, por el asesinato de Bello, donde participan agrupaciones estudiantiles universitarias y secundarias y la opositora CGT de los Argentinos, y donde más de 4.000 manifestantes se enfrentan y hacen retroceder a la policía, cae asesinado el estudiante y obrero metalúrgico Luis Blanco, de 15 años.
 
Los manifestantes, apoyados por la población, que desde las puertas de las casas y las ventanas de los departamentos comenzaron a arrojarse maderas, papeles, trapos y neumáticos para hacer barricadas, para resistir la represión, protagonizan el Rosariazo. Desde la madrugada del 22 de mayo, Rosario es declarada "zona de emergencia bajo jurisdicción militar".
 
Una semana después estalla el Cordobazo y en los meses posteriores otras puebladas incendian la Patria.
 
Escribe: Blas García

Evita, te llevaremos como bandera hasta la victoria siempre
Blas Garcia

El Rosariazo formó parte de una sucesión de movimientos de protestas contra la dictadura militar, incluyendo manifestaciones y huelgas, realizadas en la ciudad de Rosario, entre los meses de mayo y septiembre de 1969 contra el general Juan Carlos Onganía.
 
El autoritarismo de Onganía, y su desprecio por la política, habían cebado el fenómeno de la unidad obrero-estudiantil que, con el tiempo, amalgamó un frente político y social combativo y variado que terminó con su corto reinado.
 
Las convulsiones del Mayo Francés, la influencia del catolicismo tercermundista y su opción por los pobres, los movimientos revolucionarios de sesgo nacionalista y antiimperial, promovieron en un clima de tensión generalizada contra el gobierno militar, como culminación de una escalada comenzada pocos días antes, el 13 de mayo en la provincia de Tucumán, donde los trabajadores del ingenio azucarero Amalia habían tomado las instalaciones en protesta por el impago de sus salarios.
 
Al día siguiente, manifestaciones en la ciudad de Córdoba tomaron la calle contra la supresión del sábado inglés, vigente desde la década del '20. Más de 3.500 obreros reunidos en asamblea para fijar la posición del gremio se enfrentaron con la policía, lo que desembocó en un total de 11 heridos y 26 detenidos.
 
Posteriormente, en la provincia de Corrientes, los estudiantes universitarios protestaron contra el anuncio de un aumento del 500% en los precios del comedor universitario; la policía reprimió la marcha, matando al estudiante correntino Juan José Cabral.
 
 
Madura el Rosariazo
 
El 16 de mayo, a causa de la inquietud producida por el repudio a los sucesos de Corrientes en la Facultad de Medicina, el rector de la Universidad Nacional de Rosario decidió la suspensión de las actividades durante tres días.
 
Los estudiantes se congregaron en el Comedor Universitario, desde donde marcharon por el centro de la ciudad. Mientras tanto, desde la Capital Federal se anunció que se habían despachado refuerzos policiales a Corrientes y que la Gendarmería Nacional de Formosa estaba acuartelada en previsión de acontecimientos similares.
 
Al día siguiente, un grupo de unos 400 estudiantes se reunió nuevamente frente al Comedor Universitario, lanzando volantes y haciendo estallar artefactos de estruendo. La policía reprimió la manifestación que coreaba "Acción, acción, acción para la liberación".
 
Un periodista, Reynaldo Sietecase, describió así los eventos:
 
Un grupo de estudiantes, perseguidos por la policía, corre por la calle Corrientes hacia el sur y dobla por Córdoba, desde Entre Ríos aparecen más policías disparando sus armas. Los estudiantes y decenas de sorprendidos transeúntes quedan encerrados...
 
Algunos estudiantes junto a una docena de paseantes -incluidos varios niños- ingresan a la Galería Melipal. El lugar tiene una sola boca de entrada y salida, por lo que otra vez quedan atrapados a merced de los guardias.
 
Los agentes ingresan al edificio y reanudan la golpiza. Entre los policías se encuentra el oficial inspector Juan Agustín Lezcano, un ex empleado de la boite Franz y Fritz. La gente trata de evitar como puede la lluvia de golpes: se escuchan súplicas, llantos y alaridos. En medio de la confusión suena un disparo. Cuando la policía se repliega queda en el suelo, junto a la escalera que lleva a los pisos superiores, el cuerpo de Adolfo Bello con la cara ensangrentada.
 
 
Reacción por la muerte del estudiante Adolfo Bello
 
El estudiante Adolfo Bello murió pocas horas más tarde. Dos balazos en la frente habían destrozado su cabeza delante de una galería comercial, a metros de una de las esquinas célebres de la ciudad: Córdoba y Corrientes.
 
El ministro del Interior de la dictadura, Guillermo Borda, atribuyó la responsabilidad de los hechos a la actividad política y gremial de la izquierda.
 
La Confederación General del Trabajo de los Argentinos decretó el estado de alerta y citó a un plenario para el 20; mientras tanto, organizaba una olla popular para suplir el comedor, que había sido cerrado por orden de la autoridad. Las manifestaciones cobrarían cada vez más intensidad en los días siguientes.
 
Las asambleas estudiantiles estaban prohibidas. Los alumnos con pelo largo eran mal vistos o perseguidos. Las muchachas con minifalda también. Los estudiantes se congregaban en los comedores universitarios. Allí comían y debatían. Los comedores universitarios fueron cerrados por las autoridades. Los estudiantes armaron una olla popular frente al local de la CGT A. La mezcla explosiva para la rebelión estaba rubricada.
 
El 20 de mayo, los estudiantes rosarinos anunciaron un paro nacional. Medidas similares tuvieron lugar en otras provincias: en Córdoba se realizó una marcha del silencio, en Corrientes, los docentes pidieron la destitución de las autoridades universitarias y en Mendoza se dispuso un paro de actividades y una marcha del silencio.
 
 
Estalla el Rosariazo
 
El 21 de mayo, las agrupaciones estudiantiles universitarias y de enseñanzas secundarias de Rosario y la CGT de los Argentinos convocaron a una nueva marcha de protesta, que partiría desde la olla popular instalada frente al local de la CGT A.
 
Raimundo Ongaro fue uno de los oradores en la asamblea previa. Las fuerzas de seguridad, mientras tanto, acordonaron la zona con fuerzas de infantería, caballería y vehículos blindados, instando a los manifestantes a disolver la concentración. Pese al operativo de seguridad se congregaron más de 4.000 personas.
 
Cuando iniciaron la movilización fueron reprimidos con gases lacrimógenos y fuerza física por la policía. El enfrentamiento devino campal, montándose barricadas en las calles y encendiéndose hogueras. Durante horas la policía intentó contener a los manifestantes, pero finalmente debió retirarse.
 
Desde las puertas de las casas y desde las ventanas de los departamentos comenzaron a arrojarse maderas, papeles, trapos, neumáticos para hacer barricadas, para la resistencia.
 
Los manifestantes intentaron brevemente tomar la Jefatura de Policía, pero renunciaron a la idea y ocuparon el rectorado de la Universidad y la sede de transmisión de LT8 Radio Rosario.
 
Ráfagas de balas fueron disparadas por la policía para frenar la insurrección. Cuando se disolvió un poco el desconcierto, ya entrada la noche, yacía sobre la vereda Luis Norberto Blanco, un estudiante metalúrgico de sólo 15 años. Estaba mal herido. Las fuerzas de seguridad atacaron también al médico que lo asistía y el joven murió pocos después en un sanatorio.
Desde la madrugada del 22, Rosario fue declarada zona de emergencia bajo jurisdicción militar. El general Roberto Fonseca quedó al frente del gobierno. Entre patrullas de gendarmería, 89 personas fueron detenidas como consecuencia de la marcha.
 
El 23, un grupo de 38 sindicatos dispuso la realización de un masivo paro industrial. Junto con una declaración de los sectores de la Iglesia más afines a los grupos obreros, la huelga fue un duro revés para el gobierno.
 
Más de 7.000 personas acompañaron al féretro de Blanco en su procesión hacia el cementerio y los obreros de la Unión Ferroviaria, que había adherido al paro, se manifestaron contra la suspensión de los delegados que tomaron la medida. El conflicto en los ferrocarriles sería agudo y desembocaría directamente en el Segundo Rosariazo pocos meses más tarde.
 
Mientras tanto, la oposición al gobierno se materializaba en la negativa de numerosos eclesiásticos a celebrar el Te Deum del 25 de mayo y pocos días más tarde en la insurrección del Cordobazo, seguido de un paro nacional. Cuando el 20 de junio el general Onganía visitó el rosarino Monumento a la Bandera, la CGT lo declaró persona non grata.
 
Apenas ocho días después un alzamiento de mayores proporciones aún, conmovía a Córdoba y a la nación. Se trató del Cordobazo y en opinión de uno de sus líderes, el sindicalista Agustín Tosco, tuvo una inocultable inspiración en aquellos días rosarinos de mayo.
 
Escribe: Blas García

Agreganos como amigo a Facebook
El Rosariazo, la insurrección de toda una ciudad contra la dictadura militar de Onganía
Colectivos quemados por los manifestantes durante el Rosariazo.
El Rosariazo, la insurrección de toda una ciudad contra la dictadura militar de Onganía
Feroz represión de la Policía contra obreros y estudiantes.
26-02-2015 / 16:02
26-02-2015 / 16:02
 
Esto pasa porque al mismo tiempo que el tope sigue fijo, suben la valuación de inmuebles, autos y otros activos.
 
La AFIP actualizó los valores de los autos, motos, moneda extranjera, bonos, y otros bienes y activos que deben ser tomados en cuenta por los contribuyentes para liquidar el impuesto a los Bienes Personales durante abril y mayo próximos. Pero no actualizó el mínimo o el piso a partir del cual se paga este impuesto que sigue clavado en $ 305.000 desde 2007. Las tablas con los valores actualizados se publicaron ayer en el Boletín Oficial.
 
En consecuencia, aunque en términos reales dispongan de los mismos o incluso de menos bienes o activos, los que ya estaban pagando deberán pagar más, con la posibilidad de pagar una alícuota superior porque las escalas del impuesto también continúan congeladas. Y más gente estará alcanzada por este tributo como consecuencia de la doble vara de ajustar las bases imponibles del impuesto y seguir dejando en la congeladora el mínimo exento y las escalas.
 
Además, hay fuertes distorsiones e inequidades entre los contribuyentes que tienen los mismos montos en bienes o que adquirieron inmuebles similares en años distintos. Esto pasa porque los criterios de valuación no son uniformes. Lo mismo pasa con otros impuestos, como por ejemplo con el impuesto a las Ganancias con el mínimo no imponible, demás deducciones y escalas totalmente desactualizadas. Y explica, entre otros factores, el aumento año a año de la presión impositiva.

26-02-2015 / 10:02
  La Cámara de Diputados, verdadera escribanía de CFK, debutó en 2015 al convertirse en un escenario de campaña electoral. Al cristinismo no le costó conseguir el quórum porque la oposición quería dar el debate sobre los proyectos que serían ley.
 
Primero el discutido acuerdo con China, que el gobierno de Cristina Fernández defiende como la panacea de la recuperación económica en 2015, pero que tiene resistencias entre partidos de la oposición, empresarios y sindicatos, que temen invasión de compañías chinas y de trabajadores de ese origen. Y que lo ven como una nueva fase en la entrega de la soberanía nacional que significa la hipoteca de la Argentina para las próximas generaciones.
 
La aprobación de un protocolo para la construcción de un tercer túnel a Chile por Las Leñas no costó nada, porque tuvo apoyo de casi todas las bancadas. Pero la acritud del debate volvió con el tratamiento de la creación de la Agencia de Inteligencia que reemplazará a la SIDE, criticada por mantener fondos reservados y el mismo personal. También porque las escuchas telefónicas serán controladas por la Procuradora Alejandra Gils Carbó, sospechada de ser funcional y ultra leal al cristinismo.
 
La nueva ley de inteligencia va a ser muy parecida a la de la ex SIDE: están cambiando el nombre mientras empeoran el contenido. Jubilarán a los actuales agentes y los remplazaran por fanáticos adicto a La Cámpora. Además, esta Ley contiene cláusulas alarmantes a las que hay que prestarle mucha atención pues permite destruir archivos y fortalecer, así, la impunidad de los funcionarios K.
 
Los acuerdos de cooperación firmados por el gobierno de CFK con la República Popular China, representa un paso más en la entrega de los recursos naturales a las potencias extranjeras. Entre otros puntos, los acuerdos habilitan que empresas chinas tengan accesos privilegiado para poder explotar recursos del subsuelo argentino; además de que no liciten, sino que directamente hagan convenios con el gobierno, con municipios, con provincias, haciendo obras y prestando servicios.
 
Esto significa plenamente una entrega de la soberanía nacional a los intereses chinos. Hay obras provinciales que el presupuesto nacional les cedía 100 ó 200 millones de dólares, y que se termina acordando por 400 millones, como en Entre Ríos con Sergio Urribarri.
 
El secretismo que rodea a estos acuerdos genera muchas dudas. Que todo lo actuado quede entre cuatro paredes, y que China tenga la posibilidad de hacer y deshacer a su antojo, deja en claro que el cristinismo sólo piensa en su subsistencia política sin pensar en el daño que esto provoca a la Argentina.
 
Los chinos le han dado al gobierno de CFK un caramelo que son los Swap, que sólo sirven para comprar en China, que no son dólares contantes y sonantes, sino que son monedas inconvertibles. Pero, los convenios con China constituyen el acto final de un gobierno en retirada, jaqueado en la Justicia por diversos actos de corrupción, al que no le interesa en lo más mínimo el país y su futuro.
 
La Opinión Popular

25-02-2015 / 11:02
25-02-2015 / 10:02
 
Además de ser recordado como uno de los gobiernos más corruptos de la historia, el cristinismo ingresará en la memoria colectiva como una de las gestiones que hizo del espionaje interno a críticos y opositores uno de sus principales mecanismos de apriete político.
 
Para poder hacer estar tarea, los K utilizaron los servicios del represor César Milani, a quien ascendieron a jefe del Ejército, pese a las denuncias que lo involucran por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura. Pero Milani no es el único: también trabajaron codo a codo con Antonio Jaime Stiuso, un peso pesado de la ex Side que ahora es considerado como el enemigo público número uno por parte del gobierno de CFK.
 
Una muestra se registró ayer cuando el ahora titular de la Secretaría de Inteligencia, Oscar Parrilli, presentó una denuncia penal contra Stiuso y otros ex integrantes de la ex Side por presunto contrabando y evasión tributaria. En una conferencia de prensa, Parrilli también acusó a Alejandro Patricio y Gastón Nicolás Mercado de perpetrar una "cuantiosa maniobra de contrabando" entre los años 2013 y 2014.
 
El funcionario explicó que este material "sin tributar" ingresaba al país amparándose en la ley de Inteligencia Nacional 25.520. "Pudimos llegar a la conclusión que durante 2013 y 2014 se realizaron 67 importaciones que tipificamos como un contrabando, ya que no estaban destinadas a la Secretaría de Inteligencia", aseguró Parrilli.
 
Según la explicación de Parrilli, se desconoce el contenido completo de las 94 toneladas de importaciones cuyo paradero es un misterio. Sin embargo, existirían registros que señalan que entre los pedidos al exterior hay material informático, oftalmológico, médico y hasta compras de consolas Play Station. Todos los encargos, expresó el titular de Inteligencia, estaban a nombre de Stiuso.
 
Ahora bien, lo que no dice el cristinismo es que Stiuso logró convertirse en el hombre más poderoso de la ex SIDE por obra y gracia tanto de Néstor como de Cristina. Concretamente, fueron los K quienes pusieron al todopoderoso Stiuso -de sólidos contactos con la CIA y con el Mossad- a trabajar codo a codo con el fiscal Alberto Nisman en la causa AMIA, sobre la base de la pista iraní.
 
Y, además, le asignaron una tarea por demás delicada: espiar a jueces y fiscales para intentar mantenerlos en caja. La alianza duró hasta el momento en que, entre gallos y medianoche, el gobierno de CFK decidió firmar un memorándum de entendimiento con el régimen iraní. Poco tiempo después estalló la guerra: el gobierno K ahora se enfrenta con el frankeistein que ellos mismos crearon.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar