La Opinión Popular
                  22:37  |  Miércoles 17 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
La apuesta del consenso y la reconstrucción
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
Porque cuando tengo que cantar verdades las canto derecho nomás, a lo macho, aunque esas verdades amuestren bicheras donde naides creiba que hubiera gusanos. El orejano
Nacionales - 21-05-2012 / 10:05
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 21 DE MAYO DE 1969 SE PRODUCE UNA PUEBLADA A RAÍZ DE LA FEROZ REPRESIÓN DE LA POLICÍA CONTRA OBREROS Y ESTUDIANTES

El Rosariazo, la insurrección de toda una ciudad contra la dictadura militar de Onganía

El Rosariazo, la insurrección de toda una ciudad contra la dictadura militar de Onganía
Rosario estaba en llamas y preanunciaba el Cordobazo. El 21 de mayo de 1969 a raíz de la feroz represión de la Policía contra obreros y estudiantes, se levantan barricadas en Sarmiento y San Juan en pleno 'Rosariazo'. Ese día fue asesinado un joven obrero de 15 años. Fotos: Carlos Saldi. Colección: Museo de la Memoria.
En mayo de 1969, las puebladas conmovieron a la Argentina. El Rosariazo y el Cordobazo encendieron la rebeldía obrero-estudiantil que buscaba terminar con la dictadura militar pro imperialista del general Onganía.
 
El 15 de mayo de 1969, durante una protesta por la suba del precio del comedor estudiantil en Corrientes, es asesinado por la represión el estudiante Juan José Cabral.
 
El día 17 de mayo, militantes de Ciencias Económicas de Rosario realizaron un acto de repudio en el comedor universitario que fue reprimido por agentes de policía. Adolfo Bello, de 22 años, recibió un balazo en la frente, y moriría esa tarde a causa de las heridas.
 
En la Marcha del Silencio en Rosario, por el asesinato de Bello, donde participan agrupaciones estudiantiles universitarias y secundarias y la opositora CGT de los Argentinos, y donde más de 4.000 manifestantes se enfrentan y hacen retroceder a la policía, cae asesinado el estudiante y obrero metalúrgico Luis Blanco, de 15 años.
 
Los manifestantes, apoyados por la población, que desde las puertas de las casas y las ventanas de los departamentos comenzaron a arrojarse maderas, papeles, trapos y neumáticos para hacer barricadas, para resistir la represión, protagonizan el Rosariazo. Desde la madrugada del 22 de mayo, Rosario es declarada "zona de emergencia bajo jurisdicción militar".
 
Una semana después estalla el Cordobazo y en los meses posteriores otras puebladas incendian la Patria.
 
Escribe: Blas García

Evita, te llevaremos como bandera hasta la victoria siempre
Blas Garcia

El Rosariazo formó parte de una sucesión de movimientos de protestas contra la dictadura militar, incluyendo manifestaciones y huelgas, realizadas en la ciudad de Rosario, entre los meses de mayo y septiembre de 1969 contra el general Juan Carlos Onganía.
 
El autoritarismo de Onganía, y su desprecio por la política, habían cebado el fenómeno de la unidad obrero-estudiantil que, con el tiempo, amalgamó un frente político y social combativo y variado que terminó con su corto reinado.
 
Las convulsiones del Mayo Francés, la influencia del catolicismo tercermundista y su opción por los pobres, los movimientos revolucionarios de sesgo nacionalista y antiimperial, promovieron en un clima de tensión generalizada contra el gobierno militar, como culminación de una escalada comenzada pocos días antes, el 13 de mayo en la provincia de Tucumán, donde los trabajadores del ingenio azucarero Amalia habían tomado las instalaciones en protesta por el impago de sus salarios.
 
Al día siguiente, manifestaciones en la ciudad de Córdoba tomaron la calle contra la supresión del sábado inglés, vigente desde la década del '20. Más de 3.500 obreros reunidos en asamblea para fijar la posición del gremio se enfrentaron con la policía, lo que desembocó en un total de 11 heridos y 26 detenidos.
 
Posteriormente, en la provincia de Corrientes, los estudiantes universitarios protestaron contra el anuncio de un aumento del 500% en los precios del comedor universitario; la policía reprimió la marcha, matando al estudiante correntino Juan José Cabral.
 
 
Madura el Rosariazo
 
El 16 de mayo, a causa de la inquietud producida por el repudio a los sucesos de Corrientes en la Facultad de Medicina, el rector de la Universidad Nacional de Rosario decidió la suspensión de las actividades durante tres días.
 
Los estudiantes se congregaron en el Comedor Universitario, desde donde marcharon por el centro de la ciudad. Mientras tanto, desde la Capital Federal se anunció que se habían despachado refuerzos policiales a Corrientes y que la Gendarmería Nacional de Formosa estaba acuartelada en previsión de acontecimientos similares.
 
Al día siguiente, un grupo de unos 400 estudiantes se reunió nuevamente frente al Comedor Universitario, lanzando volantes y haciendo estallar artefactos de estruendo. La policía reprimió la manifestación que coreaba "Acción, acción, acción para la liberación".
 
Un periodista, Reynaldo Sietecase, describió así los eventos:
 
Un grupo de estudiantes, perseguidos por la policía, corre por la calle Corrientes hacia el sur y dobla por Córdoba, desde Entre Ríos aparecen más policías disparando sus armas. Los estudiantes y decenas de sorprendidos transeúntes quedan encerrados...
 
Algunos estudiantes junto a una docena de paseantes -incluidos varios niños- ingresan a la Galería Melipal. El lugar tiene una sola boca de entrada y salida, por lo que otra vez quedan atrapados a merced de los guardias.
 
Los agentes ingresan al edificio y reanudan la golpiza. Entre los policías se encuentra el oficial inspector Juan Agustín Lezcano, un ex empleado de la boite Franz y Fritz. La gente trata de evitar como puede la lluvia de golpes: se escuchan súplicas, llantos y alaridos. En medio de la confusión suena un disparo. Cuando la policía se repliega queda en el suelo, junto a la escalera que lleva a los pisos superiores, el cuerpo de Adolfo Bello con la cara ensangrentada.
 
 
Reacción por la muerte del estudiante Adolfo Bello
 
El estudiante Adolfo Bello murió pocas horas más tarde. Dos balazos en la frente habían destrozado su cabeza delante de una galería comercial, a metros de una de las esquinas célebres de la ciudad: Córdoba y Corrientes.
 
El ministro del Interior de la dictadura, Guillermo Borda, atribuyó la responsabilidad de los hechos a la actividad política y gremial de la izquierda.
 
La Confederación General del Trabajo de los Argentinos decretó el estado de alerta y citó a un plenario para el 20; mientras tanto, organizaba una olla popular para suplir el comedor, que había sido cerrado por orden de la autoridad. Las manifestaciones cobrarían cada vez más intensidad en los días siguientes.
 
Las asambleas estudiantiles estaban prohibidas. Los alumnos con pelo largo eran mal vistos o perseguidos. Las muchachas con minifalda también. Los estudiantes se congregaban en los comedores universitarios. Allí comían y debatían. Los comedores universitarios fueron cerrados por las autoridades. Los estudiantes armaron una olla popular frente al local de la CGT A. La mezcla explosiva para la rebelión estaba rubricada.
 
El 20 de mayo, los estudiantes rosarinos anunciaron un paro nacional. Medidas similares tuvieron lugar en otras provincias: en Córdoba se realizó una marcha del silencio, en Corrientes, los docentes pidieron la destitución de las autoridades universitarias y en Mendoza se dispuso un paro de actividades y una marcha del silencio.
 
 
Estalla el Rosariazo
 
El 21 de mayo, las agrupaciones estudiantiles universitarias y de enseñanzas secundarias de Rosario y la CGT de los Argentinos convocaron a una nueva marcha de protesta, que partiría desde la olla popular instalada frente al local de la CGT A.
 
Raimundo Ongaro fue uno de los oradores en la asamblea previa. Las fuerzas de seguridad, mientras tanto, acordonaron la zona con fuerzas de infantería, caballería y vehículos blindados, instando a los manifestantes a disolver la concentración. Pese al operativo de seguridad se congregaron más de 4.000 personas.
 
Cuando iniciaron la movilización fueron reprimidos con gases lacrimógenos y fuerza física por la policía. El enfrentamiento devino campal, montándose barricadas en las calles y encendiéndose hogueras. Durante horas la policía intentó contener a los manifestantes, pero finalmente debió retirarse.
 
Desde las puertas de las casas y desde las ventanas de los departamentos comenzaron a arrojarse maderas, papeles, trapos, neumáticos para hacer barricadas, para la resistencia.
 
Los manifestantes intentaron brevemente tomar la Jefatura de Policía, pero renunciaron a la idea y ocuparon el rectorado de la Universidad y la sede de transmisión de LT8 Radio Rosario.
 
Ráfagas de balas fueron disparadas por la policía para frenar la insurrección. Cuando se disolvió un poco el desconcierto, ya entrada la noche, yacía sobre la vereda Luis Norberto Blanco, un estudiante metalúrgico de sólo 15 años. Estaba mal herido. Las fuerzas de seguridad atacaron también al médico que lo asistía y el joven murió pocos después en un sanatorio.
Desde la madrugada del 22, Rosario fue declarada zona de emergencia bajo jurisdicción militar. El general Roberto Fonseca quedó al frente del gobierno. Entre patrullas de gendarmería, 89 personas fueron detenidas como consecuencia de la marcha.
 
El 23, un grupo de 38 sindicatos dispuso la realización de un masivo paro industrial. Junto con una declaración de los sectores de la Iglesia más afines a los grupos obreros, la huelga fue un duro revés para el gobierno.
 
Más de 7.000 personas acompañaron al féretro de Blanco en su procesión hacia el cementerio y los obreros de la Unión Ferroviaria, que había adherido al paro, se manifestaron contra la suspensión de los delegados que tomaron la medida. El conflicto en los ferrocarriles sería agudo y desembocaría directamente en el Segundo Rosariazo pocos meses más tarde.
 
Mientras tanto, la oposición al gobierno se materializaba en la negativa de numerosos eclesiásticos a celebrar el Te Deum del 25 de mayo y pocos días más tarde en la insurrección del Cordobazo, seguido de un paro nacional. Cuando el 20 de junio el general Onganía visitó el rosarino Monumento a la Bandera, la CGT lo declaró persona non grata.
 
Apenas ocho días después un alzamiento de mayores proporciones aún, conmovía a Córdoba y a la nación. Se trató del Cordobazo y en opinión de uno de sus líderes, el sindicalista Agustín Tosco, tuvo una inocultable inspiración en aquellos días rosarinos de mayo.
 
Escribe: Blas García

Agreganos como amigo a Facebook
El Rosariazo, la insurrección de toda una ciudad contra la dictadura militar de Onganía
Colectivos quemados por los manifestantes durante el Rosariazo.
El Rosariazo, la insurrección de toda una ciudad contra la dictadura militar de Onganía
Feroz represión de la Policía contra obreros y estudiantes.
17-09-2014 / 09:09
 
El Frente para la Victoria intenta nuevamente avanzar sobre la re-reelección de Cristina Fernández, según el discurso del hijo de la Presidenta, Máximo Kirchner, en el acto de La Cámpora en Argentinos Juniors.
 
El cristinismo ha tenido éxito en desplazar los temas importantes de la agenda pública y lo ejemplifica con cómo ha quedado reducido a un segundo plano el debate por el presupuesto 2015. Si bien puede ser "una cortina de humo" para torcer debates más importantes, no habría que descartar que de presentarse la oportunidad el cristinismo intente conseguir la reforma de la Constitución Nacional.
 
La posibilidad de generar el consenso reformista es bajísima, pero la probabilidad existe, aunque es casi 0. El oficialismo puede encontrarse con que si le sale bien, bueno, "conseguimos la re-reelección, pero si nos sale mal, por lo menos corrimos de foco otros temas importante".
 
Las palabras de Máximo Kirchner, quien debutó como principal orador, apuntan más a "correr el eje" de las discusiones importantes que debe atravesar el país. No había conexión alguna entre su discurso y las demandas de los votantes, como las que tienen que ver con la inseguridad, la inflación y el empleo. El discurso fue un reflejo del autismo del Gobierno en estos temas.
 
Si bien el acto multitudinario puede ser leído como una demostración de fuerza, al mismo tiempo lo que ocurrió allí puede interpretarse como todo lo contrario. Puede ser leído también como un signo enorme de debilidad. Del discurso de Máximo se puede interpretar que no hay futuro para el kirchnerismo. Que el futuro es, en todo caso, volver a la calle, al llano, si es que no hay re-reelección.
 
El discurso deja en evidencia que después de 11 años en el poder el Gobierno no pudo crear a un sucesor. Y el oficialismo pretende instalar que no puede ganar las elecciones porque su principal figura no puede competir en ellas, así como no lo pudo hacer Juan Perón durante 18 años.

17-09-2014 / 08:09
 
Otro escándalo educativo está por explotar en la Provincia de Buenos Aires: la Cámara de Senadores provincial sancionó la semana pasada la Ley de Incorporación de la Modalidad de Educación Comunitaria al Sistema de Educación Formal.
 
A partir de su entrada en vigencia, los militantes y vecinos responsables de al menos 350 centros maternales y jardines de infantes de nivel inicial que estén al frente de salas de 4 y 5 años, , sin formación pedagógica oficial ni título regular alguno, serán nombrados docentes sin serlo.
 
Esos centros maternales y jardines fueron creados de manera improvisada hace años. Pero, a partir de la sanción de la ley, quedan oficializadas como "escuelas comunitarias" pertenecientes al área de Educación, aunque su tarea es muchas veces más social que educativa.
 
El proyecto -una iniciativa de la diputada por el Frente para la Victoria Alicia Sánchez, pareja del polémico ex piquetero Luis D'Elía- fue aprobado en el Senado un día antes del Día del Maestro.
 
Si bien la UCR se había abstenido en la Cámara de Diputados cuando se trató el proyecto en junio de 2013, otorgó su apoyo en Senadores. También votaron a favor, además del Frente para Victoria, los monobloques de Unión Pro Peronista, GEN, PJ Néstor Kirchner y Nuevo Encuentro.
 
De acuerdo con la nueva ley de Educación Comunitaria, a lo largo de sus 5 capítulos y 15 artículos, los militantes-docentes, sin título oficial, gozarán de todos los derechos y obligaciones que establece el Estatuto Docente de la provincia.
 
Además, se habilita la creación de nuevas "escuelas comunitarias" que sí deberán contar con docentes con título oficial para las salas de 4 y 5, pero no para el resto de las salas, desde los 45 días a los 3 años.
 
Por otra parte, la designación de los docentes que se nombrarán en las futuras salas de 4 y 5 "será competencia de la autoridad de aplicación (la Dirección de Escuelas provincial) en coordinación con las instituciones comunitarias educativas de nivel inicial".
 
En la práctica, los docentes nombrados no saldrán del listado oficial público a partir del que compiten por los cargos los docentes estatales sino que será una decisión de cada centro a qué docente nombrar.
 
La Ley tira abajo uno de los pilares básicos de la profesión docente: la existencia de títulos oficiales y trayectorias educativas que acrediten la existencia probada de conocimientos. Y beneficia a la militancia social y política de agrupaciones como La Cámpora.
 
"Con esta medida corremos a la escuela y al docente de los lugares más vulnerables, dejando la educación inicial en manos de organizaciones que muchas veces practican el clientelismo político", agregó el diputado massista Ricardo Jano.
 
La Opinión Popular

17-09-2014 / 08:09
  Lo que al principio parecía ser una medida ingeniosa que permitía oxigenar las arcas estatales, terminó revelándose como uno de los peores errores de cálculo en la vida política del país: la resolución 125 ya tiene asegurado su lugar en los textos de historia, tras haber provocado una profunda división social durante cuatro meses inolvidables de 2008.
 
Seis años después, parecía que la lección estaba aprendida, pero muchos creen que hay altas probabilidades de que una rebelión del campo contra el Gobierno se pueda reeditar. Ocurre que, en el marco de una aguda escasez de dólares que provoca desesperación entre los funcionarios K, aparece nuevamente el sector agropecuario como un candidato para proveer -en forma compulsiva, claro- las divisas que originalmente iba a aportar el mercado financiero.
 
Al menos, de esto están seguros los dirigentes de las agremiaciones rurales, que ante cada discurso de un funcionario creen ver nuevas pistas sobre una avanzada sobre la soja. Basan sus sospechas en la insistencia oficial respecto del "canuto" de mercadería como forma de conspiración empresaria para desestabilizar políticamente al Gobierno.
 
El hecho de que la AFIP haya solicitado la ubicación georeferenciada de silobolsas -de manera de poder ser ubicados por los inspectores con un GPS- no hizo más que aumentar la paranoia. Contribuye a esta sospecha una interpretación de la nueva ley de Abastecimiento, en el sentido de que su aprobación habilitará la intervención estatal sobre cualquier forma de acopio de mercadería por parte de los productores.
 
La frase clave en el proyecto de ley es aquella que hace referencia a la posibilidad de que el Gobierno intervenga en el caso de que los empresarios "acaparen materias primas o productos en cantidades superiores a las necesarias".
 
Hay cierta confusión respecto de cómo debe entenderse ese punto:


*¿Debe interpretarse como una facultad del Ejecutivo para impedir la retención de productos indispensables para el uso masivo en el mercado interno, por ejemplo nafta?


*¿O podría considerarse que, una vez cubiertas las necesidades de la población, cualquier stock que se retenga será innecesario? En este caso, se podría argumentar que no hay motivos para retener la mercadería con destino de exportación.
 
Varios analistas creen que el verdadero motivo del Gobierno es esta segunda posibilidad, lo cual lo habilitaría para intervenir los silobolsas y forzar la liquidación de las 25 millones de toneladas de soja -un 45% de la cosecha total- que los productores mantienen "encanutadas".
 
Lo único que está claro en este momento es que la Ley de Abastecimiento puede ser votada en pocas horas. Y que el horno no está para bollos.

16-09-2014 / 10:09
 
En un escenario de recesión y elevada inflación, el aumento de suspensiones y despidos y la licuación de los salarios empezaron a producir un entorno de mayor conflictividad gremial y litigiosidad judicial en las empresas.
 
Según datos de la consultora Tendencias Económicas, los despidos se incrementaron ocho veces durante agosto en relación con el mismo mes del año pasado, mientras que las suspensiones aumentaron 13 veces en el mismo período.
 
En cuanto a las medidas de fuerza utilizadas por los gremios o las comisiones internas independientes, se destaca: acatamiento a paros generales (34%), retención de tareas en forma pacífica (27%), piquetes, cortes o toma de instalaciones (17%), presiones al personal que no se adhiere a las medidas (16%) y paro por adhesiones a otras fuerzas (14%).
 
Por otra parte, según el Indec, el 33,1% de los trabajadores esta en negro: explican que la cifra marca una suba de tres décimas respecto del primer trimestre, pero una baja de seis décimas en la comparación interanual.
 
De acuerdo con los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), la informalidad afecta con mayor intensidad a las ciudades de más 500.000 habitantes, donde trepa al 33,7%, mientras en aglomerados de menos de medio millón desciende a 30,4%.
 
El informe oficial muestra que la situación laboral más precaria se registra en el Noroeste, donde la informalidad alcanza en promedio el 41,5% del total de asalariados, con picos del 45,5% en el Gran Tucumán, del 46% en Salta y el 41,1% en Santiago del Estero.
 
La Opinión Popular

16-09-2014 / 09:09
  El Gobierno de CFK envió al Congreso un Presupuesto para 2015 que prevé indicadores económicos tan insólitos como desvergonzados. Por ejemplo, estipula una inflación de 15% anual, cuando actualmente el incremento del costo de vida oscila el 40% y no se instrumentó ninguna medida seria para combatir la inflación.
 
Asimismo, está previsto un dólar oficial a $ 9,45 en 2015, apenas un peso más que la cotización actual. Cabe recordar que, en el presupuesto 2014, el valor del dólar se estipuló en $6,33, cuando actualmente está en $8,42 y el dólar blue batió todo los récords. Así lo anunciaron el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, en la Cámara de Diputados.
 
Además, el Gobierno proyectó el crecimiento de la economía en 2015 en 2,8%, lo que anticipa que en el último año de gestión de Cristina no se pagará el cupón de PBI incluido en los títulos de deuda reestructurados. La pauta de crecimiento tampoco resiste el menor análisis. Y más si se tiene en cuenta que no está previsto que haya una reactivación en Brasil, que es nuestro principal socio comercial.
 
El gobierno de CFK estimó además que la inflación de 2014 será de 21,3%, contra el 10,4% con el que se sancionó la ley el año pasado. En ese marco, sin ponerse colorado, Kicillof sostuvo que para 2015 espera que "continúe la desaceleración que se viene expresando en los últimos meses". Aseguró que "a partir de marzo hay una reducción de los precios que se consolida en junio y se prolonga en agosto". Sólo basta con ir a un supermercado, una vez cada quince días, para ver que lo que dice Kicillof es una infame mentira.
 
El Presupuesto para 2015 no establece ninguna partida para un eventual pago a los holdouts a partir de enero del año próximo, cuando venza la cláusula RUFO, que demandaría unos 1.600 millones de dólares para cumplir con el fallo del juez Thomas Griesa. En cambio, incluye los compromisos por 650 millones de dólares para el pago de la segunda cuota del plan acordado con el Club de París.
 
Desde la oposición, salieron al cruce del Gobierno. El diputado de Pro, Federico Pinedo, manifestó que la presentación del presupuesto para el año que viene es un "dibujo mal" y recordó: "Hoy la inflación es 40% y el dólar vale 14". "Se viene una recesión de puta madre", insistió al señalar que eso es lo que se avecina "si (el Gobierno) piensa en bajar la inflación de 40% al 15% como dijo el ministro".
 
Por su parte, el jefe del bloque Unidad Popular y economista Claudio Lozano manifestó: "Este es el undécimo dibujo presupuestario al que asistimos". E indicó: "No sé cómo se va a hacer para, por un lado, tener superávit y por otro, mantener el gasto social. En realidad, el ministro debería decir que va a mantener el déficit".
 
Toda la oposición calificó de "dibujo" al proyecto de ley oficialista: no sólo por las proyecciones previstas para el año próximo, sino también por cómo Kicillof debió borrar con el codo las proyecciones que había hecho para este año. Previsiblemente, el cristinismo deberá aprobarlo sólo con votos propios.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar