La Opinión Popular
                  15:30  |  Martes 20 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 14-05-2012 / 11:05
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 14/05/1953: ERNESTO GRILLO HACE EL MEMORABLE GOL DEL EMPATE EN EL PARTIDO EN EL QUE ARGENTINA LE GANÓ POR PRIMERA VEZ A LOS INGLESES

La Selección Argentina de Fútbol le gana por primera vez a la Selección Inglesa

La Selección Argentina de Fútbol le gana por primera vez a la Selección Inglesa
El gol que le hizo Ernesto Grillo a los ingleses, el 14 de mayo de 1953, y por el que se estableció esa fecha como el Día del futbolista.
El Día del Futbolista Argentino se celebra el 14 de mayo y tiene su origen en un gol que fuera convertido por la Selección argentina de fútbol al seleccionado inglés, durante un partido que jugaran ambas selecciones en la cancha de River Plate, en el año 1953, y cuyo resultado fue: Argentina 3 - Inglaterra 1.
 
El técnico decidió formar en ataque con Micheli, Cecconato, Lacasia, Grillo y Cruz. Una diablura. El resto del equipo fue: Musimessi; Dellacha y García Pérez; Lombardo, Mouriño y Gutiérrez.
 
El histórico tanto fue marcado por Ernesto Grillo, quien, por dicha anotación, fue proyectado en forma directa a la leyenda de figuras y hechos relevantes del fútbol argentino.
 
La actuación de la selección nacional de fútbol cuando ésta venciera al rival histórico por excelencia dentro de la esfera deportiva, la de Inglaterra, se da en un momento en que el peronismo había consolidado un fuerte apoyo al deporte y una marcada tendencia que llevaba a resaltar las actitudes nacionalistas en muchos frentes de la vida social de los argentinos.
 
La Opinión Popular

Nada imposible
 
El fútbol es el arte romper con los imposibles. Es hacer magia con esa palabra y desaparecerla. Atravesar las barreras de lo esperado, de lo verosímil, para arrancar no solamente aplausos, sino una sonrisa en el alma. Entonces no es casualidad que el día del futbolista, 14 de mayo, se celebre en honor a un nuevo aniversario del "Gol imposible" de Ernesto Grillo a Inglaterra en 1953.
 
La Selección Argentina enfrentaba en un amistoso a su similar de Inglaterra en el Estadio Monumental ante casi 86 mil personas. Aunque si se tiene en cuenta a todos los que aseguran haber estado allí, la suma asciende a cientos de miles. El entrenador del equipo, Guillermo Stábile, había convocado a toda la delantera titular de Independiente.
 
En esos tiempos en los que los números de distribuían de manera diferente y se podía observar un sesgo de herencia británica en el fútbol del país, sobre todo desde lo idiomático, el técnico decidió formar en ataque con Micheli, Cecconato, Lacasia, Grillo y Cruz. Una diablura. El resto del equipo fue: Musimessi; Dellacha y García Pérez; Lombardo, Mouriño y Gutiérrez.
 
Taylor, de cabeza, adelantó a la visita. Pero allí apareció la jugada que fue gol, y el gol que fue leyenda. Grillo, el Pelado de abundante cabellera, recibió de Lacasia, dejó en el camino a Wright y Barlow y enfiló hacia el arco. Barras se le tiró al piso, pero su esfuerzo fue inútil. El argentino estaba en una posición incómoda, un ángulo muy cerrado. El arquero Ditchburn pecó de ingenuo y se adelantó un paso para cortar el centro. Pero Grillo, picardía en estado puro, remató al hueco que había entre el número uno inglés y el palo. Nadie lo creía. Nacía el gol imposible.
 
"¿Si tiré al arco?... Mire, si usted quiere ganar la lotería, tiene que comprar un billete", sintetizó el delantero años más tarde. La viveza seguía intacta. Micheli y el mismo Grillo completaron el 3-1 final. Unos días más tarde, precisamente el 17, se jugó la revancha con casi 93 mil espectadores. La lluvia castigó a la multitud y permitió que se jugaran solamente 23 minutos.
 
 
El partido de la discordia
 
La historia no es tan sencilla como parece. Sucede que los ingleses han negado completamente la existencia de aquel partido de 1953. ¿El motivo? Sostienen que no era oficial de selecciones, sino de combinados y que el verdadero era el del 17 que se suspendió, por lo tanto no cuenta en la estadística. Son muchos los libros ingleses que no lo consideran.
 
En cambio, el escritor inglés David Downing en su "Argentina V.S. Inglaterra", no da cuenta de la situación especial y agrega: "La imagen de Grillo al anotar el gol de ensueño (sic) se transformó en la prueba eterna de las aspiraciones de grandeza del fútbol argentino."
 
La fundación RSSSF, entidad importante a nivel estadístico, sí incluye este partido, aunque aclara que no fue oficial. Eduardo Cantaro, historiador y consultor externo de FIFA en este tipo de cuestiones, sostiene que "como se ganó, se tergiversó la historia".
 
Es la eterna disputa sobre la manera de verlo del vencedor y del vencido. El especialista en la Selección agrega sobre aquel encuentro: "Fue importantísimo ganarle al equipo de los 'Maestros ingleses'. Habían pasado sólo dos años de la digna derrota en Wembley, la del León, y todo el mundo esperaba poder ganarles. Era lo que faltaba y tal vez con eso sí podíamos tener un título imaginario de 'los mejores del mundo', porque 'superamos' a nuestros maestros".
 
 
Felices en su día
 
Mientras Lio Messi es aplaudido desde todos los puntos cardinales y marca una diferencia con el resto como hace mucho tiempo no se ve, el 14 de mayo se conmemora el día del futbolista en la Argentina. No solamente de los fenómenos que están en Europa, sino de cada jugador, de nivel o categoría que fuera.
 
De aquellos trabajadores de la pelota, tantas veces héroes anónimos, que luchan para vivir de su pasión. Los que, al igual que el eterno Ernesto Grillo en sus apremiantes últimos años de vida, nunca les devuelven una pared para que descansen tranquilos, con la redonda bajo la suela.
 
Por Iván Sandler
 
Fuente: El Grafico

Agreganos como amigo a Facebook
19-11-2018 / 20:11
19-11-2018 / 20:11
Juan Manuel de Rosas fue un gobernante que enfrentó situaciones muy difíciles y tuvo que gobernar en circunstancias excepcionales. Su asunción al poder fue recibida con aprobación por la gente humilde: los peones, mulatos y orilleros, que lo querían porque lo consideraban su defensor contra los abusos de los comerciantes y hacendados.

Durante su gobierno tuvo que enfrentar siete conflictos bélicos: dos con Francia, uno con Inglaterra, otro con la Confederación Peruano-Boliviana, otro permanente con la Banda Oriental (ya independizada), dos con Brasil (Caseros fue parte de la guerra con el Imperio brasileño).
 
En 1845, las dos potencias políticas, económicas y militares mundiales de la época: Inglaterra y Francia reclamaron la libre navegación de los ríos interiores argentinos para comerciar con Paraguay. Para ejemplificar el desatino pedido por los europeos, es como si se nos ocurriera navegar el Támesis o el Sena para ofrecer nuestros productos sin pagar aranceles o pedir permisos. No se la llevarían "de arriba".

El intento colonialista de invadirnos, fue enfrentado por las armas nacionales en  la Vuelta de Obligado, en una gran batalla contra el imperialismo británico. El 20 de noviembre es una fecha épica y memorable en la historia de nuestra dignidad nacional. Esta batalla, pese al resultado adverso, dio como consecuencia la victoria diplomática de la Confederación Argentina, debido al alto costo que demandó la operación "comercial". 

La valiente resistencia opuesta por el gobierno nacional, obligó a las potencias agresoras a reconocer la soberanía argentina sobre los ríos interiores: Inglaterra levantó el bloqueo en julio de 1847. Francia, en junio de 1848. Desde la caída de Rosas hasta hace algunos años esta fue una batalla ignorada por la historia oficial, a pesar que casi trescientos argentinos entregaron sus vidas defendiendo la Soberanía Nacional. Además, la batalla tuvo significancia internacional, porque en ella se dirimió el derecho de soberanía de los pueblos.

Porque defendió el territorio nacional y la Soberanía Nacional enfrentando a las máximas potencias del mundo, José de San Martín le legó su sable corvo "Como prueba de su satisfacción por la firmeza con que sostuvo el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla".

Escribe: Blas García

19-11-2018 / 19:11
18-11-2018 / 20:11
18-11-2018 / 20:11
En 1970, la Revolución Argentina que había derrocado, cuatro años atrás, al radical Arturo Illia, comenzaba a transitar el principio del fin. Sus objetivos de organizar la República en base a un catolicismo a ultranza, una economía neoliberal conservadora, sin actividad política, con escasa participación gremial y con ideas corporativas al estilo de la España franquista, se vieron jaqueados por los desaciertos económicos, la rebelión popular delCordobazo y la aparición de organizaciones armadas.
 
La ebullición y la impaciencia política se exteriorizaban en los partidos políticos tradicionales y con Juan Perón, desde Madrid, quien combatía al gobierno militar y organizaba una agrupación multipartidaria, "La Hora del Pueblo", para presionar una retirada del gobierno militar de facto.
 
El primero de abril de 1971, el general Alejandro Agustín Lanusse lanza el Gran Acuerdo Nacional (GAN) un proyecto ambicioso, y a la vez un tanto ingenuo, para reunir al arco político y decidir las reglas del juego electoral. Como un gesto de acercamiento a Perón le devuelve el cuerpo de Evita, pero el GAN tiene los días contados.
 
Lanusse convoca a elecciones para el 11 de marzo de 1973, con cláusulas proscriptivas y frases que pasaron a la historia como "Perón no viene porque no le da el cuero". Pero, el 17 de noviembre de 1972, a las once y nueve minutos de una mañana lluviosa, Perón retorna a la Patria.
 
Un 19 de noviembre de 1972, Juan Perón y Ricardo Balbín, históricamente enfrentados, se encuentran, se abrazan y demuestran que en política no hay enemigos, sino adversarios. Pusieron en marcha un proyecto nacional de unidad para que los dos grandes movimientos populares mayoritarios del país, el peronismo y el radicalismo, construyeran un modelo estable de democracia.
 
Perón falleció el 1º de julio de 1974 y con él se va la posibilidad de una salida pacífica. El país entraría en una pendiente violenta difícil de remontar. Con los años, el proyecto de unidad comenzado por Perón y Balbín fue comparado con el Pacto de la Moncloa español de 1977. Este dio resultado, al primero le faltó tiempo y líderes.
 
Carlos Morales

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar